Encuéntrame Capítulo 37

sprite

Ana estaba sentada frente a Oliver en la sala de su casa, con una taza de té entre sus manos y con la toalla cubriéndola, encima de su ropa mojada.

Parecía que habían vuelto al pasado cuando ella sostenía largas charlas en su consultorio, solo que esta vez ella no era el tema principal.

—¿Sabes qué he ido a la comisaria? —Oliver inició la conversación.

—¿Por qué? —preguntó un poco nerviosa.

—El sheriff pidió que fuera a testificar, ya que estuve muchos años en tu caso… quiero decirte que estoy muy orgulloso de ti… y que, aunque la rabia come mis entrañas por todo este tiempo perdido, me alegro de que por fin hayas decidido dar este paso. Jamás en mi vida imaginé que ese… —Oliver hizo silencio y luego apretó su puño—. Incluso a mí mismo me engañó, estuvo en mis narices todo el tiempo.

—Lo siento, Oliver —dijo Ana agachando su cabeza—. Nunca fue por ti, ni siquiera sé por qué aun su presencia me aterra después de todos estos años, es como si no pudiera superarlo…

—Pero lo estás haciendo, y me alegra que Xavier te haya ayudado en eso.

Ana desvió la mirada cuando él lo mencionó y tomó un sorbo de su té.

—¿Es por eso que estás aquí verdad? —preguntó Oliver nuevamente—. ¿O para comentarme sobre el trabajo? Mery nos llamó y dijo que comenzabas mañana, y eso me parece excelente —esta vez Oliver sonrió y tomó su propia taza de té.

Ana no sabía cómo comenzar, así que colocó su taza encima de una mesa y tomó todo el aire necesario para luego negar.

—No estoy aquí por ninguna de las cosas que preguntaste, aunque aprovecho para agradecer lo del trabajo, más que nunca lo necesito, porque mi tío está pidiendo la mitad de la casa.

—¿Qué? —el hombre se descompuso.

—Es algo largo Oliver, pero mi madre parece haber comprado esa casa con ayuda de él, y ella nunca saldó la deuda. Creo que llamaré a la abogada pronto para decirle que aceptaré la mitad y que la venta, no quiero saber nada sobre ese asunto.

—Sin embargo, debes esperar, cuando ese individuo reciba su pena, nunca podrá reclamar algo. No pierdas la esperanza, Ana, verás que todo toma su forma.

Ana lo observó fijo mientras asintió, y luego lo soltó sin más demora.

—Estoy aquí por Xavier, Oliver.

El hombre arrugó su ceño.

—¿Qué pasa con él? —preguntó aun sabiendo de qué se trataba. Lo suponía.

—No he seguido tu consejo… y seguimos juntos de la forma en como él quiera llamarlo… —había un tono de amargura en la voz de Ana que hizo que Walsh se inquietara.

—¿No tienes suficientes problemas, Ana? —preguntó Oliver levantándose para caminar algo incómodo—. ¿Por qué quieres enredar más tu vida?

—Tengo los suficientes, pero… todo este tiempo he sido apoyada por Xavier en muchas formas, Oliver —ella también se puso de pie—. No sé cómo explicarte todo lo que ha pasado, y sé que no tomamos las decisiones correctas… Pero, yo realmente quiero estar con él…

La mano de Ana atrapó la de Oliver y él se giró enseguida.

Ana parecía realmente preocupada, en sus ojos podía ver que ni siquiera sus horribles problemas la estaban afectando, tanto como del hombre, del que ella vino hablar.

Oliver sabía que en algún momento esta situación de Ana y Xavier estallaría, pero no sabía realmente a qué había venido ella.

Él la enfrentó colocando una cara dura y luego le dijo lo que ella necesitaba escuchar.

—Tú sabes muy bien que una relación entre ustedes, no es bien vista.

—Las terapias están llegando a su fin —repuso ella en defensa—. Y, creo que podemos hacerlo…

—¿Eso lo piensan ambos, o solo tú? —aunque sus palabras estaban siendo rudas hacía, solo quería hacerla entender. Él conocía perfectamente a Xavier, y aunque sintiera algo por esta chica, él jamás seguiría adelante con ninguna relación.

—Oliver, yo realmente lo amo —los ojos del hombre se abrieron tanto que Ana reprimió los ojos un tanto exasperada—. Y quiero ayudarlo…

Aunque supo que ella estaba siendo sincera y que de hecho no podía ni siquiera entender en quién se había convertido Anaelise, estaba seguro que nadie podía ayudar a Xavier.

—No puedes ayudarlo, Ana, nadie pude ayudar a Xavier más que él mismo.

—¿Por qué? —preguntó ella un poco conmocionada—. Solo pido que me digas que le pasó, Oliver, quiero entenderlo, necesito hacerlo para poder sobrellevar todo esto que está partiendo mi alma… ¡Por favor!

—Ana, no creo que te ayude en algo saberlo… además es algo confidencial, si él no te lo ha contado, ¿por qué lo haría yo?

Esta vez Oliver se despegó de su tacto para caminar por la sala un poco angustiado y preocupado, tanto por Ana como por Xavier. Y antes de que alejara todos sus pensamientos y viera un caos a futuro, la voz y los ojos de Ana se posicionaron nuevamente en él.

