Matrimonio de primera Capítulo 102: Le ponía nerviosa por un rato

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 102: Le ponía nerviosa por un rato

En Matrimonio de primera Capítulo 102: Le ponía nerviosa por un rato, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 102: Le ponía nerviosa por un rato en readerexp.com

En el Club Dorado.

Delfino salía del palco y sacaba su celular para llamar a Xulio.

-¿La recogiste?-

Xulio decía, -Sí, la señora Yadira ha sido enviada a la villa.-

-Vale.-

Delfino colgaba el teléfono y quería ir al baño, pero cuando se daba la vuelta, era topado por un camarero que llevaba arroz al curry.

Toda la sopa de arroz al curry se derramaba sobre la ropa de Delfino.

Al ver esto, el camarero se sorprendía, rápidamente se disculpaba con miedo, -Señor, lo siento, lo siento...-

Delfino estaba enojado, pero tampoco regañaba al camarero, se daba la vuelta y se iba.

Como el jefe verdadero del Club Dorado, Delfino tenía una habitación aquí, no estaba casado antes, cuando se ocupaba de las cosas, a veces vivía aquí cuando era demasiado tarde.

Sin embargo, después de casarse, nunca vivía aquí.

Todavía había artículos de tocador y ropa en la habitación.

Entraba en la habitación, se quitaba la camisa y se volvía para buscar ropa en el armario.

Su mirada se posaba en una camisa azul marino, y estaba a punto de alcanzarla, pero sentía que alguien se acercaba detrás de él, giraba bruscamente la cabeza, extendía la mano rápidamente, y pellizcaba el cuello de la gente detrás de él.

-¡Quién eres!-

El toque delgado resultaba ser el de una mujer.

Delfino bajaba la cabeza y veía una cara conocida.

Perla solo vestía un vestido de tirantes con un maquillaje encantador, aunque se pellizcaba el cuello con fiereza, todavía se resistía a no cambiar su expresión, en cambio, lo miraba con glamour, -¿El señor Fidelio no sabe que las chicas son muy débiles, tiene que apreciarlas? Con tanta fuerza, casi no puedo respirar...-

Después de hablar, resoplaba coquetamente.

Perla había estado tratando con hombres de todo tipo durante mucho tiempo, y naturalmente, tenía una serie de métodos frente a los hombres.

Sin embargo, sus métodos usados ​​en "Fidelio" eran obviamente inútiles.

Porque al momento siguiente, "Fidelio" la echaba de la habitación, la miraba con disgusto, -Lárgate de aquí.-

Perla estaba decidida a tener éxito esta vez, así que no se rendiría tan fácilmente, se levantaba del suelo y quería acercarse a "Fidelio" otra vez.

Pero "Fidelio" estaba preparado, y se movía ligeramente hacia un lado, por eso, Perla caía al suelo de nuevo.

Delfino sacaba su celular y marcaba el número de la sala de seguridad, -Aquí hay una loca, ven y arrástrala.-

Después de hablar, cerraba la puerta y rápidamente se cambiaba de ropa.

Por supuesto que Perla no estaba dispuesta a que la arrastraran así, cuando llegaba el guardia de seguridad, ella no dejaba de luchar, -¡Él es mi novio, déjame ir!-

Delfino se había cambiado de ropa y salía, miraba fríamente al guardia de seguridad, -¿Por qué sigue aquí esta mujer? Incluso no puedes hacer bien esta cosita, entonces el Club Dorado necesita cambiar la seguridad.-

Aunque el guardia de seguridad no sabía que Delfino era el jefe verdadero del Club Dorado, también conocía que la gente podía tener una habitación en el Club Dorado durante mucho tiempo era definitivamente poderosa, este tipo de invitado podía proponerle al Club Dorado que lo despedía.

El guardia de seguridad no simpatizaba con ella más y arrastraba a Perla, antes de irse se inclinaba respetuosamente para disculparse con Delfino, -Señor, lo siento por causarle problemas.-

Delfino no decía nada, el guardia de seguridad estaba a punto de irse, y de repente le detenía, -La envía a la comisaría, la razón es que ella me abusa.-

El guardia de seguridad, -...-

Había trabajado en el Club Dorado durante varios años, y esta era la primera vez que veía a un invitado masculino decía que una mujer lo abusaba...

