Esposa falsa de Simón Capítulo 261: Yo caminaré contigo.

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capítulo 261: Yo caminaré contigo. de Gato volador

En Esposa falsa de Simón novela Capítulo 261: Yo caminaré contigo. autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Esposa falsa de Simón Gato volador Capítulo 261: Yo caminaré contigo. en readerexp.com

Diego fue un hombre profundamente escondido. La mayoría de la gente no lo entendía en absoluto.

Incluyendo Carmen, ella había estado con Diego durante tanto tiempo y todavía no podía entender a través de sus pensamientos. Fue más, Frida acaba de contactarlo.

Las dos personas tenían ideas diferentes.

Frida no podía pensar en un problema tan arraigado, solo usaba su corazón para sentir cosas y personas. Diego realmente parecía un hermano mayor para ella.

Ella misma se sintió muy extraña. Porque... Ningún hombre la había dado a este sentimiento.

Pero Diego realmente podía hacerlo. Más tarde, Frida consoló a sí misma de nuevo, pensando que era probablemente la razón por la cual él era el hermano mayor de Sofía.

Pensando en esto, Frida repente se sintió aliviada. Ella respondió a la pregunta de Diego suavemente.

-Hay un par de padres y una hermana menor en mi familia.-

¿Tiene una hermana menor? Diego frunció los labios y le preguntó. -¿Vivieron juntos desde la infancia?-

Al escuchar estas palabras, Frida se quedó estupefacta y asintió con la cabeza para responder. -Claro.-

Diego estaba perdido en sus pensamientos. La información que encontró Carmen en ese momento era la misma. Había vivido con sus padres desde que era niña, incluso cuando fue secuestrada, y nunca fue admitida ante la persona equivocada.

"Pero... ¿En qué enlace ocurrió el error?"

"Si realmente es la hija de la familia Casaus. ¿Cómo Frida tuvo un temperamento tal? ¿Por qué dos personas fueron exactamente iguales cuando están calladas?"

"¿Se podría decir que dos personas que no están relacionadas por sangre en este mundo pueden ser tan similares?"

Diego se quedó en silencio. Cerrar los ojos se parecía a pensar en algo importante.

El coche volvió a estar en silencio y Frida no dijo nada en su chaqueta.

No supo cuántas luces de neón pasaron y cuántos edificios altos pasaron. Cuando Frida se despertó, el coche se había detenido no lejos de la casa de la familia Freixa.

-Frida, para evitar las calumnias de otras personas, sólo se puede bajar aquí. -Carmen volvió la cabeza y le dijo con una sonrisa en su cara.

Frida miró por la ventana, era una intersección familiar. Ella miró a Carmen muy agradecida. Antes de abrir la puerta, se quitó la chaqueta del traje y se la dio a Diego. -Muchas gracias hoy. Voy a dejar en primer lugar, y yo te tratar a cenar si tengo una oportunidad la próxima vez.-

Cuando supo que iba a invitarle a cenar, Diego movió los labios y asintió. -Estaré libre en dos días.-

Frida se detuvo cuando ella se bajó del coche. Dijo con una sonrisa después de un rato. -Está bien, me pondré en contacto contigo en unos días.-

Después de que Frida se fue, Carmen no pudo evitar decir. -Diego, ¿sería demasiado obvio para usted?-

Al escuchar estas palabras, Diego miró a Carmen. -¿Dónde fue obvio?-

Carmen negó con la cabeza con torpeza. -No, usted tiene sus propias ideas. Diego, una cosa que no entendió.-

Después de terminar de hablar, Carmen incluso le pidió al conductor que cambiara de dirección.

La mirada de Diego todavía cayó en la figura esbelta que se fue. -¿Mi actitud hacia ella te hace preguntarte?-

Carmen asintió. -Sí. Te he estado siguiendo durante tanto tiempo. Yo te vi por primera vez... semejante... Trate a una mujer. Pero en tus ojos... Todo lo que estoy confundida.-

-Sin duda. Este asunto no tiene nada que ver contigo.- No hay ola en los ojos de Diego.

