Esposa falsa de Simón Capítulo 275: No Quiere Creer

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capítulo 275: No Quiere Creer de Gato volador

En Esposa falsa de Simón novela Capítulo 275: No Quiere Creer autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Esposa falsa de Simón Gato volador Capítulo 275: No Quiere Creer en readerexp.com

-Así que has dado una oportunidad a Simón esperando una respuesta satisfactoria?-

Hablando de esto, Frida se convirtió un poco triste, -Ya pasan varios días. No sé si es una respuesta buena o no.-

-No pongas más nerviosa. Como ha dicho que le haga creer, entonces puedes darle un poco más de tiempo.-

Luego, Naomí parpadeó y comenzó a analizar con su intuición.

-Mira, antes he dicho que Sofía es una perra, y es la verdad, ¿no? Por eso, creo que Simón te ama, y es también la verdad.-

Frida no podía decir nada…

Escuchando otra vez que Naomí le había llamado a Sofía una perra, Frida estuvo un poco incómoda. Frunció el ceño lindo y quería decir algo. Pero Naomí le rompió y dijo, -No me niegues más. Frente a todas las cosas que han hecho, no puedes hablarle bien. Si no, no puedo ayudarte en el futuro.-

Todo eso que había oído hizo que Frida suspiró y luego ella dijo suavemente, -En realidad, no sé qué es la verdad.-

-No importa nada. Lo que ha hecho es inevitable, y ella realmente lleva el par de aretes que Simón compró, ¿no? No importa lo que diga o haga, no puede lavarse de blanco. Frida, los ojos te deben ser más brillantes, y no sigues pensando en ella con los recuerdos pasados. Aunque fuisteis buenas amigas, quiero advertirte que no hay persona que cambie de repente. Tal vez desde el principio, te hizo amiga con algún propósito.

Frida dijo, -¿Desde el principio?-

-Sí, os conocisteis cuando estabas en la universidad, así que tienes algo que ella podía usar.-

Cuando estaba en la universidad, ¿tenía algo para usar?

Frida pensó durante mucho tiempo y sacudió la cabeza con angustia, -No tenía puntos brillantes todo el tiempo. Es imposible que lo digas.-

-Piensas en eso, pero es solo lo que piensas. Quizás ella sabe los puntos brillantes de ti. Por ejemplo, esta vez te casas con Simón, y ella te quitará tu matrimonia. Cariño, si esta vez no te gusten los aretes, ¿cómo podría saber lo que ha hecho esa perra detrás de ti? Quizás…quizás ya te ha llevado muchas cosas, pero es la primera vez que lo descubriste.-

Frida, -…-

-Es la teoría de conspiración. Tal vez simplemente le guste a Simón, así que…-

-¡Eres tan molesta! ¿Cuándo quieres consolarte? ¿Por qué la sigues protegiendo? Frida, ¿quieres que te dé una bofetada para despertarte? ¿O te despertarás después de te quitará todo lo que tienes?

Frida la miró rígida. Naomí estaba tan enojada, y obviamente estaba por ella.

Los dos se miraron el uno al otro por un momento, y Frida de repente bajó los ojos y se convirtió deprimida.

-Pero, ¿cómo puedo creer que mi amiga mejor es una persona tan mala? Después de todo, siempre me ayuda durante mucho tiempo.-

Incluso la ayudó a buscar el hombre extraño en la noche lluviosa. Era Sofía quien hacía cosas por ella.

También le dio sugerencias, esperó que viviera una vida feliz y quería promover la relación entre ella y Óliver.

No quería creer que lo había hecho deliberadamente.

Por un momento, Naomí no pudo decir nada.

Se sentó junto a Frida, y de repente la comprendió.

De hecho, siendo buenas amigas durante tantos años, y ahora se dijeron que la había traicionado. Nadie lo creería fácilmente.

A menos que ella pudiera escuchar la confesión de Sofía con sus propios oídos.

Pero esa mujer era tan traicionera que le era imposible admitirlo.

Pensando en eso, Naomí suspiró y dijo, -Sé que te sientes mal, pero a veces lo que has visto no es la verdad y tiene su propia razón. Tienes que aceptar lo que ha hecho Sofía, sea lo que sea. Estoy aquí para ver cómo estás. Como estás bien, me voy ahora.

Al escucharlo, Frida se puso nerviosa, -¿Vas a volver? Todavía quiero tenerte aquí para cenar.-

Naomí sonrió y dijo, -También quiero quedarme, pero tengo que volver al trabajo. ¡No soy como tú! Como no encuentro un hombre que me alimenta, no puedo hacerlo. Y no conocí a un hombre bueno la última vez en la fiesta de aniversario. ¡Todo esto es para tú! Si no fuera por salvarte, habría ganado el campeonato y luego me habría bañado en el centro de atención, todos los hombres buenos pueden verme. Tal vez ... ¿yo esté enamorada ahora?

Después de escucharlo, Frida comentó con seriedad, -El sueño es enorme.-

-Vete. Ya me voy y vendré a visitar otro día.-

Después de que Naomí se fue, Frida volvió a caerse en pensamientos profundos.

Ella realmente no creía que Sofía se le acercara con una intención, e incluso después de este incidente, pensó que si los dos se enamoraran, ella se iría.

Sin embargo…

Sus pensamientos iban hacia el pasado.

Cuando Simón regresó, la habitación estaba vacía, varias sirvientas estaban empacando las cosas sobre la mesa, inclinándose juntas y hablando de algo.

Antes, Frida hablaba y reía con ellas, pero hoy no.

-Señor, ha vuelto.- Alma le saludó respetuosamente.

Al no verla, Simón se convirtió un poco deprimido. Frunció sus labios y la miró inquisitivamente.

Sabiendo lo que estaba preguntando, Alma explicó, -La señora parece no tener apetito hoy, así que regresó a la habitación para descansar. Señor, Frida parece estar de mal humor.-

Escuchándolo, Simón frunció el ceño. ¿No pidió que Naomí fuera a verla? ¿Por qué siguió estando de mal humor?

En ese entonces, Simón asintió, -Ya veo. Todos regresen.-

-Sí.-

El hombre entró en la habitación, y encontró que estaba completamente a oscuras. Frunció el ceño y encontró el interruptor. Después de encender la luz, descubrió que no había nadie en la habitación.

La habitación estaba vacía, como si nadie hubiera vivido en ella.

En ese momento, solo un pensamiento surgió en la mente de Simón.

¡Frida se había escapado!

Inmediatamente, la cara de Simón cambió repentinamente, con venas azules en su frente abultadas, y trasladó las ruedas de la silla y salió de la habitación.

Esta maldita mujer quiso escapar de nuevo. ¿Creía que pudo escapar?

Aunque Simón estaba sentado en una silla de ruedas, la velocidad era muy rápida y desapareció enseguida.

Fue directamente a Frida. Como estaba tan enojada, no notó que una persona sentada en una tabla de madera no muy lejos de la costa. Eso era Frida, que estaba sentada allí. Sosteniendo sus rodillas y mirando el mar de la noche en silencio.

La noche bajo la luna estaba más linda que la del día. Con la figura de la luna en el mar, tenía una sensación de que los novios podían compartir el amor si estaban en dos diferentes lugares o no.