Encuéntrame Capítulo 2

sprite

Era seguro que, en el final de su subconsciente, el sentido de la audición le gritaba que debía escuchar algo insistente. Así que batalló por removerse sin ni siquiera saber qué día era hoy y en qué lugar se encontraba.

Esta sensación se la adjudicaba a los efectos que dejaban los medicamentos, esta era la parte que no le gustaba mucho de quedar completamente dopada. Sin embargo, Anaelise prefería esta sensación cada mañana que tener pesadillas. «Porque sus pesadillas no eran nada normales».

Ella podía levantarse empapada como si hubiese entrado en una ducha, y no conforme con eso su día era un completo desastre. «Así que no, ella nunca las dejaría», pensó abriendo los ojos lentamente.

Cuando sus sentidos se pusieron más alertas, entendió que era su móvil sonando, y cuando lo tomó, la alarma ya tenía media hora de atraso.

Saltó de la cama muy asustada, «hoy era viernes», y estaba segura de que ultimaría su semana conociendo las dos materias que faltaban para completar sus profesores que tendría en este primer año de medicina.

“Psiquiatría y caso clínico”. No eran las materias que todos esperaban en la carrera de medicina como tal, pero conocía su objetivo final, y para ella, estas eran las más importantes.

Había esperado toda una semana para esto, y justo se había levantado tarde.

Tomó una ducha, jamás iba a vestirse sin bañarse, era una controladora de la limpieza y prefería unos minutos más de retraso a ponerse la ropa recién levantada.

Se duchó el cabello porque no pudo más con lo grasoso que estaba, se colocó unos jeans rápidamente y una blusa blanca que era su favorita de mangas cortas. Tomó su mochila y pensó que hoy era el día en que debía gastar en un taxi para llegar al menos unos diez minutos tarde.

Cuando el auto llegó a su casa se subió enseguida y sacó rápidamente un peine para desenredar su cabello. Colocó un poco de polvo sobre su cara y luego guardó los utensilios mirándose por el espejo retrovisor.

El auto se detuvo frente a la universidad y ella pagó sin esperar mucho. Nada más puso el pie en el suelo, comenzó a correr llamando la atención de todos por donde pasaba. Sacó rápidamente en su trote el horario, inspeccionando que estaba cerca del número del salón que le correspondía. Así que sintió su corazón acelerado cuando vio que la puerta estaba cerrada y que dentro estaban todos los compañeros con los que ella había visto clase toda la semana.

Se colocó de espaldas hacia la puerta y cerró sus ojos. «No podía entrar».

Ella jamás iba a tocar esa puerta y si lo conseguía, lo más posible es que la tratarían como una mierda.

Lo peor de todo es que era el profesor que vería durante todos sus 5 años consecutivos de universidad. Era de esos que daba varias materias importantes, y le jodían la existencia a cualquier estudiante.

Ya había perdido.

«Puedes explicar que tomas medicamento para dormir. ¡Eso jamás! Te entenderán. ¿Alguien te ha entendido en toda tu vida? ¡No es tu culpa! Por supuesto que es tu culpa, siempre serás…»

—¡Basta!

Anaelise abrió sus ojos de golpe y pensó por un momento que había gritado esa palabra, pero solo la había dicho en su mente, «sí, eso era», pensó.

Sin embargo, por un momento casi se cayó de espaldas cuando tiraron la puerta del salón hacia adentro y se irguió rápidamente hacia adelante tratando de recuperar el equilibrio.

—¿En qué puedo ayudarla? —una voz ronca, dura, y carente de todo, la hizo girar tan rápido que sintió mareos.

Apretó su bolso en su mano cuando su mirada comenzó a recorrerlo. Su rostro, sus facciones, incluso algo que emanaba y salía de ese hombre que estaba de pie frente a ella, la hizo sentir pequeña. Diminuta.

Quería responderle de inmediato, pero su mente, incluso aquellos pensamientos que en muchas ocasiones eran los responsables de sus desajustes, ya no estaban.

