El Prohibido Amor de un CEO Unidos

sprite

El Prohibido Amor de un CEO de Liliana Situ Unidos

En El Prohibido Amor de un CEO novela Unidos , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro El Prohibido Amor de un CEO fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En El Prohibido Amor de un CEO de Liliana Situ Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Unidos y los capítulos posteriores de la serie El Prohibido Amor de un CEO en readerexp.com

La pasión entre Emily y Edward aumentó de intensidad.

Sus manos tenían vida propia y sus cuerpos no obedecían la razón.

Edward extrañaba ese calor y suavidad del cuerpo de Emily.

Su forma de resistirse un poco a su toque, su timidez a pesar de que ya la conocía de pies a cabeza.

Su aroma natural lo embriagaba sutilmente, ese aroma que se había impregnado en él desde el primero momento en que la tuvo esa primera vez.

Emily trataba de resistir los avances de Edward.

Intentaba resisitirse a sus besos, sus caricias, sus manos que lentamente la despojaban de su blusa...

De su sostén, su falda..

El pecho de Emily se agitaba de arriba a abajo.

Este Edward era el que la había llevado a esa playa maravillosa, donde habían jugado a casarse aquella vez, donde ella había deseado que fuera verdad.

Este Edward que ahora la cargaba al sillón para poder tenerla nuevamente sentada encima de él, sin prisas, sin arrebatos pero con demasiada pasión y deseo era el mismo de esa vez.

Las palabras sobraban.

Los dos e entendían mejor entre besos y caricias para dar paso a los gemidos y jadeos incesantes.

Edward había leído en un tratado médico las posiciones en las que podía intimar con una embarazada.

Incluso en ese estudio sugerían que era benefico tener intimidad con la embarazada.

Solo debía moderar su ímpetu.

Poco a poco se introdujo en ella, una oleada de placer intensa los sorprendió a ambos.

Sus cuerpos se reconocían y se extrañaban también.

Parecían en ciertos aspectos hechos a la medida y uno de esos aspectos era lo bien que encajaban para tener sexo.

Aunque en este momento Edward no tenía sexo con Emily.

Él le estaba haciendo el amor.

Emily se recargó en el fuerte pecho de Edward, incapaz de moverse por las sensaciones que le producia Edward dentro de ella.

Edward necesitaba más de ella.

Con delicadeza sublime la recostó en el mullido sillón para poder demostrarle sin palabras su amor.

"Mmmmhhh....mmmhhhhh....."

Emily cerraba los ojos y se mordía los labios para no gritar, pues recordaba que estaba Elaine aún afuera.

"Ella no está."

"Gime para mí y terminaré más rápido."

Su frase que siempre le decía Edward en esos momentos.

Esa misma frase que hacía que todo poro del cuerpo de la niña estremeciera.

Con sus labios, Edward saboreó su boca y evitando que ella siguiera mordiéndose los labios.

"Edward...."

"aaahhh...mmmhh..."

Ambos cuerpos se unieron y estallaron en un orgasmo delicioso.

Ambos liberaron todo los que guardaban en su interior.

Ambos se envolvieron en un abrazo apretado.

Emily estaba unida a él de muchas maneras, algunas veces por odio, otras veces por el amor.

Pero bien dicen que solo se odia lo que se ama.

Compartieron una refrescante ducha juntos y volvieron a estar presentables después de una hora.

"Las diez de la noche!"

"dios mío, debo irme."

Murmuró Emily tomando conciencia del tiempo.

La niña colocó sus zapatos en sus pies de nuevo, lista para tomar sus cosas en irse.

"Necesito pasar a comprar una pastilla anticonceptiva."

Se dijo en su mente Emily.

Con Edward debía tener más precauciones que nunca.

No quería que se volviera realidad su temor reciente con las pruebas de embarazo.

"Vamos a cenar y después te llevaré a Golden Osmanthus."

Edward no la dejó protestar.

Tomó sus cosas, tomó la mano de la na y cerró la puerta de su oficina.

Afuera no había nadie, Elaine era muy discreta.

Como siempre, Edward cenó en su restaurante favorito.

Pero está vez Edward. personalmente se acercó al chef para encargar comida con mejores nutrientes para Emily.

