Esposa falsa de Simón Capítulo 183: No puedes escapar

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capítulo 183: No puedes escapar de Gato volador

En Esposa falsa de Simón novela Capítulo 183: No puedes escapar autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Esposa falsa de Simón Gato volador Capítulo 183: No puedes escapar en readerexp.com

-No puedes escapar. -Carlos se acercó y le apretó la mano directamente. Luego sujetó su esbelta muñeca. su voz deliberadamente baja parecía extraordinariamente lasciva -Esta noche todos asistirán al evento del banquete. Después de que la competición de natación haya terminado. Hay aún más actividades, incluso si te escapas. No hay nadie que te salve. Más bien deja que lo haga yo. También puedo ser gentil contigo. -

-¡Suéltame! -Frida sacudió su mano con gran fuerza. Su cuerpo dio varios pasos hacia atrás.

¿Qué es lo que le pasaba? ¿Por qué no podía usar sus manos y pies?

Frida miró sus dedos temblorosos. Las blancas mejillas estaban cada vez más rojas.

Un flujo caliente constante subía desde el abdomen. Esta sensación ... era muy familiar.

¡Es exactamente como la última vez que Nico se la llevó y la encerró en la habitación!

¿Podría ... ser que la hubieran drogado de nuevo?

Este pensamiento le vino a la mente y Frida sintió una desesperación incomparable.

-Frida. Ya te he aconsejado antes que tengamos relaciones sexuales. Pero no estás de acuerdo. Entonces tuve que usar este método. Debes saber que ... que todavía me gustas mucho. Mientras seas amable conmigo hoy. En el futuro, te garantizo que nadie se atreve a intimidarte en el departamento. ¿Cómo es eso? -

Frida apoyó su espalda en la fría pared. Se pellizcó los muslos con fuerza. Se dejó despertar un poco.

Pero entonces vio a Carlos caminando hacia ella. Una de sus manos se extendía para desabrochar su camisa. Esos ojos con un brillo obsceno. En la habitación poco iluminada parecían una bestia.

De ninguna manera ...

Ella no podía tener sexo con él aquí.

Si realmente sucedía. Entonces después de esta Simón la miraría con más asco. ¡La encontraría aún más sucia!

¡De ninguna manera!

¡De ninguna manera!

Antes de que Carlos se inclinara. Frida empujó a Carlos con toda la fuerza.

-Si te atreves a tocar siquiera un centímetro de mi cuerpo. Nunca te dejaré ir. -

Carlos pensó en un principio que no tenía mucha fuerza. Quién iba a decir que cayó al suelo cuando ella le empujó.

-¿Aún no ha hecho efecto la medicina? ¿Todavía tienes tanta fuerza? -

- ... ¿Me has dado el medicamento? -

-Frida. No me culpes. Principalmente porque eres demasiado dura. Tuve que utilizar un poco de medidas especiales. -

-¡Depravado! -Frida se mordió el labio inferior. Con el resto de la conciencia le dijo -¿No sabes que yo y Simón somos pareja? -

-¿Qué has dicho? ¿Simón?-

-¿De verdad crees que me han degradado porque ya no me quiere? -Frida se apoyó en la pared. Lo miraba con la respiración entrecortada. -Si realmente ya no me quiere. ¿Y cómo podría degradarme en lugar de despedirme?-

Carlos se quedó boquiabierto ante sus palabras. Por un momento no respondió.

-¿Qué quieres decir? ¿Quieres decir que ... tú y Simón estáis realmente juntos? -

-¡Eso es!-

Para salvarse a sí misma. Frida podía hacer cualquier cosa. Se mordió el labio - Sólo estaba enfadado conmigo, utilizando el descenso de categoría para hacerme sentir arrepentida. Si realmente no quisiera verme. No me habría dejado atrás. ¡Me degradó para que un día pudiera transferirme de nuevo a él! -

Aunque ella misma no creía estas palabras, ¿qué podía hacer ahora? En este lugar de mierda, todo el mundo está en la fiesta. Nadie vendría a rescatarla aunque gritara como una loca.

-¿Lo que has dicho es cierto? -Carlos se quedó boquiabierto. Si realmente es como dijo Frida. Entonces él no puede tocarla.

Si lo hizo. ¿Puede seguir trabajando en la empresa de la familia Fleixa en el futuro?

