Esposa falsa de Simón Capítulo156: Completamente Ignorada

sprite

Leer Esposa falsa de Simón novela Capítulo156: Completamente Ignorada

La novela Esposa falsa de Simón Capítulo156: Completamente Ignorada es muy buena. En Capítulo156: Completamente Ignorada, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Esposa falsa de Simón, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Esposa falsa de Simón novela Capítulo156: Completamente Ignorada en readerexp.com

Óliver Freixa miró a Frida Casaus con una sonrisa gentil y agitada, y en su corazón no pudo evitar alabarla en silencio.

Parecía que esta chica no estaba tan indefensa como se imaginaba.

Dijo en el momento adecuado, -Gestor Carlos, siempre dices que ella no tiene suficiente capacidad, pero no esperaba que ella ni siquiera tuviera la oportunidad de explicársela. Si yo fuera tan precipitado como tú , ¿qué tal si cuestiono tu habilidad?-

El cuerpo de Carlos Cabal comenzó a temblar y el vicepresidente Óliver ya dio las palabras. ¿Qué debía hacer?

Carlos miró hacia Simón Freixa.

Simón miró a Frida con frialdad, y ella estaba imprimiendo los materiales allí con calma, paso a paso.

Simón inconscientemente echó la mirada a Óliver, y cuando vio a él quien miraba a la mujer con una sonrisa amable, su corazón estalló en llamas. Luego se burló, -Hizo algo presumiendo de inteligente en el primer día de degradación. Obviamente, existe la posibilidad de explicarse, pero sigue siendo sofisma. ¿No se necesita tiempo para imprimir las matriales? Se han perdido cinco minutos debido a vuestros errores-

-Simón, esto es una emergencia, tú solo ...-

Las palabras como “No te preocupes” fueron interrumpidas por Simón antes de que tuvieran tiempo de decirlas.

-Dedúzcale el bono del primer trimestre.-

Los ojos fríos y despiadados de Simón cayeron sobre Frida y Carlos.

-La familia Freixa no necesita el trabajador de presumir de ineteligente haciendo trucos frente a mí. Si ocurre la próxima vez, lo echarán fuera de la familia Freixa.-

Ante la mirada fría y severa de Simón, Carlos casi no pudo enderezar su cintura, y sus palabras amenazadoras lo hicieron empapado de sudor helado.

Frida siempre había tomado esta actitud desde que se casó con él, y casi se acostumbraba a esto, así que, en comparación con Carlos que estaba pálido, se veía mucho más tranquila.

Cuando estaban hablando, ya había impreso todo. Luego lo puso en carpetas y las envió a todos uno por uno.

-Lo que les envío ahora son los materiales del proyecto que he compilado. Por favor, compruébenlo.-

Aunque Frida no entendía por qué ella misma del puesto más común podía administrar información tan importante, pero ... ¡ella no estaba calificada para interrogarlo!

¡Quizás esto era un obstáculo que Simón estableció deliberadamente para avergonzarla!

Entonces, excepto los primeros diez minutos de interrupción, la reunión transcurrió sin problemas. Frida parecía estar acostumbrada a las cosas anteriores. Después de terminar su trabajo, preparó café para todos. En todo el proceso actuó de manera eficiente .

Al terminar la reunión, todos se dispersaron, pero Frida no tenía prisa por irse.

Carlos le dijo de voz baja, -¡Sal conmigo!-

Frida no habló nada, miró al hombre que estaba en la silla de ruedas.

Aunque fue degradada, todavía quería explicarle que lo que había dicho ese día fue realmente involuntario.

-Recién llegada, ¿me has escuchado?- La voz amenazadora de Carlos sonó detrás de ella. En este momento Frida se dio cuenta de que él estaba muy cerca, y se apartó unos pasos con disgusto, -Gestor Carlos, puede irse primero. Tengo algo que hacer.-

Carlos lo escuchó, -¿Qué quieres hacer? ¿Quieres quedarte aquí para denunciarme?-

Frida se sintió impotente, -No haré una cosa tan inmoral. Me quedo aquí solo por cosas individuas.-

Carlos apretó los dientes, -No se le permite hablar de cosas personales durante las horas de trabajo. Ahora eres miembro de mi departamento y tienes que escucharme.-

Después, apretó la mano de Frida, y al tocar su brazo descubrió que su piel era tan delicada como la de un bebé. Se sorprendió y luego la miró inconscientemente.

