Esposa falsa de Simón Capítulo 277: El punto emocional

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capítulo 277: El punto emocional

En Esposa falsa de Simón Capítulo 277: El punto emocional, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Esposa falsa de Simón Gato volador Capítulo 277: El punto emocional en readerexp.com

Él era muy fuerte, Frida no podía resistirle, sólo podía gritarle en voz alta, -¿Simón, qué estás haciendo? ¡Para rápidamente!-

Simón parecía que no escuchó lo que decía ella, las manos no pararon.

Frida estaba nerviosa, tendía la mano para tener sus manos grandes paradas, -¡No me desabotones!-

Durante la subida de la niebla, Simón vio que la cara blanca de Frida cambió en roja, se vio más obviamente la vergüenza en sus ojos. No podía aguantar subir las comisuras y dijo, -¿Cómo puedes ducharte sin desabotonarte?-

La cara de Frida estaba rojo como iba a saltar la sangre. Ella aguantó la emoción de empujar a Simón, tendía su mano a proteger los botones módicos de su brusela, -¡No lo hagas así, suéltame!-

-¿De qué te avergüenzas?- Más ella le resistió, más Simón quería acercarse a ella. Las ropas de los dos habían sido mojadas por las aguas calientes, Simón hizo a Frida apoyarse encima de él con una fuerza.

Frida estaba muy nerviosa llamando su nombre, -¡Simón!-

-Sí.- Él contestó, la mano grande tendía al dentro desde la cola de su ropa.

-¡No te olvides, la persona que no puede apagar el fuego serás tú después de prender el fuego! -

Lo escuchó, Simón se puso rígido, incluso la sonrisa de la comisura también estaba rígida en seguida. Después de un rato, él soltó a Frida poco a poco.

Sí, después de prender el fuego, pero había que considerar su cuerpo, por eso no podía tocarle.

¿Qué sentido tenía de ducharse con ella aquí?

Al pensar así, Simón dijo con risa forzada, -Tienes razón, pues te duchas primero y sal cuando termines.-

Dicho esto, Simón le soltó de verdad y se volvió a marcharse.

Frida estaba atónita en el mismo sitio, lo vio a Simón saliendo mojado por todo el cuerpo, las aguas estaban cayendo desde su cuerpo todavía. Ella le miró boquiabierta.

Pensaba que no le iba a soltar, pero no esperaba que le dejó en paz tan rápido...

No sabía por qué, Frida se sentía un poco culpable cuando vio su ropa mojada y le llamó, -Simón...-

Simón paró de una pausa, volvió la cabeza después de un rato, apenas estaba miranda a ella con los ojos amorosos, -Vete a ducharse ahora mismo, si me llamas más, te voy a hacer algo realmente.-

Él cerró la puerta de paso, quedó Frida sola en el baño. Por la consideración de que las ropas de Simón estaban mojadas, por eso ella se duchó rápidamente y salió del baño después de cambiarse de ropas limpias.

No había nadie en la habitación, Alma estaba limpiando las aguas en el suelo. La vio salido y se rio, -¿Señora Frida, estás lista? Espere un momento, le voy a secar los pelos después de terminar la limpieza aquí.-

Dicho esto, Alma se acochó a seguir trabajando con rapidez.

Frida la vio que estaba trabajando acochada con dificultad, no podía aguantar ver eso.

-No pasa nada, voy hacerlo yo mismo. Vete a descansar cuando termines la limpieza aquí, ya es muy tarde.-

Alma lo escuchó, le estaba mirando emocionalmente, -Gracias, señora Frida. por cierto, Señor Simón estaba aseándose en la habitación al lado.-

Ella limpió el suelo instantáneamente y se levantó marchándose. Frida pensé que ella fue a descansar y cogió la toalla para secar los pelos rápidamente. Se sentó un rato y volvió Alma con un vaso en la mano rápidamente, lo dejó en frente de Frida.

