Matrimonio de primera Capítulo 111: En la cima de la cadena alimentaria

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 111: En la cima de la cadena alimentaria de Gato volador

En Matrimonio de primera novela Capítulo 111: En la cima de la cadena alimentaria autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 111: En la cima de la cadena alimentaria en readerexp.com

Como de costumbre, Delfino vestía un traje a medida, su gesto era solemne y se vio muy frío.

Sus ojos como tintas miraban fijamente a Yadira, aunque no dijo nada, Yadira ya sentía claramente su aura extremadamente opresiva.

Yadira pensó en lo que le había hecho anoche en el Club Dorado, así que no pudo evitar dar un paso atrás, tiró del dobladillo de Fidelio y le preguntó en voz baja, - ¿Sabes que si el cibercafé tiene otra puerta trasera? -

Fidelio pensó que tenía miedo cuando vio a Delfino, en realidad estaba bastante asustado, pero era un hombre y no podía perder la cara frente a una mujer.

Fingió estar tranquilo y la aplacó, -No temas, me está buscando y no te hará nada. -

Yadira quería llorar y sintió que eso debía decirlo ella.

Después de que Fidelio terminó de hablar, dio un paso adelante para bloquear a Yadira, levantó la cabeza y le gritó a Delfino, - ¡Puedo volver contigo, no puedes molestarla! -

Tan pronto como terminó de hablar, se encontró con los ojos fríos de Delfino.

Fidelio encogió el cuello, pero aun así se armó de valor y se paró frente a Yadira como si no tuviera miedo.

Si no fuera porque Fidelio no se había dado cuenta de la situación hasta ahora, Yadira todavía se sentiría un poco conmovida.

Solo después de que la voz de Fidelio cayó, el gesto de Delfino se volvió más sombrío, y si Fidelio hablara más, su situación sería peor.

Yadira agarró a Fidelio y corrió hacia el cibercafé.

Fidelio corrió tras ella inconscientemente, pero luego de unos pasos, le preguntó en tono perplejo, - ¿Por qué corres? Aunque mi primo es un gran diablo, él no golpe a las mujeres. -

¿Gran diablo?

Yadira también cría que este título era muy vívido.

¿Pero Delfino no golpeaba a las mujeres?

Jeje, falso, ella no lo creía.

-No digas tonterías, ¿sabes la puerta trasera del cibercafé? - Yadira ya no tuvo tiempo para explicarle.

Fidelio asintió, -Yo sé. -

Anoche salió al baño y vio la puerta trasera.

Sin embargo, cuando los dos corrieron hacia la puerta trasera, fueron detenidos por los guardaespaldas traídos por Delfino.

Yadira frunció el ceño, - ¿Qué están haciendo? -

¡No esperaba que Delfino arreglara a guardaespaldas en la puerta trasera!

Fidelio también dijo enojado, - ¡Dejadnos ir! -

Los guardaespaldas no se movieron, -Señorito, señora, por favor no nos hagan avergonzar. -

- ¿Qué señora? - Fidelio parecía confundido.

Los guardaespaldas miraron a Yadira y no hablaron.

Yadira también sabía que hoy estaba destinada a no poder escapar del control de Delfino y le dio una palmada en el hombro de Fidelio, -Soy la “esposa fea” de Delfino. -

Fidelio, - (⊙o⊙) ... -

...

Fidelio y Yadira eran débiles y finalmente siguieron a los guardaespaldas.

Yadira vio el Bentley, que se hizo en una edición limitada a nivel mundial. Delfino metió las manos en los bolsillos de su pantalón de traje y miró a Yadira con indiferencia. Su voz no era fría, - ¿No corres? -

Yadira en realidad estaba un poco nerviosa, pero levantó la barbilla y lo miró sin miedo, -No desayuné, no tengo energía para correr. -

Fidelio seguía pensando en la explosiva noticia de que “Yadira era la esposa de Delfino”, así que no reaccionó.

Delfino no dijo mucho, abrió la puerta directamente y metió a Yadira dentro.

