Matrimonio de primera Capítulo 146: Señor Evelio, cuánto tiempo sin vernos

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 146: Señor Evelio, cuánto tiempo sin vernos

En Matrimonio de primera Capítulo 146: Señor Evelio, cuánto tiempo sin vernos, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 146: Señor Evelio, cuánto tiempo sin vernos en readerexp.com

Sentada en el coche, Yadira miraba a Delfino de vez en cuando.

Delfino miró al frente y se concentró en conducir, pero parecía haber notado la mirada de la otra, así que de repente le preguntó, -¿Por qué me miras?-

-Nada...- Yadira se dio la vuelta apresuradamente.

Ella estaba pensando que Delfino era realmente alguien increíble.

Después de que Evelio regresara al país, era posible que la gente de la familia Jimenez llamara a Yadira para que volviera a casa a reunirse, pero no tendría por qué ser al mediodía de hoy, e incluso si él lo adivinó, ¿no debería llamar para confirmarlo?

Sin embargo, Delfino vino directamente. Eso demostraba que no tenía dudas en absoluto, tampoco creía que su suposición estuviera equivocada.

Era una persona muy segura de sí misma.

...

Los dos pronto llegaron a la familia Jimenez.

Cuando el portero vio a Yadira, se inclinó respetuosamente para saludar, -Señorita Yadira.-

Yadira condujo a Delfino directamente hacia adentro.

El salón estaba vacío y no había gente, pero había voces en la cocina.

-¡Yadira! ¡Has vuelto!-

Salia salió de la cocina y cuando vio a Yadira, entrecerró los ojos con una sonrisa.

Yadira llamó sin muchas ganas, -Mamá.-

Después de que Salia se acercó y vio a Delfino parado detrás de Yadira, su rostro cambió repentinamente.

Primero echó un vistazo a Delfino, luego tiró con fuerza a Yadira para llevarla a un lado, -Yadira, ¿por qué le trajiste aquí? ¡¿No estás creando problemas?! Tú y él...-

Al parecer, Salia sintió que las siguientes palabras eran un poco difíciles de expresar, así que hizo una pausa antes de decir, -¡Incluso si tienes una relación inusual con él, tampoco puedes traerlo a casa así sin más! ¡¿Qué hacemos si Delfino se entera?!-

“¿Que qué hacemos si Delfino se entera?

No lo sé, porque, de todos modos, él mismo ha querido venirse”.

-Pues no podemos hacer nada, ¡que se entere y ya!- Yadira parecía indiferente.

Salia todavía pensaba que Delfino era “Fidelio”. Como Yadira había vuelto con él, naturalmente pensó que Yadira y “Fidelio” tenían una relación inapropiada.

Sin embargo, la actitud de Salia era obviamente diferente a antes.

Solía regañarla cada vez que veía a Yadira y “Fidelio” juntos, esa vez, aunque mostraba desaprobación en su tono, solo se preocupó por si Delfino se enterara.

Ese cambio de actitud era realmente intrigante.

Yadira no tenía la intención de seguir hablando de ese tema con Salia, de modo que preguntó directamente, -¿Dónde está el abuelo?-

Tanto ella como Delfino querían ver a Evelio.

-En el estudio de arriba, te llevaré.- dijo Salia, y subió las escaleras.

Nada más dio uno pasos para girar la cabeza y ver que “Fidelio” seguía detrás de Yadira, entonces su rostro cambió levemente, -Yadira, tú...-

Yadira no pareció ver los pensamientos de Salia y preguntó a sabiendas, -¿Qué pasa?-

Salia dijo con una terquedad inusual, -El señor “Fidelio” debería quedarse en el salón a tomar el té. Yadira sólo va subir a ver a su abuelo, pronto bajará.-

-No pasa nada, subiré con ella.- dijo Delfino a la ligera.

Inmediatamente extendió su mano para sostener a Yadira y caminó directamente hacia arriba.

La casa de la familia Jimenez fue construida por Evelio cuando compró un terreno cuando era joven. La casa era bastante grande y con muchas habitaciones en el segundo piso.

