Esposa falsa de Simón Capítulo 21: Le falta la palabra tan pronto

sprite

Leer Esposa falsa de Simón novela Capítulo 21: Le falta la palabra tan pronto

La novela Esposa falsa de Simón Capítulo 21: Le falta la palabra tan pronto es muy buena. En Capítulo 21: Le falta la palabra tan pronto, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Esposa falsa de Simón, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Esposa falsa de Simón novela Capítulo 21: Le falta la palabra tan pronto en readerexp.com

Frida agarró el contrato en la mano, los dedos se blanqueaban, sacaba la pluma, firmaba su nombre al final, y luego cargaba el contrato de nuevo, se levantaba a acercarse a él.

Simón levantada cejas satisfechamente -La mujer que puede usar dinero para resolver, es la más simple-

En el siguiente segundo, Frida disparaba el contrato en la mesa fuertemente, Simón inexplicablemente frunció el ceño.

-No uses el dinero para comprarme, me quedo en la familia Fleixa es para conseguir lo que necesito, no me obligaste a matar mi bebé, por eso te agradezco, pero eso ¡no significa que puedas usar el dinero para humillarme! -

-Puf- Simón se burlaba y se veía sarcástica -¿Una mujer así no debería ver el dinero como vida?-

-¡Tú!- Frida sacudió el puño y trató de discutir con él. Pero un momento después, soltó de nuevo, sonrió y dijo -Sí, ya que me ves de esa manera, entonces soy este tipo de persona. De todos modos, sólo estamos tomando lo que necesitamos, he firmado el contrato, y no te preocupes, me iré al llegar la hora-

Ella debía pensar en una solución durante ese tiempo.

-Bueno, espero el día que te vayas-

Al segundo siguiente, la pequeña figura se volvió y se fue de inmediato, sin tomar el cheque en la mesa.

Simón encerró sus ojos largos y estrechos.

Ese cheque tenía mucho dinero, ni siquiera lo miraba, ¿se fingía, o... ¿realmente no te interesaba el dinero?

Si no le interesaba el dinero, ¿cuál era el propósito del matrimonio con la familia Fleixa?

Después de firmar el contrato, Frida tenía una relación contractual con Simón, así se llevaban mejor con menos peleas, ella seguía siendo asistente bajo el nombramiento de Leonardo.

Frida no era estúpida, y la capacidad de trabajar estaba bien, siempre podía aprovechar la oportunidad que le daba.

Menos en una semana, Rafael tenía una visión diferente de esa mujer.

-Señor Simón, me parece que ella en realidad tiene algunas habilidades-

Simón tenía una profunda burla -¿Sí?-

Rafael asintió con la cabeza – los asuntos que le mande, ha hecho muy bien-

Era perfecto, estaba todo en orden.

-¿Sería una tonta que se case en la familia Fleixa por trucos?-

Esas palabras feas... Rafael no podía negarse nada ni respondía, revisaba el itinerario, -hay un banquete en la noche, ¿va a llevar a la señorita Frida juntos?-

-¿Ella?- Simón tocaba la mesa con los dedos, los ojos todavía miraban el contenido de computadora -¿La llevo para ser vergonzoso? -

Rafael no se atrevía a decir nada más, sólo podía callarse.

Más tarde, los dos hablaban algo más, y Rafael estaba listo para irse.

Simón de repente habló -Llama a Frida entrar-

-Vale- Rafael salía de la oficina y sentía confundido.

Simón recientemente parecía haber estado haciendo un montón de cosas que le faltaba la palabra, acababa de decir que Frida fuera vergüenza, ahora me mandaba llamarla, ¿sería llevarla al banquete?

La oficina de Frida estaba al lado, y ella estaba trabajando en algunos documentos cuando Rafael la llamaba.

-Espérame dos minutos, todo estará bien-

-¿Acaso quieres morir?- Rafael se acercaba a ella y le hablaba en serio -Simón te llama ¿te atreves a tardar un minutos?-

Frida fruncía el ceño y dejaba el documento, respiraba profundamente, -Lo sé-

Se levantaba y caminaba hacia la oficina de Simón.

Tan pronto como Frida entraba en la oficina, Rafael se escondía detrás de la puerta y escuchaba.

-Señor Simón, ¿me estás buscando?- Tenía reglas para que ella pudiera trabajar en el Grupo Fleixa, así que no le hiciera a nadie saber la relación entre ellos. En la compañía, ella era sólo su asistente, eso era todo. Debía llamarlo como los demás, utilizando una palabra de respeto.

Al principio Frida no estaba acostumbrada, después de muchas veces de llamadas, poco a poco estaba acostumbrada.

Simón le lanzaba una carta de invitación en silencio.

