Encuéntrame Capítulo 34

sprite

Xavier estacionó su auto y Ana ingresó de inmediato sintiendo su penetrante mirada encima. Ajustó su cinturón y él no demoró en arrancar de nuevo.

—Tengo el trabajo… comenzaré el sábado… —anunció como por decir algo.

Cox asintió enviándole una sonrisa para luego atrapar su mano con la de él.

—Es bueno saberlo… me alegro por ti —respondió Xavier entrelazando los dedos y llevando su muñeca hacia la boca para dar un beso suave en ella.

Por supuesto esto estremeció en sobremanera a Ana, y su respiración se entrecortó.

—Sé que no vas a aceptar estar en mi casa, y ahora que está mi familia en ella, sería imposible decirte que te quedes…

Ana giró muy rápido.

—Por supuesto que no… escucha, tengo algo de dinero, puedo pagar algo mientras busco rentar…

—Ya encontré algo para ti —esta vez Xavier interrumpió.

—¿Qué?

—Pagué por adelantado, cuando tengas suficiente dinero puedes seguir haciéndolo tu misma.

—Te pagaré —respondió Ana totalmente avergonzada mientras sus mejillas se ruborizaban.

—Sé que no te sientes cómoda con esto, pero déjame hacerlo por ti… —esta vez su mirada se conectó con la de ella y no supo ni siquiera qué responder.

Asintió porque no tuvo otra opción, además no era que pudiese elegir, literalmente pendía de un hilo de acuerdo a su situación económica y aunque estuviese avergonzada, no le quedaba de otra que dejarse ayudar.

Estacionaron en un bonito edificio de solo 4 plantas muy cerca de la universidad y del centro de la ciudad, como tan bien estaba cerca de la casa de Cox.

Ana pensó que el sitio no debía ser económico y negó varias veces sabiendo que no estaría aquí durante mucho tiempo.

Salieron del auto, entraron al edificio y usaron el ascensor. Después que salieron de este, caminaron en silencio a un apartamento que decía por fuera de la puerta, 303.

Xavier abrió de forma rápida mientras ella esperaba un poco ansiosa.

Una vez que el hombre le asomó la mano para que pasara, se dio cuenta de que era perfecto. Era pequeño, tenía algunas cosas amuebladas y olía a flores. «¿Cómo consiguió un lugar así tan pronto?», pensó en seguida.

—¿Conoces al dueño? —pregunto Ana sin esperar.

—Es de una amiga que está fuera de la ciudad… —dijo un poco incómodo, pero luego giró para encontrarse con los ojos un poco irritados de Anaelise—. No tengo nada con ella, solo somos buenos amigos.

Levantó los hombros mientras que Ana cruzaba los brazos.

—¿Acaso estás celosa?, echa un vistazo, esto es perfecto, y además no necesitas comprar alguna cosa para equiparlo.

—No me quedaré aquí…

—Anaelise —sentenció Xavier yendo a su sitio—. No me hagas enojar—. Tomó su barbilla y luego desenredó sus brazos enojados.

—¿Y qué si decide venir pronto? Es mejor que busque algo que sepa que será permanente.

—No vendrá pronto, ella está establecida con su esposo y sus hijos en otra ciudad… además, quedamos en firmar un contrato…

Esta vez Ana cambió su rostro y se relajó enseguida un poco avergonzada.

—No seas tan posesiva, Anaelise —dijo Xavier nuevamente en susurro muy cerca de ella—. Eso no es bueno.

Ana lo miró perpleja. Si alguien aquí era posesivo ese se llamaba Xavier Cox, «¿cómo podía ser tan descarado?». Ella no pudo contener una risa de incredulidad y de ironía arrancando con su gesto, una sonrisa de parte de Xavier.

—Tengo otra noticia para ti —dijo él muy cerca de ella.

—¿Cuál es? —la tensión sexual era demasiada, aunque Ana ni siquiera estaba recibiendo una caricia de su parte, tenía el cuerpo encendido de una manera que le daba escalofríos.

