Matrimonio de primera Capítulo 126: ¿Quién te lo enseñó?

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 126: ¿Quién te lo enseñó?

En Matrimonio de primera Capítulo 126: ¿Quién te lo enseñó?, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 126: ¿Quién te lo enseñó? en readerexp.com

Por el instinto de supervivencia, Yadira dio la vuelta y quería volver.

-Párate. -

Sonaba la voz baja y familiar de Delfino detrás de ella, Yadira estaba pasmada.

Se volvió rígidamente y miró hacia Delfino, dijo con calma, -Sólo quiero ir al baño. -

Delfino era alto y tenía las piernas largas, sus pasos eran grandes, en este momento se había acercado a ella, la observó atentamente, cuando vio la hinchazón grande en su frente, los ojos se encogieron visiblemente.

Levantó la ceja y dijo, -Vete, te espero. -

Yadira se quedaba sin palabras.

Tuvo que ir al baño regañadientes.

Yadira volvió al baño, tocaba la frente nerviosamente, sin embargo, tocaba la hinchazón grande en la frente accidentalmente.

-Uy...- qué doloroso.

Finalmente, Yadira se quedaba un rato en el baño y salió.

No sabían adónde fueron Noela y Apolo, sólo Delfino estaba allí esperándole.

Su traje era tan elegante como siempre, un cuerpo largo y erguido, incluso estaba de pie en la puerta del baño esperando a alguien, era espectacular.

-Veinte minutos. - Delfino levantó la muñeca y la miró.

Cuando Yadira estaba desconcertada, le preguntó, - ¿Estás estreñida? -

Yadira estaba sorprendida, de repente se atragantó, -cof, cof...-

Delfino murmuraba, luego dijo en un tono muy serio, -Luego dejo a Xulio que te acompañe a ir al hospital. -

-Jeje. - ¿Qué podía decir más Yadira excepto sonreír en este momento?

...

Los dos salieron juntos del bar.

El coche de Apolo estaba aparcado en la puerta, se sentó en la posición del conductor y Noela estaba sentada a su lado.

Al ver que salieron Delfino y Yadira, Apolo se asomó por la ventana, -Delfino, llevo a Noela al hospital, ¿vas con nosotros? -

Delfino señaló a su coche del otro lado.

Apolo entendía, le hizo un gesto de “OK” y se fue.

-Estoy bien, no voy al hospital. - Yadira arrastró el brazo de Delfino.

Ella sólo fue golpeada en la cabeza y tenía una hinchazón, no había sangre, ¿para qué iba al hospital?

Además, malgastaban el tiempo para consultar al médico, ahora sólo tenía hambre y quería comer.

Ya era de noche, aunque la luz brillaba, los ojos profundos de Delfino eran cada vez más sombríos, preguntó en voz baja, - ¿Estás bien? -

-Sí. - Yadira asintió con la cabeza.

Pero al instante, no pudo soportar y gritó, - ¡Ah! -

Que Delfino apretó fuerte la hinchazón grande en la frente de Yadira.

Aunque la hinchazón grande se deshincharía lentamente y naturalmente en unos días, le dolía mucho si fue presionado tan fuerte.

Delfino retiró la mano y le miró sin expresión, - ¿Por qué gritas si estás bien? -

-Yo...- Si no le hubiera presionado la hinchazón, no le dolería.

...

En el hospital.

Delfino obligaba a Yadira que hiciera un examen médico general con el doctor.

Noela no tenía tanto suerte como ella, también fue obligada por Apolo para hacer un examen médico general.

Las dos que habían terminado el examen médico se sentaron juntas en la silla al lado del pasillo, se miraban entre ellas.

Finalmente, dijo Noela, -Me parece que Delfino se preocupa mucho por ti. -

-Jeje. - Yadira tocaba la hinchazón en su frente involuntario, todavía se sentía que había un dedo pinchando allí.

Dijo Yadira con una cara fría, -Creo que Apolo se preocupa por ti, ¿qué ha dicho? -

Yadira paró un instante de hablar, aclaró la garganta, siguió diciendo aprendiendo el cono de Apolo, -Ella es mi cariño. -

- ¡Yadira! -

Noela quien siempre era amable, raramente que ya tenía una cara antinatural.

En este momento, Delfino y Apolo salieron de la oficina del doctor.

Yadira y Noela se sentaron seriamente, no hablaban nada.

...

Debido a Yadira y Noela no habían comido mucho, por eso fueron al Grupo Auge.

En el camino, Yadira recordaba a Fidelio, preguntó a Delfino, - ¿Dónde está Fidelio? -

Delfino volvió la cabeza mirándole, no había expresión en la cara bonita, -Es mejor que te preocupas más por ti misma. -

Llegaban al Grupo Auge, pidieron muchos platos para las dos mujeres que habían terminado de pelear.

Aunque Yadira estaba un poco asustada, pero tenía hambre.

Cuando estaba llena, Delfino comenzó a interrogar a Yadira.

-Yo no sabía que mi mujer era tan buena en pelear, ¿quién te lo enseñó? -

Delfino la miró con los ojos oscuros, como si no estuviera satisfecho con su respuesta, la criticaría.

Pero cómo la criticaba, no lo sabía Yadira.

Sólo sabía que cada vez cuando se acercaba a Delfino, estaba nerviosa involuntaria.

Yadira señaló a Noela quien estaba a su lado ignorando la amistad entre ellas.

Noela también tenía miedo de Delfino.

Encogió el cuello, se tragó la saliva y señaló a Apolo sentado a su lado, -Él me enseña a pelear. -

-Cof, cof...-

Apolo acababa de tomar un sorbo de vino, se estaba atragantado.

-No, oye Noela, cuando me fui, era verdad que yo había pedido a alguien que te cuidara, pero no te enseñé a pelear para ser un matón escolar...-

No terminaban sus palabras, se calló por la mirada fría de Noela.

-Je. -

Delfino no dijo nada, dio una sonrisa fría, se levantó y salió.

Yadira entendía agudamente de sus palabras que Delfino quería hacerle bronca después volver a casa.

Ella no quería volver a casa.

Pero no se atrevía a no volver.

...

Delfino conducía rápidamente.

Cuando llegaban a la puerta de la villa, bajó del coche sosteniendo la puerta, se agachó en el borde del camino y vomitó gravemente.

Fidelio oía el sonido del coche y salió corriendo, mostró una expresión de alivio cuando vio a Yadira.

-Yadira, por fin has vuelto, no sabes que Delfino volvió antes, pero vio que no estabas, se enfadó, era aterrador. -

Yadira se levantó lentamente y dijo débilmente, -Aunque no está enfadado, es aterrador. -

Al decirlo, levantó la cabeza y vio a Delfino que estaba detrás de Fidelio.

Era verdad que no podía decir cosas malas a la espalda.

Yadira le parecía que si iba a ser criticada por Delfino tarde o temprano, mejor que fuera temprano.

Así que regresó a la habitación detrás de Delfino.

En realidad, estaba un poco confundida, ¿por qué Delfino estaba enfadado con lo que peleaba afuera?

¿Era porque a Delfino le parecía avergonzado si peleaba?

Delfino entró a la habitación, se quitó el abrigo, se dio la vuelta y vio a que Yadira estaba en la puerta, le llamó con una voz baja, -Ven. -

Yadira se acercó a él con mucho cuidado, Delfino la empujó a la cama y se sentó, en seguida extendió la mano hacia ella.

Yadira quería esconderse subconscientemente, pero resultó que fue abroncada en voz baja por Delfino, -Te pongo la medicina, ¿para qué te escondes? -