Esposa falsa de Simón Capítulo 266: Se enamoraría de ella

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capítulo 266: Se enamoraría de ella de Gato volador

En Esposa falsa de Simón novela Capítulo 266: Se enamoraría de ella autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Esposa falsa de Simón Gato volador Capítulo 266: Se enamoraría de ella en readerexp.com

Rafael miró la escena, con el rostro sereno y tras un momento dijo con calma, -Te estás equivocando.-

Tras decir eso, la abrazó y le dijo con calma, -Te acompañaré a tu habitación.-

Naomí todavía estaba muy sorprendida y antes de que pudiera reaccionar, fue llevada por Rafael.

Luego, en su propia habitación, Naomí se sintió despierta por el asombro.

-He visto a Simón...-

-Estás borracha.- Rafael la miró fríamente, -No has visto nada.-

-¿Verdad?- Naomí parpadeó con una expresión graciosa. Pero acababa de ver al hombre ponerse de pie…

¿No era Simón un lisiado? ¿Cómo podía ponerse de pie?

-Sí, es verdad.- Rafael la miró solemnemente, -Tienes que dormir ahora y todo volverá a la normalidad mañana.-

-Vale.- Naomí asintió y se dirigió a su cama. Luego se tendió directamente en ella y pronto se quedó dormida.

Rafael que estaba en la habitación, -...-

La respiración de Naomí se estabilizó rápidamente y tras asegurarse de que estaba realmente dormida, Rafael respiró aliviado, salió de la habitación y cerró la puerta.

Estaba muy solemne mientras cerraba la puerta.

Después volvió al salón, el hombre alto y guapo se había sentado de nuevo en su silla de ruedas, con Frida en sus brazos. Le miró a Rafael fríamente.

-¿Ella lo vio?-

La voz de Simón era fría.

Rafael, muy asustado, asintió y luego sacudió la cabeza.

-Señor Simón, ella está tan borracha que seguro que se olvidará.-

Simón no dijo nada y el ambiente en la habitación era aterrador. Rafael dudó y finalmente intercedió por ella, -Es la mejor amiga de Frida, así que si usted le hace algo, probablemente Frida no estará contenta, ¿verdad? -

Tras decir esas palabras, Rafael sintió que Simón la miró con una mirada aguda. No se atrevió a levantar la vista para mirar los ojos de Simón, así que solo pudo bajar los ojos y agachar la cabeza.

-¿Estás intercediendo por ella, Rafael?-

Rafael sudaba y dijo temblando, -¡No, no! Solo digo la verdad.-

-Bueno.- Simón dijo con una sonrisa fría, -Como Frida ha bebido tanto con ella, puedo hacerle algo, pero...-

¿Cómo? Rafael quería saber qué haría Simón con Naomí, pero no se atrevió a preguntar.

Pasó tanto tiempo que Rafael pensó que Naomí iría a morir, pero por fin escuchó la voz de Simón.

-Esta vez es la excepción. Quédate y arregla el asunto. Deberías saber la gravedad del asunto.-

Rafael se sorprendió y levantó la vista bruscamente, -¿Señor Simón, no vas a hacerle algo?-

-Esto no significa que puedas relajarte.-

-¡Sí!- Rafael asintió de inmediato, -Me quedaré a arreglar el asunto y le preguntaré cuando se despierte. No se preocupe, Señor Simón. Yo sé qué hacer.-

Después de obtener la respuesta que quería, Simón ya no tenía motivos para quedarse y además, la mujer en sus brazos estaba inquieta, que estaba incómoda y no paraba de moverse. El olor a alcohol y a barbacoa lo envolvía.

Si no se hubiera preocupado por ella, probablemente la habría tirado al suelo.

-Estúpida, no me obedeces.- Simón bajó la cabeza y le mordió con fuerza los labios sonrosados con enfado.

-...- La Frida borracha gritó de dolor e inconscientemente golpeó su mano. Antes de que golpeara su cara, Simón agarró su muñeca y la apretó con fuerza, -Yo iré primero. Tú quédate.-

-Vale, Señor Simón.-

Simón se fue con Frida y la casa se fue calmando poco a poco.

Rafael sudaba mucho. Solo él y Raquel sabían el secreto de que Simón no era un lisiado, incluso Frida no lo sabía.

Antes cuando Frida casi lo sabía, la decisión de Simón de matarla asustó a Rafael.

¿Cuál era la actitud de Simón hacia Frida? A los ojos de Rafael, Simón se había enamorado de Frida, pero aun así podría haber hecho esa decisión.

¿Y Naomí?

Era una empleada normal, así que Simón iría a hacer la misma decisión, ¿no?

Así que sudaba mucho y afortunadamente... Afortunadamente al final Simón le dejó arreglar el asunto y dejó a Naomí en paz.

Parecía que Simón había cambiado mucho. Después de todo no consiguió mucho de lo que dijo.

Y este cambio pudo tener algo que ver con Frida...

Pensando en eso, Rafael se secó el sudor de la frente. Luego entró en la habitación, miró a Naomí, que dormía en la cama, y sacudió la cabeza sin remedios.

Por suerte Naomí estaba muy borracha y no estaba muy inteligente.

Si no estaba borracha...

Rafael no se atrevió a pensar en ello.

Por otro lado, Simón se subió al coche tras salir de la casa de Naomí con Frida.

Esta noche Rafael y él vinieron junto con el conductor. El conductor ayudó a abrir la puerta, empujar la silla de ruedas de Simón al coche y cerrar la puerta.

-¿Señor Simón, vuelve a La familia Freixa?- El conductor, sin atreverse a mirar a Frida, preguntó respetuosamente.

Simón se quedó atónito. Iba a llevar a Frida a La familia Freixa.

Pero esta mujer no estaba quieta últimamente y no tenía tiempo para cuidarla en La familia Freixa...

Tras un momento, Simón dijo, -Ve a la Villa HoiKong.-

-Sí, Señor Simón.-

El coche dio un giro en la oscuridad y desapareció rápidamente.

Simón miró a Frida en sus brazos, que ahora estaba más quieta que antes, pero todavía frunció las cejas, con los labios pálidos pero húmedos.

La Villa HoiKong era una propiedad privada de Simón, que nadie conocía, y todos los años en el cumpleaños de su madre, iba allí para quedarse dos o tres días, así que el conductor se sorprendió al ir allí temprano esta vez.

Además Simón llevaba a esta mujer.

¿Qué quería hacer con eso? ¿Ya se enamoraría de Frida?

Pensando en eso, el conductor se sorprendió ligeramente.

Llevaba muchos años siguiendo a Simón y era un ayudante confiable de Simón, por lo que sabía algunos asuntos de Simón, pero nunca hacía preguntas.