-¡Suéltame!- Frida le empujó la mano vigorosamente. Carlos se sintió conmovido por el tacto. Tosió levemente, -Vale, saldré y te esperaré. Dame prisa.-

Carlos se fue.

Frida esperó hasta que los demás casi se habían ido, y caminó hacia Simón.

-Eso... ayer...- Frida dijo en voz baja.

El teléfono de Simón sonó justo y contestó con indiferencia, -¿Qué pasa?-

Frida lo vio coger el teléfono y tuvo que dejar de decir las palabras que había llegado a sus labios.

Luego este hombre asintió en respuesta, y después de colgarlo, le dijo a Rafael Secada, -Vamos.-

Rafael, embarasoso, miró a Frida, le guiñó el ojo y salió con Simón.

De principio a fin no volvió a mirarla.

Frida, la que hablaba con él, era como un payaso.

Totalmente ignorada por otros.

De pie, Frida apretó el puño en silencio sin mover, lo aflojó, apretó y luego aflojó...apretó de nuevo.

-Cuñada.-

Una voz suave sonó detrás de ella. Frida miró hacia atrás y vio a Óliver.

¿No se había ido todavía?

Frida, quien había estado prestando atención a Simón, no se dio cuenta de la existencia de Óliver.

Óliver vio la sorpresa en sus ojos con facilidad, casi adivinó lo que estaba pensando, y no pudo evitar una sonrisa triste, -¿Soy tan inexistente para ti?-

-Lo siento, Óliver. Tengo algo que hacer, y me voy.- Después, Frida recogió sus cosas y salió de la oficina.

Cuando se fue, pudo sentir una mirada siguiéndola. El pensamiento de Frida era extremadamente complicado, y solo podía dejarlo de lado para no pensar en ello.

Después de regresar a la oficina, vio los ojos quejiloso de Talía Alvarado y Estefania Gaona al entrar por la puerta.

Obviamente, ya no mostraban el schadenfreude como antes, y parecía que estaban decepcionados de no haber logrado su objetivo.

Frida regresó a su asiento con calma, pero cuando estaba a punto de sentarse, descubrió que su asiento había sido salpicado de agua y casi no lo notó.

-Realmente eres una mujer de habilidad que puede meterse en la cama del presidente. Tienes tantas intrigas. Pretendiste crear una oportunidad para nosotros y luego fuiste al baño, pero has hecho una copia de seguridad de todo en la memoria USB.-

-¡De verdad! Las personas que no te conozcan piensan que eres inocente-

-¡Lo hiciste a propósito! ¿Verdad?-

Frida sacó el mantel tranquilamente para hecer su asiento seco y se sentó, luego dijo lentamente, -La memoria USB estaba enchufada a la computadora. Estabais ciego y no la visteis. ¿Me culpáis? -

-¡Tú!- La cara de Estefania cambió totalmente al escucharlo, y quería dar un paso adelante para golpearla.

Talía rápidamente la detuvo con su mano, -Estefania, no seas impulsiva. La última vez Viviana Linares la golpeó y no resultó nada bien. No podemos ser el primero de hacerlo-

Estefania contuvo su temperamento y dijo con frialdad, -¡Hay mucho tiempo en el futuro. Mientras permanezcas en este departamento por un día, no te haré sentir mejor!-

Frida respondió con una sonrisa en los labios, -Está bien, lo espero.-

Los dos reviraron la cabeza con disgusto y se fueron.

Al almuerzar, Naomí Sáenz entró directamente al departamento a buscarla, y Frida se sentía un poco extraña, -¿No me dijiste que me alejara de ti? Por qué ...-

Naomí parpadeó, -¿Realmente crees lo que digo bromeando? ¿No somos amigas? ¿Cómo podría querer que te aleje de mí? ¡Vamos! Vamos a comer.-

Naomí la acercó y tomó su mano directamente, arrastrándola hacia el comedor sin hacer caso de las miradas de otras personas.

Frida estaba atónita... Su corazón estaba caliente.