Esposa falsa de Simón Capítulo 159: Te pago con el pellejo, ¿vale?

sprite

Leer Esposa falsa de Simón novela Capítulo 159: Te pago con el pellejo, ¿vale?

La novela Esposa falsa de Simón Capítulo 159: Te pago con el pellejo, ¿vale? del autor Gato volador es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 159: Te pago con el pellejo, ¿vale?, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Gato volador Construcción Cada personaje en Esposa falsa de Simón es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 159: Te pago con el pellejo, ¿vale? y los capítulos posteriores de la novela Esposa falsa de Simón en readerexp.com

-¿Sacrificarte para protegerla?-El rostro de Veronica se volvió cada vez más desagradable, -Fridita, ¿cómo puedes pensar mal de tu madre? Nunca he tenido estas ideas. Tú también sabes que eres mi hija. ¿Cómo puedo querer que tú te sacrifiques metiéndote en un berenjenal para protegerle a Liliana? -

-¿En serio?-La sonrisa en los labios de Frida se veía extremadamente amarga. Sus manos que habían colocado debajo de la mesa también estaban entrelazadas con fuerza, y las uñas de sus dedos penetraron profundamente en su piel, pero el dolor en estas manos no era nada comparado con lo afligida que se sentía en sus adentros.

-Madre, recuerdo muy claramente lo que dijiste en aquel momento ...que nuestra familia Casaus no podría tener las dos hijas sin futuro. Liliana, tu hija favorita, siempre usaba la mejor ropa desde que era niña y asistía a los mejores cursos. Pienso que yo también soy tu hija, pero tú me tratabas diferente. Lo que tenía que hacer era cuidarla y consentirla, creo que estaba bien que lo hubiera hecho todo esto siendo la hermana mayor, y esto era lo que debía hacer. Pero... ¿ Se te ha olvidado la etapa en la que me divorcié? Después de que yo regresara a casa, madre, no sentiste ni un poco de pena por mí en absoluto, y me obligaste a casarme en lugar de ella llegando al acuerdo con la familia Freixa. En aquel momento, sabías que el hombre con el que me iba a casar era un discapacitado, por lo que estabas reacia a dejar que Liliana se casara, así que resultó ser que yo fui su sustituto.-

Las miradas de Veronica comenzaron a ponerse nerviosas, ella explicó, -Lo de hoy es diferente al pasado, ¿acaso no vives muy bien ahora? Mírale a la empresa donde trabajas es tan grande, vives en una casona, y todavía puedes estar sentada en este lujoso lugar tomando café ahora, ¿con qué más estás insatisfecha?-

Frida se secó las lágrimas, -Madre, si supieras que hoy sería así, ¿no me hubieras dejado casarme, no?-

-Por supuesto que sí... No digas nada más sobre esto, de todos modos, ¡ahora estás viviendo muy bien! ¿No estás contenta? ¿Por qué tienes que pensar en el pasado?-

Veronica comenzó a verse impaciente, especialmente cuando vio los ojos llorosos de Frida se sintió molesta, diciéndole con frialdad, -En todo caso, he venido hoy a decírtelo todo esto para que me des quince mil euros.-

Frida no dijo nada.

-Te digo que tu hermana ya ha llegado hasta este punto. Si no continúa estudiando ahora, estará quedándose sin futuro. ¡Como la hermana mayor, tienes que pensar por tu hermana!-

Frida la miró fijamente y de repente preguntó.

-Madre, ¿soy realmente tu hija biológica?-

Al escuchar eso, Veronica le miró a Frida abriendo bien los ojos con incredulidad.

-¿Cómo puedes decir eso? Te he criado con mis propias manos, de verdad es increíble... ¡ sospechas de mí!-

-Si Liliana y yo somos tus hijas biológicas, entonces por qué ... todo lo que ella usaba desde que éramos niñas era mejor que lo mío, madre, yo también soy una persona común y corriente y tengo sentimientos.-

Veronica estaba tan enojada que se cubrió el pecho con las manos llevando una cara pálida y jadeaba, -Muy bien, mi buena hija en realidad ha comenzado a sospechar de su propia madre ... Está bien, está bien ...os habéis vuelto bien rebeldes, yo, deja que me muera de una vez por todas.-

Mientras hablaba, Veronicase levantó y quería salir, pero respiraba con dificultad y se cayó hacia atrás.

-¡Madre! -, Frida se sobresaltó y rápidamente se levantó para apoyarla con las manos.

Veronica fingió empujarla débilmente, -Tú, eres una hija que no tiene ni la mínima piedad filial, suéltame, quiero irme de aquí ... Ya eres una adulta, has formado una nueva familia, así que no vuelves a necesitar tu vieja madre, sería lo mejor que yo desapareciera en este mundo ...-

Mientras Veronica se quejaba incluso no paraba de sollozar. El escándalo hizo que mucha gente las mirara y luego comenzara a cuchichear.

