Esposa falsa de Simón Capítulo 232: Vamos a mi casa, yo cocinaré

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capítulo 232: Vamos a mi casa, yo cocinaré de Gato volador

En Esposa falsa de Simón novela Capítulo 232: Vamos a mi casa, yo cocinaré autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Esposa falsa de Simón Gato volador Capítulo 232: Vamos a mi casa, yo cocinaré en readerexp.com

¿Divorciarse de ella? Al escuchar estas palabras, Simón frunció el ceño de inmediato, en realidad antes había pensado en divorciarse de ella, pero después de vivir juntos con ella por un tiempo, de repente descubrió que esta mujer no era lo que él pensaba, tal vez ...

-Sé que de toda forma te preocupas por el niño que está en su barriga, pero el estado de salud de su cuerpo no la permite abortar, por eso tienes que tratar de aceptarlo. -

Al escuchar de esto, Simón levantó los ojos y miró a Raquel, -Raquel quieres decir que tengo que obedecer lo que me arregló por la familia Freixa, ¿viviré junto con esa mujer en el futuro? Incluso... ¿no me importa si ella tiene la relación sexual con otro hombre y me traiciona? -

El gesto de Raquel se cambió un poco, y luego dijo impotente, - ¿De qué estás hablando de tener relación sexual con otro hombre y te traicionara? Recuérdate ella tuvo el embarazo antes de casarse contigo, solo porque ella conoció a alguien que era un malvado, si le gusta, debe sentirse lástima a ella y la trata mejor en el futuro. La veo ... ella tiene los ojos con mucha claridad y no tiene malas intenciones. Lo más importante es que ahora estás en una silla de ruedas, ella no te desprecia, sin embargo, te defendió muchas veces, no existe mucha mujer tan bondadosa como ella. -

Simón escuchó estas palabras y estaba de acuerdo con lo que dijo Raquel, pero también escuchó algunas palabras especiales, entrecerró los ojos y miró peligrosamente a Raquel, - ¿Quién dijo que me gustaba? -

Al inicio Raquel solo lo dijo casualmente, no esperaba que Simón disputara con ella por ese dicho, de repente ella pensó en algo y se echó de reírse, - ¿Qué pasa? Te he hablado tanto, ¿pero solo oíste a estas palabras? No sé si te gusta o no, pero en realidad estás dando importancia a ella, ¿de verdad? De lo contrario, ¿por qué la última vez dejaste a Rafael que me llevara allá para ayudarla? ¿Estaba entremetido o estaba haciendo beneficencia? -

Cuando Raquel criticaba a Simón, con una actitud implacable y Simón se quedó aturdido.

- ¿No has pensado por qué hiciste eso para ella? -Raquel le preguntó.

Después de ver que el gesto de Simón se cambió bruscamente, Raquel se quedó riéndose con triunfo, puso unos frascos de medicina sobre la mesa. -Las heridas de ella no se pueden tocar el agua en estos días y es necesario limpiar, desinfectar y echar los apósitos todos los días, tienes que cuidarla bien. -

Al escuchar esto, Simón frunció los labios, -Tengo mucho trabajo, la traeré aquí todos los días. -

-Estoy muy ocupada. Si no hubiera problema muy grave, no me molesta, puedes resolver estas pequeñas heridas, ¿No sabes cómo cambiar la medicina? Entonces dejas que las heridas de ella continúen doliendo o que se inflaman. -

Después de terminar de hablar, Raquel se dio la vuelta y caminó hacia el frente de la oficina para abrir el cajón, justamente una enfermera tocó la puerta para recordarle, -Raquel, tienes una operación en media hora y es la hora para los preparativos. -

-Está bien, voy enseguida. -Raquel asintió. La enfermera se fue. Raquel miró a Simón. - ¿Oíste? Voy a ejecutar una operación pronto. Ella está descansando en mi oficina, después de despertarse, llévala a casa. -

Raquel empacó sus cosas rápidamente y se fue, dejó a Simón solo en la oficina, él estaba pensando en algo, mirando a los frascos de medicina, y finalmente extendió la mano y regañadientes cogió los frascos de medicina en su palma.

Dentro de la oficina estaba tranquila y Frida debía aún estar durmiendo.

De hecho, Frida no estaba dormida. Después de que Raquel salió, se levantó de la cama y quiso salir, pero cuando se acercó a la puerta, de repente escuchó la conversación entre los dos, por eso escuchó de toda la conversación.

