Matrimonio de primera Capítulo 213: Dar a luz a un hijo nuestro

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 213: Dar a luz a un hijo nuestro de Gato volador

En Matrimonio de primera Capítulo 213: Dar a luz a un hijo nuestro, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 213: Dar a luz a un hijo nuestro, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee Matrimonio de primera Capítulo 213: Dar a luz a un hijo nuestro del autor Gato volador en readerexp.com

Yadira recordó que había comprado anticonceptivos de repuesto.

Se cambió de ropa y se puso de cuclillas frente al cajón, tan pronto como encontró la medicina, escuchó un crujido detrás de ella.

Yadira giró la cabeza, todavía sosteniendo el frasco de medicina en su mano, y vio a Delfino empujar la puerta y entrar.

Ella reaccionó rápidamente y escondió el frasco de medicina detrás de ella, -¿Estás en casa?-

Pensó que Delfino ya había salido, pero no esperaba que estuviera todavía en casa.

-¿Qué estás buscando?- Delfino caminó hacia ella a toda prisa.

Yadira escondió el frasco de medicina con fuerza detrás de ella y se puso de pie lentamente, -La garganta me molesta un poco. Quería buscar algo de medicina.-

Delfino tenía una mirada perspicaz en sus ojos, con un tono indiferente y normal dijo, -El botiquín no está aquí.-

Yadira estaba aterrorizada por la mirada en sus ojos, -Vale.-

Pero Delfino pasó directamente a hacia el otro lado, -Te lo llevaré.-

Aunque Yadira estaba un poco sorprendida, suspiró aliviada.

Justo en ese momento, Delfino, que ya había caminado hacia adelante, de repente se dio la vuelta y extendió la mano para agarrar la botella de medicina que Yadira había escondido detrás.

La velocidad de Delfino era demasiado rápida, que no dio a Yadira la oportunidad de reaccionar.

-Tú...- Yadira estaba nerviosa, abrió la boca y se quedó en silencio mientras observaba el rostro cada vez más sombrío de Delfino.

El hombre sostuvo el frasco de la medicina y la miró con condescendencia, -¿Qué es esto?-

Miró directamente a Yadira, toda su figura se asemejaba a un arco apretado, que podía estallar en cualquier momento.

La mujer tragó saliva, volvió la cabeza para mirar a un lado y susurró, -Anticonceptivos.-

-Habla más alto.- La voz de Delfino era un poco ronca.

Yadira volvió la cabeza y le gritó, -Dije anticonceptivos, ¡no me escuchaste!-

La mano de Delfino sosteniendo el frasco de medicina no pudo evitar apretarse, sus articulaciones se hincharon, como si estuviera a punto de aplastar el frasco.

Yadira se acercó a él, -Dámelo.-

Delfino apretó los labios con fuerza y golpeó el frasco de medicina al suelo.

Debido a los altibajos emocionales, su respiración era un poco pesada y su voz reprimida, -Yadira, ¿no quieres tener un bebé mío?-

-No, es solo que no quiero tenerlo ahora.- Yadira se mordió el labio y dio medio paso atrás.

-No te pruebas el vestido de novia, no te casas, no quieres tener hijos, entonces, simplemente ya no quieres estar conmigo, ¿no?- La voz de Delfino era tan fría como un capa de hielo.

Yadira replicó, -No.-

-Si no es así, ¿por qué tomas este tipo de medicinas?- Delfino la miró con una expresión hosca, con la presencia de sus venas en su frente como si su paciencia llegara al límite.

-No es que no quiera tener un hijo tuyo, sino que creo que todavía no es el momento.-

-Si de todos modos, tarde o temprano, vamos a tener uno, ¿cuál es la diferencia entre tenerlo ahora o más tarde?-

-Si me quedo embarazada ahora, es posible que no pueda dedicarme a trabajar en los próximos dos años.-

-Solo tienes veintidós años, así que después de dar a luz puedes volver sin problema al trabajo.-

Yadira se dio cuenta de que, si continuaba discutiendo sobre eso, tal vez no podría ganar a Delfino.

La chica extendió la mano, se tocó el cabello y dijo molesta, -¿No puedes respetar mis ideas? ¿Por qué tienes que tomar tú las decisiones de todo? Yo también tengo mis propios pensamientos y mi propio plan de vida. Esto es todo...- Es negociable.