El hombre era alto, con el cabello oscuro y cejas pobladas. Anaelise sabía que debía ser su profesor de Psiquiatría, conocía los rostros de todos sus compañeros, aunque no compartiera con ellos. Además, el hombre que estaba frente a ella debía tener por lo menos unos 30 y algo de años.

En comparación con sus otros profesores, este carecía de… carisma.

—Yo… tengo clase aquí —intentó decir.

El hombre arrugó el ceño y luego alzó su muñeca para inspeccionar la hora en su reloj.

—Son las 8:30… y la clase comenzó a las 8:00 de la mañana, señorita.

—Sí, lo sé, lo que pasó fue que…

Las palabras de Anaelise se disiparon en cuanto su profesor tomó la puerta y la cerró en sus narices, sin decirle una palabra más, ni aceptar alguna excusa.

El cuerpo le vibró ante el impacto del acto mientras sus pies caminaron hacia alguna parte. Por un momento sintió que la rabia había tomado lugar en su cuerpo y necesitó ir al baño para tratar de controlar su respiración.

Sentada con un pastel en su boca, esperó que la hora se pasara y así podría entrar a su siguiente clase de caso clínico y que estaría acompañado de una rama, que también le interesaba mucho. Conoció en persona a uno de los profesores que ella había titulado el terror de las equis, recordando como su profesora de metodología los había etiquetado desde un principio.

Deslizó el móvil en sus dedos y miró la hora, ya estaban saliendo de clase de Psiquiatría y maldijo para sus adentros nuevamente por haber sido tan tonta, estaba segura de que no recuperaría nada de lo que se vio, y eso era un punto negativo para ella.

Escuchó por mucho tiempo como siempre entraban 100 personas a un primer año de medicina y a duras penas se graduaban 5. Y eso sumado a que ningún caso se especializaba en psiquiatría, todos optaban por algo más… cotidiano.

No era una carrera fácil y ella lo sabía, así que, por más de que pensó durante toda su preparatoria, nunca hubiese escogido algo más. «O era eso, o no haría nada con su vida».

La cafetería de ese lado de la universidad se comenzó a llenar. Esa parte era la menos concurrida de todo el recinto, ya que el área de Medicina era el que menos matricula tenía, en comparación con otras carreras de Fort Lewis College.

Limpió su boca con una servilleta y luego comenzó a navegar en su teléfono cuando sintió una mirada inquisitiva sobre ella.

Estaba dispuesta a levantar su mirada, pero una voz llamó su atención.

—¡Hey!

no puede ser cierto!», pensó observando como Andrew estaba tomando asiento en su mesa.

—Ese tipo es un loco —dijo él con el rostro serio—. Podrán decir que es uno de los mejores, pero es un completo patán.

Andrew estaba explotando sus sentimientos a flor de piel con Anaelise a la vez que ella lo detallaba impactada por su sobrada confianza. No obstante, la boca abierta de Ana terminó de caer cuando sus ojos viajaron en la dirección donde se encontraban aquellos ojos negros profundos, mirándola insistentemente con el ceño pronunciado.

«Era el mismo hombre que le cerró la puerta en la cara».

El cuerpo se le sacudió de una forma que ella no pudo entender, colocó sus palmas en la mesa porque los nervios le crearon una inseguridad apabullante. Quitó la mirada de ese hombre y la centró en Andrew mientras intentaba acompasar su respiración con la boca abierta.

—Quise decirle que quizás te perdiste, pero el hombre es una roca. No sé tú, Anaelise, pero no puedo imaginar cómo puede tratar con un paciente —siguió Andrew hacia ella mientras abría una gaseosa.

Ella estaba sacada del contexto, no quería entablar ninguna conversación con ese chico. Pero incluso si ese hombre aun ya no la miraba, podía sentir la energía de su presencia en todo el lugar. Decidió tener un pretexto para su cuerpo agitado y su mente

de gas a esta hora? —le preguntó al chico asqueada.

Andrew soltó una risa en su rostro, y luego le colocó la tapa a su botella retornable.

eres de las que les gusta lo orgánico.

