Encuéntrame Capítulo 27

sprite

—Por favor… dime que ustedes dos no tiene una relación ni lo que estoy pensando, Anaelise —La voz grave y preocupada de Oliver, creó un escalofrío que recorrió todo su cuerpo.

Su esposa se había ido hace unos minutos, Oliver solo dijo que ella debía hacer algunas compras para la cena, pero ella estaba segura de que él necesitaba investigar a fondo su actitud.

—No sé de lo que hablas, Oliver… —respondió Ana agachando la mirada. Estaba sentada en ese mueble delante de él. Pero solo exponía de forma muy evidente, lo nerviosa e inestable que estaba.

Anaelise expresaba preocupación y rabia, y la condición que Oliver quería describir sobre lo que veía, era celos por parte de ella hacia Xavier.

—Anaelise… —esta vez su voz fue más ruda, un tono que nunca uso con ella—. Esto es realmente serio, más serio de lo que te imaginas…

Ana levantó su vista hacia él mientras sus labios vibraban y sus ojos se le llenaban de lágrimas.

—No hay una relación, Oliver, entre nosotros solo… —ella hizo silencio por un momento a la vez que pasó su dedo para limpiar una lágrima que iba a escurrirse, pero nuevamente fue interrumpida por él.

—¿Estás enamorándote de Xavier? —esta oración hizo que Ana abriera los ojos por el impacto que causó la frase dentro de ella. No estaba enamorada, pero tenía muchos sentimientos involucrados hacia Cox. Y eso no lo podía negar.

—¿Qué dices? —refutó ella aun con más enojo en sus palabras.

Oliver pasó las manos por su cara como si sus respuestas fuesen muy evidentes para él. Esa chica estaba enamorada de su médico, cualquiera que hubiese visto las reacciones que tuvo cuando él nombró a Olivia, o el simple el nombre de Xavier, se daría cuenta, no faltaban tres dedos de frente para saber que ella estaba involucrada sentimentalmente con Cox.

Y él lo supo, lo supo desde ese día en que se reunieron en su consultorio. La tensión que ellos generaban no era normal, y solo lo negó por miedo a pensar que era imposible. Ahora no tenía dudas que algo estaba pasando entre ellos, incluso antes de esa cita en donde los presentó. O eso fue lo que pensó y lo que le hicieron creer, que ellos apenas se conocían.

Esto era el infierno para ambos, pero Xavier tenía más que perder y él no lo iba a permitir.

Oliver se levantó frustrado mientras veía como Ana temblaba mirándolo suplicante.

—Pediré un cambió. Explicaré razones más que convenientes, haré firmar a Xavier —iba a usar una técnica con Ana para probarla, porque debía confirmar con sus mismas palabras este hecho—. Pediré que le quiten la licencia a Cox.

Ana se levantó de golpe, ya no salían lágrimas de sus ojos. Ahora su piel estaba pálida y no dudó en acortar la distancia con Oliver.

—¿Qué estás diciendo, Oliver? No puedes hacer algo así, ¡te he dicho que no hay una relación aquí…!

—Puede que no, pero estás enamorada de él, y si eso está pasando es porque él alimentó ese sentimiento. Y si no es ninguno de los casos, entonces de igual forma debo hacer algo para que cambien a tu médico, Anaelise.

—Oliver… —le dijo ella tomando su brazo. Él hizo que se iba, todo, actuando para lograr saber la verdad, no podía quedarse cruzado de brazos frente a este escenario—. Por favor…

—¿Acaso no soy de tu confianza?, ¿merezco que me mientas siempre, Ana? ¿Estos años he sido tan mala persona contigo?

Ella negó y bajó su mirada muy avergonzada.

—Lo siento —las palabras salieron de su boca sin retenerlas, estaba agotada, física y mentalmente. Estos días no fueron fáciles para ella, y ahora mismo estaba segura de que no quería ver más a Xavier después de esto.

Ese hombre solo quería tener una satisfacción sexual y era una estúpida si pensaba que era diferente con ella.

—No tienes por qué hacer nada de lo que dices, Oliver, desde hoy no voy a volver a verlo —el corazón de Oliver cayó ante su confección. Soltó el aire más preocupado que nunca porque Xavier había desestimado su consejo.

