Matrimonio de primera Capítulo 195: ¿Dormilona?

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 195: ¿Dormilona? de Gato volador

En Matrimonio de primera novela Capítulo 195: ¿Dormilona? autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 195: ¿Dormilona? en readerexp.com

Cuanto más pensaba Yadira en ello, más sentía que tenía razón.

Si otra persona dijera que no lo encontrara, Yadira lo creería, pero para Delfino, era imposible.

Delfino había nacido con esa confianza.

Tan pronto como le surgió esta idea, ya no podía dejar de pensarlo.

Yadira había estado pensando en esto todo el día.

Después del trabajo, se apresuró a volver a casa en autobús, con ganas de comentárselo a Delfino.

Pero cuando llegó a casa, Delfino aún no había regresado.

Eran las 7 cuando Sandra preparó la cena, pero Delfino aún no había regresado.

Al ver que era tarde, Sandra persuadió a Yadira, -Señora Yadira, ven a cenar primero, no se sabe cuándo volverá el señor Delfino.-

-No pasa nada, le espero un rato más.-

El primer día que Delfino fue al Grupo Dominguez, era normal que estuviera muy ocupado.

Después de esperar por un rato, como aún no había regresado Delfino, Yadira planeaba llamarle.

Pero justo cuando sacó el móvil, recibió una llamada.

Entrecerró los ojos y echó un vistazo, fue llamada de Delfino.

Yadira contestó el teléfono y le preguntó, -¿Cuándo vuelves?-

-Acabo de terminar una reunión, puede que vuelva muy tarde esta noche, vete a la cama primero, no me esperes.- La voz ligeramente baja de Delfino sonaba mezclada con un rastro de dulzura oculta, pero también revelaba un rastro de cansancio.

La reunión duró mucho tiempo y ni siquiera se dio cuenta de que era tan tarde.

Tan pronto como terminó la reunión, inmediatamente llamó a Yadira.

-Ya lo sé…-

Recientemente, aunque ella y Delfino no fueron a trabajar y salieron juntos del trabajo, ambos salieron juntos por la mañana y llegaron juntos a casa por la noche.

Ahora frente a la habitación vacía sola, Yadira se sentía un poco incómoda.

Cenó y después regresó a la habitación, sosteniendo el portátil para escribir un guion.

Mientras escribía, prestaba atención al sonido de los coches afuera.

Sin embargo, después de un día de trabajo, estaba demasiado cansada y no pasó mucho tiempo antes de que se quedara dormida apoyándose en la cama.

Cuando Delfino regresó, vio esta escena.

La calefacción en la habitación era potente, Delfino entró en el dormitorio y vio a Yadira sentada junto a la cama durmiendo con la cabeza inclinada.

Una de sus manos aún apoyada en el teclado del portátil, su flequillo estaba respingado y su pelo estaba desordenado.

Delfino se acercó suavemente, intentando sacar el portátil bajo las manos de Yadira.

Aunque sus movimientos fueron muy suaves, Yadira durmió demasiado ligeramente y se despertó.

Yadira abrió sus ojos somnolientos, todavía no estaba despierto, miró a la persona que tenía frente a ella y dijo aturdida, -¿Has vuelto?-

Tenía los ojos llenos de sueño, como había dormido demasiado tiempo apoyada en la cabecera de la cama y con la cabeza inclinada, cuando se movió, su cuerpo estaba a punto de caer sobre la cama.

Delfino rápidamente extendió la mano para sostener su cabeza, puso su otra mano alrededor de su cintura y la dejó acostarse, en voz baja, -Sí, duérmete.-

Yadira realmente se durmió nuevamente después de escuchar sus palabras.

Pasaron sólo diez segundos desde que se acostó en la cama hasta que se quedó dormida.

Delfino miró su pacífica cara dormida, se quedó atónita por un momento, no pudo evitar pellizcar suavemente la nariz y murmuró, -¿Dormilona?-

Fue al baño a lavarse y luego se acostó en la cama, Yadira, que ya estaba dormida, pareció estar consciente y automáticamente se acercó a los brazos de Delfino.

