Matrimonio de primera Capítulo 223: ¿Su moralidad fue comida por perros?

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 223: ¿Su moralidad fue comida por perros? de Gato volador

En Matrimonio de primera novela Capítulo 223: ¿Su moralidad fue comida por perros? autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 223: ¿Su moralidad fue comida por perros? en readerexp.com

Debido a lo que dijo Delfino, las dos sirvientas se habían quedado con la cara pálida. Ellas fueron escogidas cuidadosamente, e incluso cuando se metieron en la multitud, eran de apariencia excepcional.

No esperaban que el señor Delfino las llamara feas.

Las dos estaban malcontento y quería decir algo cuando Sandra se acercó y dijo, -¿No entienden lo que ha dicho el señor?-

Una de las sirvientas, un poco más inteligente, exclamó, -Señor, hemos sido enviadas por el Señor Alejandro, ¿Así nos expulsaste? ¿No le tomas en serio?-

Al oír las palabras, Yadira no pudo evitar mirar hacia arriba a la sirvienta.

El primer día que esta sirvienta llegó, Yadira ya se dio cuenta de que no les faltaba a las sirvientas una buena figura, pero a la mayoría le faltaba algo de temperamento.

Y el temperamento de esta sirvienta no era como una sirvienta.

Yadira le preguntó con curiosidad, -¿Cómo te llamas?-

La sirvienta echó un vistazo a Yadira, con desprecio. Aunque no era muy evidente, pero como una mujer, Yadira lo notó fácilmente.

Parece que de verdad no era una sirvienta normal.

Delfino vio esto, con la cara fría, y evidentemente no le satisfizo la reacción de la sirvienta.

Yadira se adelantó antes de que Delfino se enfadara, y dijo, -Puesto que es el abuelo quien las eligió, seguramente sabéis el deber de una sirvienta, ahora te pregunto pero no te atreves a responderme, parece que estás despreciando a mi abuelo?-

Yadira obviamente sabía que esta sirvienta no estaba menospreciando al señor Alejandro, sino a ella.

Desde ayer cuando Yadira llegó a la villa, esta sirvienta había mostrado una pasión especial por Delfino. Antes no se aseguró de esto, pero ahora era natural saber que esta mujer vino aquí en su mayor parte por Delfino.

El temperamento de esta sirvienta era un poco sobresaliente, a primera vista el cuerpo se podía ver que se había practicado ejercicio de la formación, y la piel delicada mostró que no sabía trabajar.

Se notaba que había venido por Delfino

Sólo no se sabía si esto era lo que quería el señor Alejandro o si la mujer había venido aquí depende de algunas relaciones.

La sirvienta respondió inmediatamente a las palabras de Yadira, -¿De qué estás hablando? ¡Obviamente admiro al señor Alejandro!-

-Bien.- Yadira se recostó en la silla, y dijo lentamente, -Tengo un poco de sed, tráeme un vaso de agua primero.-

La sirvienta de repente pensó en algo, se mordió el labio, con un aspecto patético, y se dio la vuelta para traerle agua a Yadira.

Delfino entrecruzó las cejas. Al parecer, también estaba pensando en lo que pensó Yadira.

La sirvienta volvió con el agua, dejando atrás su desdén anterior y colocándolo respetuosamente ante Yadira, -Señora Yadira, su agua.-

Delfino la miró fríamente, -La Señora te preguntó cómo te llamas, ¿No entiendes las palabras de la gente?-

La sirvienta se endureció, bajó la cabeza y dijo, -Fatima Núñez.-

-Bonito nombre.- Yadira tomó el vaso de agua, sacudiendo el vaso en la mano, -Si no me equivoco, el director de la estación de televisión de la ciudad Mar, también se apellida Núñez.-

Al oír las palabras, Fatima levantó ligeramente la cabeza, con un poco arrogancia, y dijo, -Él es mi padre.-

La sonrisa de Yadira se puso más profunda, girando la mirada hacia Delfino, -El abuelo es realmente..., ¿Cómo puede permitir que la hija del director venga a nuestra casa como sirvienta?-

Ella lo dijo lentamente a propósito con la voz suave. Era como si fuera una queja, y también un poco hipócrita, pero hizo que Delfino se sintiera un poco extraño.

