Encuéntrame Capítulo 9

sprite

El tiempo… era tan rápido y lento a la vez. Tan fuerte y frágil…

Anaelise estaba frente a un enigma. Jamás en toda su existencia sintió esa presión en el pecho, la boca seca y la necesidad de besar a alguien por motivación propia. Había algo dentro de ella que quería salir con fuerza, era como si de alguna forma, otra Ana luchara por quitarse su propia piel, como si estuviese encapsulada y un magnetismo que no reconocía y le exigiera salir de su caparazón con urgencia.

No podía con los latidos de su corazón, eran tan fuertes que sentía el palpitar por todo su cuerpo, como si todo cobrara vida propia. Así que en cuanto despegó su mirada de la boca de Cox y la posó en sus ojos, se encontró totalmente perdida.

Pasó el trago de una forma muy difícil mientras intentaba traer algo a su mente, pero nada aparecía.

—Anaelise, escucha —la voz baja de Xavier le hicieron parpadear—. Deja que te lleve a casa, y olvidaremos todo esto.

La decepción cayó a sus pies, pero… «¿qué esperaba acaso?»

—Está bien… no es muy lejos de aquí… es…

—No importa si es lejos… —le cortó Xavier indicándole donde estaba su auto con la mano, pero ella tardó más de lo necesario en reaccionar.

Xavier caminó en dirección de su auto, quitó el seguro con la alarma y abrió la puerta. Ana sabía que ese hombre solo estaba esforzándose mucho para terminar con toda esta noche, entendía que estaba irritado, cansado y que la última persona con la que quería estar, era con ella. Sin embargo, no quería terminar aquel momento y pensó en ese instante, que debía informarle de todo lo extraño que le estaba pasando a Oliver.

Aunque… dentro de una semana, Oliver ya no estaría.

«Él ya se deshizo de ti Ana, ¿para qué lo vas a molestar?, ¡no le molesto!, Oliver dijo… ¿acaso eres tonta? Tú no le importas a nadie…»

—¿Tendré que ir a buscarte? —fue la pregunta de Cox que estaba de pie con la puerta de su auto abierta.

Ana se despabiló de sus pensamientos y comenzó a caminar. Insegura, pero lo hizo.

Tomó la manilla de su puerta, a la vez que todas las voces en su mente le gritaban que no subiera en ese auto.

Una vez que la puerta se abrió se deslizó y se sentó muy erguida. Su cuerpo estaba tenso, recto y firme, y muy rápido el aroma de Xavier esparcido por todo su auto, golpeó sus fosas nasales.

Cox llegó al asiento principal y en el momento de abrochar su cinturón y de acomodarse, sus brazos rozaron con los de Ana colocándolos en tensión nuevamente. Sin esperar un segundo más, Xavier apretó las manos en el volante y arrancó su auto en la dirección que Ana le indicó.

Nadie habló en el camino, de hecho, ninguno se atrevió a girar su mirada para ver qué pasaba en el otro. Cada uno iba sumido en sus propios pensamientos, pensando que era lo mejor, ya era suficiente con la carga que el otro le creaba.

En cuestión de 15 minutos Xavier estaba cerca de la casa de Anaelise, entonces fue estacionando despacio, y en cuanto colocó el freno de mano, él no dudó en girar interrogante hacia ella.

—¿Cuál es tu casa? —preguntó muy lento sin encender las luces.

—Eso no importa —respondió Ana tomando un suspiro—. Gracias por traerme, yo…

—¿No crees que después de que te bajes, miraré a donde vayas?

Entonces Ana giró para mirarlo por fin. «¿Quién era esta persona que cambiaba cada diez minutos? ¿En un momento estaba exasperado con ella y luego quería ser simpático?»

«No soy la única loca aquí», pensó Ana.

No supo por qué, pero antes de contestar a eso que la confundió más, mojó sus labios. Necesitaba hacerlo con urgencia.

—¿Estás haciendo esto apropósito? —le preguntó Xavier nuevamente con el ceño fruncido.

—¿De qué está hablando exactamente?

Él soltó un gruñido fastidiado.

—¿Crees que vas a jugar conmigo? ¡Por favor, Anaelise! Eres muy joven para pretender eso.

Ella no estaba entendiendo ni mierda de lo que él quería decir. Así que sintiendo un poco de irritación por lo que trataba de insinuar, tomó la manilla de la puerta y la haló.