Y este distinguido invitado masculino lo decía por sentado.

-Sí.-

Perla nunca había sido insultada por un hombre como este, decidía a traicionar a Yadira, -Yadira me dijo que estás aquí esta noche, y que puedo detenerte aquí, eres tan bueno con ella, pero ella nunca se lo toma en serio.-

El guardia de seguridad cubría rápidamente la boca de Perla y se la llevaba apresuradamente.

Delfino entrecerraba los ojos con expresión enojada y decía en voz baja, -Yadira...-

Al volver al palco, Apolo veía que estaba enojado y le preguntaba, -¿Qué pasó?-

Delfino decía seriamente, -Debería cambiar un grupo de la gente en el club.-

El camarero que se topaba con él antes debía haber sido comprado por Perla, y Perla podía conocer su habitación también era de una manera de comprar.

La característica del Club Dorado era prestar atención a la privacidad, pero ahora parecía que muchos empleados en el club habían perdido su profesionalismo básico por eso necesitaban ser eliminados y corregidos.

Al final de la comida, Apolo descubría que Delfino todavía estaba sentado quieto.

¿No estaba Delfino ansioso por irse a casa después del trabajo últimamente? Incluso si tenía otras cosas que hacer, volvía directamente cuando terminaban.

Apolo se sentía un poco desconcertado, -¿Por qué todavía estás aquí?-

-Ves primero, yo no volveré hoy.- Delfino se ponía de pie, recogía el abrigo del respaldo de la silla y salía después de hablar.

Apolo se rascaba el cabello, murmurando y suponía, -¿Se pelearon los dos?-

...

Después de comer, Yadira volvía a la habitación y se acostaba en la cama, dando vueltas y no podía dormir.

Aunque se había confirmado que Perla todavía no había ido al Club Dorado, pero siempre que "Fidelio" no volviera, no se sentiría del todo aliviada.

A menudo prestaba atención involuntariamente al sonido del motor del automóvil.

Pero hasta las doce de la noche, no escuchaba el sonido del motor del automóvil.

En otras palabras, "Fidelio" aún no había regresado.

Sacaba su móvil con irritación, tratando de llamarlo, y sus dedos se movían vacilantes por la pantalla, pero al final no marcaba.

Pensaba en "Fidelio", y cuanto más lo pensaba, más se sentía un poco avergonzada.

No se dormía hasta la medianoche.

El día siguiente.

Yadira no dormía bien en toda la noche, pero se levantaba por la mañana con mucha energía.

Bajaba las escaleras y no podía evitar preguntarle al guardaespaldas que custodiaba la puerta, -¿Regresó Fidelio anoche?-

El guardaespaldas negaba con la cabeza, -No.-

Yadira estaba un poco sorprendida.

De camino al trabajo, finalmente se armaba de valor y sacaba su teléfono móvil para llamar a "Fidelio".

El teléfono sonaba varias veces antes de que respondiera "Fidelio".

-¿Qué pasa?- Su voz era ronca, como si acabara de despertarse.

Combinado con la hora habitual de despertarse "Fidelio", Yadira sabía que no tenía la costumbre de quedarse en la cama.

-No, nada, accidentalmente presiono el botón equivocado, sigues durmiendo...- Yadira colgaba apresuradamente el teléfono.

Se mordía el labio y se preguntaba si Perla lo lograba.

Pensando que "Fidelio" podría estar con Perla en este momento, Yadira se sentía muy mal, e incluso se sentía un poco arrepentida.

Del otro lado, Delfino colgaba el móvil y sonreía levemente.

¿Ella no podía evitar llamarlo?

Entonces le ponía nerviosa por un rato.

Delfino estaba alegre y llamaba la línea interior, -Tráeme una taza de agua caliente.-

No encendía la calefacción anoche y estaba resfriado.