Sus ojos brillaron y respondió, -Sí.-

-Creo que la señorita Fatima ya se cansó de ser una señorita de la familia rica por tanto tiempo y quiere experimentar las aflicciones del pueblo, por eso vino a nuestra casa a trabajar como sirvienta, si es así, no la despidas.-

Yadira se paró un rato, y giró la cabeza hacia Fatima, -La Señorita Fatima también firmó un contrato de trabajo cuando entró en la familia Dominguez como sirvienta, ¿no?-

Tras la revelación de la apariencia de Delfino, innumerables dignatarias querían acercarse a él, pero él rara vez aparecía en público.

Casi no se veía en el lugar de los eventos o en los banquetes.

Fatima era también una de esas mujeres, pero ella era más afortunada que otras mujeres por tener la oportunidad de entrar a la casa de la familia Delfino y trabajar como sirvienta.

Ella era la única hija de la familia Núñez y fue mimada por sus padres. Ya había sufrido mucho estos días para servir en la villa.

Pero ella estaba segura de que su apariencia llamaría la atención de Delfino, pero no esperaba que Delfino fuera como un ciego y le llamara fea!

Sin embargo, ella no estaba dispuesta a irse así.

Resistiendo el impulso de perder el temperamento, Fatima dijo, -sí.-

-Entonces ahora le pido a la señorita Fatima que cumpla bien con el deber en el contrato de trabajo y que mientras esté en el cargo, haga bien su trabajo.-

Yadira inclinó ligeramente la cabeza hacia un lado y sonrió, con un par de ojos sorprendentes.

Realmente no podía entender si su moralidad fue comida por perros.

Codiciar a su marido ya no le importaba a ella, después de todo, la familia de Delfino era bueno y él era muy guapo, a las mujeres les gustaba, y esto lo entendía ella.

Sin embargo, ¿cómo podía venir a su casa para coquetear a su marido al saber que Delfino ya estaba casado?

Fatima sabía que Yadira estaba deliberadamente a molestarla, -Tú...-

Yadira la miró con seriedad, -Por favor, llámeme Señora.-

Fatima subconscientemente giró la cabeza y miró a Delfino.

Delfino estaba dando comida a Yadira, y la dijo, -Come lo que quieras.-

Delfino no le dio ninguna mirada, por eso, Fatima sintió un poco descontenta, pero después se volvió combativa.

Ella creía que Yadira no era nada notable. Su apariencia tampoco era bonita, ni su familia era bueno, y acababa de decir irracionalmente para que Delfino se fuera a comprar la comida en persona para ella.

Una mujer sin ventaja y tan molestosa aburriría a Delfino tarde o temprano.

Y en ese momento, Fatima apareció frente de Delfino, y no creyó que a Delfino no le gustaría.

A los hombres les gustaban las mujeres gentiles.

Pensando así, Fatima se calmó, se inclinó ligeramente la cabeza y llamó respetuosamente, -Señora Yadira.-

La burla invisible pasaba por los ojos de Yadira.

El encanto de Delfino era realmente fuerte, incluso podía hacer que esta delicada Señorita Núñez venir voluntariamente como sirvienta para acercarse a él.

Yadira se supuso que su propio apetito se habría deteriorado por lo ocurrido.

Sin embargo, su apetito no se deterioró en absoluto, sino que mejoró de forma extraña.

Ella se comió varios platos en la mesa, más que Delfino...

Al ver que tenía buen apetito, Delfino se alegró y dijo con ternura, -¿Estás llena? ¿Quieres más fruta?-

-No...- Yadira quería negarse, pero al pensar en la fruta dulce y sabroso, tragó la saliva y dijo, -llévalas a la habitación para comer.-

Al ver su pequeña lucha, Delfino se puso a reír, no pudo contener su risa, dio la vuelta a su cabeza y le dijo a Sandra, -Sube algo de fruta más tarde al cuarto.-