Encuéntrame Capítulo 54

sprite

Cuando Ana llegó al auditorio, Andrew no estaba allí esperándola, y no entendió a donde se había ido, además, «¿Cuánto tiempo estuvo ella dentro?»

Salió de prisa del auditorio viendo que casi no había mucha gente afuera, y ese estacionamiento era inmenso. Giró hacia todas partes, aun y cuando su cuerpo seguía temblando por lo que vivió hace unos momentos.

Caminó recordando los espacios en donde Andrew dejó el auto hace unas horas, y se guio por los colores de las rayas en el piso que vio un tiempo atrás.

Ella pudo ver como Andrew estaba recostado a su auto de alquiler con los brazos cruzados y eso le hizo soltar un suspiro de alivio.

—Andrew —alzó la voz mientras él levantó la mirada.

Ana pasó de caminar rápido a ir a pasos lentos por la postura que vio en su cuerpo y la expresión del rostro de su amigo, hasta que se posicionó frente a él.

—Perdón por la demora…

—¿Estabas con tu héroe? —masticó Andrew con la mandíbula presionada.

—No, escucha… yo fui con Kanye y …

—¡Anaelise! —Andrew alzó la voz sin dejarla continuar llamando la atención de algunos que estaban cerca, mientras su mano apretó el brazo de Ana—. ¡Incluso mira lo que tienes en la boca…! ¡¿Cómo puedes ser tan estúpida?!

Esta vez la soltó dándole un pequeño empujón y él se agarró el cabello enfurecido, mientras le dio unas patadas a ese auto de alquiler.

Ana veía todo de forma estoica.

Cox estaba en su auto negro, con todos los vidrios arriba y el motor encendido. Nada podía verse dentro de él. Pero él si podía ver como Andrew estaba discutiendo con Ana, mientras le tomaba del brazo furioso. Apretó su volante fuertemente, y luego sintió una mano encima de su brazo.

—Tranquilízate, dale tiempo —escuchó a Kath a su lado, pero no se giró a mirarla, él no podía apartar la mirada de Anaelise, desde esta distancia corta podía ver la expresión de su rostro.

Estaba alterada, nerviosa y con su labio rojo y roto, culpa de su toqué, no podía escuchar nada de lo que ese pendejo le estaba diciendo, pero nada más ver como ella mojaba sus labios y se tocaba con sus dedos la parte de su boca, su entrepierna se apretaba considerablemente, preguntándose cuanto tiempo podría resistir a eso.

—Creo que debemos irnos, Xavier, ese chico solo está molesto, debes entenderlo —volvió a sugerir Kath—. Además, debes estar temprano en el inicio de la convención, hay tiempo… por favor, tómalo con calma…

—Solo… le patearé el culo si vuelve a zarandearla de esa manera… —respondió Cox girando sus ruedas y yéndose del lugar, mientras su amiga pasó un trago difícil…

*

—¿Qué piensas hacer? —preguntó Kath con los brazos cruzados sentada en una de las esquinas del sofá.

Ahora estaba en la casa de Cox, mientras él se tomaba el segundo trago de Whisky de una estocada. Kath estaba esperando que la llamaran para recoger su auto de la lavandería, y Cox aprovechó el momento de hablar por un rato más con ella.

Kate Clarson, era una buena amiga que ocupaba el cargo como subdirectora del Hospital Keck de USC que él mismo le había dado, ya que tenía esa potestad siendo el jefe de dicho hospital. Darle ese compromiso a Kate, fue una de las decisiones más precisas que tomó en los últimos tiempos, porque además de excelente médico y buena trabajadora, ella era una persona extraordinaria.

Cox la vio esperando una respuesta un poco preocupada y eligió darle una contestación ambigua.

—No sé… aun… —respondió colocando el vaso vacío en la mesa, y luego pasó los dedos por su boca sin olvidar ese sabor que seguía en sus sentidos.

—¿Por qué crees que estaba molesta contigo? —ella volvió a preguntar interesada por el asunto.

Cox alzó la vista hacia Kath mirándola como si ella supiera la respuesta.

—Por qué la dejé… está molesta y resentida, eso sumado a que se siente avergonzada…

—No puede pensar que la abandonaste cuando lo que hiciste fue pensar en ella todo el tiempo… —Kath replicó y rodeó el sofá para sentarse frente a Xavier—. Y además que has estado pendiente de ella durante estos 2 años.

—Pero… eso, ella no lo sabe, Kath… —Cox recostó su cabeza al sofá y soltó un soplido de frustración—. No sabe que tuve mis ojos en ella desde que cerré esa puerta.

—Bueno… entendías que haciendo lo que hiciste para ella estuviera aquí, podías encontrarte con una persona diferente. Entonces… ¿Qué te molesta? —inquirió Kath esta vez.

