Encuéntrame Capítulo 26

sprite

Estaba cometiendo muchos errores en un tiempo récord, Xavier golpeó el volante varias veces a la vez que conducía a su casa pensando que no estaba en sus cabales últimamente.

«¿Una relación? ¡Vaya mierda! Debía estar loco», pero no podía permitir que Ana se le saliera de las manos. «¿Cómo fue posible que estuviera con ese gilipollas durante todo el bendito día y no le haya escrito ni un misero mensaje a él?».

«Anaelise se está encariñando con ese chico», pensó fastidiado, solo volver a recordar esa mierda de abrazo lo hacía sentir de nuevo ira. Y le jodía sentirse así, pero no quería que nadie la tocara, conocía a esa familia rica que pensaba que lo podían tener todo, y también veía en los ojos de ese chico que Anaelise lo volvía loco.

Le importaba un carajo si ella decía que él era bueno, no estaba dispuesto a esperar que se acercara mucho a él. Al menos hasta que decidiera saber cuánto tiempo quería estar en esta jodida relación.

Cuando llegó a su casa, el domingo por la tarde, se duchó para luego ir a revisar sus correos y preparar todo para la semana. Comprobó que estaría full en el hospital, y que algunas mañanas también debía estar en la universidad; así que no tenía de otra que encontrar un lugar en cualquiera de esos sitios para tener a Ana entre sus brazos sí o sí.

Se concentró mucho planificando y no supo cuánto tiempo pasó hasta que su celular sonó y sin mirar la pantalla él lo pegó a su oreja.

—Xavier…

Olivia habló del otro lado, pero su tono solo hizo que un gran ceño se formara en el rostro de Xavier.

—Hola, Olivia, ¿está todo bien?

—No… perdona que te moleste en tu día de descanso —replicó ella como si estuviese llorando, esto hizo que Xavier se despegara de su laptop para concentrarse en la llamada.

—¿Está todo bien? —preguntó de nuevo.

—No… de verdad perdóname, pero me he torcido un tobillo, sabes que no tengo familia aquí en Durango, y no he podido moverme mucho…

—¿Quieres que llame a una ambulancia por ti? —preguntó Xavier aun sin entender.

—No, solo quisiera pedirte algo de ayuda, no es una fractura, es solo una torcedura que vendé con algún gel…

Cox guardó silencio por un momento no gustándole mucho la idea, pero aun así se levantó. Olivia siempre le tendió la mano, sería una mierda si no fuera a prestarle su ayuda.

—Estaré allí en unos minutos —dijo colgando la llamada y cerrando la tapa de su computadora.

Después de 15 minutos Cox estaba en la puerta del apartamento de Olivia mientras daba toques a su puerta. No hubo demora al abrir cuando ella apareció detrás de ella cojeando y con una venda en su tobillo, pero de resto se veía bastante normal.

—Gracias por venir —dijo abriendo más la puerta y haciéndose a un lado para que él pasara.

Xavier ya había estado en ese lugar un par de veces, solo que en esas ocasiones ni siquiera tuvieron una charla. Fueron a lo que fueron.

—Déjame ver tu pie —pidió Xavier y ella se sentó en un sofá, haciendo una mueca de dolor.

—Estaba limpiando allí arriba en los gabinetes, perdí el equilibrio y caí en ese pie, me lo doblé horrible.

—No parece hinchado, quizás por lo que has puesto. Pero trata de inmovilizarlo… ¿Avisarás que no vas mañana? —preguntó preocupado hacia ella.

—¿Qué?, ¡no!, sé que estaré mucho mejor en unas horas, no es nada grave.

Él la observo entrecerrando los ojos y colocándose de pie.

—¿Entonces qué es lo que deseas en realidad?

Olivia se puso un poco roja y lo miro suplicante.

—Has estado muy ausente, ¿hay algo que deba saber? —preguntó como si tuviese derechos sobre él.

—¿Saber? No sé a qué te refieres… ¿Me hiciste venir para esto?

Olivia iba a decir algo, pero el móvil de Xavier volvió a sonar con insistencia, cuando miró el identificador, se trataba de Oliver, y sintió mucha extrañeza.

—Debo contestar —le dijo a Olivia separándose de ella y yendo a la panorámica que tenía de su apartamento donde se veía la ciudad.

Olivia no podía creer que fuese tan tonta, «¿Qué pretendía?, ¿Alejarlo más de lo que ya estaba?».

—Oliver —respondió Cox con enigma—. ¿Cómo estás?

—Xavier… ¡Todo bien…! —escuchó un murmullo y luego Oliver volvió a hablar—. Eleonor te envía saludos.

Cox sonrió y supo que Walsh estaba un poco tenso.

—Dile que igual.

—Lo haré. Xavier no te quito mucho tiempo, supe que Edward Becher murió. Llamé a Ana, pero parece que su móvil está muerto. ¿Has sabido de ella?