Además ordenó que le mandaran a ella desayuno, comida y cena ligera a diferentes direcciones que Edward proporcionaría vía mensaje y que debían de ser estrictamente confidenciales.

Emily se sentó en la cómoda silla de la mesa privada donde Edward la habia llevado.

Ella repasó en su mente lo que había pasado esa noche.

"Que estúpida soy."

"Siempre caigo en sus brazos."

"porque seré tan tonta?"

Se recriminaba Emily a si misma.

No obstante, ella tenía la certeza de que algo en su mente se desconectaba cuando Edward la besaba.

A pesar de todo el daño que le había hecho, su mente solo recordaba los buenos momentos, sus caricias compartidas, sus pocas palabras tiernas, esa escena de matrimonio actuada.

"Será mejor que ponga todo mi empeño en su proyecto y pueda ganar el bono y alejarme lo antes posible."

"Creo que refugiarme en el trabajo me hará bien para olvidar."

Pensó la niña con decisión.

Un mensaje iluminó su celular..

Era Dániel que le enviaba un vídeo de las chicas de Red Velvet anunciando la inminente llegada a esa ciudad para el concierto.

El cual tomaría lugar en un estadio super conocido y enorme.

Emily  había ganado un pase VIP y podría verlas de muy cerca.

"Dániel."

Tocando sus labios, Emily recordó el beso de medio día con él.

"Es diferente."

Pensó ella comparando los besos y forma de ser de Edward con la de Dániel.

Los besos de Dániel eran suaves, delicados, llenos de amor y la hacían suspirar.

Como si fueran adolescentes y la llevaban a un mundo mágico y único.

Pero los besos y caricias de Edward eran pura pasión y amor desenfrenado y desmedido que la rebasaban y la arrastraban a un delicioso infierno.

"Es mi demonio personal."

Se dijo a su misma la niña mientras sacaba una hoja de papel y un lápiz para dibujar, mientras Edward regresaba o traían algún platillo.

"Muero de hambre."

Pensó ella y comenzó a dibujar el cuarto del bebé.

Pero no dibujó el cuarto del hijo o hija de Edward sino el de su hermana Flora.

Usaría esa inspiración para poder hacer un buen trabajo.

En cuanto al cuarto matrimonial...

También decidiría hacerlo como si fuera para Ryan y Flora.

"Aprovecharé este proyecto lo más posible."

Con este pensamiento feliz, Emily se dispuso a trabajar.

Edward regresó para encontrarla dibujando una cuna en el cuarto del bebé.

Del bebé de ambos.

Edward aún no notaba nada en  vientre de la niña, pero pero pronto lo haría.

"A partir de mañana, se te enviará comida de este restaurante a dónde estés trabajando."

"No te negarás porque estás asignada a dos proyectos, entendiste?"

Comentó Edward con voz firme y algo paternal.

"Eh?"

"Comida?"

"Se me enviará comida?"

"Esta bien."

La cena llegó para ambos, la cual  fue ligera.

Con la notable diferencia que para Emily había más verduras y frutas.

Además todos los alimentos tenían menos sal y eran más delicados.

Además, la na solo pudo tomar té recomendado por un experto para la buena circulación y cicatrización.

Emily avisó a su hermana que se quedaría con Maggie, una mentirilla blanca para que no se preocupara por ella.

Cuando terminaron la cena, Edward la llevó a Golden Osmanthus.

Quería dormir a partir de ese día con ella y ver crecer su abdomen.

Antes de entrar Emily le pidió tiempo a Edward para entrar al departamento que diseñaría.

Edward accedió acompañándola, por lo que ambos entraron en el departamento donde solo estaba aquel sillón.

Emily recorrió el departamento a detalle con papel y lápiz antes de  preguntarle a Edward.

"Alguna especificación en cuanto al color de la habitación del bebé o de la habitación matrimonial?"

Edward la observó.

Caminando a la ventana para cerrarla, Edward respondió.

"Confío en tu buen gusto, toma este proyecto como si fuera para ti."

Sin decir más, Edward salió a su departamento para cambiarse a pijama.

Él en m verdad estaba feliz pero exhausto.

"Como si fuera para mí..."

Emily se quedó mirando a su alrededor.

