Esposa falsa de Simón Capítulo 71: ¿Por qué no me delata?

sprite

Leer Esposa falsa de Simón novela Capítulo 71: ¿Por qué no me delata?

La novela Esposa falsa de Simón Capítulo 71: ¿Por qué no me delata? es muy buena. En Capítulo 71: ¿Por qué no me delata?, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Esposa falsa de Simón, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Esposa falsa de Simón novela Capítulo 71: ¿Por qué no me delata? en readerexp.com

Óliver se quedó atónito por un momento y luego se echó a reír sin poder evitarlo.

-¿Simón, me estás culpando por proponer al abuelo para concertar tu matrimonio?-

¿Qué? Frida se sorprendió, ¿el matrimonio de Simón fue concertado por Óliver?

Simón hizo una mueca sarcástica y no volvió a responder.

-Ya no estás tan joven, además tienes la pierna lesionada, debemos encontrar a alguien que te cuide, he investigado de antemano a la hija de la familia Casaus, por eso le pedí al abuelo que concertara este matrimonio para ti, Simón, debes entender mis buenas intenciones-

Al principio, Frida sólo se sorprendió de que el matrimonio de Simón fuera concertado por Óliver, pero al seguir escuchando, la expresión de Frida cambió de repente y miró inconscientemente a Óliver.

¿Ya había investigado a la hija de la familia Casaus? ¿Entonces eso significa que... sabe que ella no es Liliana?

Al pensarlo, Frida recordó de repente que antes cuando estaba conversando con él, ¡Le llamó por su nombre real sin darse cuenta!

En ese momento, Frida incluso no se dio cuenta porque estaba acostumbrada a ser llamada Frida, así que...

Pensando en esto, Frida ya estaba sudando frío.

Miró al hombre sentado frente a ella con una sonrisa amable y ojos cálidos, hacía tiempo que conocía su identidad, pero nunca la había revelado y era capaz de hablar y reír con ella frente a su cara.

Este tipo de hombre... este tipo de hombre...

Cuanto Frida más pensaba en ello, más le daba escalofríos, seguido por un sudor frío que le salía en la frente.

-Cuñada, ¿qué pasa?- Al notar la mirada de Frida, Óliver miró hacia ella y vio que su cara se volvía repentinamente pálida y que un sudor frío emergía de su frente, por lo que frunció el ceño y dijo preocupado -¿Por qué se te ha puesto la cara tan mal de repente? ¿Sientes algún malestar?-

Su mirada seguía siendo amable y su voz era tan suave como la brisa.

Pero era así este tipo de hombre...

Frida se mordió el labio inferior y sintió un escalofrío en todo su cuerpo.

Simón también se dio cuenta de su reacción e inconscientemente frunció las cejas -¿Qué te pasa?-

Los labios de Frida se movieron y dijo temblorosa -No, no es nada-

-¿Si no es nada, por qué estás sudando tanto?- Simón la miró disgustado, acaso esta mujer estaba acostumbrada a mentir o lo estaba tomando por ciego, seguía siendo engañosa con cosas que estaban evidentes frente a sus ojos.

Al escucharlo, Frida levantó inconscientemente la mano para limpiarse el sudor de la frente, su mano temblaba ligeramente -De repente me siento un poco mal del estómago-.

-Frida, ¿estás bien?- Sofía vio que su cara no se veía muy bien, también se levantó a preguntar con preocupación.

Todos la miraban, lo que hizo que Frida se sintiera con más presión.

Se mordió el labio inferior rápidamente.

-Sólo me... siento un poco mal, mejor regresare-

Al acabar de decir eso, Frida se levantó casi inconscientemente y sin decir nada más salió directamente, los ojos de la multitud con duda se posaron en su espalda.

Después de caminar dos pasos, Frida se detuvo de repente y luego volteó la cabeza para mirar hacia Sofía.

Sofía acababa de levantarse, pero Simón deslizó su silla de ruedas hacia delante -Como mi esposa no se siente bien entonces pediré de favor a mi hermano mayor para agasajar a la señorita Sofía por mí-.

Los pasos de Sofía se detuvieron ante esto.

Óliver sonrió sutilmente -No hay problema, entonces Simón lleva a mi cuñada de regreso primero, cuñada, cuídense en el camino-

-Vale, vale...- Frida tartamudeó mientras respondía, luego miró preocupada hacia Sofía, que ya se encontraba decaída, pero aún así le hizo un gesto agitando la mano -Está bien, no tienes que preocuparte por mí. Ustedes regresen primero-.

