Matrimonio de primera Capítulo 271: El número de placa familiar

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 271: El número de placa familiar

La novela Matrimonio de primera Capítulo 271: El número de placa familiar es muy buena. En Capítulo 271: El número de placa familiar, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Matrimonio de primera, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Matrimonio de primera novela Capítulo 271: El número de placa familiar en readerexp.com

Al amanecer del día siguiente.

Cuando Yadira se despertó, no encontró a Delfino a su lado.

Se levantó, bajó de la cama, se lo puso su abrigo, y caminó hacia la puerta y encontró que la puerta no estaba bien cerrada.

Delfino reservó una suite con un recibo fuera del dormitorio.

A través de las rendijas de la puerta abierta, Yadira vio a Delfino sentado en el sofá hablando por teléfono.

Delfino bajó el volumen de propósito, Yadira solo vio los labios de Delfino moviéndose, pero no oyó lo que estaba diciendo.

De repente, Delfino pareció sentir algo y miró hacia Yadira.

Ella fue descubierta.

Yadira simplemente abrió la puerta y salió.

Delfino no colgó el teléfono, solo extendió la mano para tomar la tetera sobre la mesa y le sirvió a Yadira una taza de agua templada y se la entregó.

Yadira la tomó, y él retiró la mano para seguir hablando por teléfono.

En ese momento, alguien llamó a la puerta afuera.

Yadira miró a Delfino, y Delfino dijo, -He pedido el desayuno.-

Yadira abrió la puerta sin expresión.

El camarero entró con el vagón comedor, puso el desayuno sobre la mesa y dijo respetuosamente, -Buenos días, este es el desayuno que ordenó el señor Delfino. ¡Que aproveche!-

-Gracias.-Yadira le agradeció y fue a cerrar la puerta después de que se fuera el camarero.

Fuera de la puerta, el camarero volvió repentinamente la cabeza y llamó, -Señora Yadira.-

Yadira se sorprendió y de repente miró al camarero.

El camarero se acercó a ella, le puso una nota en la mano y se fue rápidamente.

Yadira reaccionó rápidamente y guardó la nota en el bolsillo.

Cuando se dio la vuelta, miró con vigilancia en dirección a Delfino.

Por casualidad, Delfino colgó el teléfono y se volvió para mirarla, -¿Qué pasa?-

-Nada.- Yadira cerró la puerta, caminó hacia la mesa con una expresión muy normal y se sentó.

Yadira no sabía lo que el camarero había escrito en la nota, pero no se atrevió a leerla ahora, no pudo concentrarse en comer, pero temía que Delfino descubriera su anormal, solo bajó la cabeza y siguió comer.

Después de comer todo, Yadira se levantó y fue al baño.

Ella cerró la puerta, sacó la nota, sólo la dio un vistazo y agrandó los ojos.

El contenido de la nota era solo dos palabras simples, “¿Quieres escapar?”

El siguiente era una combinación de letras y números, que parecía el número de placa.

Además, este número de placa parecía un poco familiar.

Yadira solo lo leyó dos veces y recordó el número de placa, luego tiró la nota al inodoro y la hizo desaparecer con agua.

Cuando abrió la puerta del baño y salió, Yadira levantó la cabeza y vio el rostro indiferente de Delfino.

Delfino dijo con mal tono, -Solo vas a baño, también cerras la puerta. ¿Qué? ¿Vuelves a investigar cómo escapar de mí?-

-Sí.- Yadira levantó levemente la barbilla, y dijo seriamente, -Después de investigar un poco, descubro no poder escapar del baño.-

Delfino se puso muy serio, y dijo casi exprimiendo una oración de sus dientes, -No es bueno para ti que me enfades.-

Yadira extendió las manos, -Si no te enfado, tampoco es bueno para mí, ¿no?-

Además, al ver la expresión enojada de Delfino, en realidad Yadira se sintió un poco cómoda.

*

Después de desayunar, Delfino llevó a Yadira a hacer la salida, y se preparó para regresar a la Ciudad Mar.

