Esposa falsa de Simón Capítulo 109: Porque no hemos acostado juntos

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capítulo 109: Porque no hemos acostado juntos

En Esposa falsa de Simón Capítulo 109: Porque no hemos acostado juntos, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Esposa falsa de Simón Gato volador Capítulo 109: Porque no hemos acostado juntos en readerexp.com

-¡Maldito mocoso! Le dejaste lesionado sin ninguna razón ni explicación. ¿¡Estás tratando de arruinar a la familia Freixa!?-

Óliver intentó calmar a Leonardo que estaba enojado, -Abuelo, Simón siempre actúa con razón. No le he visto darle una lección a nadie antes. Quizás Nico realmente se pasó con Simón esta vez. Pero Simón, al menos deberías contarnos la situación, ¿cómo te ofendió Nico?-

-Ja, ¿qué derecho tenéis de saber sobre mis asuntos?- La actitud de Simón era tremendamente arrogante, no tenía nada de respeto hacia Leonardo y Óliver, pero Frida, que estaba parada a su lado, sabía que su intención era evitarla problemas.

Desde la última vez que quiso decir algo, pero fue impedida por él, Frida supo que la intención de Simón era la de no involucrarla.

Pero... No había ninguna razón para que él se hiciera responsable de todo ese asunto por ella.

Cuando debería ser ella la responsable, no necesitaba que Simón siempre cargara sus culpas.

Pensando en eso, Frida dio un paso antes de que Leonardo se enojara nuevamente.

-Es por mi culpa.- Frida se expuso, aunque era muy delgada, consiguió tapar la figura de Simón.

Simón se quedó asombrado por un segundo y frunció el ceño.

-¿Desde cuándo tienes turno de palabra en esta casa?-

Al escucharlo, el rostro de Frida se puso pálido, ¿quería reprimirla de nuevo con la excusa de que no era parte de la familia? Pero esa vez Frida no quería que él asumiera la culpa, así que se apresuró a decir, -¡Es porque Nico me secuestró!-

-¿Qué?- Óliver se sobresaltó. -Liliana, ¿dijiste que Nico te secuestró? Esto...-

Leonardo la miró con ojos astutos, -¿Secuestrarte? ¿Cuándo sucedió?-

Antes de que Frida pudiera hablar, Simón rodó su silla de ruedas. Frida temía que lo regañarán otra vez por asumir su culpa. Así que se apresuró a pronunciar antes que él, -Anoche me secuestró en la fiesta.-

Simón frunció el ceño, -¡Maldita seas!-

“¿Qué hace esta mujer exponiéndose? ¿Se cree que soy de ese tipo que necesita que alguien le proteja?”, pensó Simón.

-Leonardo, sé que lo que dije puede sonar un poco increíble para usted, pero Nico me secuestró de verdad. Además, atacó verbalmente a Simón con palabras muy hirientes. Supongo que Leonardo tampoco querría ver que otros insulten a su nieto de esa forma, ¿verdad?- En ese momento, Frida miró a Simón, no era que no haya sentido la mirada gélida de Simón, solo que no podía ver a Simón asumir toda la culpa por ella.

-Quería decirlo antes, pero no tuve la oportunidad. En esta ocasión lo he dicho, espero que Leonardo no le culpe más a Simón.-

Leonardo entrecerró los ojos y la miró sin decir nada.

En cambio, Óliver se adelantó y preguntó nerviosamente, -¿Nico te secuestró? ¿Te lastimaron en alguna parte?-

Frida dio un paso atrás sin hacerlo notar, se quedó al lado de Simón y respondió en voz baja, -No he sido lastimada, Simón me salvó.-

Frida volvió a mirar a Leonardo y vio que solo la miraba, pero no tenía otras intenciones.

Entonces, Frida tuvo que explicarle a Leonardo según lo que Simón le dijo el otro día, -Además, Nico es demasiado irracional como para hacer una cooperación juntos. Esta vez, el Grupo Freixa y el Grupo Fernán van a cooperar en un proyecto que hay que llevar a cabo durante un largo período de tiempo. He comprobado que el Grupo Vergara es más merecedor de cooperar que el Grupo Fernán.-

Al escucharlo, Simón no pudo evitar arquear las cejas y observó a Frida.

Esa mujer... era más inteligente de lo que pensaba, e incluso pudo captar ese punto.

