Matrimonio de primera Capítulo 124: ¡Lárgate de aquí si no te quieres quedar desfigurada!

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 124: ¡Lárgate de aquí si no te quieres quedar desfigurada!

En Matrimonio de primera Capítulo 124: ¡Lárgate de aquí si no te quieres quedar desfigurada!, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 124: ¡Lárgate de aquí si no te quieres quedar desfigurada! en readerexp.com

Noela llevaba varios años en la industria del entretenimiento, y no era de esas que se dejaban intimidar.

Sin embargo, Noela ya estaba medio borracha en ese momento.

El efecto del alcohol le había hecho perder la parte racional.

Noela se puso de pie sujetando de la mano a Yadira, luego levantó un pie para pisar la mesa, luciendo como una abusona, -Bueno aquí todos somos amigos... Hoy... No os podéis marchar hasta que no os vea borrachos...-

Yadira frunció los labios. Noela se estaba dejando llevar por el alcohol. Quizás ni siquiera sabía en qué situación se encontraba.

Celeste se burló de la pinta de Noela.

No iba a dejar que Noela se fuera de allí sana y salva hoy.

Aunque Noela solo era una pequeña actriz de reparto de tercer nivel, su buena apariencia y su habilidad de actuación eran aprobadas por la audiencia, por lo que también tenía sus fieles fans.

Justo por eso, aunque no asistía a quedadas para beber con los jefes, no los acompañaba a divertirse y tampoco se acostaba con ellos, conseguía buenos guiones.

Había que mencionar que, en un buen guion, incluso los personajes de reparto eran muy excelentes y fáciles de ser recordado por la audiencia, por lo que era muy probable que se pudiera obtener éxito con eso.

Noela podía escoger una amplia categoría de papeles.

Eso era una de las razones por la que Celeste odiaba a Noela.

Se podía decir que ella y Noela debutaron al mismo tiempo, pero Noela había sido franca e inocente en todo momento, pero ella tenía que complacer a los productores y directores para conseguir los papeles.

Celeste giró levemente la cabeza para mirar hacia atrás, guiñando un ojo a esas personas, -Está bien, ya que lo ha dicho Noela, ¿a qué estáis esperando?-

Cuando terminó de hablar, el grupo de personas entró.

Había siete u ocho personas entre los hombres y mujeres.

Yadira vaciló, sacó su teléfono y le envió un mensaje de WeChat a Fidelio, -¿Tu primo ha vuelto a casa?-

Fidelio respondió rápidamente, -No.-

Celeste dejó en claro que venía a molestar a Noela, así que seguramente algo pasará más tarde.

Yadira se hizo a un lado y marcó el teléfono de Delfino directamente.

Mientras esperaba que la llamada se conectara, Yadira estaba pensando qué tipo de relación tenía ella con Delfino ahora.

Cuando creía que Delfino era un “discapacitado”, podía aceptar francamente que era su esposa.

Pero ahora que Delfino “se convirtió en una persona normal”, Yadira se sentía un poco disgustada con la identidad de “esposa de Delfino”.

¿Al final era por su engaño y su apariencia insondable?

Había demasiados secretos ocultos en él. Era tan dominante y sombrío que daba miedo, y el instinto natural de evitar el daño hacía que Yadira quisiera distanciarlo de verdad.

No obstante, en ese momento, la primera persona en la que pudo pensar fue Delfino.

El teléfono sonó dos o tres veces y alguien lo cogió.

-Yadira.-

La voz de Delfino sonaba tan baja como siempre, daba una sensación tranquilizadora.

Yadira estaba a punto de hablar, pero de repente le quitaron el teléfono.

Volvió la cabeza y vio que era Celeste quien le había quitado el teléfono.

-Devuélveme el teléfono.- Yadira frunció el ceño, le disgustaba mucho que otras personas tocaran sus cosas sin permiso.

-Ya que has venido a divertirte, deja de jugar el móvil, que estás desanimando el ambiente.- Celeste sonrió y apagó su móvil. Luego levantó la cabeza y arrojó el móvil a un hombre a su lado, luego dijo otra vez, -Esta señorita es amiga de Noela, quédate con ella, no dejes que se aburra.-

Otra que era tan creída como Perla.

Yadira con cara fría, dijo palabra por palabra, -Devuélveme el teléfono.-

Celeste sabía claramente que llamaría para pedir ayuda, por eso era imposible que le devolviera el teléfono.