—Ayúdame a tener la posibilidad de amar a alguien, Oliver —esto lo destrozó de todas las formas posibles mientras un nudo se le amarró en la garganta.

—¡Por Dios, Ana! —dijo abrazándola mientras sufría por esa niña. Quería verla bien, y aun y cuando le preocupaba en sobremanera su situación, no tenía el corazón para no acceder a su petición. Se despegó de ella y le dijo con sinceridad—. Lo que más deseo es verte feliz, lo deseo con todo mi corazón… no sé si esto ayudará o definitivamente empeorará las cosas, pero por favor, Ana, prométeme que serás muy fuerte y que buscarás la forma de seguir adelante venga lo que venga.

Ana asintió apresuradamente y atrapó sus manos.

—Te lo prometo Oliver, aunque haya faltado a mi palabra anteriormente, esta vez te lo prometo con

Oliver vio hacia arriba de las escaleras y luego tomó el brazo de Ana para direccionarla a la cocina.

—Ven, pongámonos cómodos aquí. Hay más aire, porque creo que lo necesitarás.

Ellos caminaron hacia la cocina, y después que Ana se sentó en un banco cerca del muro de mármol, Oliver fue hasta la parte trasera de la cocina para abrir una

El aire entró haciendo que Ana se abrigara más con la toalla. Pero las mejillas de Walsh se veían rojas como si él tuviese la temperatura elevada.

Anaelise vio como el hombre tomó el aire y la miró fijo.

—Xavier siempre fue un hombre brillante, con una familia muy acomodada en Los Ángeles, si alguna vez te contó, se graduó a los 23 años de medicina.

Ana asintió en silencio.

ambicionaba mucho poder realizar diferentes especializaciones, entre eso la psiquiatría y el estudio de patologías, un poco menos conocidas… —esta vez Oliver llevó su mano al rostro e hizo como si recordara algo—. Una vez terminó su carrera, comenzó su especialización, que terminó dos años después.

—Creo haberlo escuchado… —Ana agregó, mientras Oliver asentía.

—Xavier conoció a una chica en la universidad que estudiaba su misma carrera de medicina —Esta vez el cuerpo de Ana se tensó—. Ella era mayor que Xavier por 5 años, pero iba atrasada en sus estudios… cuando se graduaron juntos, decidieron formalizar su relación y se casaron aún y cuando los padres de Xavier estuvieron bastante reticentes con el asunto.

Ana se levantó de golpe impactada y luego le asomó una mano a Oliver.

—Espera… ¿Se casó? ¿Cómo? Qué…

—Ana, debes esperar, escucha todo el relato, por favor…

Aunque ella afirmó, sentía miles de puyas imaginarias que hacían que no pudiera siquiera respirar. Estaba

—Por favor, continua —susurró despacio.

—Se casaron, sí, una pequeña boda, en el que el padre de Xavier no asistió —Oliver tomó un banco y lo acercó a Anaelise—. Ella escogió la especialización de ginecología, y parecía buena en su rama. Cuando terminaron la especialización en L.A., de repente informaron a sus familias que se mudarían a Durango, porque tenían una oportunidad de residencias aquí.

el ceño. «¿Cómo podían tener más oportunidades que en Los Ángeles?» Y Oliver asintió hacia ella.

razón por la que vinieron es porque, Dayane, no se sentía cómoda con los padres de Xavier —entonces ese era el nombre de aquel anillo que tenía la inicial de ella, era de esa mujer, todo era muy

no la aceptaban? —preguntó Ana mientras pasaba

que Xavier me dijo, fue porque era 5 años mayor que él y porque nunca congeniaron con sus estados de

—¿Estados de ánimo? —inquirió Ana.

Oliver apretó su mano.

razón por la que vinieron a Durango es porque Dayane estaba embarazada, Ana, y Xavier quería tranquilidad

«¡Maldición! ¿Qué mierda era esto?»

Dios, Oliver! ¿Embarazada? —Ana se levantó mientras caminaba hacia todas partes, quería arrancarse el

—Cálmate, Anaelise, si no…

está bien… —dijo ella batiendo

algunos episodios un poco desconfiados para Xavier… pero que por lo de su embarazo, los

tipo de episodios? —preguntó mientras Oliver la

estaba sufriendo indicios de

pecho de Ana se sentía tan comprimido que quitó la toalla de encima para ir por un poco de aire. Esto era una locura y su cuerpo temblaba todo el

lentamente no queriendo preguntar qué más

de ayudarla, y ella por supuesto mostró una cara diferente a su propia realidad. Luego Dayane dio a luz a un par de gemelas que definitivamente fueron la vida de Xavier a partir de

están ellas? —su voz era tan inestable que no supo si Oliver la había

vida de madre quizás, mejoró un poco la situación —Oliver siguió sin responder—. Ellos tuvieron días felices, porque los vi con mis propios ojos. Pero solo fue cuestión de meses para que eso desapareciera por completo. Dayane comenzó con depresiones continuas, algunas reacciones exageradas, y los brotes psicóticos comenzaron, aún más fuertes que en

Leer Encuéntrame novela Capítulo 37

La novela Encuéntrame Capítulo 37 del autor Majo es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 37, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Majo Construcción Cada personaje en Encuéntrame es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 37 y los capítulos posteriores de la novela Encuéntrame en readerexp.com