Esposa falsa de Simón Capítulo43: ¡Qué difícil hacer que estuviera entremediada!

sprite

Leer Esposa falsa de Simón novela Capítulo43: ¡Qué difícil hacer que estuviera entremediada!

La novela Esposa falsa de Simón Capítulo43: ¡Qué difícil hacer que estuviera entremediada! es muy buena. En Capítulo43: ¡Qué difícil hacer que estuviera entremediada!, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Esposa falsa de Simón, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Esposa falsa de Simón novela Capítulo43: ¡Qué difícil hacer que estuviera entremediada! en readerexp.com

-He salido para lo privado, de veras.-Hasta el trance, se advertió a sí misma que no podía contarlo. Era el mandado de Leonardo, si lo dijo a Simón, era igual que traicionar al él. Eso haría empeorar la relación entre el nieto y el abuelo.

Al pensarlo, Frida se mordió el labio y negó.

-Ejem.-Simón se le fijaba entrecerrando los ojos con una señal peligrosa.-Te doy la última oportunidad. Dímelo.

La voz era indiferente llevando la gran autoridad. La chica mordió el labio con más fuerza-Lo que he dicho es verdadero, yo he salido de compras solamente. Y además, ya me has retenido el sueldo de un mes, ¿no? No me lo he opuesto. Señor Simón, no hace falta saber qué he hecho, ¿sí?

El hombre se suspendió, los ojos estrechos se le fijaban peligrosamente-Di lo que has dicho de nuevo.

Frida retrocedía afuera cogiendo el móvil, mientras tanto, le decía-¡No!

Simón se encapotó-¿A dónde vas?

-¡A apartarme de ti!

Terminadas las palabras, la chica se volvió y corrió afuera.

Salió corriendo rápidamente de la habitación, ella se dispuso a buscar a aquella sirvienta. Se volvía la cabeza mientras andaba, se le fue un suspiro de alivio cuando vio que simón no le alcanzó. Sacó el móvil y echó una mirada, descubrió que hubo un mensaje enviado por Sofía.

-Yo me he puesto en marcha, espérame la buena noticia. Un beso.

Parecía ella ser imperativo, por eso Frida pensó que no debía preocuparse tanto.

Se quedaba afuera un buen rato para esperar la llamada de su amiga.

Llevaba mucho tiempo esperándola, Sofía le llamó-Todo está bien, no te preocupes.-

Frida se emocionó por la noticia, le preguntó en voz baja-¿Ya has tomado el botón?-

-Por supuesto, ahora está en mi mano ,¿si te tomo una foto?-

-No hace falta, está bien conseguirlo. Pero, ¿cómo lo hacéis? ¿si se lo descubre?-

-Tranquila, estás segura de lo que hago, ¿no? Querida, descansa con placidez. Ah, otra cosa, debes saber cómo contestar si algien te echa la pregunta, ¿no? Eso es todo, todavía me queda algo que resolver. Hasta luego, un beso.-

Terminadas las palabras, Sofía colgó el móvil. Frida estaba en pie allí sin otra reacción. Su esa amiga era una persona confiable, creyó que podía despedirse del asunto.

Mientras pensaba, la sirvienta que hubo limpiado la habitación corría resoplando hacia ella.

-Dama.

Al verla, Frida guardó el móvil y ajustó bien la expresión.

-¿Qué pasa?

La sirvienta estaba bastante nerviosa, le dijo mordiéndose el labio-Dama... yo... Perdóneme, Lluvisa me ha contado que ella ha perdido su botón sin querer...-

Frida se encapotó y le preguntó-¿Qué? ¿No se puede encontrar el botón?-

-Ella ha chocado contra un coche en el camino de regreso después de comprar, todo lo que se lleva se ha extendido por el suelo. Pero lo ha encontrado sin el botón.-

Un accidente...

Los párpados de Frida saltó fuertemente, ella adelantó deprisa-¿Ella ha chocado contra un coche? ¿Está herida?-

La sirvienta se asombró por su repente, le contestó con tartamudeo-No... Solo ha perdido el botón, no es grave.-

Frida suspiró de alivia.

¡Qué loca estaba Sofía que hubo causado un accidente! ¡Vaya asusto!

-Dama, Lluvisa no se ha herido, pero ha perdido su botón, no sé qué hacer...-La sirvienta no olvidó a aquella persona que se hubo marchado antes, según dice, la cual se hubo echado debido a que ella hubo vertido la leche sobre la dama. A la hora de salida, ella hubo hablado mucho mal de Frida, pues todos podían inferirlo sencillamente.

