Matrimonio de primera Capítulo 220: No vuelvas a mí

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 220: No vuelvas a mí

La novela Matrimonio de primera Capítulo 220: No vuelvas a mí es muy buena. En Capítulo 220: No vuelvas a mí, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Matrimonio de primera, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Matrimonio de primera novela Capítulo 220: No vuelvas a mí en readerexp.com

Sin esperar a que Yadira hablara, Alejandro ya había hablado, -No eres la misma de antes, tu salud es prioritaria, y no hay muchas criadas aquí, así que hice elegir un nuevo grupo de criadas para que vinieran a cuidarte.-

Yadira echó un vistazo y lo contó, que aproximadamente una docena de criadas.

Ella y Delfino eran los únicos que vivían en esta villa, así que no necesitaban una cuidación especial. Además, no era muy cómodo vivir con más gente.

Pero la amable oferta de Alejandro era una que Yadira no podía rechazar.

-Gracias, todos los médicos dicen que tengo muy buena salud ahora.-

-Hasta lo bueno necesitas buenos cuidados, la abuela de Delfino sufría mucho cuando tenía a Horacio cuando la atención médica no era tan buena como ahora...-

Alejandro hizo una pausa aquí y pareció suspirar un poco, -No más no más, de todos modos, si necesitas algo, o quieres algo que quieras comer, solo dile a Delfino, si ese mocoso no te lo consigue, solo llámame, tienes mi número ¿verdad? O si no, añade un Whatsapp también ...-

Con eso, sacó su teléfono y abrió Whatsapp.

Yadira tenía ganas de reírse y pensaba que así Alejandro era muy mono.

Ella sonrió y sacó su teléfono, diciendo, -Te añado.-

-Vamos, vamos, pincha aquí, ¿no?- Alejandro se acercó, abriendo su código QR mientras lo hacía.

Cuando Delfino entró, vio que dos personas se reunían para hacerse amigos en Whatsapp.

Lo miró y tomó asiento en un sofá lateral.

Alejandro vio a Delfino y no tenía mucho mejor aspecto, -Cuida de Yadira más tarde.-

Delfino levantó los párpados, -No me des conmentarios.-

-Hmph.- Alejandro gruñó, -Si no fuera por Yadira, ¿crees que querría venir a verte?-

Delfino dobló sus piernas y dijo con pereza, -¿No has terminado de mirar?-

Alejandro se señaló la nariz y maldijo, -¡Sólo quieres cabrearme!-

Pero está claro que no había mucha ira en sus ojos.

Alejandro no se quedó mucho más tiempo, sólo habló con Yadira y se fue a la noche.

Alejandro se fue, pero dejó un grupo de sirvientes.

Yadira se sentó en el sofá y miró de un lado a otro al grupo de sirvientes, notando que todos tenían muy buen aspecto.

Las personas ricas consiguen criadas que tienen un buen valor.

Algunos de ellos seguían echando miradas atentas a Delfino.

A Yadira le dolía un poco la cabeza y se levantó para frotarse la frente, mirando a Delfino, -Encárgate tú en esto, yo me voy a la cama.-

Delfino observó cómo desaparecía la figura de Yadira antes de hablar con indiferencia, -Escuchad a Sandra para todo, nada de visitas privadas al segundo piso para nada, haced lo que tengáis que hacer, o volved al lugar de donde habéis venido, ¿está claro?-

Su voz era baja y agradable, pero era tan fría que no había ningún indicio de emoción, y las pocas doncellas que aún le miraban de soslayo bajaron la cabeza y no se atrevieron a He .

Las criadas respondieron con pulcritud, -¡Entendido!-

Yadira ya estaba acostada y dormida cuando Delfino volvió a entrar en la habitación.

Hoy habían pasado demasiadas cosas y ahora se cansaba fácilmente, por lo que era fácil quedarse dormida.

Cuando Delfino se inclinó para besarla, pudo oler el cálido aroma que emanaba de su cuerpo, que era cautivador.

