Matrimonio de primera Capítulo 227: Señora Yadira estaba en el hospital

sprite

Matrimonio de primera de Gato volador Capítulo 227: Señora Yadira estaba en el hospital

En Matrimonio de primera novela Capítulo 227: Señora Yadira estaba en el hospital , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro Matrimonio de primera fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En Matrimonio de primera de Gato volador Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 227: Señora Yadira estaba en el hospital y los capítulos posteriores de la serie Matrimonio de primera en readerexp.com

Emilia fue empleada llegada repentina para ser presentadora de la estación de televisión, pues Fatima no supo claramente la identidad de ella.

No esperó que Emilia fue un miembro de la familia Dominguez.

Pero ser un miembro de la familia Dominguez no significó nada, toda la familia, a parte de Delfino, su padre y su abuelo, el resto era muy corriente.

Fatima no tomó a Emilia en serio.

-De verdad no tiene nada que ver conmigo, pero ahora eres una sirvienta, y te ordeno que me sirvas agua ahora.- Emilia levantó la barbilla, con el tono muy orgulloso.

Fatima no estuvo convencida y no se movió de inmediato.

De todos modos, se mezcló con los sirvientes y entró en la villa de Delfino, solo para acercarse a Delfino. Había pensado en ser ordenada por Yadira, pero nunca en ser ordenada por su enemiga Emilia.

Emilia vio que Fatima no se movió, volvió la cabeza, miró a Yadira con coquetería y dijo, -Yadira , ¿Ella es tu nueva sirvienta? Se niega a servirme un vaso de agua ...-

-De verdad es nueva llegada.- Yadira forcé una sonrisa, -Enviada por abuelo.-

Emilia estuvo aturdida, ya que no esperó que Alejandro le tratara tan bien a Yadira e incluso le envió sirvienta especialmente.

-Aunque es enviada por abuelo, también debería tener el cargo de una sirvienta.- Emilia arqueó las cejas y miró a Fatima, con una mirada fría.

Una vez Fatima tuvo un pequeño conflicto con Emilia, y desde entonces ya sabía que Emilia no fue una persona fácil.

Al ver que la expresión de Emilia estaba extraña, levantó el pie para dar un paso atrás.

Sin embargo, sus movimientos fueron más lentos que los de Emilia.

Emilia la abofeteó.

El sonido nítido sonó en la sala, lo que provocó que otros sirvientes miraran aquí uno tras otro.

Incluso Yadira miró a Emilia con sorpresa.

Emilia sonrió con desdén, -Ni siquiera entiendes el cargo de una sirviente, te enseñaré hoy.-

La comparación entre dos mujeres de trasfondo familiar y apariencia similar fue violenta.

Obviamente nadie era peor que nadie, pero había que decidir quien era la ganador, lo cual fue un poco emocionante.

-Emilia. ¡Hija de puta! ¡Cómo te atreves a pegarme!- Fatima se tocó la cara y aspiró el aire frío.

No se supo de dónde salió Sandra Alvares, tiró de Yadira hacia atrás y dijo, -Señora Yadira, ten cuidado.-

-No pasa nada.- A Yadira no le importó, y no creyó que estas dos mujeres pudieran pelearse.

Pero los hechos demostraron que ella subestimó la capacidad combativa de las dos mujeres y también sobrestimó sus cualidades.

-Fatima, ¡te doy una oportunidad para hablar bien!- Emilia no pudo soportar a otro quien puso una cara altanera frente a ella, y mucho menos era Fatima.

Fatima se rio fríamente, -Gracias, pues lo diré de nuevo. ¡Tú, que dependes de relaciones para encontrar un trabajo satisfactorio, te atreves a pegarme!-

Emilia entrecerró los ojos, y echó una mirada cruel, -¿Me tienes en poca estima? ¿Y qué? ¡Isidoro me eligió al final!-

Sus palabras hirieron a Fatima.

-¡Hija de puta!-

Después de maldecir, se abalanzó directamente sobre Emilia.

Emilia no esperó que Fatima la peleara directamente, y su cuerpo fue golpeada al suelo por Fatima.

La expresión de Fatima era feroz, se veía un poco horrible, y parecía muy enojada.

