Esposa falsa de Simón Capítulo 176: ¿Por qué no quería irse?

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capítulo 176: ¿Por qué no quería irse?

En Esposa falsa de Simón Capítulo 176: ¿Por qué no quería irse?, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Esposa falsa de Simón Gato volador Capítulo 176: ¿Por qué no quería irse? en readerexp.com

Frida estaba de pie en la entrada de la empresa sosteniendo la caja y esperando a Sofía.

Cuando el auto de Simón se detuvo, Sofía abrió la puerta y empujó a Simón abajar del auto, mirando a Frida con sonrisa, -Anda, Frida, ¿qué tienes en tu mano? -

Tan pronto como la voz acabó, Frida se sintió una mirada fría como un cuchillo que se cayó sobre ella.

La fría mirada de Simón como una serpiente envenenada de frialdad y horrible, Frida no pudo evitar encoger el cuello e inconscientemente, apretó la caja en sus brazos.

Era solo una acción subconsciente, pero el entendimiento de Simón era que ella se apreciaba mucho a esa caja.

Obviamente, cuando subió el auto sin llevar nada, y ahora estaba sostenida la caja.

¿Qué significaba esto?

Uf, era una mujer de recurrir a toda clase de medios.

-No es nada. -Dijo Frida en voz baja luego de apretar la caja,

Sofía sonrió y empujó a Simón hacia adelante, estaban muy cerca de ella, Frida incluso podía sentirse el aire frío que emanaba de Simón cubriéndola fuertemente.

Ella dio unos pasos hacia atrás, tratando de alejarse del cerco de aire frío.

-Frida, ¿Óliver te regaló? ¿Obviamente no llevaste esta caja cuando subiste al auto? -

Al oír esto, la cara de Frida se puso un poco pálida, y pensando que si Sofía pudiera no hablar más.

Entonces le hizo un gesto a Sofía, pero no sabía lo que estaba pasando con Sofía, parecía que ella no se entendió absolutamente lo que Frida quería.

Frida estaba ansiosa, pero no podía decirlo directamente.

Óliver había aparcado el coche y se acercó, sonriendo levemente para contestar la pregunta de Sofía.

-No es nada, le pedí que me ayudara a llevárselo a mis compañeros. -

-Es así, pensé que era un regalo que te regaló Óliver. -Diciendo esto, Sofía frunció el ceño y sonrió, y las miradas eran maliciosas, Frida al principio pensó que Sofía no se entendió su gesto.

¡Ahora se entendió que lo hizo a propósito!

¡Debido a!

¡Sofía sabía que la persona que tuvo relación sexual con Frida esa noche era Óliver!

Al pensar en esto, el rostro de Frida se puso más pálido, se dio la vuelta y dijo, -Vamos a entrar. -

Luego se fue rápidamente.

- ¿Que está pasando? -Preguntó Sofía apropósito.

Óliver la miró con los ojos entrecerrados y luego se fue.

Después de que todos se fueron, cuando Sofía trató de empujar a Simón hacia adelante, Rafael apareció.

-Sofía, a continuación, déjame empujar al Señor Simón. -

-Tranquilo, no pasa nada. -Sofía no se apartó, parecía que no quisiera que Rafael empujara la silla de ruedas de Simón.

Rafael no hico lo que le dijo, se exprimió hacia adelante con su cuerpo alto. -No es necesario, Sofía, es que no conoces el camino de la empresa, yo lo haré. -Sin esperar a que Sofía reaccionara, se fue empujando la silla de rueda de Simón.

Sofía se quedó pasmada en el lugar, mirando fijamente a la espalda de Rafael.

No sabía si fuera su ilusión, ¡se sentía que Rafael estaba en contra ella! ¿Por qué? ¿Era por Frida?

Rafael adelantó rápidamente y alcanzó los pasos de Frida y Óliver y entró en el ascensor. Cuando Sofía estaba acercándose, Rafael se movió hacia la esquina y presionó directamente el botón de cierre.

- ¡Oye, espérame! -Sofía vio que las puertas del ascensor estaban a punto de cerrarse, así que se apresuró a llamar.

