Matrimonio de primera Capítulo 193: Eso no era lo que quería ella

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 193: Eso no era lo que quería ella

La novela Matrimonio de primera Capítulo 193: Eso no era lo que quería ella es muy buena. En Capítulo 193: Eso no era lo que quería ella, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Matrimonio de primera, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Matrimonio de primera novela Capítulo 193: Eso no era lo que quería ella en readerexp.com

Yadira frunció los labios. -Si quieres que trabaje en Grupo Auge, puedes decírmelo directamente, ¿no estás cansado andando por las ramas?-

Rara vez Delfino se quedó sin palabras por lo que dijo Yadira, apretó la mano en un puño y tosió levemente con el puño en los labios, -Sólo estoy pidiendo tu opinión.-

Yadira dijo directamente, -Vale.-

Delfino vio que respondió tan rápido, ni siquiera supo qué decir por un tiempo.

Yadira preguntó tentativamente, -Es porque te rechacé antes, así que tú…-

-Mañana vienes a tramitar el registro de trabajo.- Delfino no le dio la oportunidad de preguntar más, llamó a Apolo en cuanto terminó de hablar.

Yadira movió las comisuras de la boca, así era lo que realmente era él.

Cuando los dos se fueron a casa juntos, Yadira de repente le preguntó, -¿Esto se trata de que usas tu poder para ayudarme a conseguir este trabajo?-

-¿Ayudarte con mi poder?- Delfino enarcó las cejas y dijo, -No lo es.-

Yadira creía que esto ya se trató de conseguir el trabajo con la ayuda de su poder, si Delfino no dijera que Yadira pudiera trabajar en Grupo Auge, tendría que vencer a mucha gente.

Después de un rato, sonó la voz de Delfino en el coche, -Si buscara un equipo para que te ayudara a escribir guiones y operar todo, en medio año, te harías famosa en la industria del entretenimiento y te convertirías en una de las mejores guionistas, así se llama ayudarte con mi poder.-

Yadira preguntó con curiosidad, -¿Entonces pensaste en ayudarme de esta manera desde el principio?-

-Siempre que quieras, puedo hacerlo en cualquier momento.- Delfino giró la cabeza y la miró con una mirada que no podía ser más seria.

Grupo Auge era el magnate en la industria del entretenimiento, y Delfino era el gran jefe detrás del Grupo Auge, sabía todo perfectamente de la industria del entretenimiento.

El hacerse famoso de la noche a la mañana era resultado de la operación.

Las estrellas jóvenes de la empresa que se hicieron famosos en los últimos años, consiguieron su fama y estatus gracias a la operación.

Sólo Jaime crecía con el Grupo Auge paso a paso, y se hacía famoso poco a poco.

Ayer Yadira ya conoció la capacidad de relaciones públicas de Delfino, no dudaba nada de que Delfino podía convertirla en una de las mejores guionistas en la industria dentro de medio año.

Pero eso no era lo que quería ella.

Los ideales eran cosas muy preciosas, debía cuidarlos y tratarlos con cuidado, ella no necesitaba un éxito de la noche a la mañana para ser famosa y brillante.

Lo que quería era realizar el ideal en un sentido real.

La vida era tan larga, ella todavía era tan joven, mientras trabajara con toda la fuerza, nada sería imposible, creía en sí misma.

Yadira no sabía que Delfino había pensado tanto y aunque no lo necesitaba, todavía estaba conmovida.

Delfino era un empresario, y ya estaba acostumbrado a ver los altibajos en la industria del entretenimiento, era normal que hiciera esos planes para ella.

Yadira le preguntó, -¿Crees que puedo convertirme en una de las mejores guionistas sin tomar atajos?-

Aunque creía en sí misma, todavía quería obtener la afirmación de Delfino.

Delfino la miró, -La mujer de Delfino, siempre ha sido la más fuerte.-

Al escuchar la palabra “fuerte”, Yadira sintió que la atmósfera ya estaba arruinada.

Delfino fue fulminado por ella, pero se rio frunciendo los labios.

Era imposible que su mujer fallara, incluso si Yadira realmente no podía conseguirlo, siempre estaba él apoyándola.

Él podría ayudarla a realizar su pequeño deseo apenas costar nada, ¿cómo podría dejarle fallar?

El día siguiente.

Yadira iba a registrarse en el Grupo Auge.