Delfino le preguntó, -¿Dónde está el estudio de tu abuelo?-

Aunque Evelio llevaba mucho tiempo viviendo en el extranjero esos años, habían estado conservando el estudio que tenía en la casa de la familia Jimenez, y de vez en cuando un sirviente iba a limpiarlo.

-Este mismo.-

Yadira llevó a Delfino a la puerta del estudio de Evelio. Ella y Delfino se miraron antes de estirar la mano y tocar la puerta.

Una voz vieja pero poderosa pronto se escuchó de la habitación, -Adelante.-

Yadira empujó la puerta y vio a Evelio parado frente a la estantería y hojeando un libro en su mano.

Evelio se llamaba Evelio Jimenez. Fue uno de los primeros que empezaron hacer negocios en el siglo pasado.

Era valiente y conocedor, pero no tenía conocimientos para los negocios.

Se podía ver que se había mantenido bien a lo largo de los años. Aunque su cabello había perdido la densidad de antes, estaba cuidadosamente peinado. Con un par de gafas de lectura, una camisa bien arreglada y un chaleco, se veía tan elegante como un profesor universitario mayor.

Yadira básicamente no tenía ninguna impresión de Evelio, mirándolo parado frente a ella en ese momento, finalmente pudo construir una imagen del “abuelo” en su mente.

Ella llamó, -Abuelo.-

Al escuchar su voz, Evelio levantó la cabeza para mirarla.

Aunque tenía más de setenta años, sus ojos seguían siendo muy agudos.

Miró a Yadira con una mirada extraña al principio, luego pareció pensar un rato y dijo en voz alta, -¿Es mi tercera nieta? ¿Yadira?-

Ese “mi tercera nieta” sonaba inexplicablemente familiar.

Yadira asintió, -Sí, abuelo, soy yo.-

-Solo eras tan alta cuando me fui.- dijo Evelio, haciendo un gesto de la altura del escritorio, -En un abrir y cerrar de ojos, ya eres toda una adulta.-

Caminó alrededor del escritorio para dirigirse hacia Yadira, su tono era bastante emotivo.

Solo entonces se dio cuenta de que Delfino estaba detrás de Yadira.

Evelio se quedó asombrado por un momento, su expresión cambió ligeramente.

Delfino dio un paso al frente y se acercó a Evelio, permitiendo que Evelio viera su rostro más claramente, y dijo débilmente, -Señor Evelio, cuánto tiempo sin vernos.-

La expresión de Evelio cambió varias veces, y finalmente se calmó, luego preguntó inseguro, -¿Eres... Delfino?-

-Soy yo.- Delfino frunció los labios, pero no había sonrisa en su rostro.

La atmósfera en la habitación se volvió un poco tensa en un instante.

Yadira no esperaba que Evelio reconociera a Delfino.

-Tú…-

Evelio estaba a punto de decir algo cuando de repente llegó la voz del criado desde afuera, -Señor, es hora de comer.-

-Vamos a comer primero.- Evelio volvió a mirar a Delfino, luego se dio la vuelta y salió por la puerta.

Yadira echó un vistazo a Delfino, caminó con él por detrás de su abuelo y le preguntó, -¿Tú y mi abuelo os habéis visto antes? ¿Además te conoce?-

Delfino no lo negó, en cambio, respondió con generosidad, -Sí.-

...

Cuando Yadira y su grupo llegaron al comedor, las otras tres personas de la familia Jimenez ya estaban sentadas en la mesa.

Perla vio que Yadira traía a “Fidelio” de regreso a la familia Jimenez con tanta arrogancia, y dijo fríamente, -Yadira, hoy es nuestra comida familiar. ¿Qué haces trayendo a uno que no es de nuestra familia?-

Aunque “Fidelio” era guapo, nunca se interesó por ella. Ahora se fijó en Jaime y pensaba que Jaime tenía un estatus más alto que “Fidelio”, por lo que naturalmente no se molestó en darle respeto a “Fidelio”.

Antes de que Yadira pudiera hablar, Evelio levantó la cabeza y le dio a Perla una mirada fría.

Aunque Evelio también adoraba a Perla y su hermano, no los mimaba tontamente como Henrico, en comparación era más duro con ellos.

Perla también le tenía un poco de miedo, así que rápidamente agachó la cabeza y se calló la boca.