Matrimonio de primera Capítulo 116: Mi esposa también se apellida Jimenez

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 116: Mi esposa también se apellida Jimenez de Gato volador

En Matrimonio de primera Capítulo 116: Mi esposa también se apellida Jimenez, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 116: Mi esposa también se apellida Jimenez, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee Matrimonio de primera Capítulo 116: Mi esposa también se apellida Jimenez del autor Gato volador en readerexp.com

Yadira y Apolo no habían tenido mucho trato, por eso no tenía muy claro cómo era Apolo.

Sin embargo, en Internet se rumoreaba que Apolo era un playboy sin duda. Se cambiaba de novia cada dos por tres y se metía en muchos chismes con diferentes chicas, pero básicamente esos escándalos venían de fotos que aparentaba tal caso, en realidad no hubo ninguna noticia oficial sobre ese tema.

Entonces, hasta ahora, Apolo solo había tenido muchos escándalos, pero nunca había admitido que alguna mujer era su verdadera novia.

No obstante, dado que Apolo ayudó a Delfino a mentirle, y debido a que su relación con Noela era complicada, Yadira no tuvo una buena impresión de él.

Aun así, Yadira no siguió el ejemplo de Noela para maldecirle.

Volvió a mirar la foto y la analizó detenidamente con Noela, -Esta foto fue tomada en la puerta del Club Dorado en plena noche. Esto demuestra que alguien ha estado vigilando a Apolo desde hace mucho tiempo. Pero en general, los reporteros no se atreven a escribir noticias sobre él ni se atreven a ofenderle, porque Apolo es un magnate en la industria del entretenimiento.-

-¿Pero eso qué puede explicar?- El tono de Noela se había calmado, -Sigue siendo un hecho que llevó a dos mujeres al club y no salió en toda la noche.-

Yadira pensó que Noela tenía razón.

No sabía lo que pasó entre Noela y Apolo, pero sabía que ambos no podían dejar de sentir algo mutuamente.

O de lo contrario, Apolo no le habría preguntado por Noela cada vez que la veía, ni Noela la llamaría para maldecir a Apolo por el escándalo que tuvo.

...

Tan pronto como salió la noticia de Apolo, un grupo de amantes de los chismes en Internet volvió a estar activo.

Los comentarios que habían bajo las publicaciones de Apolo en Twitter eran muy extraños.

-¿Ahora el señor Apolo juega con las dos a la vez?-

-Si de verdad eres tan capaz, ¿por qué no te atreves a dar reconocimiento a tu verdadera novia?-

-¿No te da miedo pillarte alguna enfermedad?-

-Señor Apolo, ¿cómo puedo entrar al Grupo Auge?-

-Qué raro que esta vez no sea con una celebridad.-

-¿Todos habéis venido aquí para ver el escándalo que ha montado? ¿Os olvidasteis del asunto de la fábrica del Grupo Jimenez? Por cierto, de paso voy a mencionar el hashtag de #LafábricadelGrupoJimenezhaamañado.-

Mucha gente respondió a ese comentario.

-Creo que tiene razón.-

-Entonces, ¿han utilizado al bello señor Apolo como tapadera?-

-Si este es el caso, ¡el Grupo Jimenez está siendo demasiado descarado!-

-Pobre señor Apolo.-

-...-

Luego de revisar esos comentarios, Yadira echó un vistazo a los hashtags más populares, pero el tema de que la fábrica del Grupo Jimenez había amañado ya no estaba.

Yadira envió una captura de pantalla de los comentario a Noela, y luego envió otro mensaje para persuadirla, -Si realmente te importa tanto, es mejor que escuches la explicación de Apolo.-

Aunque no conocía muy bien a Apolo, conocía a Noela.

Noela era dos años mayor que ella, la conoció cuando estaba en la escuela secundaria y ya habían pasado seis años desde entonces.

En los últimos seis años, Noela tuvo muchos pretendientes, tantos que ya no se acordaba de la cantidad. Entre ellos, también había hombres que provenían de buena familia y hombres muy caballeros.

Pero Noela no se conmovió por ninguno de esos hombres.

Yadira no lo entendía antes, pero después de ver su mirada hacia Apolo, poco a poco lo entendió.

Si una persona tenía a alguien en su corazón, aunque los demás fueran muy sobresalientes, ninguno conseguirá llamar su atención.

-Qué explicación voy a escuchar de él, solo es un cabrón.- Aunque Noela todavía insultaba a Apolo, su tono se había suavizado mucho.

