Esposa falsa de Simón Capítulo 49: La borracha (1)

sprite

Leer Esposa falsa de Simón novela Capítulo 49: La borracha (1) de Gato volador

En Esposa falsa de Simón Capítulo 49: La borracha (1), lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 49: La borracha (1), la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee Esposa falsa de Simón Capítulo 49: La borracha (1) del autor Gato volador en readerexp.com

En la calle.

Frida Casaus caminó sin runbo con pasos pesados, con expresión confundida y los ojos rojos. Las lágrimas perecían condensarse en sus ojos, y no se había caído ninguna.

La bolsa en su mano fue cambiada de forma por ella, la calidad de la bolsa perecía más peor.

Alguien corrió rápidamente y la chocó, Frida se cayó al suelo, su bolsa cayó también, ahora estaba rota, y las cosas en esta bolsa también cayeron en el suelo.

La persona que la había choado quedaba allí con vergüenza -Perdón. ¿Estás bien?-

Frida Casaus se sentó en el mismo lugar y miró esta escena en un aturdimiento.

La persona que la había chocado cogió sus cosas rápidamente, después le dio las cosas, -Perdón, tengo prisa, aquí tienes.-

Después de que esta persona le dio las cosas, corrió rápidamente.

Frida llevó las cosas que esta persona le dio. Su bolsa estaba rota, no podía guardar las cosas.

Frida inclinó la cabeza, no se podían conocer sus sentimientos. Y luego sonrió en voz baja.

Los peatones se rehuyeron, y les dio miedo acercar a ella.

Las lágrimas se deslizaron por su cara y cayeron sobre el dorso de sus manos, y pronto mojaron sus mangas.

Mucho tiempo después, Frida lloró suficiente y luego limpió las lágrimas en su cara. Se levantó para recoger la bolsa rota, puso sus cosas en ella, y luego rodó la bolsa para evitar que las cosas cayeran. Al final se levantó y caminó hacia delante, como si no pasó nada.

Originalmente, ella quería ir a casa para llevar sus ahorros que ahorraba durante estos años para comprar las ropas en la tienda, con el fin de que no quisiera que Simón la despreció. Pero en realidad, no sabía dónde estaban sus ahorros, incluso su madre le dijo que saliera de casa.

Esa mujer era su madre biológica.

Pero aún así la echó de la casa.

A veces Frida se preguntó que si era hija biológica, ¿por qué su madre acarició más a su hermana que a ella desde era una niña? Ella no sabía por qué. Desde muy pequeña, estudió mucho y obedeció a sus padres. Las palabras de sus padres nunca se refutó, con el fin de demostrar que era una buena hija.

Incluso se casó con Simón Freixa en lugar de Liliana, también los obedeció, pero ahora...

Finalmente, ella no podía cambiar nada.

Frida, eras una tonta.

Por la noche.

Simón se sentó sólo frente a la ventana y miró al paisaje. En la habitación tranquila sólo había su propio sonido de respiración. Normalmente, esa tonta salió del baño, y luego pasaba mucho tiempo en su propia cama pequeña hasta que se acostó. Pero ahora...

Simón frunció el ceño y miró a la cama pequeña en la esquina de la habitación.

Las colchas estaban dobladas cuidadosamente, nadie estaba aquí.

Esa mujer... Parecía que no volvió a casa después de salir del trabajo.

Simón levantó la mano y miró el reloj.

Eran casi las once.

¡Joder! ¿Quería quedarse fuera toda la noche?

Rafael acabó de entrar en la habitación, dijo respetuosamente - Señor Simón, si no tienes otras cosas, me marcho.-

-Espera un momento.- Simón le dijo.