¡Uf, no le esperara a una mujer remilgada!

Rafael maldijo en su corazón.

Al segundo siguiente, una pequeña figura salió corriendo del ascensor.

Fue Frida quien tomó la iniciativa de salir corriendo, -Suben primero, yo iré con Sofía después. -

Din-

Las puertas del ascensor acababan de cerrarse y Frida se quedó con Sofía.

-Sofía. -

-Frida ...- Sofía miró hacia atrás, vio que las puertas del ascensor estaban cerradas, y las miradas llenaban de decepción.

Tenía gana de tomar el mismo ascensor con Simón, y parecía que no tenía la oportunidad.

-Déjame llevarte a subir, tomamos otro ascensor. -Frida la llevó a otro ascensor. Cuando el ascensor subió, Sofía miró a la caja que estaba en la mano de Frida, -¿Es Óliver que te regaló? -

Al oír eso, Frida hizo una pausa y luego asintió.

-Es así. -

-Qué bueno. Le dije que le gustaba a Óliver. Definitivamente estás más feliz con él que con Simón. -Sofía habló en voz alta y no le importaba si hubiera alguien que escuchara a sus palabras.

Frida tenía la conciencia culpable, su rostro se cambió repentinamente cuando oyó la alta voz de Sofía, extendió la mano para tapar la boca de ella.

-Me preocupo de que otra gente te oyera, no digas tonterías ya. -

Sofía sonrió y bajó su mano, - ¿A qué tienes miedo? Te digo la verdad. Si de verdad alguien lo escuchara, no tienes nada que temer, es que el niño en tu barriga ...-

- ¡Cállate! -La cara de Frida se cambió drásticamente y gritó.

La sonrisa en el rostro de Sofía se congeló, mirándola pasmadamente por un momento, y bajó la mirada, -Lo siento Frida, no lo sabía que te sientes tan ofendida sobre eso, no voy a hablar más sobre esto... -

Ella se disculpó y Frida se sintió que estaba demasiada nerviosa en ese momento, así que le explicó, -No quise culparte, es solo que la empresa tiene muchos trabajadores, me temo que la gente abrumadora te oyera, y después...provocará problemas. -

-Vale. -

Sofía asomó las manos con rabia, -Pero te dijo con buena intención, es que Simón está ignorándote, y hasta que te dejó a dormir en suelo, de verdad no sé cómo puedes soportarlo hasta ahora. -

-Tengo un acuerdo con él. -Frida suspiró impotente, sus ojos estaban confundidos.

-Han pasado casi dos meses de todos modos, solo quedan unos meses. -

-Unos meses...-Sofía levantó repentinamente su cabeza para recordarle, -Frida, ¿en qué estás pensando? ¿Es posible que realmente tengas que esperar hasta la fecha pactada para dejar a Simón? -

-... ¿No debería ser así? -Frida en realidad no sabía lo que quería, pero si lo dejara de irse ahora.

Parecía haber un poco de desgana en su corazón.

¿Por qué no quería irse? Ni siquiera ella lo sabía.

- ¡Claro que no! -Sofía se puso ansiosa en cuanto lo escuché, -Frida, ¿sabes que en otros cuatro meses todo el mundo sabrá que estas embarazada? si dejas a Simón en ese momento, ¡entonces todos adivinarán que el niño en tu barriga es de Simón...! -

Frida, -... ¿Pasará eso? -

-Según yo, deberías dejarlo temprano y estar con Óliver. Sé que te da vergüenza a hablar con él, ¡puedo hablar por ti! -

Justo cuando llegó el ascensor, Sofía salió corriendo, Frida estaba tan asustada que casi se le paró el corazón y se adelantó para detenerla, -Sofía, no seas imprudente, este asunto hay que plantear con más tiempo. -

- ¿Qué estás planeando? Puedo esperar, él puede esperar, pero ¿puede esperar el niño en tu barriga? Frida, ¿por qué sigues rechazando mi propuesta? ¿estás reacia a dejar a Simón en absoluto? te gusta, ¿verdad? -