Matrimonio de primera Capítulo 134: ¡Le merecía sufrir su mal humor!

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 134: ¡Le merecía sufrir su mal humor!

La novela Matrimonio de primera Capítulo 134: ¡Le merecía sufrir su mal humor! del autor Gato volador es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 134: ¡Le merecía sufrir su mal humor!, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Gato volador Construcción Cada personaje en Matrimonio de primera es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 134: ¡Le merecía sufrir su mal humor! y los capítulos posteriores de la novela Matrimonio de primera en readerexp.com

Tan pronto como entró al Grupo Jimenez, Yadira sintió el ambiente tenso en la empresa.

Se encontró con Perla en la sala de descanso.

Los ojos de Perla estaban sanguinolentos, y era obvio que no durmió bien anoche.

En cuanto vio a Yadira, Perla caminó hacia ella con tacones altos, -Quieres destruir el Grupo Jimenez, ¿verdad? Desde que viniste, Grupo Jimenez no ha tenido ni un día tranquilo.-

Yadira no dijo nada.

Desde que Yadira nació en la familia Jimenez, ¿había vivido allí algún día tranquilo?

Cuando ella fue obligada a casarse con la familia Dominguez, ¿había tenido algún día tranquilo?

-No quería destruir el Grupo Jimenez, tampoco creo que yo tenga la habilidad tan poderosa. El Grupo Jimenez fue fundado por el abuelo, y ha sido una marca concienzuda en la industria durante décadas. ¿No tienes claro por qué se ha vuelto así?-

Yadira no sabía mucho sobre la gestión empresarial, pero entendió la situación general del Grupo Jimenez.

Hace años Evelio fundó el Grupo Jimenez desde cero, a pesar de que no tenía trucos inteligentes en negocios, era una persona elegante y amable teniendo la mejor habilidad en el trato con los demás, y también era un poco obstinado.

Dijeron que “los comerciantes eran tramposos”, a Evelio solo le faltaba un carácter tramposo, por lo que, durante décadas, el Grupo Jimenez no había avanzado mucho, excepto por ser etiquetado como una "marca antigua".

Evelio le entregó el Grupo Jimenez a Henrico, quien comenzó a fabricar productos con honestidad desde los primeros años, pero en los últimos años se convirtió más imprudente y empezó a falsificar.

Hasta hace un tiempo, había un error en el proyecto, y tenía problemas con la cadena financiera de la empresa, y luego se reveló la interioridad de la fábrica, así el Grupo Jimenez tropezó en la mayor crisis desde su creación.

-¡Sofistería!- Perla no prestó atención a las palabras de Yadira. -Si crees que tienes toda la razón, vamos a hablar con padre.-

-¡Vale, vamos!-

Yadira en realidad no quería ver el fracaso del Grupo Jimenez de esta manera. Muchos empleados del Grupo Jimenez luchaban con Evelio por la empresa desde el principio y trabajaban en la empresa la mayor parte de sus vidas, realmente tenían mucho cariño al Grupo Jimenez.

Ella no era ninguna santa, desde la perspectiva de los sentimientos personales, si el Grupo Jimenez se destruyera, ella podría sentirse feliz en su corazón.

Sin embargo, la alegría en el corazón sería sólo temporal, si el Grupo Jimenez se destruyera, una gran cantidad de empleados quedarían desempleados, este era un resultado concebible.

Ella no podía hacerle la vista gorda.

Delfino era el jefe secreto del Grupo Auge, así que el asunto de Jaime debía ser tramado por él.

Para obligar a Evelio a regresar al país, Delfino frecuentemente hacía trampas en secreto, si Evelio nunca regresara, realmente podría derrotar el Grupo Jimenez directamente.

Un hombre que sacó balas sin necesitar anestesia y se convirtió en el líder de la industria del entretenimiento a la edad de 26 años, ¿cómo podría Henrico ser su rival?

...

-¡Papá, Yadira está aquí!-

Perla llevó a Yadira a la oficina de Henrico.

-Yadira, ¿de qué hablaste con Jaime ayer? ¿Cómo pudo pasar esto?- Henrico se levantó y salió de detrás del escritorio.

