Esposa falsa de Simón Capitulo 8: El tercer capítulo del pacto.

sprite

Leer Esposa falsa de Simón novela Capitulo 8: El tercer capítulo del pacto.

La novela Esposa falsa de Simón Capitulo 8: El tercer capítulo del pacto. es muy buena. En Capitulo 8: El tercer capítulo del pacto., no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Esposa falsa de Simón, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Esposa falsa de Simón novela Capitulo 8: El tercer capítulo del pacto. en readerexp.com

Frida Casaus se quedó en silencio por un momento, su mirada se posó sobre la criada.

A primera vista se podía ver que tenía un propósito.

Frida no dijo nada, después de un silencio se alejó.

-De verdad pensaste que podrías casarte una noche, alejarte volando a una rama y convertirte en un fénix. -

-De hecho, mírala, escuché que ayer en la noche Frida la había echado para dormir afuera, si yo fuera ella, me apresuraría a empacar mis cosas y tomar mi ropa para volver a casa, para evitar seguir haciendo el ridículo. -

-Este tipo de chicas, ¿no sabrán lo que es la vergüenza? ¡En sus ojos, solo hay dinero! -

Se fue lejos, no habían escuchado nada sobre ellas, el rostro de Frida se puso pálido, se tocó el pecho en frente de la puerta y lentamente se puso en cuclillas.

¿Por qué?

¿Por qué ella soportaba esto? ¿acaso porque se había divorciado?

Frida colocó su rostro entre sus rodillas, por sus oídos habían pasado los dichos de las sirvientas, después del divorcio regreso a casa de los padres que tenían que soportar esta escena.

Esa noche…

Repentinamente empezó a sentir un poco de malestar en el estómago, Frida levantó la cabeza asombrada.

No, ¡no puede ser!

Por la mañana, debía ir al hospital para un examen médico.

Ella no podía estar embarazada, ¡no era posible!

Cuando Frida levantó la cabeza, casualmente la puerta de la habitación se abrió, Rafael Secada empujaba a Simón Freixa para entrar, al escuchar el grito de Frida, de manera inconsciente miro hacia allí.

Simón solo la miró de manera normal, el hermoso par de ojos llorosos de Frida llegaron directamente a su inconsciente, sus ojos oscuros, parecían pequeñas chinas, que habían sido arrojados sobre un tranquilo lago, alejándose entre pequeñas olas.

La apariencia de Frida no era nada fea, por el contrario, sus rasgos faciales estaban bien definidos, tenía pestañas largas y rizadas, un par de pupilas clara como agua de manantial, parecía que toda la energía mística del mundo convergía en sus ojos.

Solo que esta agua de manantial tenía el agua congelada.

Porque por lo general su mirada daba una sensación fría, no era una chica coqueta.

En ese momento había lagrimas sobre sus pestañas, esas cuencas rojizas en sus ojos, la hacían sentir débil.

Donde estaba esa pequeña chica en cuclillas estaba hecha bolita, la gente no podía evitar sentir lastima por ella.

Los dos se quedaron sin palabras.

Después de un rato, Frida habló y dijo en voz baja -tú, ¿vas a salir? -

Su garganta estaba seca, y tenía un fuerte sonido nasal.

De una manera sin precedentes, Simón apretó los labios y asintió con la cabeza -Sí-

-Vale-

Después de eso Frida no dijo nada más, bajo la mirada, viendo sus pies con una mirada perdida.

Simón se quedó mirando fijamente sus ojos hundidos.

- ¿No te dije que no te quedaras aquí avergonzándote? -

Al escuchar esto, Frida levantó la cabeza y la miró tímidamente, -Pero, lo que hablamos antes, ¿no lo había prometido? -

Ah. -Simón rio y dijo - ¿Lo prometí? ¿Cuándo? -

Frida se quedó sin habla, parecía que él no había prometido nada, pero aquella noche él se fue y no regresó.

Entonces, ¿ella lo había malinterpretado?

Pensando en esto, Frida bajó la mirada y se mordió el labio inferior.

De repente.