—Hablé con Robert al medio día por teléfono para saber cómo ir por tus cosas. Pero dijo que enviaría a varios agentes, entre ellos, alguna mujer para que buscara tu ropa y todo lo que pudieran.

—Eso… eso es genial, necesito mi ropa, tengo dos días con esto —dijo tomando su vestimenta—. Y me siento terrible.

—Bueno, di esta dirección, así que… ¿Qué dices si mientras esperamos, te ensucio más…?

—Eso sonó un poco torcido —le dijo Ana sin contenerse.

—Bueno… es porque es así… —Xavier tomó su cuerpo y lo alzó hacia él mientras caminó por el apartamento entre tanto mordía su cuello.

Entraron a una habitación parecida al espacio de la habitación de Ana, pero no se detuvo en la cama como ella pensó.

La bajó de su regazo, luego la condujo a la ducha y antes de meterse en ella, comenzó a desvestirse para luego hacerlo con ella.

El agua pegó en su piel dando un respiro a su propio calor interno. Las manos de Cox comenzaron a restregarse por toda ella hasta que la giró para quedar detrás de su cuerpo, mientras sus besos se esparcían por sus hombros.

Cox le colocó las manos en las losas de cerámica y luego separó sus piernas para comenzar a susurrarle palabras en sus oídos.

—No despegues las manos de aquí, ¿de acuerdo?

Ana asintió como cualquier tonta mientras su respiración se agitaba hasta el cansancio. La sensación del agua correr por su cuerpo hacía que el momento fuese más intenso, pero su mente se puso en blanco cuando sintió las manos de Xavier bajar por su vientre hasta posicionarse en su centro.

Ella separó las manos de la loza y las apretó encima de él como por acto de reflejo, pero en segundos él las volvió a colocar en el mismo puesto,

—NO… las separes… —deletreó muy suave.

—Es solo el impulso… —se excusó agitada sintiendo otro mordisco en su cuello y en como succionaba el pedazo de piel con su lengua.

volvió nuevamente hacia su parte íntima haciendo que Anaelise se trastornara e inclinara su cabeza hacia atrás recostándose en su pecho. Cuando sintió en sus dedos que todo de Ana se apretaba junto con esos deliciosos gemidos que le quitaban la cordura, entonces tomó a Ana, la inclinó un poco y entró en ella tanto

No supo por qué esa conexión le hacía perder el sentido, pero tener su piel tan expuesta con la de ella, parecía envenenarle las venas a tal punto, de quedar en un trance del que no era capaz de sobrellevar.

Esta vez Ana se restregó en todo su cuerpo sin tener ninguna restricción, aun con las manos, donde él las había dejado antes. Siempre obediente.

Xavier se pegó a su cuerpo abrazándolo entero, mientras tomaba su pecho y se unía a ella una y otra vez…

En algún momento en que supo que no podía soportarlo por más tiempo, giró a Ana para tenerla de frente y la colocó encima de su regazo mientras recostaba sus cuerpos a las baldosas y unía su boca con la de ella.

Ana no podía dejar de ver en cómo su mirada perforaba lo más interno de ella, en cómo ese hombre la tocaba y de qué forma; colocó sus manos en su rostro mientras permitía que Xavier explorara su boca. Sus embestidas eran más fuertes cada vez, pero con cada una ellas, llegaba a una cima que nunca conoció.

Se dio cuenta de que estaba explotando y cuando un gemido insoportable salió de ella, separó su boca y fue hasta su hombro mordiendo la piel de Cox, para amortiguar el sonido que se construyó en su garganta.

Nunca podría superar a este hombre en su vida, él era irreal en todos los sentidos, y ella estaría jodida y enamorada, hasta que el último aliento saliera de su vida.

Xavier apretó su cuerpo mientras unos bufidos llegaron a los oídos de Ana. El agua seguía escurriendo y sus cuerpos seguían unidos como un imán.

—A veces siento que no eres real… —estas fueron las palabras que hicieron que Ana se quedara aún más impactada, era lo mismo que había pensado antes de él.