La tristeza la envolvió.

Dániel manejaba su auto de regreso con Tommy mientras pensaba lo que había hablado con Joseph Situ.

Aún se resistía el viejo a darles la compensación justa por sus pérdidas.

Una mano la mantenía en el volante y la otra se recargaba en la puerta mientras se mordía con los dientes un dedo.

"No debimos haberlo dejado ir tan fácil."

Joseph había intentado bloquear la tarjeta sin límites que les había dado.

Tommy lo habia impedido, por eso Dániel fue a hablar directamente con Joseph.

"No me importan los amigos de mi estúpido hijo ni él."

"No tienes nada para chantajearme y  ya desembolsé suficiente dinero en sus tonterías, lárgate."

Le había dicho asperamente Joseph antes de que Dániel lo amenazara con  informar anónimamente de ciertas actividades muy lucrativas que había tenido en el pasado.

Joseph apretó los dientes y los puños cuando Dániel le enseñó que no mentía.

"Lárgate de mi casa!'

"Esto será temporal y cuando no tengas nada más con que chantajearme me encargaré de ustedes dos idiotas!"

De repente un auto apareció de la nada y Dániel apenas pudo frenar.

Estaba en medio de la vía, sin luces y sin intermitentes.

Con las dos manos en el volante, aún asustado y respirando agitado por el miedo, Dániel encendió la linterna del celular.

Salió del auto poniendo las intermitentes en su auto para alertar a otros conductores.

Había un hombre al volante y parecía estar o dormido o inconciente..

Tocó la ventana para despertarlo o tratar de hacer que reaccionara.

"Oye, estás bien?"

" Hey!"

"Me oyes?"

Gritó Dániel.

Tomando la manija del auto pudo abrir la puerta del conductor.

Dentro un olor extraño salió y Dániel a tiempo pudo taparse la nariz y boca.

Corrió hasta su auto y sacó un cubrebocas que le habían dado en la mañana para entrar a una zona en construcción de la casa a diseñar.

Esperó un minuto antes de volver al auto.

El chico pudo ver como el hombre se deslizaba despacio hacia afuera del auto pero no estaba despierto aún.

Extendiendo sus manos, Dániel arrastró al hombre para alejarlo del auto que apestaba.

Lo recostó en el pasto al lado de la vía y comenzo a tratar de despertarlo.

"Oye, estás bien?"

"Que te pasó?"

Con sus dedos, Dániel tomaba el  pulso del hombre.

Después le puso dos dedos debajo de su nariz para comprobar su seguía vivo.

De repente el hombre tomó una bocanada de aire de forma agresiva y sus ojos de abrieron desmesuradamente.

"Tranquilo, tranquilo."

"Respira, lograron noquearte."

Le palmeó la espalda al hombre para que dejara de toser.

"Sabes dónde estás?"

"Sabes quien eres?"

Preguntó Dániel.

"Si."

"Iba de regreso a mi departamento..."

"Me seguían de cerca."

"Eran muchos, frené por un perro que cruzaba la calle..."

La tos interrumpió el relato jadeante del hombre.

"Me alcanzaron y aventaron algo como de cristal a mi auto."

"Tardé medio segundo en cerrar la ventana creyendo que no me atacarían pero después perdí el conocimiento..."

"Mi teléfono!"

"Mi cartera!

Gritó el hombre buscándose las cosas en sus ropas.

"Por favor busca mis cosas."

"Si lo robaron estoy muerto."

Rogó el hombre.

Dániel se armó de valor y fue rápido al auto.

El celular del hombre estaba en el suelo, debajo del asiento del conductor.

La billetera estaba en el asiento trasero pero estaba vacía...

"Encontré solo tu celular y tú cartera vacías."

Comentó Dániel extendiéndole las cosas al hombre que estaba sentado tratando de recuperar su color.

"Gracias."

"Soy James."

"Muchas gracias por ayudarme."

Hablo James cuando por fin pudo respirar bien y pensar con claridad.

"James, soy Dániel."

"Nos habíamos conocido antes?"

Preguntó Dániel observandolo más de cerca.

"Tal vez."

"Por favor, puedes llevarme a un sitio?"

"Te pagaré."

"Es solo que no puedo manejar ahora."