-Antes de poder encontrarla, pude dejar que te quedes aquí. Pero nuestro contrato tiene tres capítulos-

Frida levantó la cabeza -¿encontrar a quién?-

Los ojos de Simón se eran oscuros y sombríos, era intimidante, -No preguntes, es mejor si no preguntas-

Frida volvió a bajar los ojos, sí, ¿a quién sea que esté buscando, que tiene que ver con ella? porqué ella pregunto eso, después de todo ellos solo estaban casados en el papel.

Él solo le permitía quedarse.

-Vale, lo que tu digas. - Respondió Frida.

-La cama es mía, tu búscate donde dormir -

-Todas tus cosas caben dentro de tu maleta, no las pongas en mi cómoda-

-No me toques-

Vale, si no podía dormir en la cama, dormiría en el suelo.

No podía poner las cosas en su cómoda, entonces ella compraría una nueva.

No podía tocarlo.

Frida levanto los ojos y lo miro de manera extraña, ¿Quién quiere tocarlo?

Aunque Simón Freixa era muy guapo, pero Frida no era ese tipo de chicas.

Pensando en esto Frida respondió sin dudar -Esta bien, estoy de acuerdo con todo lo que dices-

-Rafael-

-Estoy aquí-

-Vamos-

Rafael empujaba a Simón para que se fueran.

Frida vio como aquellas figuras se marchaban, finalmente dejó escapar un suspiro de alivio y sonrió levemente.

Poder hacer tres capítulos con Simón demostraba que ella realmente podía vivir allí.

Frida se levantó y tomó su maleta y entró por la puerta.

Al día siguiente después de despertar, Frida se puso un vestido discreto, se puso un sombre y después salió.

Cuando llegó a la puerta principal, en ese momento se cruzó con Oliver Freixa que salía hacia la compañía.

-¿Frida? ¿vas a la compañía a ver a Simón? ¿Quieres que te lleve? -

-No es necesario hermano, el lugar hacia donde voy está en dirección opuesta a la compañía, no voy para haya-

-Vale, cuídate-

Frida caminó durante mucho tiempo hasta llegar a la calle, tomó un autobús y se puso su cubrebocas.

Se sentía realmente culpable.

Ayer no pudo calmarse durante mucho tiempo debido al resultado de la prueba.

Esperaba que el resultado estuviera equivocado.

Después de llevar al hospital, Frida tomó su turno para ser atendida, las personas alrededor la miraban de manera extraña.

Frida tosió brevemente, y se puso unos lentes que saco de su bolso.

Por lo cual aquellas personas la miraron aún más extraño.

Imagínese, una mujer que acudió al departamento de obstetricia y ginecología, pero vestida de manera extraña, con sombrero, cubrebocas y gafas, no parecía una persona.

Entre más quería mantener un perfil bajo más contraproducente resultaba, después de todo hacer esto en un lugar público llamaba la atención de los demás.

Al final después de la espera, llegó su turno, el doctor vio que la persona que estaba enfrente de él solo mostraba un ojo, no pudo evitar fruncir el ceño -¿A qué viniste? ¿Una revisión?-

Frida tosió levemente, y se quitó la mascarilla, -Doctor, vine para una revisión-

-Es tan extraño… ¿no puedes ser vista por nadie? - preguntó el doctor, después entrecerró los ojos -¿La ocupación?-

Al escuchar esto Frida hizo un pausa, obviamente no respondió, - ¿ah?-

-¿Le pregunte cual era su ocupación? ¿acaso no entendio?-

Frida lo pensó, su mente daba vueltas, -Doctor… yo-

-¿Embarazo no planeado? Eso requeriría un aborto- El doctor suspiró -ah ¿Por qué no tienen cuidado? Ayer vino alguien con la misma profesión que tú, ha estado embarazada cinco o seis veces, ¿Cuántos embarazos puedes tener en tu vida? ¿no les preocupa su cuerpo?-

-Yo no soy…- Frida quería explicar que ella no se dedicaba a ese oficio, pero cuando estaba apunto de hablar, unas personas vestidas de negro entraron, las personas que estaban adentro saltaron del susto.

Cuando alguién entró, Frida rápidamente se puso el cubrebocas, sintiéndose culpable.

-¡Deténganse!-

Quien diría que las personas que habían entrado se acercarían a ella, y la detentarían en cuanto vieron cuanto estaba apunto de irse.