-Me mandas fuera de aquí hoy. Puedo fingir que no ha pasado nada. Tampoco te expondré. Somos simplemente subordinados y superiores. Pero si me tocas ... lo juro. Incluso si muero. También te bajaré de esa posición. supervisor Cabal. Este tipo de cosas no vale la pena la pérdida. No lo harías, ¿verdad? -

Carlos se quedó en silencio de repente, como si estuviera pensando.

-Carlos. No debes dejarte engañar por ella. Ella ha sido transferida a nuestro departamento desde hace mucho tiempo. Si realmente la echa de menos. ¿Seguiría siendo enviada a usted? -Una voz sonó desde fuera. Era la de Talía. Se le pidió que los vigilara.

Oyó todo lo que ocurría dentro.

Tenía miedo de que Carlos cayera en la trampa de Frida. Se apresuró a persuadirle.

Carlos se congeló por un momento. -Sí. Si Simón realmente te echa de menos. Cómo puede ser que ni siquiera te mire. ¡Cómo te atreves a intentar mentirme! -

-¡No te he mentido! ¡No te estoy mintiendo! - Frida gritó - Estoy diciendo la verdad de todos modos. ¡Piensa en ello! ¿Quieres tu futuro o quieres mi cuerpo? -

-Carlos. Ni siquiera tienes que elegir. Puedes tener ambos. No te olvides de Viviana. Te estamos ayudando. Tu posición no cambiará. -

-¿Quién es Viviana? -Frida hizo una mueca -¿Es ella más poderosa que Simón? -

Carlos dudó.

Frida no podía esperar. Porque sentía que el calor de su abdomen la atacaba incesantemente. Si estaba así por más tiempo, temía no poder controlar su conciencia.

¡Maldita sea!

Frida alargó la mano y se mordió dos dedos para poder mantenerse despierta.

Caminó lentamente hacia la puerta. Mientras caminaba, dijo - Confía en la posición de Carlos. todo tipo de mujer que quieras será tuya... No te equivoques por mi culpa. Ven y abre la puerta. -

-Carlos. ¡No la escuches! Esta es la única oportunidad que has querido. Si pierdes esta. ¡No tendrás otra oportunidad la próxima vez! ¡Carlos! -

Carlos la escuchó decir eso y se dio cuenta.

Sí, es cierto. Esta mujer frente a él pensó durante tanto tiempo. Es tan difícil esperar hasta esta fiesta de aniversario para tener la oportunidad de atacar. Si es así déjala huir ...

-También si tenéis sexo hoy, entonces ella será una perra. Incluso si ella era realmente la pareja de Simón. Él no le gustará de nuevo. Así que no tienes que tener miedo de ella en absoluto. -

La cara de Frida cambió. Rápidamente se dirigió a la puerta para abrirla de un tirón. Carlos también reaccionó. Saltó hacia delante y la abrazó directamente. Se rió lascivamente.

-Muy bien. Si te atreves a decir tonterías entonces. Diré que me has seducido. Simón no me hará nada. -

-¡Suéltame! ¡Suéltame! -Frida levantó la mano y empujó con fuerza. Carlos emitió un gruñido ahogado. Directamente le sujetó los hombros y le arrancó la tela que llevaba. Sus pechos quedaron al descubierto.

De inmediato. Carlos no podía ni abrir los ojos por su belleza pura.

-Frida ... - Carlos tragó saliva inconscientemente. Como si fuera seducido por el diablo. - ¡Siempre que obedezcas mis órdenes! Te lo prometo. ¡Te daré lo que quieras! -

La puerta no podía abrirse. Frida sólo pudo correr hacia el interior, dando la vuelta al otro lado de la mesa. - No vengas a mí. -

Talía, al otro lado de la puerta, oyó el ruido en la casa. Sonrió.

La actividad en el exterior se desarrollaba con gran entusiasmo.

Naomí nadó un rato pero se encontró con que Frida no estaba en la orilla. Así que se distrajo. por eso el campeonato se lo llevó Sofía.

-Pensé que habías dicho que me ganarías. ¿Por qué de repente eres mucho más lenta? ¿Es simplemente porque no tienes suficiente resistencia? -

Al escuchar sus palabras. Naomí la fulminó con la mirada y le dijo fríamente - No tienes que ser presumida. ¿Ni siquiera te diste cuenta de que tu amiga había desaparecido? -

Sofía hizo una pausa y miró a su alrededor. Como era de esperar, no estaba Frida.