Esposa falsa de Simón Capítulo 137: La saliva tiene un efecto hemostático

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capítulo 137: La saliva tiene un efecto hemostático de Gato volador

En Esposa falsa de Simón novela Capítulo 137: La saliva tiene un efecto hemostático autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Esposa falsa de Simón Gato volador Capítulo 137: La saliva tiene un efecto hemostático en readerexp.com

Óliver notó que dio un paso atrás y se puso serio.- ¿Crees que soy el diablo?-

-¿Qué?- Frida no entendió lo que quería decir y lo miró con recelo.

Óliver sonrió con tristeza y dijo, -Si no soy el diablo, ¿por qué me tienes miedo?-

Frida, -... Lo sentimos, hermano.-

Ella no le tenía miedo, sólo estaba preocupada de que Simón estaría celoso cuando lo vio. Ese hombre... A pesar de que no le gusta ella, su posesividad sigue siendo muy fuerte.

Porque ella es su esposa.

-Está bien, no te culpo.- Óliver sonrió suavemente hacia ella. Él dijo, - Resolveré estas cosas, tú sube primero.-

Al escuchar esto, Frida se sintió avergonzada. -No, lo resolveré yo solo, vaya ocupado.-

Ella pensó que no había tenido tiempo para ayudarse a sí misma en la cafetería última vez para expresar su agradecimiento. Se sintió un poco avergonzada ahora que estaba a punto de evitarlo.Entonces ella le susurró,- hermano, gracias por ayudarme en el restaurante la última vez.-

-De nada, ¿finalmente Simón vino a llevarte a casa?-Después de hablar, Óliver sonrió levemente, -todavía se preocupa mucho por ti.-

Habiendo dicho tanto, Frida se dio cuenta de que ya no estaba en la oficina.

Tal vez él no quiere verla.

Frida se sintió infeliz y pensó para sí misma, -Um, podría ser así.-

Óliver descubrió que Frida no estaba contenta y le preguntó preocupado,- ¿qué pasó? ¿Por qué te trata así? ¿Peleaste?-

-Así no. No sé cómo decir que la situación es muy complicada.-

Óliver miró su mirada molesta, pensó que era tan linda, no pudo evitar extender la mano y frotar la cabeza de Frida.-No te preocupes, las chicas tienen que ser felices y sonreír más.-

Frida quedó atónita por esta acción íntima. Ella dio dos pasos hacia atrás.-Gracias hermano, ya veo.-

-¿Estarás libre después de salir del trabajo? Escuché que comer postres te hará feliz. Te di el pastel la última vez...-

Hablando de postres, la expresión de Frida se volvió mala de nueva.-Hermano, no quiero engañarte, aún te digo la verdad.-

-¿Qué?-

-En realidad, no me gustan los postres. Le di el pastel a mi amigo la última vez. Hermano, ¿te enojarás?-

Frida todavía sentía que tenía que dejar clara.Estaba preocupada de que Óliver le daría otro pastel, lo que sería una pérdida de tiempo de los demás.

Óliver no esperaba que ella fuera tan real. Comenzó a paralizarse por un tiempo, de repente se rió y extendió la mano para frotarle la cabeza de nuevo.-Cuñada, estoy muy feliz.-

Frida -¿Qué?-

-Estás dispuesto a decirme lo que realmente piensas, estoy muy feliz.-

La mano de Óliver estaba todavía en su cabeza, y su voz era suave como el viento.-Está bien, no te gustan los postres, ¿qué te gusta comer?-

Frida lo miró, ella estaba pensando en seria. -¿Picante? Hermano, iré a trabajar primero.-Después de decir esto, Frida salió corriendo de la sala de reuniones con su café en la mano.

Se encontró con Simón fuera de la puerta. Frida dio un paso atrás y la taza cayó al suelo en un instante.Porque ella tiene un montón de cosas en la mano, todas las voces son ruidosos.Pero en ese momento casi todos se fueron, al escuchar el ruido y mirar hacia atrás, encontraron que la taza estaba rota y todos se fueron.

Pero Óliver salió tan pronto como escuchó el sonido en la sala de conferencias.-Cuñada, ¿estás bien?-

Óliver inmediatamente sacó a Frida y había fragmentos de vidrio en el suelo.-Tenga cuidada de no lastimar sus pies.-

Simón vio esta escena y se burló. -El hermano mayor está muy preocupado por su cuñada.-

Al escuchar estas palabras, Óliver levantó la cabeza y lo miró con una mirada impotente en sus ojos.-Simón , ¿cómo puedes dejar que tu cuñada haga esto sola?-

-La familia Freixa no admite personas inútiles. ¿Qué más puede hacer ella?-Simón dijo burlonamente.

Óliver frunció el ceño ligeramente.- Hasta donde yo sé, se puso en contacto con Grupo Leguizamo y recopiló todos los materiales para esta reunión.Te equivocas al decir que ella no puede hacer nada.La cuñada menor es una muy buena asistente. No la desperdicie.

-¿Qué? ¿Conoce las habilidades de su esposa mejor que yo?-

-Simón , no digas eso. ¿No sabes qué tipo de persona es Óliver ?-

Simón se hizo aún más enojado.-Realmente no sé qué tipo de persona usted.-

Simón se ha convertido en muy irritable ya explicar a él esa noche. Hablar con Óliver ahora es un poco extraño. Frida pensó por un momento, pero soltó la mano de Óliver. Ella no debería molestarte más a Óliver .

Es posible que el Simón es muy grosero con él porque ella está demasiada cerca a Óliver.

-Hermano, estoy muy bien, puedes irte, puedo limpiar aquí.-

-Cuñada...-

-Por favor hermano.-La voz de Frida se volvió más fuerte de nuevo y Óliver dejó de avanzar.Miró a Frida con simpatía, luego a Simón , y finalmente no dijo nada y suspiró.

-Bien, entonces iré primero, Simón, Frida. Se comunican-

Después de que Óliver se fue, ella suspiró aliviada, se arrodilló y comenzó a recoger los fragmentos de vidrio, poniéndolos en la bandeja poco a poco, recogiendo los fragmentos frente a Simón sin decir nada.

Esta escena enfureció aún más a Simón, se sintió muy incómodo, cuando estaba a punto de dejar que ella tomara la escoba, la mano de Frida fue arañada por el vidrio.

Se detuvo, pero aún así no decir nada, porque Simón estaba mirando a ella. Ella se secó directamente la sangre de su mano y continuó recogiendo fragmentos de vidrio.

Ella no quiere oír a alguien decir que ella pretendía ser patético. Ella no quería ser insultada.

De repente, la silla de ruedas de Simón se detuvo frente a ella, y luego su brazo fue levantada directamente, Frida exclamó y fue atrapada por él.

-Te duele la mano y sangra, ¿no la has visto?- Simón le preguntó enojado.

-Miro... Yo lo vi.- Frida respondió lentamente. Ella quería retractarse de su mano.-No hay nada que hacer contigo.-

-¿No tiene nada que ver conmigo?- Los ojos de Simón eran más feroces que los de un lobo, y se metió el dedo herido en la boca y lo chupó. La cara de Frida se puso roja y estaba ansiosa por retirar la mano.

-¿Qué estas haciendo? ¡Déjame ir rápido!-

La lengua del hombre estaba resbaladiza y le chupó la sangre de los dedos.

Después de mucho tiempo, Simón dejar ir de ella y sonrió maliciosamente. -La saliva tiene un efecto hemostático, deberías agradecerme.-