Ja, merecía ser la mujer de Simón.

Como resultado, los ojos negros de Simón se llenaron de alegría.

-Espero que Leonardo pueda ser más considerado.- Agregó Frida.

-¿Escuchaste, viejo?- Añadió Simón.

El rostro de Frida cambió levemente y apretó las manos que estaban metidas en el traje sin darse cuenta, “Este bastardo, le había costado mucho decir tanto, pero al final añadió algo así, está dispuesto a enojarle, ¿no?”.

Entonces Frida empujó a Simón hacia atrás y volvió corriendo.

-Leonardo, lo siento mucho, pero que el contrato con el Grupo Fernán no se pueda llevar a cabo no es una pérdida para el Grupo Freixa, sino una ganancia, siempre y cuando se pueda conseguir la colaboración con el Grupo Vergara.-

Al oírlo, Leonardo le dedicó una mirada con astucia, -¿Tienes posibilidades de conseguirlo?-

Frida se sorprendió, pero reaccionó rápidamente porque ya estaba preparada mentalmente.

Frida respondió, -Trabajaré duro para conseguirlo.-

Simón frunció el ceño, estaba a punto de decir algo, pero Frida se le adelantó a decir, -Entonces vamos a volver primero a la habitación.-

Luego, antes de que Leonardo pudiera reaccionar, Frida se dio la vuelta y empujó a Simón para abandonar el lugar.

Se podía decir que todo ese proceso duró menos de tres minutos. Pero si dejaba que Simón hablara con Leonardo, probablemente Leonardo se iba a poner furioso de nuevo.

Al entrar en el ascensor, sonó la voz indiferente de Simón.

-¿Quién te dejó tomar esa decisión por tu cuenta?-

El rostro de Frida cambió levemente y explicó, -De todos modos, íbamos a trabajar con el Grupo Vergara, ¿no?-

-¿Por eso lo sacaste como argumento?-

Frida frunció los labios, -Trabajaré duro para conseguir la cooperación con el Grupo Vergara, lo siento...-

¿Se disculpó otra vez? La mirada de Simón estaba un poco gélida, -¿Quién te ha dicho que te disculpes?-

-Entonces… ¿qué quieres que diga?- Frida se dio cuenta de que no hacía nada correcto frente a Simón, y que él podría oponerse a cualquier cosa que ella dijera.

Simón levantó los ojos para mirarla.

La chica delgada estaba envuelta en la chaqueta de traje, solo mostraba una pequeña cara blanca. Sus ojos estaban limpios y claros, más había un rastro de timidez allí.

Era imposible asociarla con la persona que había hablado anteriormente frente a Leonardo por él.

Los ojos de Simón se movieron, -Ven aquí.-

Frida estaba un poco sorprendida, pero aun así movió sus pasos ante lo que dijo.

-¿Qué vas a hacer...?- Antes de que terminara de hablar, la mano grande de Simón se acercó y la llevó hacia sus brazos. Inesperadamente, Frida cayó sobre su regazo.

-Escucha, en ningún momento es necesario que te pongas delante de mí para protegerme.-

Frida lo miró estupefacta.

-Sea en el asunto de Nico de la otras vez o en la discusión que tengo con el viejo, porque mi mujer solo tiene que estar a mi lado y ya está.-

¿Qué? Los ojos de Frida se abrieron en grande.

Creía que lo había oído mal... Así que extendió la mano para cubrirse la boca.

¿Dijo que ella era su mujer?

¿De… verdad?

-¿Qué cara es esa?- Simón la miró descontento y entrecerrando los ojos peligrosamente.

Frida dijo secamente, -Tú-tú acabas de decir que... ¿soy tu mujer?-

Simón se disgustó, le pellizcó la barbilla y le preguntó, -Ya te has acostado conmigo, ¿ahora quieres negarlo? ¿O es que quieres volver con tu exmarido?-

Frida se quedó atónita en su lugar, -Yo...-

-¡No te lo permitiré!-

Los ojos de Simón eran tan oscuros que se unió con el color de la noche silenciosa, y su voz fría y magnética sonaba muy agradable, -No puedes interactuar con otros hombres en el futuro, ¿me has oído?-

Frida se quedó atónita y movió los labios, -Porque... nos hemos costado juntos, ¿por eso admites que soy tu mujer?-