Al ver esto, la mirada de Delfino se volvió tierna, y la sostuvo firmemente en sus brazos, y pronto se durmió.

...

El día siguiente.

Cuando Yadira se despertó, inconscientemente tocaba hacia su lado.

Inesperadamente, la otra mitad de la cama estaba vacía.

Se levantó de la cama inmediatamente.

¿Delfino no volvió anoche?

No, parecía que había vuelto…

Yadira volvió la cabeza y posó su mirada sobre el ordenador portátil en el sofá.

Recordó que Delfino regresó anoche y la ayudó a guardar el portátil.

¿Pero dónde estaba? ¿Se fue ya?

Yadira se dio la vuelta y se levantó de la cama, agarró un abrigo y se lo puso, luego abrió la puerta y corrió hacia abajo con zapatillas.

Corrió hasta la entrada de las escaleras y vio a Delfino con un traje formal caminando hacia afuera.

Ella le llamó, -¿Delfino?-

Delfino volvió la cabeza al escucharlo, sólo le echó una mirada, y frunció levemente el ceño, -Vuelve y cámbiate de ropa, me voy primero a la empresa.-

-Vale.- Yadira respondió inconscientemente, y vio a Delfino darse la vuelta y salir.

Abrió la boca y al final no dijo nada.

No fue hasta que la figura de Delfino desapareció que se apretó el abrigo y ​​regresó al dormitorio para cambiarse de ropa.

Delfino empezó a estar muy ocupado.

Estaba tan ocupado que ni siquiera tenía tiempo para comer con Yadira, por lo general, cuando ella se levantó por la mañana, él ya se había ido o estaba a punto de irse.

Cuando regresó por la noche, Delfino todavía estaba trabajando horas extras en la empresa y cuando regresó, Yadira ya estaba dormida o despierta.

Había pasado así una semana.

Yadira pensaba que Delfino tendría al menos un día libre en el fin de semana, pero cuando se levantó temprano el sábado, vio que Delfino estaba vestido de un traje, y se veía muy enérgico y animado.

Delfino parecía tener la energía infinita, había estado tan ocupado durante toda la semana, y se veía todavía tan enérgico.

Yadira tomó el móvil, y vio su rostro cansado a través de la pantalla.

Iba a trabajar más tarde y salía del trabajo antes que Delfino, pero parecía estar más cansada que él.

Si no se hubiera llevado tanto tiempo con Delfino, habría dudado de si Delfino fuera un humano.

-Voy a la empresa ahora mismo, puedes dormir un poco más.- Delfino escuchó el movimiento, se dio la vuelta para mirarla, mientras arreglaba los gemelos con la cabeza bajada.

Los gemelos que llevaba hoy parecían llevarle la contraria y no le quedaban bien sujetados.

Yadira levantó el edredón y se puso sentada, con la voz tenue y suave de recién despertar, -Ven aquí.-

Delfino se acercó, se sentó junto a la cama, se estiró las mangas frente a Yadira y le entregó los gemelos.

Miró hacia abajo y vio cómo los delgados dedos blancos de Yadira pellizcaban las mangas de la camisa oscura y, después de ayudarle a ponerse los gemelos, también arregló la chaqueta del traje.

Su garganta se movió levemente, bajó la cabeza y besó la frente de Yadira.

Yadira se quedó callada por un rato y le preguntó, -¿Tienes tanto que hacer en el Grupo Dominguez?-

-Sí, muchas cosas.- La voz de Delfino rara vez llevaba un rastro de cansancio.

Cuando terminó de hablar, ambos se quedaron callados.

Yadira recordó algo y dijo, -¿Sabes que Jaime volvió?-

La expresión de Delfino estaba un poco aturdida y sus ojos se entrecerraron levemente, -¿Cuándo volvió?-

-Hace varios días, y dijo que quería comer con nosotros.- Eso era realmente lo que Yadira quería decirle a Delfino.

Delfino pensó por un momento, -Mañana saldré temprano del trabajo y le invitaré a mi primo a cenar en el Club Dorado.-

-Vale.- Asintió Yadira, con un rastro de alegría en sus ojos.

¡Por fin podía comer con Delfino!