Puso la mano en el cabello de Ana y con la otra tomó su barbilla.

—¿Qué estaban pensando, Ana? —Le preguntó compungido—. Ese hombre puede perderlo todo si esto llega a oídos incorrectos. ¿Te has puesto a pensar que podrían sacarte de la universidad también? Hay reglas estrictas en el campus, hay reglas por todas partes, y esta situación solo los pone en una situación muy vergonzosa…

—Te prometo que no volveré a verlo —respondió Ana con voz firme.

—Dime, Ana, ¿Xavier te puso en alguna trampa? ¿Te obligó a alguna cosa?

Ella negó muchas veces.

—Si conoces a Xavier, sabes que él no necesita de eso.

—¿Entonces no pasó nada entre ustedes? ¿Solo te entusiasmaste con él?, si es así, quedaré tranquilo, solo si me prometes que no tendré que enterarme de nada más.

Ella asintió.

—No tienes de qué preocuparte.

El corazón le dolía por mentirle a Oliver, le dolía por eso y por enterarse y darse cuenta de que la persona en que estaba depositando toda su confianza era un completo hijo de puta que solo quería pasar el rato con ella. Y por supuesto que él mismo se lo dijo infinidades de veces, pero en últimas estancias ella pudo ver algo diferente en esos ojos negros.

Ella era la única culpable aquí.

Ahora que el mismo Oliver se dio cuenta de sus sentimientos y de que estaba involucrada con Xavier, supo que este era el momento de parar, tenía la excusa perfecta, y bueno, él ayudó para eso. No volvería a ver a Xavier, al menos no en el plano sexual ni sentimental, que era su caso.

Si no hacía caso terminaría perdidamente enamorada de ese hombre, y sin ninguna escapatoria, condenada a sufrir, acrecentar su padecimiento y Anaelise ya está harta de eso.

—Ana, no hago esto porque quiero que sufras, al contrario. Además, no te digo que Xavier sea un demonio, lo aprecio tanto que hago esto también por él —Ana alzó la vista un poco sorprendida.

—Quizás usted lo conoce mejor, y… —pensó por un momento—. Conoce su pasado.

Oliver asintió.

—Así es Anaelise, y no quiero que él cometa más errores. Ya ha pasado por mucho.

fuerte pálpito comenzó a gestarse en su pecho. Estaba tan ansiosa por saber. Sin embargo, ya no tenía que, ella no podía seguir involucrándose en su vida y por primera vez quiso hacer algo por ella misma, aunque sonara egoísta.

terapias han sido buenas, no podemos quitarle el mérito, te aseguro que estará todo bien, y te escribiré seguido. Ahora necesito deshacerme de esta casa, y encontrar otro lugar —cambió el tema forzadamente. Aunque estaba rompiendo la relación por decisión propia con Xavier, al menos, necesitaba verlo en esas terapias hasta que ella pudiera superarlo.

Se sentía tan decepcionada, otra decepción para su lista, pero estaba aprendiendo que debía acostumbrarse a eso. Parecía algo natural en los seres humanos.

Oliver resopló y luego asintió.

—Espero verte pronto, te enviaré la dirección de la prima de Eleonor para que hables con ella. Y por favor, Anaelise —la tomó de los hombros—. Espero que pienses bien las cosas, confiaré mucho en ti.

—Gracias, Oliver.

Después de cerrar su puerta y despedir a Oliver solo se dejó escurrir pegada a la madera hasta que cayó al piso. Su pecho se hundió, pero esta vez no podía llorar ni lamentarse. Se sentía más vacía que nunca, más engañada y sin fuerzas.

Aunque tenía preparado hacer una cena, solo pudo sentir el estómago revuelto por todas las cosas que tenía encima.

—Nunca debiste creer… te decepcionaste a ti misma —se dijo en susurro mientras veía su casa desde su distancia.

Su respiración se entrecortaba y la ansiedad volvía a ella como las otras veces, se levantó un tanto mareada, pero esta vez caminó segura. Nunca más volvería atrás, no volvería a sus ataques de ansiedad, ni permitiría que alguien más, le hiciera que sus sombras volvieran de nuevo.