Rafael le preguntó - Simón.-

-¿Dónde está esa mujer?-

Al principio, Rafael no entendió la que Simón le prenguntó qué mujer, y pensaba que le preguntó sobre la mujer que había tenido sexo con él hace mucho tiempo. Agarró la cabeza y dijo - Señor Simón, informé a muchos trabajadores para investigar esta cosa, últimamente no encontraron la información que las mujeres solteras fueron al hospital para examinar el cuerpo. Simón, quiero decir una palabra que no debo decir. ¿A lo mejor tuviste la relación sexual con una mujer casada?-

Simón estaba muy enfadado cuando escuchó estas palabras, y apretó los puños -¿Diga otra vez?-

Simón estaba muy enfadado, Rafael Secada le dio mucho miedo, dando un paso atrás, dijo - Simón, estoy bromeando, ¡es imposible!-

Simón estrechó los ojos, dijo -Te estoy preguntando esa mujer.-

-¿Qué mujer?- Rafael se tocó la cabeza, todavía no lo entendió.

Simón estaba a punto de perder el control de su temperamento, Rafael finalmente reaccionó y enderezó su pecho -¿Me preguntas de Frida?-

Simón no lo repondió.

Rafael miró a su alrededor -Normalmente Frida está aquí en este momento, ¿por qué hoy no está aquí?-

Los vasos sanguíneos en su frente aparecieron

-Me preguntas, ¿a quién le pregunto?-

Rafael -Lo sé. La busco inmediatamente.-

Quince minutos después, Simón no tenía más paciencia. Esa mujer todavía no regresó, y Rafael aún no le dijo la noticia sobre ella.

Rafael entró cuando Simón estaba a punto de empujar su silla de ruedas por si misma.

- Simón, ya tenemos noticias.-

En un bar.

Frida se acostó sobre la mesa, estaba bebiendo vino tras otro.

-Dame otro.- Frida bebió todo vino, empujando el vaso vacío al camarero -Querría lo más fuerte.-

Su voz era muy alta, causó muchos aplausos de los hombres.

Frida podía beber, solía beber con otros por trabajos y causar sangrado estomacal. Pero cada vez fue a casa que se sintió incómoda, su ex-marido Kevin Fonseca a menudo estaba dormido, nunca le preocupó.

Al principio Frida no podía bebido mucho, pero luego a través de la practica mucho y podía beber mucho.

No experimentó ella la sensación de estar paralizada por el alcohol desde hacía mucho tiempo.

Rafael y Simón estaban en la esquina del bar - Simón, Frida está allí.-

Era muy fácil para encontrar a esa mujer, Simón la encontró en el bar directamente con sola una mirada.

Llevó una camiseta normal y pantalones vaqueros lavados. Ella era muy delgada como una estudiente de bachillerato, sentándose y bebiendo alcohol. Las coletas del días estaban esparciadas sobre los hombros hoy ,cubriendo la mitad de su cara.

Todo tipo de luces a través del pelo en su cara, esto hizo que su cara parecía más hermosa, también hizo una sensación de belleza nebulosa. Su cara se puso roja, obviamente bebió mucho.

- Simón, perecía que ella bebió mucho y estaba muy triste. ¿La traigo aquí?-

Simón no dijo nada, pero los vasos sanguíneos en su frente expuso su estado de ánimo en este momento.

Un hombre miró a Frida durante mucho tiempo, y ahora habló con ella, abrázandola -Belleza, ¿por qué estás tan triste? Has estado bebiendo durante mucho tiempo, ¿quieres que te acompañe para beber?-

Frida miró al hombre que estaba la abrazando, y luego se burló y tiró la mano del hombre -No me toques.-

Este hombre estaba un poco sorprendido, no esperaba que esta mujer que parecía muy tierno, teniendo ojos tan indiferentes, como un lago silencioso en la montaña, sin olas.

-Te preocupo, estás bebiendo mucho, quiero acompañarte, no me rechazas.-

Después de hablar, la mano del hombre se puso en la cintura delgada de la chica. Aunque Frida bebió mucho, todavía tenía la conciencia.

-Déjame...-

-Quítate tus manos.-