Rogó James y Dániel aceptó.

Ambos se metieron al auto de Dániel dejando el auto de James con intermitentes y bien cerrado.

James, todavía aturdido llamó a un grúa para que remolcara el auto de regreso a la villa de los Situ.

James debía hablar con la abuela Situ lo antes posible.

Está vez había sido solo una amenaza, pronto sería algo más serio.

Dániel veía al chico y se le hacía familiar, pero se dedicó a manejar.

Lo dejo en la dirección que James le indicó.

Antes de que descendiera del auto, James le extendió su tarjeta.

"James, artista y pintor."

Decía la tarjeta la cual tenía adjunta su dirección y número privado.

"Pasa mañana a mi estudio, te recompensaré."

Comentó James antes de salir del auto para caminar hacia su departamento.

Dániel abrió la puerta de su departamento y el aroma de pizza flotó a su nariz.

"Maldición Tommy, no pediste a domicilio verdad?

Gritó Dániel quien cerró la puerta de golpe.

Tommy salió del cuarto donde estaba la niña y sonrió ampliamente.

"Buenas noches para ti también, como te fue hoy?"

Cuestionó de forma burlona Tommy, pero antes de que Dániel respondiera el chico habló.

"Ella cooperará."

Dániel soltó el pedazo de pizza que estaba en el suelo en el bote de basura y dejó con calma sus cosas.

"Eso es bueno, veo que tus métodos de persuasion han mejorado bastante."

"No me digas, pensante en Lía?"

Preguntó Dániel tomando un plato para poder calentar en el microondas dos rebanadas de pizza.

"Sirvió de inspiración solamente."

"Ella acordó que sería nuestra infiltrada."

La voz de Tommy denotaba felicidad.

"Dániel te das cuenta?"

"Podré saber dónde está Lía y derrotar a Paúl!"

Tommy comentó muy feliz, como si fuera un gran logro.

"Espero que sea cierto."

"Ahora tú me vas a explicar, cabrón porque le dijiste a tu mensajero de pacotilla que Mi Emily podía pagarte de otra forma."

Tomándolo de la camiseta, Dániel estrelló la espalda de Tommy contra  la pared.

Dániel era mucho más alto y fuerte que Tommy.

Al chico le gustaba hacer pesas y correr varios kilómetros.

Tenía que amntener un físico fuerte y ágil.

"Cálmate!"

"Es una alternativa que les doy a todos mis clientes, no es exclusiva para ella...."

"aaayyyy!"

"Dániel duele...no!"

"Auch mis orejas no...."

Se quejaba Tommy mientras Dániel le daba un puñetazo en el estómago.

Cuando se doblo por el dolor Dániel lo había tomado con sus manos de ambas orejas.

"Te advierto que no te pases de listo con ella."

"Emily está fuera de tus jueguitos psicópatas entendiste?"

Declaró Dániel antes de soltar a Tommy quien cayó al suelo.

"Solo porque eres mi amigo te aguanto todo!"

"Ella será tu perdición."

Bufó Tommy sobandose sus orejas.

"Como la tuya es Lía, así que no me sermonees."

"Ahora levanta tu chiquero, me molesta regresar y ver todo tirado."

"AHORA!"

Tommy se levantó.

En silencio recogió sus cosas.

"Si mama."

Murmuró Tommy.

Dániel le aventó una lata de refrescos vacía mientras subía a ver a la chica.

Abrió la puerta y todo estaba en silencio y a oscuras.

Pero al oír la puerta la chica se levantó y se sentó obedientemente en la silla esperando instrucciones.

Tommy había desarrollado un método de adoctrinamiento secreto.

Diseñado especialmente para Lía, su mayor y más acérrima enemiga y amor prohibido.

Dániel prendió solo una pequeña luz y la chica no se movió.

"Cómo te llamas."

Preguntó Dániel.

"Teresse."

Respondió la chica amablemente.

"Cómo te dijo Tommy que te llamarías?"

Cuestionó Dániel.

"Tabatha."

Respondió la niña.

"Teresse, si haces esto para nosotros serás muy recompensada ya sea con dinero o con algo más."

"Pero dime Tommy te explicó algo?"

Inquirió Dániel.