Yadira negó con la cabeza, -No hablamos nada.-

-¿Cómo llegó a ser así sin hablar de nada?- Perla la miró con burla, -Seguramente le habías dicho algo a Jaime, y lo ofendiste. El tema en Internet es obviamente que alguien conduzca a otros usuarios a darlo más comentarios para que el tema sea más popular.-

-¿Cómo convenciste a Jaime al principio? ¿Dijo que contrataría con el Grupo Jimenez definitivamente? Piénsalo con tu cabeza, ¿por qué una estrella tan famosa como él contrataría con el Grupo Jimenez?-

Este asunto tenía algo que ver con Delfino, y no había duda de que este debía ser una trampa preparada desde el principio.

-Bah, a todo el mundo le gustan las guapas. No importa lo famoso que sea Jaime, él también es un hombre.- El subtexto de Perla era que Jaime se enamoró de ella, por lo que aceptó contratar con el Grupo Jimenez.

No solo no lo creyó Yadira, ni siquiera Henrico lo creyó.

Henrico hizo un gesto con la mano, -Perla, ¿qué te dijo Jaime en ese momento?-

-Él me elogió que era muy atractiva, y luego dijo que podía intentarlo.- Dijo Perla, con el rostro enrojecido.

Yadira se burló. ¿Perla se enamoró de Jaime?

-¿No dijiste que Jaime había aceptado contratar con nuestra empresa?- Henrico frunció el ceño, dijo con una voz un poco pesada.

-Yo pensaba que ya era casi todo confirmado, si supiera que pasaría algo así, hablaría con él en persona sobre la firma del contrato al día siguiente…-

Perla ahora se arrepintió un poco. La razón por la que dejó a Yadira a negociar el contrato fue principalmente porque sentía que Jaime se interesó en ella, así que era mejor que no fuera demasiado proactiva y tuviera que no hacerle caso por unos días esperando a que él tomaría la iniciativa para venir a ella.

Al ver que la expresión de Henrico se puso cada vez más nublado, Perla no se atrevió a hablar más.

En su opinión, ¡todo este incidente fue causado por Jaime!

Henrico se sentó en el sofá tomándose la frente y suspiró, con la voz llena de cansancio, -Alguien quiere atentar contra el Grupo Jimenez.-

-Sí, desde que Jaime no rechazó directamente la invitación del Grupo Jimenez, eso se trató de una trampa.- Yadira reflexionó un momento y dijo, -Quizás desde más antes.-

Henrico giró la cabeza y quedó observándola a Yadira, como si la conociera por primera vez.

Yadira lo miró también y continuó, -Como es imposible que Jaime acepte ser el portavoz del Grupo Jimenez, dado que ha sucedido algo tan anormal, debe ser una trampa.-

Henrico miró fijamente a Yadira por un momento y luego asintió con la cabeza, -Tienes razón.-

Después de que Delfino ayudó al Grupo Jimenez, naturalmente Henrico se volvió más orgulloso, al conocer las habilidades de Delfino, naturalmente sentía que no era un gran problema para Jaime, un hombre que dependía de la actuación, que fuera el portavoz del Grupo Jimenez.

Pero no esperaba causar un problema tan grande, para el Grupo Jimenez, que estaba mejorando, lo hizo que se metiera en una situación mucho peor.

Al ver a Henrico elogiar inesperadamente a Yadira, Perla se puso descontenta.

-Papá, qué razón tiene ella, Jaime me trata muy diferente, creo que definitivamente le gusto. Este asunto me lo encargo yo, encontraré una manera de hacerle confesar frente a los medios que, ¡debido a que le gusto, aceptará ser el portavoz del Grupo Jimenez!-

La confianza en sí misma que mostraba Perla sorprendió a Yadira.

Aunque era algo bueno, fue la primera vez que vio a una persona tan presumida como Perla.

Qué tipo de mujer le gustaría a Jaime, no lo sabía.

Podría ser una celebridad de alguna familia famosa, o una mujer con apariencia y antecedentes ordinarios, pero deberían tener sus propias ventajas.

Ciertamente no sería alguien como Perla, ¿cuáles eran las ventajas de Perla? ¿Con más hombres que había liado? ¿O era demasiado confiada en sí misma?

-¡Paf!-

Henrico golpeó violentamente la mesa y gritó enojado, -¡No provoques líos!-

-No estoy bromeando.- Perla levantó la barbilla presumida, miró a Yadira y salió.

Henrico estaba tan enojado que no pudo decir ni una palabra, señalando en dirección a la puerta.

-Salgo ya.-

Yadira tampoco se quedó para consolar a Henrico.

Había consentido a su hija hasta así, ¡le merecía sufrir su mal humor!