Ella cabalgó sobre el cuerpo de Emilia, agarrando el cuello de Emilia, agarró la cara de Emilia con la otra mano y rascó su cabello.

-¡Fatima, joder, suéltame!- Emilia no supo qué hacer, solo pudo tender la mano para proteger la cara, pero no solo necesitaba proteger la cara, sino también el cabello...

Finalmente, no pudo proteger ninguna parte, y Emilia fue vencida completamente.

Al estudiar en la escuela, Yadira fue llevada por Noela García para pelear, generalmente golpearon al cuerpo con una silla, pero después de entrar en la universidad, ya no hubo oportunidad de pelear.

Al ver a Emilia y Fatima peleándose tan duro, hubo un impulso para animarlas.

Pero ahora fue la dueña, no pudo dejar que la invitada peleó contra la sirviente en casa.

-¿Qué hacéis ahora? ¡soltad!- Yadira persuadió a ellas, pero los pies retrocedieron.

Ahora fue una mujer embarazada, y tuvo que alejarse de esta escena de pelea.

-Es nuestro asunto, ¡vete!- Fatima tiró del pelo de Emilia, casualmente miró hacia arriba, y vio que Yadira se había retirado a unos ocho metros de distancia.

Ella estuvo un poco aturdida.

¿Yadira realmente estuvo tratando de detener la pelea?

Pero era mejor que Yadira no les hiciera caso, Fatima llevaba mucho tiempo odiando a Emilia, y hoy tenía que aprovechar la oportunidad para arreglar a ella.

Las sirvientas que fueron enviadas por el señor Alejandro, salvo que Fatima, fueron sirvientas profesionalmente capacitados para la familia rica y grande.

Ellas vieron que Yadira persuadió a ellas con su boca pero se había retirado tan lejos, y entendieron que ella no quería persuadir.

Entonces, las sirvientas se acercaron y les arrastraron de una manera fingida, -No peleéis.-

-Suéltala, Emilia.-

-Fatima, déjate…-

Emilia casi se volvió loca, vio tantas sirvientas que se acercaron pero no pudieron alejar a Fatima, por eso, no pudo preocuparse de su imagen y se soltó en improperios, -¿Qué hacéis? Joder, ¡Aleja a esa puta de mí!-

Por la tarde.

Delfino regresó conduciendo para recoger a Yadira e ir a la corte.

Cuando entró por la puerta, Sandra salió y le dijo, -Señora Yadira estaba en el hospital.-

Delfino se estremeció, y preguntó con un tono tembloroso, -¿Qué le pasó?-

Sandra vio la reacción de Delfino, y le explicó, -No fue señora Yadira, sino que Señorita Dominguez vino y peleó con Fatima.-

-¿Quién es?- Delfino le preguntó a Sandra, mientras se volvía a fuera.

-Tu prima.- Sandra había trabajado como sirvienta en la vieja casa de familia Dominguez, y también supo algo sobre la situación de la familia y Emilia.

Delfino se paró, -¿Emilia?-

-Sí, es ella.- Sandra asintió con la cabeza apresuradamente.

-¿Qué hospital?-

-Los guardias las enviaron, supongo que es el hospital de Grupo Dominguez, el que está en el centro de la ciudad.-

Delfino condujo directamente al hospital.

Mientras conducía, llamó a Yadira.

El teléfono sonó un rato y se conectó cuando casi colgó automáticamente.

-¿Delfino?-

La voz de Yadira se escuchó suave en el teléfono.

Delfino exhaló un suspiro de alivio, -Espera en el hospital, llegaré en seguida.-

Aunque había sabido el proceso del asunto de Sandra, solo después de escuchar la voz de Yadira, su corazón se calmó.

-¿Cómo sabes que estoy en el hospital? Has regresado a la casa.-

-Sí, espérame.-

Yadira colgó el teléfono y escuchó el grito de Emilia desde el interior de la habitación.

-¡Más ligero! ! ¡Es muy doloroso!-

Luego fue la voz de Fatima, -Si la fuerza es demasiado ligera, no podrá desinfectarte, te infectarás con bacterias y te provocará la muerte.-

-¡Fatima, cállate! ¡No terminaré contigo!-