Matrimonio de primera Capítulo 274: Déjala volver conmigo

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 274: Déjala volver conmigo

La novela Matrimonio de primera Capítulo 274: Déjala volver conmigo del autor Gato volador es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 274: Déjala volver conmigo, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Gato volador Construcción Cada personaje en Matrimonio de primera es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 274: Déjala volver conmigo y los capítulos posteriores de la novela Matrimonio de primera en readerexp.com

El avión llegó al destino después de diez horas de vuelo.

En la radio, la dulce voz de azafata advirtió a los pasajeros que el avión estaba a punto de aterrizar.

Yadira miró por la ventana, y vio el océano azul.

Este era el único país del mundo que cubría todo un continente. Estaba rodeado del mar y tenía la típica flora y muchos espectáculos naturales.

Casualmente, este era un país a que Yadira quería ir.

Ella también había mencionado con Severo sobre esto hacía mucho tiempo.

Ella suponía que Severo reservó casualmente el billete del país.

Yadira sentía una ola de calor hacia su cara al bajar.

El país estaba rodeado del mar y enero era la temporada más templada aquí.

Yadira salió con la multitud.

Ella estaba sola, sin equipaje, con una hermosa cara. Era visible en la multitud.

La gente que pasó por ella la echó una curiosa mirada.

Afortunadamente, Yadira había estudiado el inglés en la escuela, y aunque el inglés no era muy bueno, podía comunicar con los demás.

Ella tomó un taxi a un hotel más cercano, sin descansar, y salió a comprar una computadora.

Antes, ella le había enviado el guión a Fatima, pero sólo había enviado la primera mitad, por eso ahora Fatima debía haberlo sabido y estar muy enojada.

Yadira miró su correo electrónico donde había varios correos no leídos.

El primero fue enviado por Severo hacía tres horas cuando ella acababa de bajar del avión.

El segundo fue enviado por Fatima, y los correos siguientes fueron enviados por Noela.

El correo electrónico ella lo usaba cuando estaba en la escuela, poca gente lo sabía, y muchas veces ella lo usaba para trabajar. Debido a que no tenía muchos amigos, no solicitó otro correo electrónico privado.

Yadira deslizó el ratón al final de la lista de correos no leídos, abrió el correo más antiguo enviado por Noela.

Los correos abajo fueron enviados por Noela a ella en el día en que quemó la villa.

Después de quemar la villa, ya no usó el móvil, la única forma que podía contactar con ella era enviarle por el correo electrónico.

Abrió el correo.

Al ver la primera frase, Yadira no pudo evitar reírse.

-¿Yadira, adónde vas coño? Quemaste la Villa y desapareciste, esto es lo que dijiste que puedes arreglar todo. Al ver este correo, contacta conmigo de inmediato, o iré a la red de libido sexual para publicar tus fotos...-

De hecho, Noela tenía un poco puerilidad, le gustaba decir tonterías para amenazarla a Yadira cuando estaba ansiosa.

Al siguiente, Yadira abrió el segundo correo.

-¡Sé que estás vivo! ¡Si estás vivo, contesta el correo! Publicaré tu foto mañana en la red...-

El siguiente correo dijo, -¡Joder, contesta mi correo! -.

-Todo está bien, no me eches de mano.- Yadira rio y contestó un correo extremadamente corto.

Luego ella abrió el correo que Fatima le había enviado.

-Yadira, ¿me engañas? ¿Qué significa que me diste la primera mitad del guión?-

Ella estaba en el otro lado del océano y al otro lado de la pantalla, ya pudo sentir que Fatima estaba muy enojada cuando envió este correo.

-Envíame el contrato, te enviaré la segunda mitad del guión.- Yadira le contestó.

Finalmente, era el correo de Severo.

Ella y Severo se conocieron en la adolescencia, antes de romper la relación, cuando ella ocasionalmente necesitaba materiales de aprendizaje, encontraba la ayuda de Severo.

Por eso, Severo sabía su correo electrónico.

-¿Llegas?- El correo enviado por Severo era como un mensaje, solo una palabra.

Yadira no le respondió a él.

Esta vez que ella podía escapar con éxito de Delfino, le debía a Severo un favor.

Cuando debía una persona un favor, tarde o temprano, tenía que devolverle.

Pero ella no era capaz de devolver ahora, y lo dejaba temporalmente.

Cerró el correo, y luego hubo un nuevo recordatorio de correo electrónico, y era de Noela.

-¿Dónde estás? ¿Tienes dinero? ¿Estás segura?- El contenido del correo era una serie de preguntas.

Yadira se emocionaba muchísima, porque sólo Noela estaría preocupada por ella en esta situación.

Después de contestarle el correo a Noela, Yadira preparó la maleta y salió directamente del hotel sin hacer la salida.

Delfino era demasiado inteligente, si quería encontrarla, tarde o temprano la encontraría. Frente a él, Yadira nunca pensó que pudo lograr lo que quisiera.

Yadira encontraba un alojamiento en Internet, el propietario era una pareja de mayor edad, y sus hijos trabajaban en otras ciudades. Recibían los turistas en el alojamiento, solo porque les gustaba la animación.

Yadira recibió su cálida hospitalidad.

*

En la Ciudad Mar

En la oficina de Delfino del Grupo Auge.

Al entrar, Noela vio la cara de Delfino y quiso retroceder.

Pero los guardaespaldas en la puerta detuvieron a Noela.

Ella tuvo que entrar obligándose a sí mismo.

Delfino estaba frente al ventanal y estaba de espaldas a Noela, y su figura parecía que tenía una profunda sensación de soledad.

Pero Noela no simpatizaba con él en absoluto.

-¿Jefazo, usted me encuentra? ¿Qué pasa?- Ella fingió no saber su propósito, sonrió y preguntó.

Delfino dio media vuelta, y Yadira no podía saber qué estaba pensando.

Noela tragó saliva subconscientemente, y inclinó la cabeza bajo la mirada de Delfino.

-¿Te contactó?- Después de un rato, escuchó la voz baja de Delfino.

-No.- Aunque Noela tuvo un poco miedo, aún lo negó.

-¿No?-

Delfino no se enfureció, sonriendo recogió un documento sobre la mesa y se lo arrojó.

Noela lo tomó y descubrió que era el contenido de correos entre Yadira y ella.

-Sí, ella me contactó, ¿qué quieres hacer?- Ella tensó el documento y dijo con un tono audaz.

Delfino había encontrado a una persona para invadir su computadora y descubrió el contenido del correo de ellas, ¿pero qué pasó con esto?

-Pregúntale dónde esté y dile que vaya a buscarla.- Delfino dijo con indiferencia.

-Que no.- Sin vacilación, ella rechazó directamente.

Cuando terminó, ella sentía una fuerte sensación de opresión de Delfino.

Ella creció mimada por su familia, y aunque a menudo tenía conflictos como bromas con Apolo, Apolo nunca tomaba estas cosas en serio.

-¿Por qué Yadira escapa? ¿No entiendes por qué? La persigues y le dejas vivir los días de esconderse. ¿Qué más puedes hacer además de hacerla más cansada?- Noela retrocedió dos pasos, tratando de convencerle con la razón.

Aparentemente Delfino no estaba de acuerdo con sus palabras.

-Déjala volver conmigo.- Él entrecerró los ojos y su tono fue muy peligroso.

-¿Qué puedes hacer cuando ella vuelve contigo? ¿Como una persona muerta? Ella tiene sus propios pensamientos, es una persona viva, ¡ella escapará, no importa que la encuentres cuantas veces!- Noela dijo con el tono de sarcasmo.