Después de escuchar, no se atrevió a salir, porque tenía la conciencia culpable, por lo que solo podía volver a la cama y acostarse con los ojos cerrados.

Pero ella se sentía mucho dolor, y todo el cuerpo estaba pegajoso después de aplicar el medicamento, y era muy incómoda acostarse, por lo que Frida frunció el ceño.

No sabía que había pasado cuánto tiempo, hubo un ruido repentino afuera, era el sonido de ruedas rodando, aunque el sonido era muy suave, estaba demasiado tranquila en la oficina, y Frida podía escucharlo con mucha claridad.

Al darse cuenta de que probablemente que Simón entró, Frida pensó en la conversación anterior entre Raquel y él, sus pestañas temblaron levemente, y luego se volteó su cuerpo silenciosamente, y se quedó su espalda hacia la puerta.

De lo contrario, cuando Simón entró más tarde y podía descubrir que ella no estaba durmiendo.

La puerta se abrió y Simón entró.

Sus ruedas rodaron suavemente hacia la cama, mirando a Frida que se estaba acostada en la cama, justamente vio a las cicatrices en su brazo blanco y su cuello.

Cuando vio a estas cicatrices, había una pizca de cruel en sus ojos oscuros.

¡Nunca perdonaría a las personas que la lastimaron fácilmente!

Frida se estaba acostada e inexplicablemente se sentía que el aire circundante se puso frío, y el aire frío estaba llenado de un amenaza y fiereza, los hombros de ella se temblaron, ¿qué estaba pasando?

¿Simón descubrió que ella estaba fingiendo dormirse?

Al pensar en esto, Frida tembló las pestañas, iba a moverse, se sentía que el aliento de Simón se le aceraba, resultó que él estaba detrás de ella, en ese momento, él extendió la mano y retorció la esquina de su ropa suavemente.

Frida quería encogerse inconscientemente, pero pronto se contuvo.

Simón ... ¿qué estaba haciendo?

Sin embargo, lo que Frida no sabía que Simón estaba mirando fijamente a las heridas en su espalda, y luego sus ojos negros se volvieron más oscuros que la noche por la rabia.

Simón se quedó mirando por un poco rato, pero para Frida que estaba fingiendo dormirse, estaba sufriendo cada minuto, y su piel estaba expuesta al aire, quería moverse, pero no se atrevía, porque temía que Simón descubriera que ella estaba fingiendo de dormir, entonces en ese momento debería ser muy embarazosa.

Solo podía contenerlo, y finalmente Simón bajó los dedos, Frida exhaló un suspiro de alivio, sintiéndose mucho más cómoda por todos lados.

Al cabo de un momento Simón salió y Frida finalmente se sentía relajada, lentamente se dio una vuelta y miró pensando al lugar donde estaba Simón en ese momento.

Después, Frida realmente se quedó dormida, cuando ella se despertó, ya era de noche, Frida se sentó y descubrió que el dolor en su cuerpo se había aliviado mucho, ella admiró a las habilidades médicas de Raquel y a la eficacia de los apósitos. -

Pero...

¿Dónde estaban los demás? La oficina estaba silenciosa, Raquel debía a ejecutar la operación, y ¿a dónde se fue Simón?

Pensando en esto, Frida se levantó rápidamente, pero algo se cayó de su cuerpo, cuando miró hacia abajo, se dio cuenta de que era la chaqueta de Simón.

La chaqueta... Frida la recogió, no esperaba que Simón la cubriera con su chaqueta, ese significaba que después de dormir, ¿Simón entró a la oficina de nuevo?

Al pensar en eso, Frida de repente se sentía un poco triste.

Se levantó y salió con la chaqueta, se encontró que Raquel ya había regresado.

-Ya estás despierta. -Raquel la miró y sonrió, Simón estaba ocupado y salió con Rafael. ¿Vas a cenar conmigo esta noche? -

Al escuchar la pregunta, Frida su quedó aturdida por un instante, y luego asintió inconscientemente.

-Está bien, pero ... ¿dónde está Simón? -

Al ver que aún sostenía la ropa de Simón en la mano, Raquel no podía evitar reírse, -Si quieres saberlo, ¿por qué no lo llamas y lo preguntas? -

¿Lo llamaba a preguntar?

Frida frunció los labios, -Tía Raquel, ¿a dónde vamos a comer? -

-Vamos a mi casa, yo cocinaré. -