Fuera de la entrada del hotel, Xulio y Delfino hablaban de algo, mientras Yadira estaba mirando los coches estacionados en el estacionamiento cerca de la entrada.

De un vistazo, no vio el mismo número de placa.

¿Qué estaba pasando?

El número de placa le resultó familiar, lo que significa que el propietario de la placa le conocía y comprendió su situación actual.

Estaba claro que quería ayudarle.

Y la única oportunidad de escapar de Delfino era ahora.

Una vez en el auto de Delfino, ella solo podría seguir a Delfino de regreso a la Ciudad Mar.

En este momento, notó que un auto negro apareció en la esquina no muy lejos.

El coche retrocedió unos metros y avanzó unos metros.

Este extraño movimiento atrajo la atención de Yadira.

Caminó dos pasos hacia adelante y vio el número la placa de ese auto, que era exactamente el que se escribió en la nota.

Yadira estaba un poco emocionada y nerviosa, y se volvió para mirar a Delfino.

Delfino estaba a dos metros de ella y, al verla mirándolo, le hizo un gesto con la mano y le indicó que se acercara.

Yadira tenía los latidos del corazón demasiado rápidos, anormalmente nerviosa.

Esta vez, había una oportunidad aparecida ante sus ojos para que pudiera alejarse del control de Delfino, ¿cómo podría dejarla ir?

Yadira caminó hacia Delfino, y vislumbró el coche negro que venía hacia aquí también, acercándose a ella...

Yadira comprobó la distancia entre ella y el coche con los ojos.

“Si corro a auto un poco después, tardaré como máximo medio minuto. ”

Solo necesitaba medio minuto ...

Mientras pensaba, ya había llegado al lado de Delfino.

Delfino le tomó la mano con una sonrisa en los ojos, -Volveremos a la Ciudad Mar.-

Esta sonrisa fue muy deslumbrante para Yadira.

Aunque Yadira estaba muy inquieta, todavía mantuvo una expresión tranquila, -¿Dónde viviremos después de que regresemos?-

El tono de Delfino era como si estuviera mimándola, -Puedes vivir donde quieras.-

-¿De Verdad?-

-Por supuesto.-

Yadira volvió a mirar el coche por el rabillo de ojos, tomó la decisión y luego levantó la cabeza y besó a Delfino.

Delfino se sorprendió un poco por su beso repentino, dejando pasivamente que Yadira lo besara durante unos segundos, y luego extendió la mano para sostener la cintura de Yadira.

Xulio y los guardaespaldas que estaban junto a él le dieron la espalda conscientemente.

Yadira tomó la iniciativa de besarlo, y Delfino no pudo negarse en absoluto.

Cuando lo besó cariñosamente, Yadira se alegó de él de repente.

Delfino no le soltó el cuerpo, todavía sumergiéndose en sus besos.

Yadira aprovechó esta oportunidad para dar un empujón a Delfino.

Delfino, que no lo esperaba, fue empujado por Yadira y cayó directamente al suelo.

En el momento en que cayó, las miradas de Yadira y Delfino se encontraron.

Cuando vio su mirada increíble, ella se rio.

Yadira logró la libertad y corrió rápidamente hacia el auto.

La puerta del coche ya se le abrió cuando Yadira empezó a correr.

La voz furiosa de Delfino llegó desde atrás, -¡Yadira!-

Yadira protegió inconscientemente su vientre con la mano, pero corrió con más velocidad.

Los guardaespaldas también reaccionaron al escuchar el rugido de Delfino y comenzaron a perseguir a Yadira.

Justo antes de que los guardaespaldas alcanzaran a Yadira, ella corrió hacia el auto, y subió al auto.

Ella cerró la puerta del coche de golpe, jadeando, y volvió la cabeza para mirar a las personas que estaban detrás.

Los guardaespaldas corrieron unos pasos, luego regresaron a buscar coches para perseguirla, mientras Delfino estaba parado allí, y ella no podía ver claramente su expresión.