Inmediatamente, volvió la cabeza y miró a Fidelio, quien aún estaba confundido, -A ti te toca más tarde. -

Fidelio tembló y rápidamente se subió al auto.

...

Yadira estaba sentada apoyada en una esquina del auto, jugueteando aburrida con su teléfono.

Aunque era un poco culpable, todavía tenía que fingir indiferente.

Después de todo, lo que hizo ella no fue nada comparado con lo que hizo Delfino.

Delfino rompió repentinamente el silencio en el auto.

Su voz era fría y pesada, - ¿Quieras decir algo? -

-Nada que decir. - Yadira dejó el teléfono, levantó los ojos y le preguntó, - ¿Y tú? -

- ¿No lo supiste ya? - El tono de Delfino era tranquilo sin emociones.

Parecía que no tenía disculpas por engañar a Yadira.

Yadira sonrió muy enojada, -Sí, compraste un juguete por cuarenta millones de euros, puedes tratarla como quieras. -

Delfino frunció levemente el ceño, su tono contenía insatisfacción, -Yadira. -

No le gustó su tono de burlarse.

- ¿Qué? Puedes hacerlo, ¿no me dejas hablarlo? - Yadira le miró de mala gana, levantando el rabillo de ojo, con un poco arrogancia.

Delfino la miró, entrecerrando los ojos, dijo con amenaza, -Dilo de nuevo. -

-Dije que podías hacerlo... ummm... -

Antes de que terminaran las palabras de Yadira, los labios estaban bloqueados por Delfino.

¡Hombre bastardo!

Las manos y los pies de Yadira lucharon en vano, Delfino la estrechó con fuerza en sus brazos, haciéndola incapaz de moverse.

¿Cómo podía meterse con ella así?

La engañó tanto, y ahora se atrevía a tratarla de esta manera.

Delfino había recogido todas las cosas buenas, ¡y cómo podría ser tan fácil!

Yadira se mordió el labio con fuerza, Delfino siseó levemente y la fuerza en su mano se alivió.

El auto se detuvo, Yadira lo empujó a un lado, abrió la puerta y saltó del auto, y corrió hacia la villa rápidamente.

Delfino bajó por detrás, se frotó los labios con los dedos, y descubrió que se mojaron por sangre.

Xulio le entregó un pañuelo a Delfino en silencio.

Delfino lo tomó y se secó la sangre de los labios antes de entrar lentamente en la villa.

Fidelio lo siguió y entró de mala gana en la villa.

Vio a Delfino sentado en el sofá y estaba a punto de sentarse, escuchó la voz indiferente de Delfino, - ¿Te permito sentar? -

Fidelio se estremeció e inmediatamente se enderezó, estaba obediente como una codorniz.

No le tenía miedo a todo, excepto este primo Delfino.

Yadira no regresó a la habitación, sino que se escondió junto al pasamano de la escalera en el segundo piso y miró el salón en silencio.

Al ver a Fidelio parado allí tan silencioso y no se atrevió a moverse, Yadira no pudo evitar suspirar, si Delfino viviera en el mundo animal, debería ser el rey de las bestias que estaría en la cima de la cadena alimenticia.

- ¿Tu hermano sabe que regresaste de extranjero? -

La tía de Delfino dio a luz a Jaime a la edad de 18 años, y cuando tenía 34 años, Fidelio nació. A diferencia de otras personas que tenían hijos en edad mediana, la familia de su tía dejó a Fidelio creyendo por su deseo.

Fidelio tenía un temperamento libre y a menudo se escapaba de casa, ya su familia estaba acostumbrada desde hacía mucho tiempo.

Pero si su tía supiera que Fidelio regresaría en la Ciudad Mar esta vez, definitivamente lo llamaría. Un chico de 14 años regresó solo desde el extranjero, y definitivamente no se tranquilizaron.

Su tía no lo había llamado hasta ahora y ciertamente no sabía que Fidelio había regresado.

Y el hermano mayor de Fidelio, Jaime, se encontraba ahora en la Ciudad Mar.