La Doctora Maravilla romance Capítulo 209

—No lo sé. —Timoteo siguió llorando en brazos de Kendra.

—Deberías ir con tu madre. Ninguna madre sería tan cruel como para abandonar a un hijo.

—Pero… —Timoteo pensó en Emma y sacudió la cabeza—. Mamá volverá a mandarme con papá y todo seguirá igual.

—Entonces, ¿qué haces? Se está haciendo tarde.

—No lo sé…

Kendra sugirió:

—Quizá puedas ir a casa conmigo. Cuando lo pienses, te ayudaré a hacer una llamada. Puedes elegir buscar a tu padre o a tu madre, ¿de acuerdo?

Timoteo pensó un rato y luego asintió.

—De acuerdo.

«No sé a dónde ir de todos modos».

—De acuerdo, ven conmigo —Kendra cruzó el paso de cebra con Timoteo y su bebé.

Tras doblar varias esquinas, Timoteo siguió a Kendra hasta un camino bordeado de árboles.

—¿Aún no llegamos? —Timoteo apenas podía moverse.

Seguía a Kendra agarrado al carrito del bebé y ya había andado mucho. Estaba lleno de sudor y jadeaba.

—Lo siento mucho. —Kendra acarició la cabeza de Timoteo—. No tengo mucho dinero, así que no puedo tomar un taxi. Sólo podemos caminar unos pasos.

—De acuerdo entonces. —Timoteo asintió con sensatez—. No estoy cansado. Puedo ayudarte a empujar al bebé.

—Gracias. —Kendra limpió el sudor de la cara de Timoteo y sonrió—. Eres un buen chico.

De repente, el bebé empezó a llorar. Kendra no tuvo más remedio que detener el cochecito al borde de la carretera. Luego, se agachó y tomó al bebé.

Timoteo levantó la cabeza y preguntó preocupado:

—¿Por qué llora el bebé?

Capítulo 209 Kendra Velasco 1

Capítulo 209 Kendra Velasco 2

Capítulo 209 Kendra Velasco 3

Comentarios

Los comentarios de los lectores sobre la novela: La Doctora Maravilla