La venganza de mi mujer ciega Capítulo 562: Verdadera hermana

sprite

Hubo un destello de frialdad en los ojos de Héctor mientras apretaba firmemente el pequeño cuerpo de Adrián contra su regazo.

—Sigue moviéndote si quieres que te vuelva a azotar en el trasero.

El cuerpo de Adrián se puso rígido y al instante dejó de moverse, se despeinó y bajó la cabeza, pero sus pequeños puños estaban tensos.

Sólo cuando este pequeño matón se calló, Héctor levantó la vista hacia el aspecto agraviado y patético de Diana, con los ojos llenos de disgusto.

La mujer puso cara de condescendencia, pero lo que acababa de decir era para provocar los sentimientos de su hermano.

El odio de Adrián hacia sí mismo había crecido aún más, y su corazón era bastante profundo.

—Adrián no es lo suficientemente joven como para saber la diferencia entre el bien y el mal. Estoy teniendo un intercambio amistoso con mi propio querido hermano, así que por favor vete y no nos molestes.

Héctor habló con tal rectitud que Diana abrió la boca.

No había afecto en sus ojos, sino una flagrante aversión y expulsión.

Diana tenía vergüenza de quedarse, así que se dio la vuelta exasperada.

Sólo después de ver marchar a Diana, Héctor ayudó a Adrián a levantarse los pantalones y bajarle de sus rodillas.

Nada más aterrizar, Adrián apretó los puños e intentó huir, pero Héctor lo arrastró hacia atrás por el cuello.

Adrián se sintió humillado y agraviado.

—Ya me has pegado, ¡¿qué más quieres?!

Héctor lo miró fijamente a los ojos. Adrián era su propio hermano y él mismo en realidad no era cruel, pero Albina iba a volver pronto y tenía que quitarle a Adrián esos malos hábitos.

No importaba si se le acercaba sigilosamente, podía esquivarlo de todos modos. No era como si este niño pequeño pudiera hacerle daño.

Pero no era así con Albina, quien estaba embarazada. Si Adrián tuviera mala voluntad hacia Albina y hubiera sido provocado por Diana para golpearla, esto tendría consecuencias irreversibles.

—Soy tu hermano, no tu enemigo. No puedes mirarme así.

La voz de Héctor era seria, lo miraba a los ojos y observaba la carita de Adrián con un poco más de paciencia.

—Adrián, los puños son para los de fuera, no para los queridos. No, no recomendaría usar los puños si puedes usar la cabeza, sólo a los niños pequeños les gusta hacer algo impulsivamente.

—¡Tú eres el que es un niño! —Adrián respondió con un gruñido de exasperación, pero sus ojos estaban mucho más calmados y un poco ofendidos.

No era que le cayera mal su hermano mayor, al contrario, admiraba a Héctor.

La escuela primaria de Adrián fue la antigua escuela de Héctor, y aún circulan varias leyendas sobre él. Todos sus profesores y compañeros han oído hablar de Héctor.

Como el hermano menor de Héctor, Adrián estaba bastante orgulloso.

Pero sólo al ver a su hermana siendo acosada por Héctor, una oleada de ira brotó de su corazón. Cuando acababa de ser golpeado por su hermano, en realidad sólo se sentía lastimado y avergonzado, pero cuando Diana dijo eso, sintió una oleada extra de ira y odio en su corazón.

Adrián no sabía lo que le pasó.

Héctor miró la confusión de sus ojos y acarició sus rizos.

Adrián era joven, sus tres puntos de vista aún no están formados y se dejaba influenciar fácilmente por lo que decían los demás. Además ha pasado tanto tiempo con Diana desde que era un niño que no estaba a la defensiva con ella.

Héctor temía que Diana le diera una mala lección a Albina cuando no estuviera en casa, y más aún que Diana utilizara a Adrián y le hiciera algún daño a Albina.

Al pensar en eso, ahuecó la carita de Adrián y le dijo con voz cálida:

no te tiene que importar lo que digan los demás, sólo recuerda que eres mi hermano y que nunca te haré daño pase lo que pase, ¿entendido?

nunca le había hablado a Adrián en un tono tan suave.

rubor apareció en la pequeña cara de Adrián.

—Entendido.

Después de unos segundos, volvió a hacer un puchero.

—¿Entonces por qué tratas mal a Diana? No trates de engañarme, no creas que no sé nada solo porque soy joven, puedo ver que a ti no te gusta Diana.

Héctor se quedó helado y asintió.

—Realmente no me gusta ella.

—¿Por qué? —Adrián no pudo evitar exclamar con duda al verle admitirlo— A mí mi hermana me parece muy dulce y simpática. ¡¿Por qué no te

Héctor se lo pensó un momento antes de decir:

—Te voy a poner un ejemplo, ¿te gustan los pimientos verdes?

carita de Adrián se arrugó un momento y sacudió la cabeza

—No.

mí sí me gusta —dijo Héctor frotándole los ricitos—. Entonces es normal, a ti Diana te parece buena y te gusta, pero a mí no. Eres demasiado joven para que te diga por qué, porque no puedes entenderlo. Yo no te obligo a que te gusten los pimientos verdes, y tú no tienes que obligarme a que me guste Diana,

aturdido por la charla, asintió

sonrisa brilló en los ojos de

joven y nuestra familia no te lo dijo, pero ahora que eres mayor, tengo algo importante que

olisqueó e inmediatamente hinchó su

—Dímelo, yo te escucho.

realidad Diana no es la hija biológica de la

más salir de sus labios, Adrián

—¡Mentira!

de Héctor no se esquivaron y le

miento. Míranos a los dos, nuestras cejas, ojos y nariz se parecen a los de papá, pero Diana no se parece en nada a papá y

quería admitirlo, y se mordió el labio inferior, pero con semejante comparación en su mente, ya se

Leer La venganza de mi mujer ciega novela Capítulo 562: Verdadera hermana

La novela La venganza de mi mujer ciega Capítulo 562: Verdadera hermana es muy buena. En Capítulo 562: Verdadera hermana, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Anonymous , pero con el libro La venganza de mi mujer ciega, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Anonymous es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la La venganza de mi mujer ciega novela Capítulo 562: Verdadera hermana en readerexp.com