Matrimonio de primera Capítulo 244: Cayó en el infierno

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 244: Cayó en el infierno

La novela Matrimonio de primera Capítulo 244: Cayó en el infierno del autor Gato volador es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 244: Cayó en el infierno, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Gato volador Construcción Cada personaje en Matrimonio de primera es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 244: Cayó en el infierno y los capítulos posteriores de la novela Matrimonio de primera en readerexp.com

Yadira abrió su boca unas veces, pero no sabía qué poder decir.

Delfino la soltó, con ciertas dulzuras en su voz, -Debes tomar una siesta.-

Después de que Yadira estaba embarazada, se acostumbró a hacer una siesta aunque no podía estar dormida profundamente mucho tiempo.

Ella estaba un poco confusa, por lo tanto asintió con la cabeza, -Vale.-

Se acostó en la cama y cerró sus ojos. Originalmente creía que no poder dormir, pero se quedó dormida después de un ratito.

Al ver que ya estaba dormida, Delfino la cubrió con una manta, se levantó de la silla y se fue del dormitorio.

Delfino cerró la puerta con mucho cuidado para no producir ni un ruido. Luego anduvo al patio y se paró frente al azufaifo.

Fue plantado por su madre cuando Delfino era muy pequeño, incluso no pudo recordar exactamente cuántos años tenía aquel entonces.

Ya vino el invierno frío. El azufaifo estaba desnudo sin una hoja y ni siquiera había una hoja muerta debajo del árbol, porque todos los días los sirvientes limpiaban el patio.

De repente oyó sonido de pasos detrás de él.

Luego oyó la voz de Jaime, -Muchas personas dicen que estamos cercanos e íntimos, pero eso solo es una apariencia.

Los dos tenían aproximadamente la misma altura y la misma forma de cuerpo. Por lo tanto, había el sentido que ellos fueron comparables, al estar de pie uno frente al otro.

Jaime rio y dijo con una voz suave igualmente a la normal, -Solo por aquella mujer Yadira, has dado de baja el contrato conmigo. Incluso has invertido mucho dinero para que se produzcan muchos comentarios malos contra mí en la red. En este sentido, nuestra hermandad no es profunda en absoluto.-

Delfino le dijo tranquilamente sin cerrar los ojos, -Por aquella mujer Perla, incluso has podido abandonar la dignidad. Tú eres nada más que eso.-

“Tú eres nada más que eso.”

Esa frase le estimuló profundamente a Jaime.

Bruscamente su cara se puso muy feroz, -¿Qué cualificación tienes a despreciarme?-

Delfino aún estaba calmo con la mirada fría, -De hecho, te he despreciado. Si realmente quieres lidiar conmigo, directamente me perjudicas. No le perjudiques a una mujer, especialmente a una mujer embarazada.-

Perla condujo el coche para golpear a Yadira, pero seguramente fue instigada por Jaime.

Fue ese asunto que le enfadaba a Delfino por completo.

-Por lo demás, lo que fichan a los internautas para que se produzcan comentarios malos no lo necesito hacer absolutamente. Una vez que sales de Grupo Auge, eres una persona normal incluso inepta. Eres meramente Jaime. Supón cuántos enemigos tienes y cómo ellos se vengarán de ti.-

No podía percibir el desprecio desde las palabras de Delfino, pero Jaime podía sentir el desdén de Delfino.

Jaime apretó los puños y le dijo reprimiendo su ira, -Tío me pide que trabaje en Grupo Dominguez.-

Delfino le contestó tranquilamente, -Por tu capricho.-

Después de decirlo, bajó su cabeza viendo qué hora era.

Generalmente Yadira durmió desde cuarenta minutos hasta una hora. Después de que fumaría un cigarrillo y volvería, ella estaba a punto de despertarse.

Delfino sacó la pitillera y encendió un cigarrillo como si a su lado no hubiera ni una persona.

Jaime vio que Delfino lo ignoró por completo. Jaime no quería tomar su propia humillación aquí. Por lo tanto, le miró con mucho odio y luego se fue.

Delfino se había puesto callado y huraño por el asunto de su madre. Luego por Fidelio, Jaime se acercaba a Delfino poco a poco.

Más tarde, Delfino estableció una empresa sobre películas y programas. Jaime participó, y así la relación entre los dos fue cada día más cercana.

Hacía diez años, Jaime cumplió su cumpleaños de dieciocho.

A pesar de que fue un chico bienmandado, cuando tenía esa edad solía tener ciertas rebeldías contra sus progenitores.

