Encuéntrame Capítulo 55

sprite

Todas las noches a partir de las seis de la tarde, la convención haría como un festejo con ponencias pedagógicas e invitados especiales. A diferencias de las mañanas que serían más de prácticas; el itinerario invitaba a los presentes a llegar un poco más formal de lo conveniente, sumado a que después de las ponencias, se repartiría comida y bebidas para que los médicos de todas las ciudades de EE. UU., pudiesen establecer relaciones profesionales y personales.

Cox estaba de pie frente a su espejo y se abotonó el puño de sus mangas para luego colocarse un reloj.

Tomó su móvil y tecleó rápidamente yendo al contacto de Anaelise, donde ella había dejado esos mensajes que no borraría nunca.

“Después de la ponencia, no vayas a irte…”

Envió el mensaje mientras apretó su mandíbula, debía irse ya mismo si no quería llegar tarde, además porque necesitaba arreglar el puesto de Anaelise con Kanye, y que nada resultara de último momento. Con este mensaje, la agarraría fuera de lugar y ella pensaría que lo iba a ver hasta el final de la noche. Y aunque quisiera escapar, él siempre iba delante de ella, por mucha experiencia.

Condujo con éxtasis en su cuerpo mientras no quitaba los ojos de la carretera pensando en todo lo que quería hacer y decirle.

Cuando llegó al área privada de estacionamiento apagó el motor, y entró por el área que dejaron solo para los organizadores.

Todos los instructores estaban allí en salón de oficina, vestidos formalmente y hablando de sus clases y hospitales.

Cuando Cox hizo acto de presencia, sus colegas que estaban de la mano con él, le saludaron y fueron con otros instructores a otras oficinas para organizarse más rápido. Así que él no quiso perder el tiempo tampoco.

Indicó las entradas y las salidas, aunque la logística estaba perfectamente establecida. Pasó las listas que Kath organizó para la mañana siguiente a cada instructor, para que llevaran a los estudiantes a los hospitales, como lo harían sus demás colegas. Dio toda la información precisa para nadie saliera del protocolo.

Después que vio que todo estaba claro, despidió a los instructores para que estuviesen pendientes de sus grupos y se sentaran en las sillas ya marcadas.

Esta vez todos estarían debajo de la plataforma, tanto médicos como estudiantes, y era el momento perfecto para él.

Kanye esperó que todos salieran del lugar y luego se posicionó frente al que era literalmente su jefe particular.

—¿Qué debo hacer ahora? —preguntó Kanye mientras sostenía las hojas que Cox le entregó.

—Esto es para mañana, pero darás la información al terminar el evento en unas horas —informó teniendo cuidado de cada detalle—. Vas a dividir tu grupo, y allí indiqué cómo vas a hacerlo…

Kanye bajó la mirada hacia las listas.

Allí estaban sus 20 estudiantes, divididos en dos grupos; uno se iría con la doctora Kath Clarson y el otro con Cox. Por supuesto no era sorpresa para Kanye que Anaelise estaba en el grupo del hombre que estaba de pie frente a él, y por situaciones obvias, Andrew White, estaría en el grupo de Clarson.

—De acuerdo, lo entiendo, cuenta con ello —respondió este afirmando.

Estaba por darse la vuelta, cuando Cox colocó su mano en el hombro.

—Hay otra cosa…

—Claro.

Cox sabía que el instructor pensaría cualquier cosa de él, pero la verdad le importaba un carajo sus pensamientos. Le pagaba muy bien para que hiciera las cosas perfectas.

De una carpeta que tenía en la mesa sacó otra hoja y se la dio de inmediato.

—Los puestos de adelante están asignados, así que sienta a tus estudiantes de esta forma… eso por supuesto sabiendo que tengo un puesto reservado para Anaelise, concéntrate en ello, sin que lo jodas.

Kanye trató de negar, Cox realmente estaba desquiciado con esa chica, y entendía en cierta parte qué estuviese loco por ella, pero su proceder le pareció demasiado.

—Lo haré…

—Una última cosa —dijo Cox reteniéndolo nuevamente, y Kanye lo observó atento—. ¿Anaelise está quedándose en el hotel que asigné para tus alumnos?

El instructor apretó sus dientes colocándose lo suficientemente tenso como para que Xavier frunciera el ceño y su pecho se revolucionara.

—Habla… —ordenó precipitado.

Kanye soltó el aire y negó.

