Esposa falsa de Simón Capítulo 123: Aplicar la presión

sprite

Leer Esposa falsa de Simón novela Capítulo 123: Aplicar la presión

La novela Esposa falsa de Simón Capítulo 123: Aplicar la presión es muy buena. En Capítulo 123: Aplicar la presión, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Esposa falsa de Simón, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Esposa falsa de Simón novela Capítulo 123: Aplicar la presión en readerexp.com

Al día siguiente, lo primero que hizo Frida al llegar a la oficina fue ir a la Tesorería para solicitar fondos.

Al principio, la gente de la Tesorería no la trataba bien y parecía impaciente cuando la veía.

-¿Cómo puedo solicitarlo para ti si no tienes ni la factura? Además, esto todavía requiere un proceso y tiempo. -

Frida estaba desconcertada, -Creía que lo puedo solicitar con antelación. -

La empleada del departamento de finanzas la miró directamente con los ojos en blanco, -¿Quién te ha dicho que puedes solicitarlo por adelantado? ¿No conoces las normas cuando te incorporas a la empresa? ¿O crees que puedes hacer lo que quieras sólo porque tienes un ''patrocinador'' atrás? -

Al oírla humillarse así, Frida se sonrojó y se mordió su labio inferior.

Simón le había dicho claramente que podía venir a solicitar los costos, pero ahora la gente del departamento de tesorería decía lo contrario, ¿qué estaba pasando? ¿Acaso los de tesorería no la querían y le daban problemas a propósito, o Simón le había engañado?

Pensando en ello, Frida reflexionó un momento antes de volver a decir, -Eso, ¿ves si te has equivocado? ¿Es cierto que no se puede solicitar por adelantado?-

La mujer se mofó, mirando a Frida como si fuera un idiota, -Preguntas diez veces más será la misma respuesta, ¡dice que no!-

Frida volvió a su despacho disgustada y, tras pensarlo mucho, fue a ver a Simón.

Simón no pudo evitar fruncir el ceño cuando se enteró.

Oops.

Había tenido la intención de que Rafael avisara con antelación al departamento de tesorería, pero se había olvidado de eso y ahora ella no lograba presentar su solicitud.

-¿La empresa no se permite solicitarlo con antelación? Entonces tengo que …-

-Yo digo que sí, ¿la crees a ella o a mí? -

Frida, -… Claro que tú. -

Ella contestó inconscientemente esto. Simón se rió, -Entonces irás de nuevo. -

- ¿Otra vez? - Frida se retorcía los dedos con cierta dificultad, porque parecía que la habían echado y estaba especialmente humillada. Ahora Simón pidiéndole que volviera de nuevo, Frida no se creía capaz de hacerlo.

-Ve. - dijo Simón con firmeza.

-..... Vale. -

Al no tener dinero, Frida sólo pudo salir por la puerta y dirigirse a la oficina de tesorería.

Simón sacó rápidamente su teléfono móvil y llamó a Rafael, -Avisa al departamento de tesorería y dale a Frida una solicitud anticipada de financiación de trabajo. -

Rafael no entendía lo que estaba pasando, ya que era la primera vez que se hacía una exención de este tipo. Pero en cuanto se enteró de que se había hecho una excepción con Frida, lo entendió al instante. Al fin y al cabo, había visto todos los cuidados y atenciones que Simón había prestado a Frida durante estos días.

-Ya veo, ahora mismo informo. -

*

Frida vaciló fuera durante mucho tiempo antes de entrar en la Tesorería. Se preguntó a sí misma si debía volver a hablar con Simón, la empleada del departamento de tesorería que le dijo que tuviera que obtener una factura y que siguiera el proceso.

Él, un presidente que suele quedarse en su despacho sólo para ocuparse de los contratos, podría desconocer estos procedimientos.

Pensando en eso, Frida decidió volver cuando un hombre calvo de mediana edad salió de repente del interior del despacho de tesorería y se apresuró a llamarla en cuanto la vio, -Señora Frida. -

Al oír sus palabras, Frida se detuvo y le dirigió una mirada inquisitiva, - ¿Me has llamado? -

La cara del hombre era sonriente, -Eres la Señora Frida, ¿verdad? Por qué te quedas en la puerta y no entras. Pasa, pasa. -

Frida tenía dudas en su mente. Pero era demasiado entusiasta, así que Frida le siguió.