Por eso, participó en el círculo de artes escénicas incluso no les dijo a sus padres.

Al inicio, no creía que pudiera sacar éxitos ni tuviera objetivos, ni siquiera no amaba esa profesión. Él tampoco creía en que Delfino pudiera desarrollar esa empresa Grupo Auge.

Indudablemente, muchos asuntos fueron impredecibles.

Por ejemplo, originalmente no tuvo la intención de participar en el círculo de artes escénicas, pero se dedicó a esa profesión durante diez años.

Mientras tanto, a lo largo de esos diez años, Grupo Auge ya se convirtió en la primera empresa en el círculo de entretenimiento.

Por lo demás, a lo largo de esos diez años, la relación entre Delfino y él fue cada día más cercana y firme.

Si…

Pero en ese mundo no existe suposición.

En ese momento, Jaime ya llegó a su habitación.

Abrió la puerta, entró y la cerró. Anduvo directamente hacia la caja y sacó la llave para abrirla.

En esa caja se guardaban tranquilamente dos informes de pruebas de DNA.

Rio fríamente.

Sacó los dos informes, entró en el baño, se detuvo frente al lavado y las encendió con su encendedor.

Miró estos informes hasta que quemaron a cenizas. Estos malditos informes de pruebas de DNA le dejaron que su vida cayera en el infierno. Y después, abrió el grifo sin expresión alguna dejando que el agua se llevara la ceniza negra.

La vida no tenía ningún significativo.

Como él, que vivía veintiocho años bienmandado y obediente, finalmente solo fue una broma irónica.

Ja, Ja.

*

Delfino solo fumó dos bocas, y luego lo paró.

Él miró hacia la dirección de que Jaime se fue, volvió su cuerpo y regresó.

Por la mirada casual, vio que parecía haber una persona que se escondía al lado de los arbustos verdes.

Delfino anduvo rápidamente. Justamente vio a Fidelio que se preparaba para escapar.

-¿Dónde quieres escapar?- Delfino le preguntó fríamente con ojos entrecerrados.

Fidelio se apresuró a detener y volver su cabeza. Le contestó con risa para complacerle, -Primo.-

-¿Por qué te escondías aquí?-

-Na…nada.-

-¿Eh?-

Con una mirada sospechosa de Delfino, Fidelio le dijo toda la verdad por miedo.

-Al pasar por aquí, veo que mi hermano y tú también estaban aquí, por eso… no pude contenerme para esconderme aquí y escuchar a escondidas.-

Del diálogo entre Delfino y Jaime, Fidelio podía entender que la amistad de los dos ya se había rompido por completo.

Fidelio estaba un poco triste y le preguntó con voz baja, -¿Por qué mi hermano y tú se han vuelto así? Recuerdo que vosotros sois buenos amigos anteriormente…-

Delfino originalmente no quería contestar esa pregunta, pero, dado la tristeza de Fidelio le dijo con la mirada fría, -Debes preguntarlo a tu hermano.-

Fidelio le miraba confusamente. También se había enterado de los asuntos que ocurrió en la red, pero tenía mucha dificultad para entenderlos.

A Delfino le molestó mucho ese chiquito.

Sin embargo le explicó con paciencia, -Lo que Yadira y él aparecieron en las búsquedas populares se debía a su mala intención. Y luego lo que Yadira fue calumniar como la amante también se debía a su mala intención.-

Fidelio vivía junto con Jaime en aquel entonces. También se enteró de esos asuntos en Internet, incluso hizo bromas de que Yadira fuera la mujer de su hermano.

-¿Por qué lo hizo?-

-Debes preguntárselo.-

Delfino no le contó el asunto de que Jaime instigó a Perla que condujera el coche para golpear a Yadira.

Se debía a que Fidelio era tan pequeño. Aunque le molestaba mucho, pero fue un chico bondadoso y Fidelio le acompañaba siempre a lo largo de su crecer.

Delfino dio su suspiro levemente y tocó la cabeza de Fidelio, -Vuelve a su dormitorio. Hace frío afuera..

Al adelantar dos pasos, se detuvo por Fidelio, -Primo.-

Volvió su cabeza y vio que Fidelio le dijo con ceño fruncido, -Aquel entonces, cuando el chisme sobre hermana Yadira y él fue popular, él fue muchas veces al hospital. Pero no estaba enfermo, parecía que investigó algo.-

A Delfino le sorprendió tanto que casi cambió su cara. Y en seguida asintió con la cabeza.