...

Al salir del trabajo, Xulio vino a recoger a Yadira otra vez.

Fidelio también estaba en el coche, probablemente recogió a Fidelio primero y luego a ella porque le venía mejor esa ruta.

-Yadira.- Cuando Fidelio la vio, llamó por su nombre, y luego rebuscó en su mochila.

Mientras sacaba el cuaderno de adentro, encendió la calculadora del teléfono para calcular algo.

-¿Qué estás haciendo?- Yadira giró la cabeza para mirar con un poco de curiosidad, y descubrió que tenía en mano un cuaderno de ejercicios de estudiantes de primaria.

Fidelio se apresuró a guardar el cuaderno en su mochila, y misteriosamente se inclinó hacia su oído y le dijo, -No se lo digas a mi primo.-

-¿Qué le puedo decir a tu primo?- preguntó Yadira, -¿Qué estás haciendo con el cuaderno de ejercicios de estudiantes de primaria?-

-Estoy ganando dinero, me dan 12,50 euros por cada cuaderno de ejercicios.-

Se quedó sin palabras. ¿Existía esa forma de ganar dinero?

Yadira tardó un momento para captar su mensaje, -¿Te falta dinero?-

-Mi primo no me da mucho para gastar, así que casi no tengo ni dinero para jugar a los videojuegos.- dijo Fidelio con una expresión de angustia.

Luego le preguntó a Yadira con algunas dudas, -¿Qué diablos está pasando entre tú y mi primo? Aunque sé que estáis teniendo una discusión, no he entendido todavía lo que pasó entre vosotros. Además, estoy sintiendo que mi primo parece estar enojado conmigo. Antes solía ser muy estricto conmigo, pero al menos me daba dinero para gastar.-

Ja, ja, ¿no era justo porque la aparición de Fidelio interrumpió el plan de Delfino y destapó su mentira?

Hablando de eso, tenía que agradecer a Fidelio, o de lo contrario, aún estaría engañada por Delfino.

Sin embargo, no era necesario contarle a Fidelio los asuntos de los adultos.

Le dio unas palmaditas a Fidelio, -Puedes pedirme dinero si realmente te hiciera mucha falta...-

Fidelio hizo un gesto con la mano y puso una cara de desprecio, -Si ganas menos que yo.-

Se quedó sin habla.

Yadira echó un vistazo a la pila de cuadernos de ejercicios que estaba en la mochila de Fidelio, había unos diez o así, lo que significaba que podía ganar 125 euros al día.

En comparación, era verdad que ganaba menos que Fidelio.

-¿Ahora los estudiantes de primaria son tan ricos?- Daban 12,5 euros a la gente que le hacía los deberes.

Fidelio asintió, -Hay un colegio de élite detrás de mi escuela.-

Yadira no supo qué decir. La pobreza había limitado su imaginación.

...

Tan pronto como regresó, Fidelio volvió a su habitación para seguir con sus negocios de ganar dinero.

Yadira volvió a su habitación para seguir con su guion. Ella no podía perder su verdadera profesión porque incluso un chico con la edad de Fidelio sabía pensar planes para ganar dinero.

Recientemente estaba escribiendo un guion de suspense. Cuando lo terminara, Noela le ayudaría a ponerse en contacto con directores y compañías para ver si alguien compraría su guion.

Trabajar en el Grupo Jimenez no era un plan a largo plazo.

Después de escribir un rato, se quedó sin inspiración, así que se levantó y salió de la habitación para moverse un poco.

No sabía cuándo regresó Delfino, pero ya estaba hablando con Apolo en el salón.

Yadira no tenía la costumbre de escuchar a escondidas las conversaciones de otras personas, se dio la vuelta y quiso volver a la habitación, pero accidentalmente escuchó las palabras “Grupo Jimenez”.

Retrocedió un paso y silenciosamente se acercó un poco para escuchar a Apolo decir enojado, -¿La gente de la familia Jimenez está loca? En este momento, deberían ir a solucionar sus problemas, ¡pero van y sobornan a los medios para meterme en este lío y desviar la atención del público con el fin de que sea su tapadera! ¡Están mal de la cabeza! ¡No me detengas, voy a matarlos!-

-Vale.- respondió débilmente Delfino, y dijo en voz baja, -Mi esposa también se apellida Jimenez.-

La emoción irritada de Apolo se calmó repentinamente, se aclaró la garganta y dijo, -A excepción de Yadira, toda la gente de la familia Jimenez están mal de la cabeza.-