Esposa falsa de Simón Capítulo 100: Adivina si Simón vendrá a rescatarte

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capítulo 100: Adivina si Simón vendrá a rescatarte de Gato volador

En Esposa falsa de Simón novela Capítulo 100: Adivina si Simón vendrá a rescatarte autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Esposa falsa de Simón Gato volador Capítulo 100: Adivina si Simón vendrá a rescatarte en readerexp.com

Los ojos de Simón eran fríos, la voz estaba casi exprimida por los dientes.

-¿Tienes las agallas para hacerlo?-

Nico se rio, - Ahora soy un hombre inútil, qué más crees que no me atrevo a hacer? Simón,tal vez antes todavía tendría miedo de ti, ahora, ¿de qué crees que tengo miedo?

Se acabó la conversación, y la otra parte colgó el teléfono directamente.

Simón decidió inmediatamente, -Localiza el sitio de este número de móvil ahora mismo, ve allí inmediatamente, y infórmales que mande gente para rescatar.

-¡Sí!-

Rafael no se atrevió a actuar lento, sacó el móvil llamando, mientras empujaba a Simón fuera de la escena de banquete.

Y en este lado, Nico colgó el teléfono mirando a la mujer que estaba en la cama, ella todavía estaba en coma y se puso un tazón de medicina a su lado.

La mirada de Nico era perversa, -Vierte la medicina en ella.-

-¡Sí, Señor Nico!-

Sus hombres recibieron la orden, abrieron la boca de Frida directamente, le vertieron la medicina en su boca brutalmente.

Frida se despertó por ahogarse, cubriéndose el cuello y tosiendo con fuerza. al volver en sí y ver que la estaban sirviendo la medicina, levantó la mano con subconsciencia y volcó la tazón de medicina.

Pero ya había bebido más de mitad de la medicina.

Nico le estaba mirando con una sonrisa viciosa.

Frida se cubrió la boca y se escondió en una esquina de la sala, los ojos bonitos estaban abiertos fijamente.

-La asistente de Simón , jajaja, originalmente iba a jugar contigo, pero la pena es que no sabes apreciar los favores, pues,espera a que te torture tu deseo sexual hasta la muerte.-

Frida le escuchó con los ojos abiertos, -Tú, lo que me acabas de dar a beber es...-

-Adivina si Simón vendrá a rescatarte-.

La cara de Frida se palideció de susto, bajó su cabeza para hurgarse la garganta, intentando escupir lo que acababa de beber..

-No sirve para nada.- Se rio un poco Nico, la expresión fue como una bestia sonriendo, -ocurrirá el efecto de la medicina en diez minutos, y este es la medicina más fuerte. Incluso si Simón viene... al igual que él, una persona discapacitada que no tiene capacidad sexual, no podría ayudarte.

Unos hombres suyos lo oyeron, también se rían lascivamente como él y frotaron las manos, - Señor Nico, Simón no tiene capacidad de ayudarla, cuando llegue el momento puedes dejarnos...-

Nico resopló con frialdad, miró alrededor, -Cerrad las ventanas y puertas, y encended el incienso y esperamos que Simón se deje caer en nuestra trampa.

¿No es capaz de tener sexo él mismo, y quiere que los demás sean como él? Entonces le daré una muestra de lo que es estar lleno de deseo sexual pero no poder tener sexo.-

Frida les vio que habían encendido el incienso, y combinado con lo que Nico acababa de decir, había adivinado qué era eso.

Su expresión cambió dramáticamente y quería levantarse, pero no tenía ninguna fuerza en todo el cuerpo, todas las extremidades estaban flácidas.

-Eres hijo de puta...-

Después de encender el incienso, Nico llevó a sus personas y se fueron directamente, y cerraron todas las ventanas y las puertas.

La casa quedó en silencio, dejando a Frida sola en la cama, ella movió sus dedos y intentando levantarse.

Forcejeó a sentarse difícilmente, pero volteó desde la cama descuidadamente y cayó al suelo frío.

Qué doleroso...

Los rasgos faciales en el rostro de Frida estaban arrugados por la caída.

Nico era una persona sinvergüenza, él sabía perfectamente que Simón no tenía capacidad en sexo, pero le dio la medicina a ella y además encendió un incienso de afrodisíaco aquí, una vez que entró Simón , se lo caería en esta trampa.

Pero... ella no podía moverse ni usar ninguna fuerza.

