Esposa falsa de Simón Capítulo 240: ¿Adónde fue?

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capítulo 240: ¿Adónde fue?

En Esposa falsa de Simón Capítulo 240: ¿Adónde fue?, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Esposa falsa de Simón Gato volador Capítulo 240: ¿Adónde fue? en readerexp.com

Después de llegar al hospital, Rafael contó a Raquel los detalles de la situación, Raquel sacudió la cabeza impotentemente, limpió su herida y la desinfectó de nuevo, al final puso la medicina para ella, luego le aconsejó que descansara bien.

Mientras se alejaba Frida, Raquel no podía aguantar a decir, -Frida, yo te trato como mi familia, tengo algo que decirte directamente, tu herida parece muy grave, pero no hace falta que vengas al hospital cada día, tienes que rogar a Simón que te ponga la medicina, ¿lo entiendes?-

Frida se sonrojó por lo que dijo, -Lo siento tía, lo recuerdo, nunca voy a venir a molestarte.-

Al oír esto, Raquel la miró impotentemente, -¿Qué estás pensando? No me refiero que me molestas, sino es que no puedes venir al hospital todo el tiempo para que yo te arregle la herida, tienes que aprender a dejar que Simón te ayude, ¿lo sabes? Como una mujer, a veces tienes que ser blanda, no demasiada terca.-

Frida reflexionó un instante, de repente entendía que Raquel le estaba enseñando cómo tratar a Simón.

-Tía Raquel, yo...-

-No olvides lo que te dije el otro día, aunque Simón parece tener una apariencia empedernida y siempre te habla las palabras desagradables, en realidad es una persona muy sensible y vulnerable en su corazón, su apariencia es muy diferente de su corazón, tienes que encontrar una manera de tratarle, ¿sabes?-

Hablando de eso, Raquel agarró su mano, -No digas a nadie que te lo dije yo, piénsalo detenidamente, ¿entiendes?-

Después de despedirse de Raquel, Frida regresó a la familia Freixa, después de regresar a casa, pensaba mucho por sí misma, de repente cogió el celular y quería enviar un mensaje por WeChat a Sofía.

No tenía muchas amigas, Sofía era una amiga entrañable suya, además conoció a Naomí recientemente.

Ahora tenía muchas preocupaciones, quería compartirlas con alguien.

Acababa de poner palabras para enviar a Sofía, pero no las mandó, pensaba en lo que ella le había dicho antes, estaba dudando si debería comunicar sus preocupaciones con ella, ¿si iba a insultar a sí misma?

Pensando en esto, Frida respiró profundamente y finalmente dejó el celular.

Vale, era mejor que seguía su corazón.

Así que al mediodía, Frida fue a la compañía a buscar a Simón para almorzar juntos, resultó que cuando llegó a la compañía, descubrió que Simón no estaba.

Preguntó a la guardia y se enteró que él se había marchado de la compañía muy temprano, según lo que dijo la guardia, Simón se fue de la compañía justo después de que ella se había salido.

Al enterarse esta noticia, Frida reflexionaba.

En ese momento Simón le pidió a Rafael que la llevara al hospital, decía que él tenía la reunión.

Obviamente la reunión era muy importante, así que sólo hacía una pausa efímera a la mitad de la reunión, ¿pero por qué se fue de la compañía enseguida? ¿Había algo particularmente importante? ¿Más importante que la reunión?

Frida tenía mucha curiosidad, pero no pensaba más en eso, fue a buscar a Naomí a almorzar, resultó que no vio a Simón toda la tarde, él tampoco regresó a la compañía, Frida tenía que volver a la familia Freía sola.

Frida creía que lo vería por la noche, por eso no ponía la medicina, porque ella recordaba todo lo que le había dicho Raquel, pensando que él podría ayudarle.

Así que al principio se sentaba en el sofá y lo esperaba, hasta entonces, se quedaba dormida, cuando se despertó, descubrió que la casa estaba vacía, no había nadie.

Frida levantó la mano y se frotó los ojos conscientemente, Simón... ¿todavía no había vuelto?

