Matrimonio de primera Capítulo 265: Quemó la Villa

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 265: Quemó la Villa de Gato volador

En Matrimonio de primera novela Capítulo 265: Quemó la Villa autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 265: Quemó la Villa en readerexp.com

Delfino seguía con un rostro serio y hosco mientras se acercaba en silencio.

Yadira enganchó los labios y tiró despreocupadamente la citación judicial en una mesa lateral, -Así que lo siguiente que tengo que hacer es quedarme en esta jaula esperando el día de judicial, sentarme en el banquillo de la acusada y dejar que los Dominguez me calumnien, ¿verdad?-

Delfino estaba de pie frente a ella, con su aliento mordaz y opresivo.

Abrió lentamente los labios y dijo, -No.-

Yadira se quedó atónita por un rato.

Delfino la miró y repitió de nuevo, -No pasará nada de eso.-

Yadira sonrió, -Lo que tú digas.-

De todos modos, ya no creía en las palabras de Delfino.

Las cosas habían llegado a un punto crítico, y ella ya no podía actuar como una tonta para confiar ciegamente en Delfino.

Anoche le había parecido raro que Delfino regresara de repente a casa para dormir.

Resultó que hoy llegó una citación judicial por correo.

*

Después de desayunar, Delfino volvió a salir.

Tal vez fue a la oficina, tal vez fue al hospital.

De todos modos, Delfino tenía una lista interminable de cosas que hacer estos días.

Yadira estaba de pie frente al ventanal del segundo piso, viendo cómo Delfino se metía en su coche y se marchaba antes de sacar su teléfono para llamar a Noela García.

-Noela, me gustaría pedirte un favor.-

-Dime.- Noela siempre había sido receptivo con ella.

Y Yadira no pediría demasiado a Noela.

-Consigue que reporteros o paparazzi vengan a la villa de Delfino.-

Cuando Noela oyó que ella buscaba a reporteros, su corazón se apretó y su tono se volvió serio, -Yadira, ¿qué harás?-

-Tengo mis propios planes.- Yadira hizo una pausa y añadió, -No te preocupes, no será demasiado.-

Cuando Noela la escuchó decir eso, no hizo más preguntas.

Tras colgar el teléfono, Yadira se sentó en silencio durante un rato antes de empezar a romper cosas en la habitación.

Rompió todo lo que pudo en la habitación.

Los movimientos que produjo al romper las cosas atrajeron a los sirvientes.

En la habitación estaba llena de cosas desordenadas, y Yadira sostenía una lámpara de escritorio en la mano, a punto de romperla contra el suelo.

Su rostro frío y la mordaz determinación de su comportamiento hicieron que los sirvientes pensaran en el señor Delfino.

Yadira tiró con violencia al suelo la lámpara de escritorio que tenía en la mano.

¡Bang!

La lámpara estaba destrozada.

Sólo entonces levantó la vista, sin que se viera ninguna emoción en sus ojos, y sonó una voz fría, -No entren.-

Una vez que las criadas la oyeron decir esto, cómo se atrevían a entrar, y se limitaron a mirar a Yadira con una expresión tensa, temiendo que Yadira se hiriera.

Si le pasara algo a la Señora, ellos, todos los sirvientes, también tendrían problemas.

Una criada se apresuró a hablar para calmar a Yadira, -Señora, cálmese, no vamos a entrar.-

En ese momento, Sandra se acercó al oír el sonido.

Al ver los destrozos en la habitación, Sandra también se sobresaltó, -Señora, ¿qué te pasa? ¿Esperas a que llame al señor y le diga que regrese?

-No llames a Delfino.- Yadira dio dos pasos hacia delante, evitando pisar las migas del suelo, -Dejadme en paz y no le llaméis. Ahora estoy enfadada y no quiero veros. Todos vosotros, ¡fuera!-

Sandra dijo impotente, -Señora.-

Yadira frunció el ceño y la miró, -¡Tú también vete de aquí!

Sandra nunca había visto esta Yadira que estaba brutal y poco razonable.

Desde que empezó a servir en la villa, era la primera vez que vio a Yadira con tanto enfado.

Pensando en los recientes asuntos, Sandra comprendió lo que Yadira estaba pensando.