Esta no abrió.

—Está cerrada —anunció Xavier.

—Entonces ábrala —pidió Ana acalorada.

—Solo quiero decirte algo antes de que bajes…

Ana prestó toda la atención mientras veía como Xavier se acercaba hacia ella mirándola fijamente.

—Esto… lo de esta noche, la situación, los inconvenientes, el hecho de que tengas en la cabeza de que me preocupé por ti, es mejor que desaparezca hoy mismo.

Ana abrió sus ojos sabiendo que, de cierta forma, Cox conocía un poco de lo que le pasaba. De su atracción enigmática por este hombre, y por supuesto que él estaba tomando ventaja y aprovechando para hacerla sentir mal por ello.

—No sé de qué me habla, profesor —enfatizó esta última parte mintiendo y haciéndose ajena cada vez más para él.

—Mejor olvídelo, y por favor, su profesor es lo único que soy para usted, ni por un segundo piense que usted puede acercarse a mí para algo más, ¿entendido?

Su garganta se apretó y asintió en un “sí”.

El seguro de la puerta se disparó, y antes de que Ana tomara la manilla, Cox se recostó abriendo la puerta desde su lugar para ella, y su cercanía solo la alarmó.

Le temblaban las piernas, y en nada ayudó que él de forma voluntaria «o no» restregara un poco su cuerpo con el de ella. «¿a qué estaba jugando?» Se preguntó, y justo cuando sus piernas temblorosas iban a dar un pie a fuera, el hombre tomó su mejilla duramente y le asomó un beso casi imperceptible entre la mejilla y los labios de Ana.

—Buenas noches, Anaelise —fueron sus palabras mientras ella impactada, salía de su auto con la piel hirviendo en el lugar en donde él había dejado su saliva.

Aunque Ana estaba afuera del auto y no había dado un solo paso a su casa, el hombre arrancó de golpe, y las ruedas chillaron fuerte por su residencia dejando a la chica más incrédula que nunca.

Llevó los dedos a sus labios para comprobar que todo había sido real. De hecho, podía oler ese olor en su misma

«¿Qué estaba haciendo?», se preguntó a lo que daba algunos pasos hacia su casa bajo la oscuridad.

Eran las cuatro de la mañana cuando Ana por fin tomó una sábana para cubrirse completa después de darse un baño y cepillar sus dientes. Deslizó el dedo por la pantalla de su móvil y vio algunas notificaciones, entre esas, algunos mensajes de Andrew.

“¿Llegaste bien?”

“Siento todo lo que pasó, pasaré la noche en el hospital por cuestión de protocolo”

“Anaelise, por favor avísame que llegaste”

“¡Maldito Cox, pensé que iba a llevarte!”

Ana titubeó un poco en responder, pero luego pensó que le debía mucho a ese chico. Tecleó rápido y envió un mensaje para

“Estoy en casa. Gracias”

A pesar de que podía esmerarse mucho, las expresiones y espontaneidad no eran lo suyo. Hundiendo el botón de apagar le puso fin a su celular colocándolo a un lado de la mesa y por una vez en muchas e infinitas noches, olvidó tomar su medicamento.

Se deslizó por las sábanas y colocó su cabeza en su brazo pensando en todo lo que había sucedido. No podía quitar la sensación de su boca, de su mejilla, ni de todos los sentidos que estaban luchando con ella todo el

«Debía tener cuidado», pensó, y entre pensamiento y pensamiento, los ojos se le cerraron, teniendo una última imagen en su cabeza.

El rostro de Cox indescifrable y muy cerca

*****

—Placas, exámenes de sangre. Preguntas por aquí, preguntas para allá. Mi padre quería matar a todos, y aunque algunos estaban dormidos por la hora, sin duda alguna parecían locos corriendo por los cubículos cumpliendo los deseos de Jarol. Después que di mi relato a la policía, decidí rendirme y cerrar los ojos, porque todo era una pérdida de tiempo…

Las palabras constantes de Andrew solo le dejaban claro a Ana que por más que se esforzara, él simplemente no se esfumaría. Entonces decidió no dedicar más esfuerzo para él y dejarlo estar a su lado mientras caminaban rumbo a su clase de medicina general.