Después de frotarse los ojos, sacó el celular y echó un vistazo.

Se dio cuenta que eran las doce de la noche.

Tan tarde...

¿Acaso ella estaba durmiendo en sofá unas horas?

Frida tenía un poco de frío, se levantó y se puso un abrigo, luego salió de la puerta a buscar a Simón.

Fue al cuarto de estudio, pero no lo vio, al final sólo se podía preguntar a la criada.

-¿No ha vuelto señor Simón?-

La criada la vio y respondió, -Señora Frida, ¿por qué no descansa tan tarde?-

Frida movió los labios, preguntó otra vez, -No me respondes a la pregunta que te he dicho.-

La criada respondió respetuosamente, -Señor Simón todavía no ha vuelto, probablemente está ocupado en el trabajo, ya es muy tarde, señora Frida, descanse temprano.-

Después de decirlo, la criada se fue.

Frida se quedó quieta, era tan tarde pero no regresó.

¿Se fue para hacer algo?

Pensando en esto, Frida recordaba lo que había pasado en la compañía durante el día, él se fue de la compañía temprano por la mañana, luego ella esperaba en la compañía toda la tarde sin verlo, ni siquiera regresó a casa hasta ahora.

Acaso... ¿Le pasó algo?

Frida estaba nerviosa, sacó el celular con prisa para llamar a Simón.

Pero se dio cuenta de que la otra parte no contestó a la llamada, Frida se preocupaba mucho, sólo podía elegir otra opción, que llamó a Rafael.

Rafael contestó después de llamar varias veces Frida, su voz parecía un poco ronca porque fue despertado.

-¿Aló?-

-Rafael. Soy yo.-

-...¿Quién? ¿Quién eres? ¿Señora, señora Frida?- Al principio Rafael estaba un poco confundido, más tarde reconoció la voz de Frida, luego parecía que de repente él se despertó, entonces Frida escuchó unos sonidos inarticulados, ella dejó el celular un poco lejos cortésmente, pasó un rato, cuando ella oyó la voz de Rafael vino desde el celular, volvió a ponerlo en su oído.

-Perdón, señora Frida, he tardado un rato, ¿para qué me llame?-

Según su tono, parecía que Simón no estaba a su lado.

Pensando en esto, Frida le preguntó cuidadosamente, -Yo quería preguntarte... ¿Hoy no has seguido a Simón?-

Al oír el nombre de Simón, Rafael parecía pensar en algo, de repente se convirtió en temeroso.

-Señora Frida... ¿Por qué lo preguntas? ¿Qué pasa?-

-Él... él no ha vuelto a casa hasta ahora, me estoy preocupando por él.-

-¿Qué?- Rafael se sorprendió, -Todavía no ha vuelto?-

Frida asintió con la cabeza y dijo, -Sí, ¿sabes dónde está?-

-¡Joder!- Rafael estallaba de ganas de decir una frase áspera, -¿Cómo que señor Simón podría ser acosado por ella hasta ahora? ¿Qué hora es?-

Esta frase era la queja de Rafael, aunque dicho en voz baja, Frida oyó un poco, pero no clara, sólo podía preguntar con perplejidad, -¿Qué has dicho?-

-Nada.- Rafael reaccionó y lo negó, -No pasa nada, no te preocupes señora Frida, ahora mismo voy a llamar a señor Simón.-

-Pero no contesta la llamada.-

Frida mordió el labio inferior nerviosamente y siguió diciendo, -Tú... ¿podrías llevarme a buscarle?-

Frida estaba muy curiosa, él estaba ocupado todo el día, ¿qué había hecho?

-Señora Frida...- Rafael dijo con vergüenza, -Quizá que no pueda, ya es muy tarde y además estás lesionada, si señor Simón supiera que yo te lleve fuera, me castigaría.-

-No pasa nada, mi herida está mucho mejor, sólo me preocupo por él.-

-No se preocupe señora Frida, voy a buscar a señor Simón ahora mismo, que descanse temprano.-