Matrimonio de primera Capítulo 273: Adiós, Delfino

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 273: Adiós, Delfino

La novela Matrimonio de primera Capítulo 273: Adiós, Delfino del autor Gato volador es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 273: Adiós, Delfino, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Gato volador Construcción Cada personaje en Matrimonio de primera es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 273: Adiós, Delfino y los capítulos posteriores de la novela Matrimonio de primera en readerexp.com

Aparentemente no creyó las palabras de Yadira, -¿Por qué de repente te duele el estómago?-

Ahora Severo era más sagaz que el Severo anterior, y ella no podía engañarle en absoluto.

-No sé, es posible que no me aclimate.- Yadira lo miró con una mirada débil.

Demasiadas cosas sucedieron esta mañana, Yadira escapó desde la mano de Delfino. Todavía estaba asustada ahora, su rostro era un poco pálido, y de hecho no se veía muy bien.

-Te acompaño.- Severo miró hacia la puerta de embarque.

-Gracias.- Yadira se alzó, dejando que Severo sostuviera a ella para caminar hacia la dirección del baño.

Después de todo, ella era “muy débil”, y solo pudo dejar que Severo la sostuviera.

Llegaron a la puerta del baño, y Severo se quedó en la puerta para esperarla.

Yadira entró en el baño, se puso nerviosa, y se apoyó en la puerta para esperar en silencio que el tiempo pasara.

Ella no iba a salir hasta el último minuto de embarque.

Y ahora ella quería encontrar una manera para impedir que Severo abordara al avión.

Ella creía que ahora Severo absolutamente no era mucho mejor que Delfino.

No fue hasta que el radio comenzó a instarla a abordar al avión, Yadira se arregló y salió del baño.

Severo estaba esperando aparentemente impaciente.

-¿Por qué tardas tanto tiempo, te sientes mal?- Pero cuando habló con Yadira, su tono tuvo un poco preocupación.

-Estoy bien.- Yadira negó con la cabeza y caminó muy lentamente.

La radio recordó a Yadira y Severo de nuevo que el vuelo que tomarían estuvo a punto de dejar de abordar.

Aparentemente Severo estaba un poco ansioso, porque sus pasos comenzaban a acelerarse.

En este momento, una mujer de mediana edad pasaba frente a Yadira.

A Yadira se le ocurrió una idea. Echó una ojeada a Severo por el rabillo del ojo, extendió la mano rápidamente para tomar la tarjeta de embarque en su mano, y tocó el culo de la mujer de mediana edad.

Después de que la mujer se diera cuenta, giró la cabeza

Yadira le dio una bofetada a Severo, -¿Por qué eres tan desvergonzado?-

-¿Quéee?- Severo no reaccionó en absoluto.

-He visto, acabas de tocar a la señora...- Yadira giró la cabeza para mirar a la mujer, fingiendo que no pudo decir lo que quisiera.

Parecía que esta mujer era dura.

Cuando ella escuchó las palabras de Yadira, consideró naturalmente que Severo acababa de tocar su culo.

Severo era de la familia rica, el temperamento también era mucho mejor que la gente común, pero de todos modos, él era un hombre, por eso la mujer naturalmente prefería a confiar en Yadira.

-Te ves elegante y cortés, ¿por qué eres tan desvergonzado?- La mujer extendió su mano para empujar a Severo.

-No te toqué.- La cara de Severo estuvo fría.

En este momento, él ya entendió el propósito de Yadira.

Yadira quería impedirle abordar el vuelo.

Severo se rio y estuvo a punto de seguir hablando cuando descubrió que había varios hombres altos acercándose.

-¿Quieres propasarse a nuestra cuñada?- Uno de los hombres más fornidos le preguntó a Severo con un tono de dialecto.

Yadira estaba aturdida. ¿Acaso la mujer que acababa de tocar era la esposa de algún "jefe"?

Severo no traía guardaespaldas, y sin duda estaba en desventaja.

Pero en este momento, Yadira no pudo preocuparse de tanto.

Severo sería golpeado por los hombres a lo sumo.