"Si, me explico mis deberes."

"Seré fiel a Tommy."

Contestó la chica robóticamente.

"Me asombras Tommy."

Pensó Dániel.

"Esta bien, una última cosa."

"Tommy fue bueno contigo?"

Interrogó Dániel.

"Si, fue muy bueno conmigo."

Declaró la chica quien no se movía de su silla.

"De acuerdo, puedes descansar ahora."

"Tommy te dirá cuando puedes comenzar."

Dániel regresó a la puerta Lara irse, pero cuando iba apagar la luz, Teresse preguntó.

"Tommy vendrá más tarde?"

Bajando la mirada por reflejo condicionado, la niña se atrevió a preguntar.

"Tal vez."

Se apagó la luz, la chica se hizo ovillo en la cómoda cama debajo de las sábanas recién cambiadas.

La chica esperó pacientemente a su maestro.

Maggie daba mil vueltas en el departamento que compartía con James.

La preocupación no la dejaba dormir pued estaba muy nerviosa.

Ya había perdido la cuenta de cuantas veces había tratado de llamar a James y él no contestaba su celular.

Nerviosa, Maggie se retorcía las manos con fuerza.

Tenía un doloroso hueco en el estómago y las lágrimas caían como cascada.

"Dónde estará?"

"Dónde?"

Se preguntaba Maggie mientras sentía que su corazón se detenía.

Justo en ese momento la puerta se abrió y James entró.

"James!"

Gritó Maggie corriendo a abrazarlo.

James la abrazó fuerte cerrando los ojos.

El chico en verdad creyó que nunca más la volvería ver.

"Dónde estabas?"

"Porque colgaste?"

"No me alejes de ti!"

"No quiero perderte."

Suplicó Maggie entre sollozos.

James suspiró profundamente con tristeza.

Aún a abrazando a Maggie la  llevó a la habitación de ambos.

"Maggie, antes de venir aquí tenía un enemigo que pensé que había despistado."

"Pero me encontró aquí."

La voz de James intentaba ser tranquila, pero su nerviosismo lo delataba.

"Temo que si descubre que estoy contigo pueda hacerte daño."

"Por eso decidí que lo mejor es que nos separemos por tu bien y..."

"Nooooooo!"

Gritó Maggie abrazándolo.

"No me importa nada!"

"Solo quiero estar contigo!"

"James, enfrentaremos juntos todo."

"Solo estaré más nerviosa y preocupada si me apartas de tu lado."

"Por favor."

Suplicó Maggie rodeando su cuello con sus brazos y sentandose en su regazo.

"No me apartes de tu lado."

"No..."

"Me noriria sin ti James, por favor."

Susurraba Maggie con el alma pendiendo de un hilo.

"Son gente peligrosa."

"Nos esconderiamos en lugares raros."

"No se, no sé si seria bueno para ti."

Respondió James acariciando a la niña.

"Dónde vayas iré."

"Nada me apartará de ti, no importa"

"Resisití el duro ambiente de hipocresía y puñaladas por la espalda de mi profesión."

"He estado en lugares de guerra como  corresponsal y no temo a nada si estoy contigo."

Aseveró Maggie abrazándolo más fuerte.

James se sintió apoyado y querido.

"Haz tu maleta, no vamos esta noche, ya no es seguro aquí."

Decreto James quien tomó la bella cara de la niña para besarla y olvidar sus miedos.

Ya no estaba solo, alguien quería luchar a su lado.

James el enseñaría a defenderse de todos los peligros.

Aún había ropa de Emily en el armario de Edward y eso la sorprendió.

Edward pensaba que se había  desecho de todo lo de ella.

Incluso parecía recién lavada su ropa.

Edward ya estaba acostado y dormido.

Emily lo miró descansar pacíficamente mientras apagaba la luz de la mesita de noche.

La niña se deslizó sutilmente dentro de la cama.

Edward suspiró y volteó para abrazarla.

Ella se quedó quieta y movió un poco su cuerpo buscando comodidad.

Edward parecía soñar algo.

El guapo hombre susurró algo inteligible primero...

Pero luego Emily por fin pudo escuchar claramente lo que Edward decía en su sueño.

"Bebé..."

"Bebé..."

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión.