La venganza de mi mujer ciega Capítulo 556: Llévala a casa rápido

sprite

Al escuchar estas palabras, Antonio no pudo mantener el equilibrio y casi se cayó.

Héctor se apresuró a sostenerlo, al mismo tiempo, sacó una prueba de paternidad y se la entregó a su padre.

—Papá, lee este documento. La última vez regresé a casa a propósito y cogí un cabello tuyo para hacer una identificación con el de mi hermana. Finalmente descubrí que es mi hermana biológica.

Mientras hablaba, se reía tontamente. Era muy guapo y hermoso, pero esta vez sonreía como un idiota.

—De hecho, no hay necesidad de ninguna prueba de paternidad, con tal de que vayas a verla, sabrás que Albina es de nuestra familia.

Antonio apretaba el documento de la prueba de paternidad y le temblaban los dedos.

—Albina. Ahora se llama Albina, ¿verdad?

—Sí, Albina Espina —dijo Héctor levantando las cejas—. ¡Qué casualidad! Albina fue adoptada por una familia que también tiene el apellido Espina, entonces el apellido de mi hermana sigue siendo Espina.

—¡Bien!

Antonio dijo emocionado, aparte de decir bien, ya no supo qué decir más.

De repente, Héctor y su padre oyeron el ruido de una silla moviéndose detrás de ellos.

Solo entonces Héctor recordó a su madre y se dio la vuelta junto con su padre.

Los ojos de Bianca ya estaban enrojecidos y las lágrimas corrían por su rostro. Temblaba y casi tropezó hacia Héctor.

Héctor se apresuró a sostenerla y dijo:

—Mamá, ¿estás bien?

A Bianca ya no le importaba responderle, sus dedos agarraban con fuerza el cuello de Héctor, y sus ojos llorosos lo miraban fijamente.

—¿Es cierto que has encontrado a mi hija?

Sus lágrimas brillaban en sus ojos y estaba muy nerviosa.

—La he encontrado, tengo una foto, mamá. Te enseñaré la foto de mi hermana.

Héctor sacó su teléfono del bolsillo con prisa.

El padre también se les acercó, y los tres estaban casi cabeza con cabeza, con los ojos fijados en la pantalla del teléfono.

Héctor mostró una foto de una revista de la moda y señaló a su hermana.

—Mamá, papá, mirad, esta es mi hermana. Ahora es una diseñadora de moda muy famosa, sus obras incluso aparecieron en la Moda de París. Ahora tiene su propio estudio, ella es muy excelente.

Antonio cogió el teléfono y miró la foto una y otra vez con la madre.

Realmente era como Héctor había dicho, no había necesidad de ninguna prueba de paternidad, solo con una vista, ya sabían que la chica de la foto era un miembro de la familia Espina.

En la foto, Albina llevaba un traje ordenado y sonreía con confianza. Era muy brillante y hermosa.

Donde ellos no sabían, aquella pequeña niña había crecido tanto que podía valerse por sí misma y convertirse en una presencia destacada a los ojos de los demás.

—Es nuestra hija, es nuestra hija.

Bianca gritó emocionada con la voz ronca por los sollozos y las lágrimas se caían sin cesar.

Su marido se preocupaba por ella y rápidamente le dio unas palmaditas en la espalda y la tranquilizó un

—Sí, es nuestra hija, hemos encontrado a nuestra hija. Deberías estar contenta y sonreír. No llores, mira, tu cara ya está sucia.

mostraba una sonrisa, pero seguía llorando. Ahora perdía su elegancia, parecía un poco miserable y despreocupada de su imagen, pero era muy real.

a sus padres con una ternura en los ojos que ni siquiera él mismo sabía que tenía.

Los padres de Héctor no hicieron caso a su hijo mayor, más bien miraron fijamente la foto y observaron a Albina con detenimiento una vez más.

—Cariño, los ojos de Albina se parecen a los tuyos, son muy bonitos —dijo Bianca.

La voz del padre se llenó de orgullo:

—¡Cierto! Bianca, la nariz y la boca de Albina se parecen a las tuyas. ¡Qué guapa es! No se parece a sus hermanos, ella solo heredó las partes bonitas de nosotros. Su foto ya es tan bonita, puede que en persona se vea aún mejor.

Héctor se quedó sin palabras.

«Bueno, significa que Albina heredó los genes buenos, pero

—Papá, tienes razón, Albina tiene buen aspecto, esta foto no muestra ni la mitad de su belleza.

terminó sus palabras, sus padres le miraron al mismo

—¿La has visto en persona?

—Héctor los miró confundido—. Si no hubiera visto a la persona real, ¿cómo habría podido conseguir su pelo para la prueba de

padre no pudo contener su regañina— Significa que descubriste este hecho temprano, ¿por qué no nos lo dijiste a

No estaba seguro y tenía miedo de que os alegrarais en vano, por eso decidí hacer una prueba de paternidad —Héctor se apresuró a explicar—. ¡Os lo dije en cuanto recibí el resultado, por eso volví temprano por la

Los padres de Héctor seguían enojados.

hace falta hacer la prueba de paternidad, podemos identificarla como nuestra familia solo mirándola —dijo

foto de Albina otra vez, de repente sacó su propio teléfono móvil, encontró una foto y la puso al lado de la de

me sentía familiarizado con Albina, resulta que se parece mucho a mi mamá cuando era

se acercó para mirar las dos fotos, efectivamente, además de las narices y las bocas, incluso las formas de las caras y los ojos eran muy

mencionar esto, Héctor volvió a mostrar su

también creo que Albina se parece mucho a la abuela, así que hice esta

le miró con una sonrisa

La venganza de mi mujer ciega novela Capítulo 556: Llévala a casa rápido de Anonymous

En La venganza de mi mujer ciega novela Capítulo 556: Llévala a casa rápido autor Anonymous los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a La venganza de mi mujer ciega Anonymous Capítulo 556: Llévala a casa rápido en readerexp.com