Los párpados estaban tan pesados, el labio bajo casi sangraba por su mordida, finalmente se desmayó..

*

-Señor Simón,la encontramos.-

-¿Dónde está ella?-

Está en el Hotel Regal Riverside

-Rápido.-

Dentro de poco, llegaron el destino Simón y otros, acababa de parase el coche, Rafael tenía la cara seria y preguntó en serio, -Ha determinado la ubicación, ¿Señor Simón, subimos ahora mismo?-

-Sí.-

-Pero...- paró unos segundos Rafael, -Creo que es mejor que no suba precipitadamente. Pueden dejar que nuestra gente suba y rescatar a ella.-

Al escuchar esto, Simón frunció el ceño y estaba apunto de hablar cuando sonó su móvil en este momento.

Fue la llamada de Nico, Simón puso el botón de conectado tranquilamente.

Parece que realmente a Señor Simón te importa mucho a esta asistente.-Dijo Nico.

Rafael lo escuchó, cambió la cara de repente, miró alrededor con cuidado en seguidamente.

Simón no tenía ninguna expresión en la cara, no le respondió a Nico .

Nico se rio con frialdad, - Tu asistente ha sido dosificada con la medicina muy potente, si no vas a rescatarla personalmente, cuando entrará la habitación tu gente, tal vez le vean desnuda, o igual que ella no pueda aguantar más el impulso sexual por la medicina, se lanzaría a ellos. Claro, te recuerdo que le he usado triple dosis de la medicina, si no se alivia en una hora, podría morir desangrada por sus cinco sentidos. Ay, ¡Qué pobre la asistente!-

Rafael echó gravilla en cerrar el puño, -¡ Nico, eres una persona tan despreciable y sinvergüenza!

-Simón, me alegro de verte quemando por el deseo de follar pero de hecho incapaz de hacer el amor con ella, lo espero con ansias.

Se terminaron las palabras, Nico colgó el teléfono.

Rafael dijo, -Es una trampa que colocó Nico a propósito, él quiere conducir a usted en la trampa deliberadamente, Señor, no debes dejarte engañar por él.-

Simón miró fuera de la ventana con la mirada fría, -Empújame arriba.

Rafael gritó, -¡Señor!

-¿Qué pasa, yo Simón necesito siquiera a alguien más para salvar mi propia mujer ?

Rafael contó, -¡Pero!

-Llama al hospital ahora mismo, y otro grupo de personas arreglad la ubicación de Nico y encontrádle.-

Sin otro remedio, Rafael sólo pudo estar de acuerdo, mientras empujaba a Simón hacia la puerta, y luego ordenó a los que estaban detrás de él, ¿Habéis escuchado bien las órdenes de Señor? Date prisa y hazlo.-

-Sí.-

Después de repartir las tareas, Rafael subió con Simón arriba llevando a unas personas.

Al llegar a la habitación, Rafael fue adelante y pateó la puerta de la habitación directamente, antes de que todavía no lo viera la situación en la habitación, Simón mandó fríamente, -¡Cerrad los ojos!-

Rafael se volvió, miró a las personas de fuera con la mirada feroz -Vigilad fuera y no permite a entrar.

Simón empujó la silla de ruedas, yendo a entrar sólo, Rafael cambió la expresión y le paró, -¡ Señor Simón!-

Simón olió un aroma específico en el aire, él frunció las cejas, -Di a todos a cubrir las bocas y narices, hay incienso de afrodisíaco en la habitación.

Rafael asintió de mediato, dio las mascarillas a cada uno, y también le puso una a Simón , y luego le dejó a entrar en la habitación sólo.

En la habitación,

Frida estaba en el punto de explotar por el calor de su cuerpo, ella se acostó en el suelo frío sin vestirse bien, quitó la ropa por el efecto de la medicina aunque no tenía ninguna fuerza, por fin sólo le queda la ropa interior. El frío venido del suelo entrado en su cuerpo desde su piel le hizo un poco cómoda. Pero eso no solucionó el origen del problema.

Ella tenía las conciencia vagas, las extrañas sensaciones venidas de abdomen bajo le hizo sentir extremadamente vergonzosa.

Ella nunca había pensado que un día sería drogada por otros, y su cuerpo no tenía ninguna fuerza para resistirse, y las deseos más originales fueron activadas por la medicina así directamente.

Desconcierto, incomodidad, dolor, desesperación... diversas emociones estaban llenas de Frida.