-Vale-

Después de salir, Frida caminaba adelante y cuando estaba a punto de bajar las escaleras Simón la llamó -Frida-

Al oír eso, se detuvieron los pasos de Frida y le miró sin comprender.

-Ven aquí-

Frida caminó obedientemente como un muñeco de trapo manipulado -¿Qué pasa?-

Simón reprimió su ira -Más adelante están las escaleras-

Al escuchar eso, Frida entonces giró la cabeza para mirar -Lo sé, ¿hay algún problema?-

-¿Cuál es el problema? claro, ¿cuál podría ser el problema?- Simón dijo con desprecio -¿No sabía que mi esposa tiene intenciones de asesinarme? ¿Ah?-

-...- Frida entonces recién reaccionó, las escaleras que están adelante no eran un problema para ella, pero Simón era una persona lesionada sentada en una silla de ruedas, definitivamente no podía bajar por las escaleras.

Pensando en esto, Frida se acercó a empujar la silla de ruedas -Lo siento, estaba pensando en algo hace un momento, por eso me olvidé, vamos al ascensor-

Frida empujó a Simón hacia la dirección del ascensor, sus dedos antes temblorosos se habían calmado ese momento, el aire del exterior era realmente fresco, estar bajo el mismo techo con Óliver hizo que Frida sintiera una enorme presión.

De repente sintió que Óliver podía parecer delicado sólo en apariencia, pero el carácter real...

era un poco inimaginable.

-¿Desde hace un rato que estás queriendo decir algo y te retractas, temblando de miedo, descubriste algo impresionante?- Frida estaba distraída pensando mucho cuando Simón que estaba sentado en una silla de ruedas, preguntó de repente con una voz fría.

-No, nada- Frida sacudió la cabeza -Mi estómago estaba con malestar hace un momento, ahora... está mucho mejor-

No había pensado si debía contarle a Simón sobre este asunto, después de todo, el carácter de Simón era como una bomba de tiempo que podría explotar en cualquier momento, al contarle esto puede que tenga un ataque de locura.

Frida estaba pensando que si Óliver realmente conocía su identidad, ¿por qué no se lo dijo al abuelo?

Según la lógica, él y el abuelo deberían estar en el mismo bando.

Óliver, ¿era un enemigo o un amigo?

-Ja! Una mujer que ni siquiera sabe cómo ocultar sus emociones y los deja todo expuesto a la gente, ¿De verdad intenta mentir?-

El tono burlesco de Simón hizo que la cara de Frida cambiara, pero ella siguió apretando los dientes.

Llegó el ascensor y Frida entró empujando la silla de ruedas de Simón.

Con sólo los dos dentro de un pequeño espacio, Frida respiraba con inestabilidad y finalmente no pudo evitar preguntar -¿Por qué... pensó en investigar a Liliana en aquel tiempo?-

Al escuchar eso, Simón no pudo evitar levantar la comisura de su boca.

-¿Aguantas tan poco?-

Pensaba que eras alguien madura.

Frida frunció las cejas, -¿Qué quieres decir?-

-¿Tienes miedo a que los demás conozcan tu identidad?-

Frida apretó el puño, él había investigado a Liliana en aquel entonces, había descubierto que no era Liliana apenas después de casarse y Óliver dijo que también había investigado, así que eso significaba que también lo sabía.

De cualquier manera, Óliver no parece ser tan estúpido.

Entonces... ¿reveló deliberadamente esta información para que Frida lo supiera?

-Óliver dijo antes que investigó la información de Liliana antes de la boda, entonces el...-

-Ja!- Simón se burló -Es demasiado tarde para saberlo ahora-

Al oír eso, Frida no pudo evitar levantar un poco la voz y con los ojos bien abiertos preguntó.

-Simón, ¿ya sabias que Óliver sabe que no soy Liliana?-

-¿Y si no?-

-Entonces... ¿por qué no me delató?- Frida se mordió el labio inferior, era increíble, Simón al saberlo dejo que ella se fuera, pero Óliver no y aun así seguía llamándola cuñada como de costumbre, frotando su cabeza amablemente y diciéndole esas cálidas palabras.

¿Qué... demonios está pasando aquí?