Estaban a mitad de semana, sus clases ya estaban tomando forma y llegar a la universidad le estaba pareciendo una cotidianidad. Había mantenido a todo el mundo alejado, incluso a sus concurridos compañeros de clase, que en algunos momentos pensaron que podían flirtear con ella.

caso de Andrew era perdido. Ella no iba a llamarlo “amigo”, pero había decidido que, después de lo que pasó aquel día en la fiesta, le permitiría que hablase con ella, muy de vez en cuando. O cuando su humor se lo permitiera.

Ahora mismo eso no le importaba, y aunque Andrew aún seguía contándole cada paso y cada reacción de su familia, ella miraba hacia todos los lugares cuando pasaban los pasillos por donde caminaban. Pero no encontró aquellos ojos que desde que comenzó la semana buscó con desesperación.

No podía saber si Cox estaba ocultándose de ella, no lo había visto a pesar de que ya estaba a mitad de su semana, y por más que se quedara un poco en el estacionamiento después de clase, nunca lo encontró. Era como si la tierra se lo hubiese tragado o simplemente lo que vivió no hubiese sido real.

embargo, Andrew a su lado, era una muestra de que sí. Todo había ocurrido.

eso por lo que, es mejor ser uno mismo, debemos decir las cosas, ya sabes… uno no sabe cuándo se le venga todo de lo que hemos reprimido por mucho tiempo —dijo Andrew hacia ella como si su frase fuera todo un enigma

no entendía nada de lo que él estaba diciendo, así que arrugó un poco su cara

único que se vendrá ahora mismo encima, es a esa vieja que tendré que soportar durante dos horas al final de la mañana —dijo Ana hacia Andrew y él rio entendiendo a quién se

menos tendremos la clase de medicina antes que ella, y demos gracias que en toda la semana solo la vemos los miércoles al final de

observó aliviada, sabiendo que había llegado al salón, y que, por fin, se despegaría

clase, el tema que se desenvolvía era fascinante para Ana. James Garesche, era su profesor de medicina general que estaba ahora mismo dando una explicación de primeros cuidados al paciente en emergencia. Aunque no entendió por qué, las dos horas de clase volaron para dar entrada después de 5 minutos

no entendía muy bien por qué estas materias extracurriculares tenían cargas horarias en su pénsum, inclusive, aunque todo era importante, le parecía que eran un desperdicio de tiempo en su

tomen un tema y deberán entregarme ese ensayo la próxima semana. Quiero algo muy bien elaborado —resonó la voz de Olivia que tanto exasperaba

momento cuando Ana salió del salón, Olivia hizo como si quisiera tratar de preguntarle algo, pero el gesto fue retraído en cuestión de segundos. Así que sin más ella le puso fin al

viernes por la mañana Anaelise estaba muy temprano en el recinto. Inclusive, estaba de pie tronando sus dedos con los nervios a mil. Esta era la hora y la clase donde lo volvería a ver, así que solo faltaban 15 minutos para que esa clase se llevara

Y estaba hiperventilando.

dar vueltas por el pasillo, vio como Andrew caminaba hacia su salón y al verla su rostro se impresionó

bien? Te ves

Ella pasó un trago duro.

solo que… no quería cometer otro error con esta clase, ya sabes —respondió mirando hacia todas partes menos

no te preocupes, hoy no estará tu

qué te refieres con que no estará? —esta vez ella si lo observaba

pasé por secretaria para ver algunos cursos que se darán en el verano y vi que estaban dando algunas instrucciones a otro profesor, y dijeron, “esta es la suplencia de Cox, él tuvo

quería sentirse así, se sintió decepcionada de cierta manera. No sabía qué pensar, pero en un rincón de su mente algo le gritó que él la estaba evitando a toda costa y sus ojos

un desastre», se dijo así misma y sin reparar que Andrew aún la observaba, entró al salón de clase y se sentó en su puesto habitual. Justo cuando tomó asiento, su teléfono vibró varias veces. Era una llamada de Oliver, pero un hombre entró de inmediato con varios de sus compañeros y supo que la clase iba a

podía responder a la llamada y escribió muy rápido a

Leer Encuéntrame novela Capítulo 9

La novela Encuéntrame Capítulo 9 del autor Majo es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 9, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Majo Construcción Cada personaje en Encuéntrame es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 9 y los capítulos posteriores de la novela Encuéntrame en readerexp.com