-He oído a Naomí decir que has venido a pedir finanzas de trabajo, ¿verdad? -

Frida asintió torpemente, -Pero su empleada dijo que tenía que pasar por el proceso y que obtener una factura para hacerlo, yo…-

- ¡No, no hace falta, es ella la que recuerda mal! - El hombre agitó la mano apresuradamente, -Nada de eso, veas cuánto quieres solicitar, te daré el formulario de solicitud ahora mismo. -

Frida, - ¿Está bien…? -

Echó un vistazo al interior y, efectivamente, vio a la chica llamada Naomí que estaba allí dentro, que la miraba fijamente y enfadada.

-Por supuesto que está bien, ¿por qué no? Entra. -

El hombre llamó a Naomí, -Date prisa y consigue el formulario de solicitud para Señora Frida, ¿qué haces ahí parada? ¿Quieres que te despidan? -

Entonces, Naomí se dio la vuelta y, enfadada, fue a buscar el formulario y se lo entregó a Frida, -Rellena esto, solo tienes que escribir la cantidad que quieres solicitar. -

-Gracias. - Frida lo cogió amablemente y pasó cinco minutos rellenando cuidadosamente el formulario.

Naomí la miró con ojos entristecidos y murmuró exasperada al ver su cuidado con lo que escribía, -Que tienes un ''patrocinador'' atrás, por eso te da una excepción especial. -

Frida no la escuchó con claridad y la miró con ojos inocentes. Naomí se sintió repentinamente culpable por lo que acababa de decir, así que se dirigió a ella con voz más viciosa, - ¿Qué? ¿Te he hecho daño? -

Frida no dijo nada, sólo entregó la información que había rellenado, -Empezaré con una petición de quinientos euros, ¿está bien? -

-Tanto, ¿por qué no vas a robar un banco? - Naomí seguía con la misma actitud.

El hombre le dio una palmada en la cabeza a Naomí, la sonrisa en su cara casi se desbordaba, -No te hablas así, ¿ya no quieres tu trabajo? ¿Por qué no recoges tus cosas y te vas a casa ahora? -

Naomí no dijo nada, cubriendo su cabeza con descontento mirando al hombre. Frida notó que el hombre de mediana edad miraba a Naomí con unos ojos cariñosos y llenos de mimos, y los dos le dieron la impresión como si fueran un padre y una hija ….

-Señora Frida, ¿cincuenta euros sería demasiado poco? Al fin y al cabo, eres la ayudante del señor Freixa, quinientos euros no deben ser suficientes, ¿qué tal si te doy otros dos mil euros? -

Frida un oír, la cara produce un ligero cambio, - ¿Dos, dos mil? No debería costar tanto. -

-Papá, ¿estás loco? -

Efectivamente, Naomí exclamó, -Es el departamento de tesorería, le has dado dos mil euros, ¿y si el señor Freixa nos echa la culpa? -

-Quién es tu padre, mocosa, sal de aquí. - El hombre le hizo un gesto para que se fuera y luego sonrió a Frida, -Te subiré la cantidad a dos mil euros enseguida, Naomí, date prisa y ocúpate de esto, no hagas esperar a la Señora Frida. -

Frida se quedó quieta y esperó a que se ocuparan de eso. Se preguntaba en su mente cómo había cambiado tanto su actitud esta vez, ¿era ese Naomí el que le había dado problemas antes? Mientras pensaba en ello, el hombre le dijo, -Lo siento mucho, Naomí tiene un poco de temperamento, pero definitivamente no tiene malas intenciones, Señora Frida ¿podrías por favor no molestarte con ella por la falta de experiencia de Naomí? -

-Es usted muy amable, y se agradece su disposición a que me presente con antelación. - Frida sonrió.

Se dio cuenta de que el hombre era cuidadoso cuando le hablaba, como si tuviera miedo de ofenderla, y parecía que lo estaba presionado. Por ejemplo, … le habló con un sudor en la frente.

Tras escuchar sus palabras, el hombre se relajó visiblemente.

Así que Frida no pudo evitar decir, -Antes Naomí dijo que iba a hacer el proceso, y de repente no lo hizo ¿alguien te llamó? -