—Andrew White se está quedando en una suite, me lo informó desde hace semanas, y no pude hacer nada al respecto… Sé que ella está quedándose allí con él, porque él mismo me lo

La mirada de Cox se volvió oscura y se giró de golpe para colocar las dos palmas en la mesa mientras su respiración se volvía errática.

—Ya puedes irte… y Kanye… no

El hombre salió de la vista mientras todo su cuerpo se calentaba. Tenía las manos empuñadas mientras su agitación lo estaba matando. Dio dos fuertes puños en la madera para descargar su frustración, mientras el sonido se esparció por toda la oficina.

ojos comprimiéndolos, y luego se susurró a sí mismo.

—Por encima de mí, por supuesto…

*

Itinerario de mierda…, pensó Ana arreglando su pie en el zapato de tacón que la hizo tropezar antes de entrar, también bajó un poco su vestido negro, uno que compró de último momento antes de salir de Durango. Se detuvo en la entrada del auditorio, mientras veía como algunas personas tomaron muy en serio eso de la formalidad. Incluso veía compañeras suyas que vestían como si se estuviese entregando unos premios en este día, y ella rodó los

Su día había sido un completo desastre y eso que no estaba contando la noche que faltaba por correr.

No vio a Andrew por ninguna parte, y tampoco quería verlo al menos hoy. Las palabras ofensivas que arrojó por la tarde cuando llegaron a su suite, fueron suficientes para que ella tomara sus cosas y llamara a un hotel cercano para reservar una habitación.

Se fue al instante con su maleta, escuchando detrás de su espalda como Andrew se disculpaba con ella muchas veces, pero en este punto debía distanciarse de todos, de Xavier, de Andrew y de cualquiera que viniera a tratar de desestabilizar su vida.

Una tranquilidad que a ella le había costado mucho.

Gastaría más de lo calculado, pero tenía los suficientes ahorros para permanecer aquí el tiempo de la convención.

a ese comprador anónimo que dobló el precio de su casa, luego a los padres de Andrew por invertir su dinero y comenzó a caminar hacia adentro, para encontrar a

tenía ni idea de donde se iba a sentar, lo único que quería era disfrutar de las ponencias, y luego irse a dormir para tratar de aliviar su mente trastocada; porque ella no supo donde se quedó cuando recibió ese mensaje de Xavier hace unas

qué jugaba?, ¿Qué pensaba cuando se estaba acercando hacia ella de nuevo?», se preguntó Ana negando en sus

algunos escalones y divisó que el auditorio se dividía en dos alas, una a su derecha y otra a su izquierda.

—sintió que alguien haló su brazo una vez llegó al centro

frente a ella vestido de traje, pero esta vez su rostro era serio, y sin un ápice de

el hombre acercándose más a ella, y por un momento sus ojos se deslizaron en su cuerpo. Eso provocó que Ana frunciera un poco el ceño—. Tus compañeros están allá en la primera fila, pero los puestos

iré entonces… —respondió Ana girando y en esencia allí estaba su grupo, junto con Andrew que estaba mirándola fijamente, estaba a punto de ir hasta allá cuando su brazo fue retenido de nuevo y ella puso sus ojos en la mano

tu número de puesto es el 6, yo estaré a tu lado izquierdo en el puesto 7, ¿de acuerdo?

asintió sin entender por qué parecía decirlo como si fuese algo significativo, pero no le dio mucha importancia y siguió su camino. Su grupo la saludó y vio como Andrew la seguía observando en

vio que su amigo intentó venir hacia ella, Ana se apresuró y buscó seguir adelante para encontrar el puesto que Kanye le asignó, y se sentó abriendo la libreta que dieron en la convención para tomar apuntes. No quería discutir este asunto aquí, y no estaba segura cuando podría hablar con él después de que le

como una desesperada por llamar la atención de Cox, por eso él dispone de ti cuando quiere”, fue una de las oraciones que utilizó para lastimarla hasta

esas palabras incrustadas en el alma, porque nadie podía juzgarla, ni tampoco comprender cómo se sentía, y lo mucho que le dolía esta situación.

cuestión de minutos las voces fueron apagándose, y las luces bajando como si estuvieran en un cine. Vio como sus compañeros se sentaron en el ala donde les correspondió, y giró para ver que la hilera derecha también estaba siendo llena. Sin embargo, las primeras filas de esa hilera, solo estaban siendo ocupadas por médicos, los primeros puestos fueron reservados

Leer Encuéntrame novela Capítulo 55 de Majo

En Encuéntrame Capítulo 55, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 55, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee Encuéntrame Capítulo 55 del autor Majo en readerexp.com