-Señor Simón dijo que señora estaba sentado al lado del mar con las ropas mojadas. Temo que señora coja frío, por eso hago la sopa para el gripe. Señora Frida bébela en caliente.-

Frida, -...Eso...- Ella paró un poco, Frida le parecía que todo eso era irreal miranda la sopa caliente.

Era la primera vez que ella fue cuidada por alguien excelentemente desde pequeña.

Nunca había pensado en tener un día así antes.

-Gracias.- Frida la miró a Alma con gracia, entonces tomó la sopa cogiendo el vaso.

A Alma le gustaba a Frida mucho, aunque era la señora, pero no se hizo rogar totalmente. La pareja de Simón y Frida era diferente que otros señores y señoras de las casas ricas. A ellos les parecían que eran más nobles que otros por el dinero. Nunca les importaba a las criadas, les gritaron por una cosa que no estaba bien hecha en los días ordinarios.

Era posible de ser pegada con descuidado, pero tampoco tenían otro remedio...

Para ganar este alto salario, todo el mundo tenía que aguantar esta crítica severa.

Pero desde que llegó aquí, ellas habían disfrutado de la libertad que nunca habían tenido. Aunque Simón siempre tenía la cara fría en los días normales, tampoco te puso una cara buena, también habló con frialdad, pero eso era sólo la distancia en sus ojos. Sólo que ellas hacían lo que debían, nunca les criticó severamente.

Para ellas, la existencia de este hombre fuera como un dios.

-Señora Frida, descansa pronto cuando termines tomarla, me voy.-

-Sí.-

Después de marcharse ella, Frida siguió sacando sus pelos. No volvió Simón hasta que ella había secado los pelos y iba a descansar. Ella sólo podía a echar un vistazo a la habitación de al lado. Escuchó el sonido de las aguas todavía, ¿este tío todavía no terminó de ducharse?

Frida tampoco quería esperarle, además tenía mucho sueño, entonces fue a su habitación a acostarse.

Luego cuando durmió entre los sueños, se sentía que el sitio del lado de la cama se desplomó un poco, un cuerpo de poco frío se acercó y le abrazó por la cintura. Estaba caliente dentro de la manta, ella se acurrucó por la fría inconscientemente. Su cuerpo fue adelante queriendo alejarse de ese cuerpo lleno de frío.

La persona atrás quedó un poco suspenso, se acostaba en la manta por un rato hasta que se calentó todo el cuerpo y le abrazó acercándose.

Esta vez, Frida no se escapó más.

Habían dormido bien toda la noche.

Cuando Frida se despertó el día siguiente, encontró su móvil acostado encima de su mesita de noche. También había una nota de Simón para ella encima de la mesita, que le recordó a desayunar.

Frida se sentía cálido en la corazón, parecía que Simón le dejó a comunicar con el exterior.

Al pensar así, Frida se levantó a asearse. Alma estaba hablando con ella durante el desayuno, ella se dio cuenta de aparte de Alma y las demás tenían las caras malas, les faltaban los ánimos.

-¿Qué os pasó?- Frida preguntó con curiosidad.

Escuchado esto, Alma dijo, -Anoche ellas buscaron a señora Frida por mucho tiempo y luego se habían asustado. Estaban insomnes después de volver, por eso se veían un poco desanimadas.-

Frida se frunció las cejas, -¿Me buscaron por mucho tiempo? ¿Yo no estaba aquí todo el tiempo? ¿Qué pasó?-

-¿Señora Frida no lo sabía?- Alma le contó a Frida lo que pasó anoche. Frida se quedó dado cuenta de eso después de escucharlo.

No fue extraño que anoche cuando Simón la encontró y la abrazó en el pecho directamente, luego había dicho algo raro. Pues... había una revuelta entre eses.

Pensado esto, Frida miró el móvil en la mesa.

Por eso antes de anoche, Simón siempre estaba preocupado por el escape de ella, por eso no quería devolverle el móvil. Pero cuando sabía lo que pensó ella, ¿decidió a devolver el móvil a ella?