Un camarero se acercó, -Señora, aquí se prohíbe hacer ruido. ¿Qué te ha pasado? ¿En qué les podemos ayudar?-

Frida sabía que esta era una cafetería de lujo, por lo que creía que armar un escándalo por aquí sería muy impertinente. Cuando el camarero la preguntó en público de esta manera, su cara blanca se puso roja de repente y se disculpó vergonzosamente, -Lo siento, la llevaré de inmediato.-

Luego apoyó a su madre a salir, -Madre, nos vamos a ir de aquí.-

-¡Yo no me voy! -

Veronica se sentó directamente en el suelo como una mujer arrogante e irrazonable, y gritó en voz alta, -Todas vosotros ya están muy rebeldes. He trabajado tan duro para criarte. ¡Así es como me pagaste! Me tratas así a tu biológica madre?-

Lo que hizo Veronica fue un comportamiento insólito en cualquier lugar, y mucho menos en esta cafetería de lujo.

Frida estaba avergonzada y no quería que ella siguiera armando el escándalo por aquí, por lo que no tuvo más remedio que dar un paso adelante para apoyarla con las manos.

-Puedes pedir cuánto quieras y te lo daré, pero primero tenemos que irnos de aquí.-

Al escuchar eso, los ojos de Veronica brillaron, -¿Lo que estás diciendo es verdad?-

-Sí, levántate primero.-

En este momento, Veronica no se resistió más sino que abandonó la cafetería junto con el apoyo de Frida.

Frida pudo sentir el desprecio en los ojos del camarero cuando se fueron.

Las dos estaban de pie entre la muchedumbre de la calle, la tez de Frida se veía tranquila, pero Veronica parecía impaciente, -Frida, ¿de verdad quieres darme ese dinero? Entonces, ¿cuánto me puedes dar? Es mejor que me des un poco más porque vivimos muy mal últimamente, y tú ...-

-Madre.- Frida la interrumpió y dijo suavemente, -¿Qué pasa si te digo que no tengo tanto dinero?-

Ella todavía debía una suma de dinero a su empresa. ¿De dónde podría sacar ese dinero extra para prestárselo a Veronica?

Cuando Veronica escuchó esto, inmediatamente arqueó las cejas y dijo con frialdad

-¿Qué quieres decir con esto? Acabas de decir en la cafetería que puedes darme este dinero, pero ahora vas a faltar a tu palabra?- Después de que terminara de hablar, notó que su actitud era demasiado dura, por lo que se apresuró a añadir diciéndole, -Frida, yo no estoy tratando de aprovecharme de ti, ves que cuando estabas con Kevin, en aquel momento Kevin no tenía ni un centavo y nunca te busqué para pedir dinero prestado? Pero la situación de hoy es diferente. Ahora estás viviendo muy bien. No puedes disfrutar de una buena vida por tu cuenta y hacernos sufrir, ¿no? Frida, solamente necesito quince mil euros, si te sobra el dinero, tampoco está mal que me des veinte mil euros.-

Frida, -... ¿Solamente quieres quince mil euros? ¿tampoco está mal que te dé veinte mil euros? -

Parecía que Veronica no pilló lo que ella dijo , y pensó que su hija creía que esa suma de dinero no era mucho, por lo que tuvo un toque de orgullo reflejado en su rostro.

-Así es, ¿no crees que es una cantidad insignificante? Es solo un poquito para ti, así que Frida, si crees que no es mucho dinero, puedes darme un poco más, y tu papá y yo estaremos agradecidos contigo...-

-Vaya ...-La sonrisa y los ojos de Frida se volvieron extremadamente amargos, -Sí, como te dé quince mil euros o veinte mil euros, toda la familia me agradecerá sin falta.-

Veronica asintió moviendo la cabeza vigorosamente, -Claro que sí, sí.-

-Pero no tengo dinero, madre, si pudiera, claro que me gustaría ayudarte, pero ¿y si no tengo dinero? ¿Qué quieres que haga?-

Hablando de Frida, incluso ella se lo dijo a su madre pegando unos alaridos, su repentina ira hizo que Veronica abriera los ojos como platos debido al asombro.

-¿De verdad crees que vivo muy bien desde que me he casado entrando a la familia Freixa? ¿Nunca te has preocupado por mí durante este mes? No me preguntaste nada cuando llegué a casa. ¿Ni siquiera me preguntaste si estuve bien o no? Ahora cuando te ves conmigo solamente me pides dinero nada más, madre ... te pago con el pellejo, ¿vale?-

Veronica abrió bien los ojos incrédulamente y se cubrió el pecho con una mano.

-Deja de hacer el show, te lo digo en serio. Ahora solo tengo este pellejo para darte. Si crees que mi vida vale mucho, tal vez ... tú puedas quitármela.-