Se tumbó en la cama desde el otro lado y se movió suavemente para atraer a Yadira hacia sus brazos.

Yadira no había dormido lo suficiente y se despertó cuando él lo abrazó.

Abrió los ojos con confusión, y miró aturdida a Delfino.

Delfino volvió a besarla en el entrecejo y le dio unas palmaditas en su delgada espalda, moviéndose suavemente como si estuviera engatusando a un niño.

La voz baja era derretidamente suave, -Está bien, vete a dormir.-

Yadira volvió a cerrar los ojos, luego movió los brazos y los abrazó el cuello de Delfino.

En ese momento estaba somnolienta, pero lo que era una reacción completamente habitual.

Delfino se cepilló el largo pelo de ella y luego se durmió con ella.

...Delfino demandó a Perla y esto fue un trabajo de Cerilo Oliver.

Cerilo era un abogado de oro en Ciudad Mar y estaba especializado en casos comerciales, pero no en casos pequeños como éste.

Después de que la familia Jiménez se enterara de lo de Perla, fue Salia quien intervino para encontrar a Yadira.

Yadira no quería hablar con ella, pero Salia la llamaba todos los días, y si esto siguiera así, seguro que Salia acudiría a su lugar.

Así que, cuando Salia llamó una vez más, Yadira respondió de todos modos.

-Yadira, por fin has contestado al teléfono.- La voz de Salia era un poco agitada, -Escúchame, sobre tu hermana ...-

Yadira la cortó directamente de lo que iba a decir después, -Delfino ha apelado y debe estar en el tribunal en unos días.-

-No, Yadira, Perla es tu hermana pase lo que pase, sé que se equivocó en esta, pero es muy joven, ¿de verdad quieres meterla en la cárcel?-

La voz de Salia había adquirido un tono sollozante, por lo que debía estar muy preocupada por Perla todo este tiempo.

Para Salia, el corazón de Yadira hacía tiempo que se había enfriado.

La expresión de Yadira se nubló, dijo, -¿Y yo qué? Si me hubiera hecho daños entonces, habrían sido dos cuerpos en uno.-

Salia al otro lado de la línea se silenció.

Después de unos segundos, susurró, -Estás bien ahora, ¿no? tu hermana ella ...-

-No es la primera vez, no hace falta que me llames o vengas a verme otra vez, es inútil- dijo Yadira con frialdad y colgó el teléfono.

Era de esperar que Salia acudiera a ella para interceder por Perla.

Se estremeció al pensar si Perla se había topado de ella ese día ...Ella extendió la mano y tocó su propio vientre, que era plano, pero en el que crecía lentamente una pequeña vida.

No creía que fuera el mejor momento para quedarse embarazada, pero el bebé estaba aquí y lo tendría.

Al otro lado, Salia colgó el teléfono, giró la cabeza hacia Henrico y dijo con cierta dificultad, -Yadira ella ...-

-¿Qué ha dicho?- Henrico no había dormido bien durante días por culpa de Perla, su rostro estaba demacrado y su voz ronca como el infierno.

-Ella me dijo que dejara de buscarla, que no nos ayudaría.-

Tan pronto como Salia terminó de hablar, sintió que la expresión de Henrico cambiaba repentinamente frente a ella.

Inmediatamente después, él levantó la mano y le dio una fuerte bofetada en la cara.

Era un hombre, y en un ataque de ira en ese momento, y la bofetada fue usada con toda la fuerza, y Salia se tambaleó directamente por la bofetada y cayó al suelo.

Ella se tocó la comisura del labio y se llevó la mano a los ojos, viendo la sangre en ellos.

La mitad de su cara se había entumecido por el dolor, y sus oídos zumbaban.

Henrico la miró con una expresión sombría, -¡Qué iutil eres! ¿No puedes ayudar con una cosa tan pequeña? ¡Todo es porque tienes una buena hija! Al final, ¡ella quiere enviar a nuestra Perla a la cárcel!-