Al escuchar lo que dijo, Carmen no pudo preguntar más. Pensando en esto, Carmen sonrió levemente y asintió. -Está bien. Dices que no tiene nada que ver conmigo, te creo.-

Los claros ojos negros de Diego bajaron y dijo después de un rato. -Vas a comprobar la información del propietario de la familia Casaus. Lo quiero todo.-

Carmen se sorprendió al oír esta frase. -Diego. ¿Necesitas la información del propietario de la familia Casaus?-

-Primero debe investigar este asunto. Si encuentra alguna noticia, por favor dígame, no puedes perderte ninguna información.-

-Está bien, lo sé.- Aunque Carmen estaba conmocionada en su corazón. Pero no se atrevía a desobedecer la orden del Diego, por lo que ella asintió y aceptó.

Cuando el conductor estuvo girando. Carmen miró hacia arriba y vio a la figura caminanda sola en la distancia, tan esbelta y frágil, con su largo cabello meciéndose con la brisa fresca, sintiendo que se la llevaría en el próximo segundo.

*

Frida caminó a casa sola.

Casi no había vecinos en el camino de regreso a la casa de Freixa. Debido a que esta área fue propiedad de la casa de Freixa, todas las demás áreas se habían construido en áreas verdes.

Sólo había luces de la calle a lo largo del camino. La luz cálida brilló sobre el cuerpo de Frida, y caminaba lentamente a cada paso.

Miró el largo camino, luego se detuvo de repente y comenzó a sentirse perdida.

Este no era su camino a casa.

Pero, ¿dónde estaba su camino a casa? Ella tampoco conocía el camino a casa.

Se escuchó el sonido de un automóvil detrás y Frida no miró hacia atrás. El coche se detuvo junto a ella, y luego una voz familiar sonó. -¿Qué estás haciendo aquí?-

Al oír este sonido, los hombros de Frida temblaron, y luego caminaron hacia adelante sin mirar atrás.

Esta era la voz de Simón, la escuchó bien.

¿Por qué él estuvo aquí?

-¡No te muevas!- Simón dijo con severidad. Frida no escuchó, pero caminó hacia adelante.

-¿Tienes que sacarme del coche y caminar contigo?-

Frida se detuvo y luego volvió a mirar a Simón.

Él estuvo mirando a ella.

-Entra en el coche.-

Frida dejó en su lugar y se negó a entrar en el coche.

Los ojos de Simón eran tan agudos como bestias salvajes en la oscuridad, sentada en el coche mirándola con severidad.

Los dos se enfrentaron entre sí en silencio. De repente Simón dijo, - Abre la puerta.-

Rafael que estaba sentado al frente, escuchó su orden de abrir la puerta. Entonces le preguntó. -¿Quieres bajarte? pero...-

-No queda mucho, regresa primero.-

Simón empujó la silla de ruedas fuera del coche solo y luego ordenó.

Rafael asintió.

Después de que el coche se alejó, hubo una persona extra bajo la luz de la calle solitaria.

Simón se sentó en una silla de ruedas, cerca de ella.

-Si quieres caminar, también puedo acompañarte.- Dijo con frialdad, en un tono extraño. Simón originalmente quería obligarla a subir al auto. Pero pensó en lo que le dijo Rafael por la tarde.

Pensó que, "Quizás esta sea una oportunidad para que él cambie."

Para esta mujer, rompió las reglas una y otra vez.

Frida miró a Simón que estaba sentado en una silla de ruedas, aunque sus ojos estaban fríos, ella la sorprendió cuando lo dijo.Entonces ella respondió. -¿Quién quiere que camines conmigo? Puedo caminar sola.-

Después de hablar, Frida se dio la vuelta y se fue.

Simón se sintió infeliz y dijo con frialdad. -Vienes y me empuja.-

-¿Por qué?-

Simón se burló. -El hecho de que me bajé del coche para usted! Mujer estúpida.-

¿Mujer estúpida?

Esta fue la primera vez que Simón la regañó. Frida se sonrojó enojado. ¿No era suficiente insultarla antes, pero ahora todavía la estuvo regañando por mujeres estúpidas?

Frida apretó los dientes. -Tiene las manos, empuja la silla de ruedas usted mismo!-