Yadira aprovechó la oportunidad que Severo fue rodeado por los hombres, le hizo un gesto con la boca y le dijo en silencio, -Lo siento.-

Luego caminó rápidamente hacia la puerta de embarque y abordó el avión.

Poco después de ella abordar al avión, la puerta se cerró.

Su posición no estaba lejos de la puerta, ella observaba lo de fuera, y no vio a Severo abordar al avión.

Hasta que el avión comenzó a despegar, los nervios tensos de Yadira se relajaban por completo.

Miró por la ventana. El avión cruzó las nubes, cada vez más lejos del suelo.

Todavía le parecía irreal todo esto.

Anoche ella estuvo lista para regresar con Delfino, y no esperaba sentarse en un avión que voló hacia el otro lado del océano.

Después de un rato, Yadira se rio.

Adiós, Delfino.

Delfino nunca habría pensado que ella realmente podía escapar de su mano.

Él debía estar demasiado enojado ahora.

Yadira puso su mano sobre el vientre, y la sonrisa se volvió mucho más suave.

“Desde hoy, mi bebé y yo nos dependíamos el uno del otro.”

*

En la entrada del aeropuerto.

Delfino entró por el canal VIP con un grupo de personas, y Severo había sido golpeado gravemente antes de que Delfino lo encontrara.

-¿Dónde está Yadira?- Delfino agarró el cuello de Severo, con la voz ronca y sombría.

Severo acabó de ser golpeado, jadeando, y luego vio que era Delfino.

-¿Yadira? Ella se ha ido, para facilitar el escape, de propósito le hizo una identidad falsa, no puedes encontrarla.- Severo sonrió con los ojos entrecerrados.

Cuando los medios informaban que Yadira había muerto en el incendio, él ya empezó a planear este asunto.

Aunque también estaba enojado de que Yadira abordara sola el vuelo deshaciéndose de él, al ver a Delfino así, una persona que lo tenía todo y estuvo loco por Yadira, Severo se sintió un poco equilibrado.

Delfino frunció las cejas, y directamente echó a Severo.

En este momento estaba muy enojado, y lo echó con mucha fuerza. Entonces, Severo se deslizó una distancia.

Severo sentía el gran dolor acurrucándose sin poder decir ninguna palabra.

-No puedo imaginar que la familia Perez todavía tenga la gente como tú.- Delfino se acercó y se puso en cuclillas frente a Severo, y el sonido fue despiadado.

Él subestimó a Severo.

Nunca había tomado a Severo en serio, y no esperaba que al final fuera Severo el que le obstaculizó.

A Severo le dolía tanto todo el cuerpo que no pudo decir ninguna palabra, pero aún exprimió una sonrisa algo distorsionada.

Delfino estaba muy enojado y ferozmente pateó su cuerpo.

En este momento, llegaban los policías del aeropuerto después de escuchar el ruido.

Delfino ya no hizo caso a Severo, y ordenó, -¡Buscadla!- 

La voz era como si exprimiera la frase de los dientes.

Al escucharlo, Xulio Inmediatamente verificaba la información del vuelo con los guardaespaldas.

Sin embargo, los resultados encontrados no eran satisfactorios.

Como lo que Severo había dicho, para facilitar el escape, le había hecho a Yadira una identidad falsa. Revisaban sin encontrar nada.

Finalmente, tenían que volver para encontrar a Delfino.

Resultó que Severo se había ido en coche a la Ciudad Mar.

Delfino siguió a Severo a la Ciudad Mar con mucha indignación, y al fin Severo dijo que le dio a Yadira una identidad falsa.

Sin embargo, la identidad falsa de Yadira era de un nombre muy popular, y en cuanto al número de tarjeta de identificación, Severo no pudo recordar.

-Yadira está en el extranjero y tiene una identidad falsa, ella es tan inteligente. ¿Crees poder encontrarla?- Al ver que Delfino estaba tan enfadado que casi se puso loco, Severo se sintió muy orgulloso.

-¿Crees que el Grupo Perez puede sobrevivir mañana?- Delfino estuvo muy enojado, pero sonrió de repente.