Matrimonio de primera Capítulo 155: No es mi novia, sino mi esposa

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 155: No es mi novia, sino mi esposa de Gato volador

En Matrimonio de primera Capítulo 155: No es mi novia, sino mi esposa, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 155: No es mi novia, sino mi esposa, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee Matrimonio de primera Capítulo 155: No es mi novia, sino mi esposa del autor Gato volador en readerexp.com

Ahora, a quien todavía le gustaba ese tipo de jefe tiránico e irracional, ¡claro que a todos les gustaba el tipo tranquilo, comedido y cultivado!

Noela se inclinó hacia la esquina y miró a Delfino y Yadira.

¡Después de unos segundos, se dio cuenta de que esta era su casa!

Estaba en su propia casa, ¿por qué debería ser así a escondidas como una ladrona?

Pensando en esto, se aclaró la voz y se acercó.

Delfino se paró frente a Yadira y la llamó por su nombre.

-Yadira.-

Yadira estaba sólo un poco borracha, al escuchar esta voz familiar, reaccionó de repente y su mente estaba totalmente despierta.

El alto Delfino se paró frente a ella, y su hermoso rostro se veía un poco deprimido a contraluz.

Yadira tomó casualmente una almohada y la abrazó, sólo para sentirse un poco más segura.

-¿Por qué vienes aquí?- Yadira inclinó la cabeza y le preguntó con indiferencia.

-Para llevarte al médico.-

Mientras decía Delfino, bajó su mirada y se fijó en su tobillo, que ya estaba muy hinchado.

Yadira siguió su mirada y miró hacia abajo, no se había dado cuenta cuando charlaba y bebía con Noela antes, ahora notó que estaba realmente hinchado un poco terriblemente.

-Puedo cuidarme a mí misma, e iré al médico yo sola.- Yadira dijo con impaciencia, -Eres un hombre, ¿cómo vienes a la casa de una chica soltera en medio de la noche? Además, ¡Noela es una estrella!-

Delfino respondió ligeramente, -Vale.-

Su suave reacción hizo que Yadira se sintiera un poco extraña.

Al momento siguiente, Delfino de repente se inclinó y la abrazó.

-Tienes razón, nos iremos inmediatamente.- dijo Delfino mientras la abrazaba y caminaba hacia la puerta.

Al pasar por Noela, Delfino dijo muy cortésmente, -Disculpe.-

Noela asintió aturdida, -Nada…-

-¡No quiero volver! ¡Iré al médico yo sola! ¡Déjame!-

Yadira no podía fingir como si no hubiera pasado nada y seguir a Delfino a volver así.

Delfino ignoró completamente sus palabras y no pensaba dejarle en absoluto.

Noela caminó hacia la puerta y vio a Yadira luchar y regañar a Delfino durante todo el camino, pero Delfino entró en el ascensor abrazándola firmemente sin haber afectado por nada.

Noela se apoyó en el marco de la puerta y murmuró, -¡BOSS tiránico, qué fuerte!-

En el coche.

Delfino dejó a Yadira en el asiento del pasajero, abrochó el cinturón de seguridad para ella, y fue al otro lado para conducir.

Yadira escuchó el sonido de un "clic" de la cerradura de seguridad.

Ella echó una mirada a Delfino, -¿Por qué cierras la puerta con cerradura? ¿Crees que voy a saltar del coche por discutir contigo?-

-No lo creo.- Delfino miró al frente sin mostrar ninguna expresión.

Yadira resopló suavemente, y luego escuchó a Delfino decir ligeramente, -¿Pero si tu cabeza está mal y quieres saltar?-

Yadira se quedó sin palabras.

Creía que era un milagro que una persona como Delfino pudiera tener amigos.

Cuando llegó al hospital, Delfino cogió un abrigo desde el maletero y envolvió a Yadira, abrazándola para ver al médico.

Yadira notó que el abrigo que Delfino le envolvía era su propio abrigo.

Cuando fue al banquete, sólo llevaba un chal.

Entonces, antes Delfino fue al banquete, ¿era para llevarle el abrigo?

Ya era tarde por la noche y no había mucha gente en el hospital.