—Escucha —intervino Ana tratando de levantarse del puesto—. No sé quién te dijo que quiero amigos. No los quiero. No quiero saber nada de lo que quieres decirme, ni tampoco te diré nada sobre mí, ¿entendido? Por favor, no vuelvas a molestarme…

enmudeció ante su actitud y por un momento se quedó estático. Entonces cuando vio que Anaelise comenzó a caminar, él tomó el aire y se unió a su paso colocándose a un poco de distancia.

—Me parece perfecto, porque a mí no es que me guste contar mis cosas… nos la llevaremos bien —informó Andrew mientras Ana lo traspasó con la mirada.

Estaba incrédula con la actitud de ese muchacho, y la razón por la que lo dejó continuar caminando a su lado, no fue otra sino esa mirada que le pesaba sobre

sentó en el mismo lugar el cual había escogido desde el primer día que llegó a esta clase. Estaba preparando sus libretas cuando un señor regordete entro al salón. La clase enmudeció, así como lo estaban haciendo cada que llegaba otro profesor a presentarse. Este era el último de la semana como también el que faltaba

colocó sus cosas en el escritorio y juntó sus manos en un porte más bien delicado.

todos, yo soy Howard Miller. O también pueden llamarme Casos

se esparcieron por todo el salón y el profesor forjó una sonrisa. Él debía de tener unos 45

hoy realizaremos una tarea importante. No sé si ya se me adelantaron, pero yo estaré con ustedes todos los 5 años de carrera, comenzaremos con embriología, esa es mi materia en sí, en esta ocasión —Howard sonrió mirando a todos los del lugar—. Pero no es de temer, yo soy una persona igual que ustedes, solo espero que nos podamos llevar bien. Quiero que muchos de ustedes vayan allá afuera a tratar de ayudar a gente que lo necesita. Porque ustedes pasaran a ser héroes, con una

miraba fijo, todas las cosas que salían de la boca de Howard le parecían asombrosas y muy acordes con su estado

esta lista —dijo Howard tomando una hoja de su carpeta—. Tengo los inscritos en este curso. Ustedes son 30. Hay otra sección abierta con 28 estudiantes más, así que no se extrañen que en algunos casos puedan compartir clases con sus otros 28 compañeros, y que, en algunos casos, no se vean estos mismos rostros en

decir que será intermitente… —preguntó otro compañero de la

que no siempre serán los mismos —Concluyó Howard para

se alargó un poco más de la cuenta mientras Ana resaltaba algunos puntos que pensó eran importantes no olvidar. En esa actividad su teléfono vibró y solo lo ojeó comprobando que era una notificación de

“No olvides tu terapia”

un poco la sonrisa mientras negó guardando su celular. Esta notificación llegaba cada viernes, a la misma hora preparándola para que sin falta estuviese en aquel lugar donde procedía la paz para ella. Allí solo podía ser Anaelise sin ningún prejuicio, sabía que podía decir cualquier cosa, o bueno,

momento esa mini sonrisa que Oliver le hizo gestar se vio opacada por los recuerdos. Recuerdos amargos, dolorosos y

el día en que por fin aquellos pensamientos no le dolieran?, ¿llegaría el momento en que su alma tendría paz?», se preguntó Anaelise mientras un suspiro salió de su boca. Muchas veces quería entender su propia mente, una mente muy difícil de llevar, con inseguridades, huecos y sobre todo

—su nombre resonó por todo el lugar mientras parpadeo varias veces. Todas las miradas estaban fijas en ella, situación que le aceleró el corazón y la puso

varias veces la cabeza para llegar al punto que había pronunciado su nombre, y era Andrew, que parecía le decía algo con los ojos, pero que no pudo entender por el

sumido en los pensamientos y había olvidado por completo el lugar donde estaba. Y ahora no podía culpar a los fármacos. Si no más bien a su idiotez de desconcentrarse justo

Encuéntrame de Majo Capítulo 2

En Encuéntrame novela Capítulo 2 , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro Encuéntrame fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En Encuéntrame de Majo Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 2 y los capítulos posteriores de la serie Encuéntrame en readerexp.com