A Cox le dio un poco de gracia la pregunta. Él mismo apagó el teléfono de Ana por la noche cuando estuvo con ella, y se imaginaba que ni siquiera se había dado cuenta. Pero eso jamás lo sabría Oliver.

—No… pero supe lo de su padre —respondió monótono.

—Hmm, bueno… ¿Está todo bien? ¿Estás en casa? —preguntó Oliver de forma casual.

—No, ahora estoy con la profesora Olivia, en su casa.

—¡Vaya!, estoy interrumpiendo, entonces me ocuparé en mis asuntos —dijo algo gracioso.

—No vayas por ahí, y sí, mejor ocúpate de tus asuntos.

—Un abrazo amigo, —se despidió Oliver y Xavier cortó la llamada volviendo a la tensión que dejó hace unos minutos.

Pero no se quejó, este era el momento indicado para terminar con sus encuentros sexuales con

—Xavier —Pronunció Olivia adelantándose a que Xavier dijera alguna de esas cosas que la sepultaba—. No quería molestar, pero te he extrañado muchísimo, y últimamente has estado bastante lejos. Tengo muy claro nuestros acuerdos, pero…

Cox tomó un respiro y asintió.

—Es porque estoy con alguien, Olivia.

Ella abrió los ojos impactados colocándose muy pálida.

alguien? —repitió la frase sin entender, Xavier no era de estar con “alguien” y ella lo sabía muy bien—. ¿Es… es importante? ¿Algo

—No es nada, solo estoy con ella ahora. En cualquier momento terminará como siempre, solo que esta vez tenemos un acuerdo, es todo. Y quiero respetar ese trato.

lo miraba con aprensión en su pecho, confundida y a la vez enojada. Sentía que su sangre iba a hervir. Aunque él estaba relatándole el suceso con normalidad no supo por qué sus palabras no la calmaron.

—¿Conozco a esa persona? —preguntó mirando hacia otra parte tratando de amortiguar sus sentimientos que estaban que se desbordaban.

—No. —Xavier se acercó hacia ella le dio un beso en la cabeza y se despidió rápidamente. No tenía por qué dar explicaciones a nadie, y Olivia sabía muy bien sus límites.

No esperó nada de ella, cerró la puerta y por fin suspiró sabiendo lo fácil que eso fue para él. Quería ir a casa, y quería descansar.

comenzar a conducir, tecleó para enviar un mensaje a Ana.

“¿Qué haces? ¿Fuiste a llevar las cenizas?”

Encendió su auto y comenzó a conducir cuando ya tenía un mensaje de vuelta.

“Las envié por correo, ahora estoy haciendo algo para la cena, ¿tú dónde

Xavier sonrió por su cinismo.

¿vas a preparar

quieres compartirla, acaba de llegar Oliver con

viejo se fue a casa de Ana, para comprobar que estaba bien?, mejor así», pensó Cox, tampoco podía estar todo el tiempo con Anaelise, era peligroso para

suerte con eso, por cierto, puedes contarle sobre

su respuesta y casi bota el agua que tenía en la boca mientras la esposa de Oliver y él, la miraban

meme muy gracioso —Les dijo en respuesta y colocó su celular en una mesilla. Hace unos minutos lo encendió cuando Oliver llegó a su puerta un poco preocupado por ella, y en efecto tenía muchas llamadas en su

los trámites fueron rápidos? —preguntó Oliver llegando al punto que quería llegar mientras

una especie de contratos que el estado tenía para con mi padre, hablé con la abogada que siempre se encargó de todo, para poner en venta la casa, solo estoy esperando que esta semana ella me diga qué

un suspiro y asintió un poco

dónde iras? —fue otra de sus preguntas mientras Eleonor prestaba atención a todo lo que se decían.

buscaré algo económico, necesito guardar todo lo que pueda de dinero porque no sé cuándo encuentre un trabajo que no modifique mis

qué estás buscando exactamente?

lo sé, creo que cualquier

prima que tiene una tienda? —esta vez ella se giró hacia su esposo—. Ella está buscando a alguien que le ayude a atender, puedo hablar con ella y quizás si vas a su lugar puedan colocarse de

—esta vez Ana se

confía mucho en ti, habla como si fueses su hija consentida, y como no tienes a nadie… —El comentario poco prudente de su esposa, solo hizo que Oliver tomara su mano para que no hablara precipitadamente—. Bueno me

preocupe, Oliver es exagerado —dijo Ana dando una media sonrisa que hizo que Oliver arrugara el ceño nuevamente. Ella estaba distinta, muy muy cambiada.

resultando las terapias con Xavier? ¿Había dado en el clavo?». Pensó que se reuniría pronto para saber más a fondo

te avisaré con Oliver y te enviaré la dirección para que vayas. Ella vende antigüedades, pero ella también es antigua, y le cuesta algunas cosas, a veces la gente se aprovecha

Encuéntrame de Majo Capítulo 26

En Encuéntrame novela Capítulo 26 , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro Encuéntrame fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En Encuéntrame de Majo Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 26 y los capítulos posteriores de la serie Encuéntrame en readerexp.com