Ella apartó el rostro de su hombro y le miró esta vez.

—¿De qué hablas? —preguntó mientras la respiración de Cox aún chocaba agitada contra su propio

—De ti —respondió Xavier delineando su rostro—. Me hubiese gustado haberte conocido…

Sus ojos reflejaban una oscuridad impresionante que oprimió el pecho de Ana, entonces puso su mano en su rostro y lo acarició lentamente.

ahora, y el presente es más importante, tú siempre me lo has dicho.

Aunque esta vez él no respondió, la besó de la forma más intensa que ella pudo sentir. Se bañaron con una calma absoluta y luego ambos comenzaron a secarse mutuamente, haciendo que las sonrisas se esparcieran en sus rostros por largo rato.

Cuando vio que Cox se vestía apresurado, ella giró hacia ambos lados y no tuvo opción que enrollarse en esa toalla, hasta quien sabe cuánto tiempo.

—Ana, iré abajo a buscar las cosas que trajeron para ti, pero saldré nuevamente a comprar algo de comida rápida, y algunos víveres para tu alacena.

—Pero… —la vergüenza de Ana se generó de nuevo.

compraré mucha comida, porque esta noche cenaremos en mi casa… con mi familia… siento no poder zafarme de ese asunto, pero ellas son tan… —Xavier vio como Ana abría los ojos y su reacción solo lo divertía.

situación no era

la cita que consiguió para ella en el hospital y antes de que se le olvidara, sacó el papel de su

—Ana aún seguía en su trance, pero tampoco le daría mucha tregua—. Mañana no asistirás a la terapia, porque una ginecóloga te verá, debes tomar anticonceptivos, hemos sido muy irresponsables, ahora mismo compraré unas pastillas para que las

sin ningún reclamo y tomó el papel para leerlo

ni siquiera estaba pensando en eso, también soy muy

que estuvo listo, él asintió en repuesta hacia ella, dando unos pasos volvió a besarla profundamente y se despegó tomando

—Una irresponsable exquisita. No tardaré…

cómo se fue alejando de su lado y comenzó a sentir nuevamente un vacío que la inquietó. Sentía algo extraño en él, pero no podía explicarlo, es como si estuviese haciendo lo imposible para que ella se sintiese bien todo el tiempo, y ese no era del todo Xavier, él tenía sus propias reglas, condiciones muy marcadas que dejó claro desde un

que su relación no era la misma, había algo más ahora que los conectaba de una forma

echó hacia atrás y resopló. Definitivamente su vida había cambiado abismalmente de la noche a la mañana, y aunque le faltaba un recorrido impresionante para pasar la página de su pasado, sintió que estaba dando unos buenos

cómo, pero ella encontraría la forma de que Xavier también saliera de su propia

*

las 8 de la noche cuando estaban llegando a la casa de Xavier, bajaron del auto y Ana inspeccionó en el reflejo del auto que estaba bien vestida esta vez, y con el cabello presentable para enfrentar nuevamente la familia

Oliver de todo esto? ¿Qué pasaría si en el hospital y en la universidad, alguien se enterara de lo que ellos

un momento todas estas preguntas hicieron mella en su mente hasta que la puerta de la casa de Xavier, fue abierta por él mismo. Había una música muy baja. Eliana y Elisa estaban riendo a carcajadas cuando se giraron hacia

mujeres la detallaron con precisión, mientras ellos se fueron acercando a su

Anaelise —dijo la madre de Xavier levantándose para asomarle un beso en

torciendo los ojos y se fue directo a la cocina donde había

te atrevas a pellizcar mi comida, si no quieres un escándalo! —sentenció Eliana haciendo que todos rieran—. ¡Vayan, acomódense en la mesa,

tuvo problema con ir y sentarse, pero Ana no se movió del lugar después de

Leer Encuéntrame novela Capítulo 34

La novela Encuéntrame Capítulo 34 del autor Majo es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 34, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Majo Construcción Cada personaje en Encuéntrame es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 34 y los capítulos posteriores de la novela Encuéntrame en readerexp.com