Tomó su teléfono, marcó a un número y se fue a su habitación para prepararse

***

Cuando apagó el motor de su auto y entró en el estacionamiento de la universidad, Xavier sintió que su teléfono vibraba en sus pantalones. Rápidamente lo sacó y observó que en el identificador marcaba el nombre de Oliver.

Eran las 7 de la mañana, «¿Por qué no estaba durmiendo si estaba jubilado?». Rodó los ojos a punto de contestar hasta que vio a lo lejos como la sonrisa de Ana detenía todas sus acciones.

el idiota del chico con el que se la pasaba, le contaba un chiste, pero no fue hasta que vio como los dedos de Andrew pasaron un mechón de cabello por su oreja, que sintió que su cuerpo se debilitaba.

del momento fue que Anaelise no le molestó para nada ese toqué, y si ella no hacía nada pronto, iba a confundir mucho a Andrew. Y él ya estaba harto de estárselo recordando todos los días.

la llamada de Oliver, se la devolvería en unas horas si tenía tiempo, porque ahora estaba dando largas zancadas mientras su sangre le hervía, esta vez no podría detenerse. Sintió mucha ira dentro de él.

Cuando llegó al lugar donde ellos caminaban sin darse cuenta de su presencia, sin pensarlo dos veces, tomó el brazo de Ana y la haló hacia su cuerpo.

Los ojos de ambos chicos se abrieron sorprendidos hacia Cox, pero la mirada de Xavier parecía cegada.

contigo —Fueron sus palabras hacia Anaelise, y ella solo pudo mirar a un Andrew estupefacto por lo que estaba

se soltó de inmediato sin saber cómo reaccionar. «¿Había hablado con Oliver acaso y por eso estaba

a una clase —soltó un poco nerviosa, algunas personas se giraron curiosos por lo extraña que estaba la situación allí—. Será en otro

mismo… —Xavier apretó las palabras volviendo a tomar su brazo y, sin esperar respuesta ni importar que muchas personas estaban viéndolos, comenzó a caminar casi arrastrando a Ana a

no sabía qué hacer, ni qué decir. El hombre se había vuelto loco si pretendía que después de esto la gente no comenzara hablar sobre lo que él mismo estaba ocasionando. No tenía idea a donde iban, pero cuando vio que Olivia venía de frente a ellos, se le olvidó incluso lo que

¿Qué está pasando? —preguntó Olivia deteniéndose y frenándoles el paso. Cox aún seguía con sus dedos en el brazo

—Ahora no —respondió el hombre.

es un bochorno, ¡todos están viendo!, y ¿por qué estás tomando a Ana de esa manera?

Olivia —dijo en murmullo y continuó con su caminata para salir de los

pies eran demasiado rápidos, Ana tenía que correr para llevar su paso, y cuando vio que estaban en un ala solitaria por fin, decidió quejarse y

—¡Suéltame ahora mismo! —jaloneó haciendo contrapeso.

cuerpo fue empujado hacia una puerta que se abrió y fue cerrada por ese hombre que parecía una

El lugar era un laboratorio.

te dije acerca de ese chico?! ¡¿Por qué cada vez que los veo está manoseándote?! ¡¿Qué crees que conseguirás dejándole hacer ese tipo de cosas?! —escupió con rabia hacia ella. Sus ojos eran intensos como la noche mientras la acorralaba con

encaró sin miedo apretando mucho la mandíbula. Aquí la que debía estar furiosa era

a nada de lo que preguntas, no tengo que darte explicaciones —su respuesta lo dejó

—¡¿De qué carajos estás hablando?!

lo empujó para que se separara de ella, pero ni siquiera pasó un segundo para que quitara su mano y se acercara aún más

escuchaste, no responderé a tus preguntas ¿Qué pretendías?, ¿joderte en dos mujeres a la vez y que te aplaudiera por ello? Esto se acaba aquí, no me busques más porque yo no lo haré.

Leer Encuéntrame novela Capítulo 27

La novela Encuéntrame Capítulo 27 es muy buena. En Capítulo 27, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Majo , pero con el libro Encuéntrame, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Majo es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Encuéntrame novela Capítulo 27 en readerexp.com