Frida se sorprendía por un momento, cogía un vistazo y preguntaba -¿Quieres asistir a este banquete?- Frida pensaba rápidamente, y parecía un poco confundida -Recuerdo que la familia Fernán también está en la lista de invitaciones, si no hay otro cambio particular, ellos también asistirán a este banquete, puede aprovechar esta oportunidad para hablar con ellos de antemano sobre la intención de cooperación-

Simón mostraba una sensación de apreciación.

Bueno, la reacción de esa mujer era rápida y su memoria era buena.

-Vale-

-Entonces Señor Simón, me prepararé para usted de inmediato-

-Vienes conmigo-

Frida acababa de dar la vuelta, escuchaba las palabras de Simón, se detenía, mirándolo incrédulamente -¿me refieres a mí?-

-No me gusta hablar con alguien sobre la intención de cooperación en un banquete, tú hazlo-

Al oír aquí, Frida entendía, asintió con la cabeza -Lo sé, voy a ir a hablar con la familia Fernán, entonces con permiso, si no hay otro asunto, salgo primero-

-Hay- Simón la miraba fríamente de principio al pie de Frida, haciendo que Frida se sintiera incómoda y sujetando subconscientemente sus piernas.

-Cámbiate la ropa-

Fruncía el ceño.

Frida miraba a su ropa, todos los cuales eran su ropa anterior, no muy valiosas.

Pero ella estaba cómoda y él no decía nada tampoco, así que Frida siempre lo llevaba.

Ella se mordió el labio inferior y dijo -Lo sé, iré a un centro comercial cercano después del trabajo para cambiar-

-¡Rafael!-

Rafael estaba afuera y la voz de Simón le estremecía.

¿Cómo? ¿lo pillaba de nuevo?

Se había pillado en dos veces al escuchar escondidamente, Rafael prometía no volver a escuchar nunca.

Rafael no se atrevía a tardar y entraba.

-Señor Simón-

Simón que lo miraba fríamente, Rafael entendía su idea y intentaba a preguntar -Entonces, la llevaré a Frida a seleccionar la ropa para el banquete?-

-Vale-

Lo acertaba. Rafael respiraba un suspiro de alivio -Entonces me prepararé-

Media hora después

Tres personas aparecían juntas en el centro comercial

Frida los seguía detrás de ellos y entraba en una tienda de alta gama, la decoración de la tienda era lujosa, también estaba reproduciendo la música melodiosa.

Aunque Simón estaba sentado en una silla de ruedas, su ropa a primera vista era valioso, con un aliento fuerte, la empleada rápidamente sonrió calurosamente para atenderles.

-Buenos días, señor, bienvenido a nuestra tienda-

Simón parecía indiferente, los ojos de color tinta no miraban a la empleada de la tienda en absoluto, pero detrás de él Rafael abría la boca -Dale un vestido a esta señorita, adecuado para el banquete-

Frida se escondió detrás de Rafael, de hecho, tenía un poco de miedo.

La primera vez que entraba en una tienda de este tipo, la decoración de la tienda y esas luces eran tan brillantes que la hacían un poco incapaz de levantar la cabeza, de hecho, ella también a menudo venía a este lugar con sus amigas, pero después de casarse con Kevin, había olvidado ese recuerdo durante mucho tiempo.

El empleado de la tienda tenía una sonrisa, pero después de ver la ropa de Frida, la sonrisa en su rostro no podía durar.

-¿Esta señora?-

-¡Sí!- Rafael asintió con la cabeza, y hablaba en serio -Dale una buena elección, no cometas ningún error-

-Sí, sí, señora, venga conmigo-

La empleada entró al dentro con Frida.

Pronto después, Frida aparecía con un vestido blanco y negro, como estaba Simón, así que el empleado la llevaba a pedir el consejo de Simón.

Simón con los ojos profundos fríos -¡Cambia!-

La cara de Frida cambiaba ligeramente, se daba la vuelta y cambió otra.

Esta vez era negro puro, y Simón levantaba las cejas.

Frida apretaba los dedos en silencio y continuaba girando.

Cambiaba y cambiaba, cuanto más profunda era el ceño fruncido de Simón, la temperatura en la tienda parecía estar cubierta por la presión del aire.

Cuando la empleada la llevaba de nuevo, Simón lanzaba la revista sobre la mesa.

Frida se sorprendía y subconscientemente mordió su labio inferior.

-Si no... O no lo intento, yo...-

Las miradas de Simón como si no la aceptara hacían que ella no pudiera levantar su cabeza, ella sabía que no era atractiva, no estaba adecuada para estos vestidos.

Era una broma que ellas se vestía estos vestidos lujosos.

Sin embargo, Simón hablaba inesperadamente -Estos vestidos para las mayores no le convienen nada, ella no tiene treinta ni cincuenta años-

Al hablar esto, Simón miraba a la empleada.

De repente, la empleada sintió una presión sobre sus hombros, su rostro se había convertido un poco blanco, y asintió con la cabeza en silencio -lo sé-