Celeste hizo como que no la había escuchado, volvió la cabeza y le dijo al hombre de detrás, -¿No has escuchado lo que dije?-

-Lo escuché.- El hombre que estaba detrás de Celeste inmediatamente dio un paso adelante, extendiendo la mano para agarrar del brazo a Yadira, -Belleza, ven a divertirte con nosotros.-

Yadira se puso de lado, evitando el brazo del hombre. Ya no dijo más porque sabía que no le devolverían el teléfono, entonces caminó directamente hacia Noela.

Noela estaba sentado en medio de una mujer a su izquierda y un hombre a su derecha.

El hombre tenía pinta de joven y fino, se veía blanco y limpio, pero sus ojos estaban demasiado turbios y se sentía disgusto después de mirarlo.

Una de sus manos todavía estaba en el respaldo del sofá de Noela, ansiosamente tratando de abrazar a Noela.

Yadira se burló, aunque no pensaba que Apolo fuera alguien bueno, al menos cuando le pidió a los de seguridad que detuvieran a Noela, les dijo que no la lastimaran.

Mucho mejor que el hombre fino que tenía delante.

Al notar que Yadira le estaba mirando, el hombre fino levantó la cabeza para mostrar una sonrisa que él mismo pensó que era muy atractiva, luego levantó la copa de vino que tenía en su mano.

Yadira se acercó con frialdad y lo empujó a un lado, -Siéntate más lejos.-

Como al hombre fino le pilló por desprevenido, cayó directamente al suelo con el empujón.

Yadira dijo sin ninguna sinceridad, -Lo siento, te ves bien en forma, pero no esperaba que fueras tan débil.-

El hombre fino apretó los dientes, resopló, se levantó del suelo, tiró al suelo la copa de vino que tenía en la mano, señaló a Yadira y maldijo, -¡¿Quién te crees que eres?! ¡Te había mostrado respeto, pero tú misma lo has rechazado!-

Como Yadira actualmente no formaba parte de la industria del entretenimiento y nadie la conocía, solo pensaban que era una persona común que no pertenecía a la industria.

-¡¿Quién te crees que eres?!- Noela se levantó de un salto del sofá.

Casi se cayó saltando demasiado rápido, pero Yadira rápidamente se acercó para sostenerla.

En ese momento, el hombre fino tomó una copa de vino con intención de derramarlo sobre Noela.

Noela estaba apoyada en el sofá y no tenía consciencia de evitarlo, así que Yadira se dio la vuelta y se paró delante de Noela.

Afortunadamente, la ropa de invierno era gruesa, la bebida fría solo se derramó en su espalda, y no llegó a mojar lo que llevaba dentro tan rápidamente.

Celeste vio esa escena y empezó a aplaudir con desgana, -Qué amistad más bonita.-

Noela se puso un poco más sobria cuando Yadira se paró frente a ella.

Se levantó del sofá y miró a Celeste, -¿De verdad crees que te robé el papel de antes? A decir verdad, el director no pensó darte ese papel desde un principio, porque hace mucho que mi agente quedó en acuerdo con ellos.-

-¡Estás mintiendo!-

Celeste pensó que lo que Noela había dicho solo era una excusa, de modo que se dirigió hacia ella y levantó el brazo para abofetearla.

Pero Yadira detuvo su brazo en el aire.

-¡Lárgate! ¡Es un asunto de Noela y yo!-

-¡Esta es la habitación que yo pedí, así que tú eres quien debería largarse!- Noela levantó la mano y le dio una bofetada a Celeste.

Yadira sentía dolor de cabeza ante la situación.

Celeste se cubrió la cara, y gritando, quiso tirarse sobre Noela, -¡Noela!-

Al ver que la situación no andaba bien, Yadira quiso ayudar a Noela, pero alguien la detuvo.

La mano del hombre se deslizó sobre su brazo, -No te metas en el rencor que hay entre Celeste y Noela, ven a divertirte con nosotros.-

Yadira frunció los labios y sonrió.

Sus ojos eran hermosos, y cuando sonreía, parecía gloriosamente atractiva. De modo que el hombre la miró aturdido por un momento.

Yadira aprovechó la oportunidad para liberarse, tomó una botella de vino vacía sobre la mesa y la golpeó directamente en la cabeza del hombre.

Enseguida la botella de vino se partió por la mitad.

Rompió la cabeza del hombre y la sangre le corría por la frente.

Yadira lo ignoró. Directamente se acercó para apartar a Celeste que estaba encima de Noela y le señaló la cara con la botella de vino medio rota, -¡Lárgate de aquí si no te quieres quedar desfigurada!-