Sandra giró la cabeza y ordenó a los criados, -Salid todos.-

Sandra condujo a un grupo de sirvientes fuera de la villa y se dirigieron al patio.

Seguía haciendo frío, y Yadira estaba de pie frente al ventanal, observando al grupo de criadas asustadas en el patio, y vio también a un guardaespaldas que llamaba a Delfino por teléfono.

No le quedó mucho tiempo ya.

Yadira fue al guardarropa, encontró un conjunto de ropa deportiva gruesa para ponerse y un gorro, empacó su computadora portátil, su registro civil, su pasaporte y otras cosas, luego los llevó en su maleta y bajó la escalera.

Fue a la cocina con la maleta.

Detrás de la cocina había un trastero con puerta trasera por la que las criadas transportaban los ingredientes.

Pero también había guardaespaldas fuera de esta puerta.

Yadira colocó la bolsa en el trastero donde encontró una caja de gasolina y, después de cerrar la puerta trasera, fue al vestíbulo, y cerró también la puerta de vestíbulo por dentro.

Aunque no sabía para qué le servía a Delfino tener gasolina en la casa, de todos modos ahora era de gran utilidad para ella.

Yadira subió la gasolina al segundo piso y comenzó a verterla lentamente desde el pasillo finalmente al vestíbulo.

Encendió el mechero y miró en dirección a la puerta.

Fuera de la puerta ya había guardaespaldas que se dieron cuenta de que algo iba mal y estaban llamando a la puerta en ese momento.

-¡Señora! ¿Estás bien, Señora?-

Yadira no dudó más y lanzó directamente el mechero hacia el sofá con la gasolina, y el sofá estalló en llamas al instante.

Pronto el fuego ardía hasta el segundo piso.

Yadira regresó rápidamente al trastero que estaba detrás de la cocina, encontró su maleta y se escondió detrás de la puerta.

Como el fuego ardía desde el sofá del vestíbulo hasta el pasillo del segundo piso, ya que pertenecía al centro de la villa, por lo que después de unos ocho minutos, cuando el fuego había ardido con mucha intensidad, aquellos guardaespaldas empezaron a destrozar la puerta.

Los guardaespaldas eran numerosos, algunos rompían la puerta del vestíbulo y otros la puerta trasera.

Los pocos guardaespaldas que custodiaban la puerta trasera la abrieron de golpe y entraron todos a toda prisa.

Recientemente, lo de Alejandro se habían difundido por todo Internet, y todos los sirvientes y guardaespaldas de la villa lo sabían.

Y Yadira no era más que una joven de poco más de veinte años, no podía aguantar tanta presión y intentó suicidarse, lo que en su opinión también era muy normal.

Así que, naturalmente, los guardaespaldas pensaban que Yadira quemó la villa para suicidarse.

Abrieron la puerta de golpe y se precipitaron al interior de la villa.

Yadira aprovechó el momento adecuado y se escabulló cuando no estaban allí.

La villa de Delfino estaba construida en medio de una montaña, y Yadira sospechaba que él había comprado todo este terreno cuando se construyó la villa, ya que no había otras villas cerca.

También era conveniente para Yadira escapar.

Se escondió en el bosque y observó con frialdad cómo los guardaespaldas y los sirvientes entraban a toda prisa en la villa, pero todos salieron corriendo porque el fuego era demasiado fuerte y el humo ya envolvía la villa.

En ese momento, dos coches se detuvieron frente a la villa.

Un grupo de reporteros corrieron hasta la puerta principal de la villa y empezaron a tomar muchs fotos, preguntando una y otra vez a los guardaespaldas y a las criadas.

La escena se volvió muy confusa por un momento.

Yadira enganchó los labios y se dio la vuelta para seguir el camino de la colina abajo.

Su propósito se había cumplido.

Ya había soportado bastante en la familia Jimenez durante los últimos veinte años.

Soportó a la familia Jimenez por el parentesco con Salia Costa.

En cuanto a lo que pasó al abuelo Alejandro, aguantó hasta ahora solo porque creía en Delfino.

Pero todos ellos la defraudaron.

Tal vez Delfino no le mintió y realmente no iba a dejar que ella se sentara en el banquillo y fuera calumniada por la familia Dominguez.

Pero no quiso poner su suerte en las manos de un hombre de una manera tan humilde.