Por eso en la opinión de la sirvienta, la dama recién casada merecía el respeto.

-Vale.-Frida se desarrugó el ceño después de meditar un buen rato encapotándose,-Solo un botón, a pesar de que no se lo encuentra, piensa que no lo he visto.

-Pero... para usted, aquel botón posee mucha importancia, ¿no?

-Sí, pero vuestra seguridad también es muy importante, no puedo exigiros hacer algo más para un botón. Olvidadlo si no se puede encontrar. Pero no lo mencionaréis, si no...tal vez provoquéis mi tristeza.

La sirvienta asintió con la cabeza sucesivamente-No se preocupe, Dama, no lo haré, y voy a transmitirlo a Lluvisa. Dama, ¡qué amable usted es que no nos indaga la responsabilidad! Muchas gracias.-

-Pues me voy.-

El día siguente.

Frida se invitó al estudio del abuelo muy temprano.

-¿Qué marcha lo que te pedí ayer?-

Frida le contestó-La otra parte ha rechazado la conversación cuando ha oido que soy del Grupo Freixa.

Leonardo pensaba encapotándose-¿Qué haciendo? ¿Nico este chiquillo no quiere cooperar con el Grupo Freixa?-

Frida no le contestó. Leonardo meditó un rato-Absolutamente debido de que el Grupo Freixa no quiere colaborar con el Fernán, por eso el cual tiene la propia opinión. Liliana, haz un regalo al chiquillo de la famila Fernán para mí y dilo que el Grupo Freixa no le toca tomar la decisión a Simón totalmente.

Al escucharlo, Frida se mordió la labio sin decir nada.

-¿Me escuchas?-

El tono de Leonardo se volvió rígido de repente, y eso le asustó a Frida, la cual reaccionó drásticamnete y asintió con la cabeza.

-Sí, Abuelo.-

A causa de la experiencia anterior, ese día Frida no se atrevió a salir sin permiso. Ella se preocupaba de que esa vez volviera a retener el suedo de un mes, hasta la hora, ella se convertiría en una pobre realmente.

Por eso ella fue a la oficiana a buacar a Simón para pedir el permiso.

Sin pensar que el hombre le rechazara indiferentemente, ni siquiera levantara la cabeza.

-No.-

Frida no entendió la razón-¿No? ¿Por qué?-

Simón no le hizo caso, caída la mirada en los documentos. Era obviamente que no intentó contestarla.

Frida dio dos pasos adelante mordiéndose el labio-Señor Simón, de veras tengo que salir un rato para algo muchísimo importante.

-Te he dicho, no.-

-¿Qué es la razón?-

-¡Vete!-

-¡Simón Freixa!-

¡Pomb!

El hombre se enojó, dejó los documentos, la palma tapó contra el escritorio y sonó por el choque.

El sonido era demasiado claro en la silenciosa oficina.

Eso detuvo las palabras de Frida que alcanzaron a la garganta, la vista de los dos chocaron en el espacio.

Finamente, la chica tuvo que transigir, y se volvió a salir de la oficina.

Después de marcharse, Frida estaba bastante furiosa. Se murió del enojo pocedente del abuelo y el nieto. ¡Qué difícil hacer que estuviera entremediada!

¿Qué podía hacer? La chica estaba angustiada. ¿Obedecería la oreden del abuelo? Pero el receptor era el presidente del Grupo Fernán, ella no contó con el suficuente ahorro para regalar algo superior.

Si no lo hizo, no podía rendir cuentas al abuelo cuando regresara a casa por la noche.

Al pensarlo, la pobre chica se sintió meneada.

Después de considerar un largo tiempo, Frida se levantó de nuevo para ir a la oficina.

Esa vez, cuando llamó a la puerta, sóno el grito furioso de Simón de adentro.

-¡Vete!-

Otra vez la chica tomó el fracaso como el resultado.

Vale, ya no le quedó otro métido, salvo que probaría fortuna en el Grupo Fernán después de salir del trabajo.

Tras tomar la decisión, Frida no volvió a molestar a Simón.

No era fácil para ella esperar la hora de salir del trabajo, arregló bien y se fue de la empresa rápidamente, luego tomó el autobús para ir al Grupo Fernán. Eso podía ser contrarreloj.

-Señor Simón, la señora Casaus se ha marchado tan pronto como llega la hora de salir del trabajo.-