Sin embargo, cuando Delfino entró abrazando a Yadira, todavía atrajo la atención de mucha gente.

Yadira se sentía avergonzada y le susurró a Delfino, -Déjame, puedo caminar.-

-Vale.-

Delfino respondió rápidamente, pero Yadira se puso un poco confundida.

Delfino la dejó en el suelo, soltó la mano y la miró con los brazos cruzados, -Vamos.-

El pie herido de Yadira le dolía tanto cada vez se movió, y ahora no podía tocar el suelo en absoluto.

¿Creía que no podía caminar así?

Yadira dobló la pierna, se apoyó en la pared y saltó al consultorio.

En ese momento, estaba un poco agradecida de tener buena salud.

La expresión de Delfino se puso hosca de repente, y una anciana pasó por su lado.

La anciana miró a Delfino y le dijo a la persona que estaba a su lado, -El hombre ahora no es para nada considerado con su novia. El pie de la chica está tan hinchado, que me hace sentir angustiada al verlo…-

La tez de Delfino se oscureció más, pero corrigió lo que dijo la anciana, -No es mi novia, sino mi esposa.-

-Esto es aún más lamentable, este tipo de hombre, divórciate de él lo antes posible.-

La anciana estaba muy enérgica y su voz era fuerte, incluso Yadira, que ya había saltado al frente, la escuchó.

Ella rompió a reírse.

La anciana dijo sonriendo a Yadira, -Niña, tengo un nieto que se dedica de administración en el Grupo Auge, que tiene un muy buen trabajo, y también es guapo. Si algún día te divorcias de tu marido, ¡piensa en mi nieto!-

-…- Yadira no podía reír.

Delfino dio un paso adelante con la cara hosca, -¡No nos divorciaremos!-

Su tez era demasiado sombría, la anciana parecía asustada y no se atrevió a hablar más, pero miró a Yadira con preocupación y se fue.

Yadira sonrió de disculpa a la anciana.

El pensamiento de esta anciana estaba muy de moda, normalmente las personas mayores les persuadían para que permanecieran juntos en lugar de romper.

-¡Qué miras! ¡Vamos!- Dijo Delfino con impaciencia.

Después de que Yadira saliera del hospital, ya era la una o las dos de la madrugada.

En el invierno de la Ciudad Mar hacía muy frío y la temperatura nocturna era de diez grados bajo cero.

Esta vez Delfino la abrazó y ella no se resistió más.

Los dos regresaron directamente a casa.

Cuando Delfino subió por las escaleras abrazando a Yadira, Fidelio apareció en las escaleras con los ojos entrecerrados y el pelo rizado desordenado.

Tan pronto como vio que la persona que sujetaba Delfino era Yadira, sus ojos se abrieron, -¡Yadira! ¡Has vuelto!-

-¿Por qué sigues despierto?-

Fidelio se rascó el pelo y dijo, -Me levanto para ir al baño…-

Con los ojos entrecerrados era obvio que tenía demasiado sueño, y su cara no parecía nada despertarse a la medianoche, obviamente no había dormido.

Cuando los dos regresaron a la habitación, Delfino fue al baño a abrir el grifo.

Yadira yacía en la cama con dolor de cabeza.

Fue a un banquete y al final sucedieron tantas cosas, lo que hizo que se sintiera un poco molesta.

En poco tiempo, salió Delfino, -El agua ya está lista, ves a ducharte.-

Yadira saltó al baño con una pierna, pero Delfino no salió.

Volvió la cabeza y le dijo en un tono impaciente, -¡Qué haces aquí!-

Sus palabras fueron interrumpidas por el repentino beso de Delfino.

Los brazos de Delfino se envolvieron fuertemente alrededor de su cintura, le abrazaba con mucha fuerza, tanto como el beso, muy potente.

Sin los tacones altos, sin la ventaja de la altura, Yadira sólo podía verse obligada a aceptar su beso con la cabeza alzada.

Yadira fue empujada contra la pared por él, con una pared fría en un lado y un pecho caliente en el otro, lo que hizo que se sintiera incómoda en absoluto.

Sin embargo, Delfino no le dio la oportunidad de resistirse, le tocaba y le arrancó la ropa directamente.