Delfino la interrumpió, -Tu plan de vida no incluye dar a luz a un hijo nuestro.-

-Te lo acabo de decir...-

-Entiendo-, se burló Delfino y se dio la vuelta para salir.

Justo antes de salir, no se olvidó de recoger el frasco de medicina que había estrellado contra el suelo y llevárselo.

¿Tenía miedo de que ella tomase píldoras anticonceptivas?

Yadira pensó que era gracioso y, a la vez, molesto.

En ese momento, Delfino ya se había enojado tanto que estaba a punto de explotar, sin embargo, no se había olvidado de recoger el frasco de medicina.

...

Delfino se llevó la medicina, por lo que Yadira tuvo que bajar a desayunar y esperar hasta que terminara de comer antes de salir a comprar el medicamento.

Después del desayuno, Yadira planeaba salir.

Cuando llegó a la puerta, el guardaespaldas la detuvo, -Señora, ¿a dónde vas?-

Yadira no pensó mucho en eso y dijo directamente, -Iré de compras, no necesito que me sigas, iré sola.-

Después de terminar de hablar, el guardaespaldas que la detuvo no la dejó salir.

Yadira frunció el ceño, su rostro cambio ligeramente, -¿Qué quieres?-

El guardaespaldas dijo sin expresión, -El joven señor ha mandado que si la señora quería salir, tenía que esperar a que él regresase e ir juntos.-

-¿Delfino mandó eso?- Yadira sospechaba que lo había escuchado mal.

El guardaespaldas asintió respetuosamente, -Sí.-

¿Delfino estaba restringiendo su libertad y no la dejaba salir?

Yadira frunció los labios, sacó su teléfono móvil y llamó a Delfino, -¿Te has vuelto loco, Delfino? ¿Qué es lo que quieres con no dejarme salir?-

En comparación con la voz fría y aguda de Yadira, la voz de Delfino parecía extremadamente tranquila, -Si necesitas salir tienes que esperar a que regrese, e ir contigo.-

-¡No necesito que me acompañes, yo sé ir sola!-

-Sé buena.-

-¡No quiero!- La relación entre los dos no ha sido muy armoniosa durante ese período, Delfino mantuvo su rostro frío todo el día y Yadira no estaba de buen humor.

El hombre ahora restringía su libertad personal, ¿la estaba tratando como una mascota o qué?

-Regresaré pronto.- El tono de Delfino sonaba extremadamente tranquilo, y no había ningún signo de enojo en absoluto.

Yadira estuvo tan enfadada que colgó el teléfono directamente.

Los guardaespaldas naturalmente sabían que Yadira había llamado a Delfino, también habían escuchado las palabras de esta, y todos bajaron la cabeza con un escalofrío fingiendo no escucharlas.

Solo ella se atrevía a hablarle al joven señor así.

Delfino regresó rápidamente.

El clima ya era muy frío, y Delfino entró desde afuera con un traje formal, todavía con frío en el cuerpo.

Sandra vio a Delfino regresar y lo saludó apresuradamente, -Señor.-

Delfino agitó la mano e indicó a Sandra que se fuera.

Sandra también sabía que la relación entre esas dos personas no era muy buena en esos momentos, y cuando se fue, los miró con algo de preocupación.

Delfino se sentó junto a Yadira cuando la figura de Sandra había desaparecido.

Extendió la mano para sostener a Yadira y dijo, -A donde quieras ir, te acompañaré.-

La mujer retiró la mano y le preguntó burlonamente, -¿Cuándo me dejarás salir?-

La tez de Delfino estaba un poco sombrío, pero pronto se relajó, -Es mejor que no salgas en estos días.-

-¿Tienes miedo de que salga a comprar píldoras anticonceptivas?- Yadira no era estúpida, Delfino le quitó su medicina por la mañana y el guardaespaldas la detuvo cuando quería salir.

Tenía que admitir que Delfino era realmente decisivo y despiadado a veces.

Los ojos del hombre brillaron levemente, -Ya que lo sabes, entonces compórtate.-

-¿Qué pasa si no lo hago?- Yadira lo miró hablando provocativamente.

-Entonces tengo que usar mi propio método para que te comportes-, dijo Delfino tranquilamente, no había nada inusual en su tono.

Pero en los oídos de Yadira, hizo que su cuero cabelludo se tensara.

Esa era la decisión de Delfino, ¡tenía que quedarse embarazada!