Pero cuando se fue por la mañana, tuvo un pequeño conflicto porque no quería ir en el coche de Delfino.

El tono de Yadira era muy insistente, -Puedo ir yo sola.-

Poca gente conocía la identidad de Delfino como presidente de Grupo Auge, por lo que entraba y salía de la empresa con mucho cuidado, pero si ahora llevara a ella, sería muy arriesgado.

Delfino puso una expresión fría y se rindió, -Entonces dejaré que el conductor te lleve allí.-

-No.-Yadira negó con la cabeza, era una asistente de guionista en prácticas, ¡cómo podría tener un conductor para que le enviara a la empresa!

La expresión de Delfino se volvió más fría, y la llamó por su nombre con voz profunda, -Yadira.-

Yadira y Delfino se habían llevado muy bien recientemente, y también conocía mejor a Delfino, especialmente cuando Delfino estaba a punto de enojarse, sus habilidades de adaptabilidad habían mejorado completamente.

Caminó hacia Delfino en dos pasos, lo besó de puntillas y le tocó la cabeza, -Ahora soy asistente en prácticas en la empresa, la gente me haría murmuración viéndome ir al trabajo en coche lujoso, de verdad, puedo tomar el autobús yo sola…-

Delfino parecía un león majestuoso a punto de enojarse, después de la serie de acciones de Yadira, se quedó calmado y su temperamento se volvió mucho más suave.

-Entonces te llevaré a la parada del autobús.-

-Vale.-

Delfino acompañó a Yadira a la parada del autobús y después de que la vio subir al autobús, dejó que Xulio condujera para Grupo Auge.

Yadira se sintió aliviada al ver que Delfino finalmente se fue.

Sin embargo, cuando el autobús estaba pasando un semáforo, Yadira miró hacia atrás sin darse cuenta y vio el Bentley de edición limitada lujoso de Delfino detrás del autobús.

Yadira se quedó sin palabras.

Ella pensaba que Delfino a veces hacía cosas realmente ingenuas.

Ella retractó la mirada y sacó su móvil para llamar a Delfino.

Delfino la cogió rápidamente, -¿Qué pasa?-

-¡Por qué sigues el autobús todo el tiempo!- Yadira cubrió el móvil con la mano y le preguntó en voz baja.

Delfino hizo una pausa, y luego dijo en tono muy serio, -Porque el autobús está en el frente, sólo podemos quedarnos atrás.-

-Tú…- Yadira estaba tan enojada que colgó el teléfono.

¡Mañana tomaría el metro en vez del autobús, y vería cómo la seguía!

Cuando llegó a la empresa, alguien llevó a Yadira para gestionar los trámites de registro.

En los últimos dos años, el mercado del cine y la televisión había crecido rápidamente y existía una gran demanda de guiones.

Los buenos guionistas siempre habían sido deseados por el mercado, salvo algunas grandes empresas de cine y televisión, que podían encontrar a los mejores guionistas con quienes cooperar, pero las pequeñas empresas tenían dificultades en este ámbito.

Grupo Auge era una gran empresa familiar, por lo tanto, aunque tenía ventaja, aún le faltaban personas cualificadas en esta área.

Yadira empezó a escribir guiones cuando estudiaba, aunque tenía un poco de experiencia, cuando se incorporó a la empresa, tenía que aprender de cero.

Al Grupo Auge le faltaban guionistas de cine y televisión, a pesar de que fue el primer día, Yadira se encargó de muchos trabajos.

Cuando Delfino la invitó a comer al mediodía, ella se tiró directamente sobre el sofá en cuanto entró en su oficina.

-¿Tan cansada?- Delfino le sirvió un vaso de agua.

Yadira tomó el vaso y se lo bebió todo de una vez.

-Tu empresa tiene una gran carencia de guionistas de cine y televisión, estamos todos muy ocupados.- La razón por la que estaba tan ocupada no era porque los viejos empleados se metieron con los novatos, ¡sino que realmente tenía demasiado que hacer!

Delfino se quedó callado por un momento antes de decir, -Como estaban demasiado ocupados y cansados, mucha gente no podía soportar el gran volumen de trabajo y se renunciaron.-

Yadira preguntó, -Entonces… ¿aumentas nuestro sueldo?-

Miró a Yadira, -En toda la industria del entretenimiento, no hay ninguna empresa con un salario más alto que el Departamento de Guion del Grupo Auge.-