Todas las palabras se le cruzaron a Xavier en la mente, y las más resonadas era esas donde afirmó que ella se encontraba ahora con Andrew. No estaba seguro si hablaba con verdad, o si lo hizo solo por escudarse de él. Pero con respecto a la información que daban para él desde Durango, y los relatos de Kanye, ellos eran solo amigos.

Sin embargo, ver la escena en el estacionamiento lo jodió y lo jodía hasta el cansancio. Si Andrew estaba reclamándole algo, es porque sostenían más que una amistad, y solo pensar que ese pendejo estuviese colocando un dedo encima del cuerpo de Ana, y que ella se lo permitiera, le hacía hervir la sangre.

supuesto, él tenía mucha culpa de qué las cosas llegarán hasta aquí.

En el momento en que se fue de esa ciudad de mierda, pensó que era lo mejor para ambos, y que el espacio podría borrar y sanar heridas que tenían que sanar. Pero, ninguna de esas estupideces ocurrió. No en él. Él seguía pensando en Ana cada puto día, como si hubiese sido ayer que llegó a L.A. Así que no, era ilusorio que después de prácticamente dos años, ellos simplemente se vieran, se desearan buena suerte y continuaran con sus

Eso no era una posibilidad para Xavier ahora, y quizás nunca lo fue.

De cierta forma, se arrepentía, pero por otro lado también estaba feliz de verla. Anaelise definitivamente respiró del caos que rodeó su vida por mucho tiempo, y aunque no le gustara confesárselo a él mismo, también debía respirar de él.

Nunca dejó de saber de ella, ni un solo día. Llamaba a Oliver, y estaba al tanto de lo que pasaba en esa ciudad, una ciudad que estaba aún cerrada en prácticas legales anticuadas. Ellos no cabían allí, no al menos hasta que Ana terminara su carrera. Pero por nada del mundo se permitió dejar de saber de ella, o siquiera perderla de vista.

Eso nunca estuvo en su plan.

También agregando que en esta convención no debía venir ninguna universidad porque no se requería. Pero sus ganas lo dominaron, y trabajó arduamente moviendo algunos hilos para asomar la posibilidad y la idea. Él pagó una suma alta de dinero para que varias universidades fuesen invitadas, eso agregando a los gastos de Kanye y los viáticos de

Y no le pesaba un solo dólar.

Pero, sus planes de que pudiese resultar ileso al ver a Ana, fueron sepultados cuando hace unos días, reconectó su línea telefónica y vio esa cantidad de mensajes. Y no es que lo hubiesen molestado, amó cada uno de ellos y se tomó el tiempo necesario para degustar cada palabra, mientras la curva de su boca se ensanchaba, sin embargo, el último fue como un balde de lava hirviendo que hizo estremecer su cuerpo.

se estaba despedido de él. Anaelise le estaba colocando punto final a ellos dos, y eso literalmente lo

línea telefónica fue una forma de mantener una conexión con ella… de alguna forma, la empresa solo dijo que debía pagar el mantenimiento mensual a pesar de tener la línea fuera de cobertura, y eligió hacerlo a como

voz de Kath llegó a sus oídos sacándolo de su trance, y centrándose un poco, él carraspeó volviendo a la pregunta que le hizo hace unos

no es diferente… —respondió volviendo a divisarla en sus pensamientos, mientras su cuerpo se apretaba nuevamente—. Ella sigue siendo la misma, solo que

entiendo —interrumpió Kath—. ¿No hablaremos de lo bella que es?, ¿o

ante su insinuación y luego resopló para

el grupo, ¿tienes todas las listas? —preguntó Cox teniendo otra idea en su cabeza, mientras su compañera negaba varias

tengo, tú te quedarás siempre en el grupo de Anaelise, y por supuesto ella será separada de… su

de Kath hizo que todo se revolviera nuevamente en su estómago. Muchos veían a Andrew como el héroe de la historia de Ana, y aunque sus intenciones no eran quitar ese sueño de muchos ojos, no permitiría que se jodiera en sus planes. Andrew simplemente no cabía en la vida de Anaelise y eso no tenía discusión para

que, Ana era suya. Fue suya, era suya, y sería suya. Eso no

el cometido de Kath y vio

hacer algunas llamadas, y después necesito cambiarme…

asintió también viendo la hora, y tomó el bolso, pero algo pasó por su mente y se volvió hacia

Encuéntrame de Majo Capítulo 54

En Encuéntrame novela Capítulo 54 , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro Encuéntrame fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En Encuéntrame de Majo Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 54 y los capítulos posteriores de la serie Encuéntrame en readerexp.com